Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Terapia Narrativa y Clínica Psicosocial con Adolescentes: Un

Seminario: “Inclusión e Integración Social en Salud y Educación para personas en situación de Discapacidad” Angol, Noviembre 17 de 2014
by

Diego Reyes Barría

on 18 November 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Terapia Narrativa y Clínica Psicosocial con Adolescentes: Un

Terapia Narrativa y Clínica Psicosocial con Adolescentes: Una apuesta a la edad solitaria
La edad solitaria
La adolescencia es una larga fase de incertidumbre entre la infancia y la edad de ser hombre o mujer, una crisis de identidad más o menos aguda y duradera durante la cual el joven está frecuentemente "en carne viva", muy sensible a lo que ocurre en su entorno. En la actualidad, numerosos adolescentes sufren, luchan por encontrar un sentido a su existencia y se extravían en numerosas conductas de riego (trastornos alimentarios, drogadicción, alcoholización, fugas, intentos de suicidio, delincuencia, violencia, etc... (Le Breton, 2012)
Algunas consideraciones psicosociales contemporáneas: las disciplinas y la adolescencia
Una retorno hacia la pregunta sobre el sujeto en las ciencias sociales
Posmodernidad e Hipermodernidad
Redes sociales: Unidos por el tumblr, flog, Facebook, Instagram WhatsApp. La cibercultura
El teléfono móvil y la construcción de la identidad en el sujeto.
Narrativas y sentido
Problemáticas Psicosociales de los adolescentes
La piel entre firma y tachadura: marcas corporales y escarificaciones: la lógica del sacrificio (Cutting).
Desaparecer de sí mismo: la blancura.
Despojarse del cuerpo: entre anorexia y bulimia.
Las dependencias o el contra-cuerpo de las sensaciones (toxicomanías o policonsumo)
Sexualidades difíciles: de los abusos sexuales a las relaciones sin protección.
Comportamientos de riesgos al volante.
Violencias juveniles y lucha por el reconocimiento.

