Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LA TEOTERAPIA Y EL STRESS

SEMINARIO PEC
by

MARIO NUNEZ

on 27 November 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA TEOTERAPIA Y EL STRESS

LA TEOTERAPIA Y EL STRESS
LA IMAGEN DEL ESTRES
¿QUE .. ESS ??
Son muchos los agentes estresantes a los que tenemos que enfrentarnos: los ruidos del tráfico diario o del lugar del trabajo, las comidas tomadas apresuradamente, el constante hacinamiento personal en los desplazamientos, las luces que frecuentemente molestan nuestros ojos, los temores e inquietudes que padecemos de forma constante por motivos personales o laborales, las responsabilidades que a diario contraemos en nuestra esfera de acción, las agresiones que sufrimos en nuestra vivencia cotidiana, las irritaciones a que nos conducen situaciones injustas, las múltiples emociones que frecuentemente no somos capaces de controlar (el odio, la envidia, los celos, etc.), los hábitos nocivos (como el alcohol, el tabaco, las drogas que falazmente el hombre adopta como medio de escape), el trabajo extenuante y monótono, como en el caso de las amas de casa, etc.

Pocos seres humanos escapan o han escapado de los efectos negativos del sobre-estrés.
A través de la historia, el hombre ha tenido episodios de enfermedad que han diezmado a la población. La peste bubónica arrasó con la Europa de la Edad Media. Los indígenas de América Latina fueron diezmados por la viruela y otras enfermedades importadas del extranjero. Hoy en día, según las estadísticas que manejan los expertos, una de cada diez personas es víctima de distrés (estrés negativo).
¿Cómo es posible que una de cada diez personas no pueda manejar el estrés de la vida moderna?. La respuesta la encontramos en el cambio acelerado de nuestra sociedad contemporánea del siglo XXI, en la cual, para sobrevivir, se requiere mayor flexibilidad, adaptabilidad y equilibrio que nunca antes en nuestra historia.
El ser humano actual está condicionado por el moderno sistema de vida que le hace vivir como una máquina.
Nunca se había descargado, sobre la personalidad, tan grande inundación de reacciones emocionales desagradables.
Las invenciones modernas, creadas para la comodidad y tranquilidad del hombre, sólo le han aumentado su tensión nerviosa.
Los modernos sistemas de transporte, las comunicaciones satelitales, la tecnología digital, el celular, el internet, etc., han apresurado nuestro ritmo de vida, llevándonos cada vez con más rapidez.
Pareciera que estos elementos que han engrandecido la industria y la tecnología también han incrementado los factores que producen dolencias emocionalmente inducidas.
Por otro lado, la competencia internacional se ha desarrollado en el mundo comercial, social, profesional y educativo. El incesante crecimiento comercial competitivo produce tirantez debido a la presión generada por la rivalidad.
El concepto de estrés se remonta a la década de 1930, cuando un joven austriaco de 20 años de edad, estudiante de segundo año de medicina de la Universidad de Praga,Hans Selye, observó que todos los enfermos a quienes estudiaba, indistintamente de la enfermedad propia,presentaban síntomas comunes y generales: cansancio, pérdida del apetito, baja de peso, etc. Esto llamó mucho la atención de Selye, quien lo denominó el “síndrome de estar enfermo”
Selye encontró que varias enfermedades desconocidas, como las cardíacas, la hipertensión arterial y los trastornos emocionales o mentales, no eran sino el resultante de cambios fisiológicos producidos por un prolongado estrés en los órganos de choque mencionados.
Selye descubrió que los animales reaccionaban con cambios fisiológicos, ante cualquier estímulo que ejerciera impacto en su organismo
además, en el caso del hombre, las demandas de carácter social y las amenazas del entorno, que requieren de capacidad de adaptación, provocan el trastorno del estrés.
En síntesis, el estrés es la respuesta fisiológica y sicológica del cuerpo ante un estímulo (estresor), que puede ser un evento, objeto o persona, independientemente de si es algo agradable o desagradable.
El estrés positivo (eustrés) y el estrés negativo (distrés)

De hecho, es bueno aclarar que no todo estrés es malo, pues el estrés es necesario para mantener la vida. Actúa como un activador que permite al cuerpo responder a toda clase de desafíos, y es el acicate necesario para el logro de los objetivos.

La investigación moderna sobre el estrés distingue dos clases diferentes:

- Eustrés (estrés positivo), el cual es necesario y bueno para mantener sano el organismo
- El distrés (estrés negativo), que con el tiempo distorsiona el equilibrio del cuerpo y puede producir enfermedades psicosomáticas

El grado de estrés que se experimenta por un acontecimiento varía de forma considerable de una persona a otra.

Eustrés (Estrés positivo)

El eustrés, denominado también “la sal de la vida”, representa aquel estrés donde el individuo interacciona con su estresor, pero mantiene su mente abierta y creativa, y prepara al cuerpo y a la mente para una función óptima. La persona con estrés positivo se caracteriza por ser creativa y estar motivada, pues, este es el que lo mantiene viviendo y trabajando. El individuo expresa y manifiesta sus talentos especiales y su imaginación e iniciativa, en forma única y original. Se enfrenta a sus problemas y los resuelve.

Distrés (Estrés negativo)

El estrés es aceptable, inofensivo e, incluso, puede ser deseable cuando no reprimimos u ocultamos nuestros sentimientos al respecto, o cuando somos capaces de aliviarlo al relajarnos y librarnos de él. Pero el estrés es potencialmente peligroso cuando lo ocultamos o negamos.

La investigación científica ha determinado que la capacidad de un individuo para soportar el estrés no aliviado tiene un límite. El estrés prolongado provoca el desarrollo del cansancio y de la tensión física y mental, que pueden causar un daño real.

Los estresores

Selye define el estresor como la situación o evento que causa impacto o impresión en el organismo humano, y que conduce al estado de estrés. Los estresantes o tensionantes siempre se están tratando de evitar: puede ser una descarga eléctrica, si es el caso de una rata de laboratorio, o la mira de un predador, en el caso de un animal salvaje; o una baja de 500 puntos en el mercado, si se trata de un inversionista. Estos son eventos precisos que disparan la tensión: se aumenta la adrenalina, se acelera el ritmo cardíaco, la boca se seca, se sienten mariposas en el estómago, etc.

El estresor le hace ciertas exigencias al cuerpo y, en consecuencia, éste debe adaptarse a ellas. El estrés se presenta como resultado de esta necesidad de adaptarse. Dios nos creó con unos mecanismos de defensa automáticos, dirigidos a enfrentar efectivamente situaciones de emergencia (estresantes reales) que pueden afectar negativamente nuestro bienestar. Estos mecanismos también los poseen los animales.

Cuando estamos estresados, nuestro organismo concentra sus energías y suspende el flujo energético a otras funciones corporales menos necesarias en ese momento para la supervivencia.

El sistema nervioso simpático se activa y libera las hormonas del estrés:

– Adrenalina
– Noradrenalina
– Cortisona.

El organismo se prepara para luchar o para huir del estresor.
VEAMOS EL SIGUIENTE VIDEO
¡El enemigo realmente está en nuestras pautas de pensamiento!.
Fases del estrés

Selye descubrió que el síndrome del estrés se presenta en tres fases:

-La primera: Reacción de alarma. Se presenta cuando el organismo se ve expuesto a un estímulo novedoso, es decir, cuando se tiene que adaptar a una condición nueva.
-La segunda: Fase de resistencia. En esta etapa, el cuerpo repara cualquier daño que haya causado la tensión. Pero, si el estresor no desaparece, el cuerpo no puede reparar el daño y permanece en estado de alerta.
La tercera fase: de Agotamiento. La exposición continua a la tensión agota la energía del cuerpo y afecta algunas capacidades fisiológicas; con ello, sobreviene la fase de agotamiento en la cual el sujeto suele sucumbir ante las demandas, pues, se reducen al mínimo sus capacidades de adaptación e interrelación con el medio. Incluso, puede sobrevenir la muerte, si el estrés continúa indefinidamente.

El punto importante aquí es que la capacidad de adaptación del organismo, llamada por Selye “energía de adaptación”, es finita. Únicamente podemos tolerar cierta cantidad de estrés. El cansancio habitualmente nos indica que debemos disminuir el ritmo de nuestra actividad, para impedir que desperdiciemos totalmente esta preciosa energía adaptativa.
LOS HIJOS Y EL ESTRES
LAS FINANZAS Y EL ESTRES
EL MATRIMONIO Y EL ESTRES
PERSONALIDADES ESTRESADAS
Full transcript