Una posibilidad de ser y hacer la clínica psicosocial: emergencias, nuevas cartografías ontoepistemológicas
Ituarte, A (2012) La actividad clínica más específica es la atención clínica del padecimiento psicosocial relacionado con los problemas de salud, junto con la atención médica, enfermera, y/o de otros profesionales. Puede ir dirigida a la persona clínicamente enferma (paciente) o que presenta el problema de salud o a otra u otras persona/s significativa/s de su contexto; puede ser global y seguir todas las fases del proceso o restringida (interconsulta, valoración, orientación y/o derivación). Implica actividades de investigación (en la intervención clínica, realización de la historia clínica), diagnóstico, tratamiento y evaluación de la situación de padecimiento o malestar psicosocial de las personas atendidas en relación a sus propios problemas de salud, o a los de personas significativas para ellos.
La Terapia Narrativa de Michael White & David Epston
Diego Reyes Barría
Trabajador Social, Licenciado en Trabajo Social. Universidad de La Frontera
Diplomado de Postítulo en Psicoterapia Sistémica y Familiar. Universidad de Chile
Estudiante de Magíster en Psicología Clínica de Adultos: Mención Psicoterapia Sistémica-Relacional. Programa interdisciplinario de la Facultad de Medicina (Clínica Psiquiátrica Universitaria) y de la Facultad de Ciencias Sociales (Departamento de Psicología). Universidad de Chile.
Actualmente se desempeña como trabajador social en el Centro de Diagnóstico Ambulatorio de Victoria.
Consideraciones finales
La subjetividad y la identidad en los (as) adolescentes es compleja y constantemente cambiante debido en gran parte por la interdependencia existente entre la construcción de la singularidad de la existencia y los diferentes dispositivos virtuales que modelan y recrean nuevas formas de ser.
Las problemáticas y el mal/estar son el reflejo de una sociedad contemporánea en donde los limites y la transición del ser adolescente al adulto es cada vez más dificultosa. Generando una prolongación en la edad y edificando nuevos sufrimientos.
La terapia narrativa y sus fundamentos teóricos son soportes para realizar una visión más amplia y centrada en las particularidades de las experiencias de cada persona.
Una visión pluralista de la experiencia singular es una actitud ética y socialmente responsable, la cual permite desafiar las micropolíticas que son promovidas por determinados paradigmas de los servicios sociales con los cuales se relacionan los(as) adolescentes.
¿Los adolescente de hoy son iguales a los de hace 15 años atrás? ¿Los contextos en donde se desenvuelven tienen algunas similitudes o diferencias respecto a las décadas pasadas? ¿Son los mismos dolores y sufrimientos los que padecen los adolescentes de nuestra contemporaneidad?
Callejo, J & Gutiérrez, J. (2012) los adolescentes actuales crecen con la pantalla de televisión, ahora en su habitación, y posiblemente con tres o cuatro pantallas más: la de los ordenadores de la casa y la escuela, la del teléfono móvil o celular, la que dedican a los videojuegos y, aquellos con mayores recursos familiares, la del video de los asientos detrás del coche o la de la tablet. Su ecosistema tiene tanto oxígeno como imágenes a través de las pantallas. Esta condición marca la hipermodernidad en la cual conviven los adolescentes hoy en día.
Lipovetsky (2006) la hipermodernidad está caracterizada por la paradoja que cuanto más progresan los comportamientos responsables, más irresponsables hay. Los individuos hipermodernos están a la vez más informados y más desestructurados, son más adultos y más inestables, están menos ideologizados y son más deudores de las modas, son más abiertos y más influenciables, más críticos y más superficiales, más escépticos y menos profundos.
Ituarte (2011). Los problemas de salud y de enfermedad producen en las personas que los padecen un malestar de tipo subjetivo, diferente al malestar inherente al problema de salud en sí mismo. Además, no sólo afectan a la persona que los padece directamente sino en todo su contexto relacional o psicosocial.
Fombuena (2011) la clínica ha sido inicialmente una disciplina médica, que hoy en día se ha expandido a otras disciplinas de las ciencias sociales como la Sociología, el Trabajo Social, la Antropología y la Psicología. Se fundamenta en la escucha del otro y en la acción que de ésta se deriva. Requiere de una recopilación cuidadosa del conjunto de factores intervinientes y del establecimiento de una relación cuasipersonal con las personas con las cuales trabajamos. También implica una interpretación ordenada y a la vez intuitiva e los datos y relaciones.
Carrasco (2002) señala que en la terapia familiar sistémica tradicional con respecto al trabajo con adolescentes. “hay una falencia de una teoría sobre el desarrollo que parte desde los inicios de la ontogenia familiar” (En Roizblatt, 2007, p. 412
Está pasando algo muy raro en esta casa.
A veces pienso que yo tengo una enfermedad
terrible y mortal y no se atreven a decirme
que me voy a morir. La cuestión es que nadie
me reta aunque pase lo que pase. Llego a tener
ganas que me den un gritazo, al menos para estar seguro de que estoy vivo, porque de tanto
pensar que me voy a morir, creo que ya soy un ánima. (Papelucho)
“Creemos que la gente suele otorgar significado a sus vidas proyectando su experiencia en el marco de relatos, y que estos relatos configuran sus vidas y sus relaciones”
“No son relatos sobre la vida, no son mapas del territorio vivido, no son reflexiones hechas sobre la experiencia. Son la estructura de la vida y de hecho se convierten en su núcleo”.
Generalmente una historia que representa una narración parcial de una experiencia de vida compleja, se hace dominante (análoga al “discurso dominante” y genera la identidad que el sujeto se atribuye: la persona se relatada por la cultura y por los otros significativos, de modo que termina por ser represivo de su “autenticidad”.
A pesar de todas las calamidades y desgracias que podamos haber sufrido en la vida, llega el momento de distinguir entre nuestra historia y nuestro futuro. En nuestra historia, la vida es definida por las actitudes e ideas que otras personas tienen de nosotros. En nuestro futuro, la vida será definida por el respeto y la apreciación que tenemos de nosotros mismos. Vale recordar que el prisionero termina por acostumbrarse a su celda, y cuando es liberado se siente desconcertado y muchos regresan a ella buscando refugio.
Al contar a extraños nuestras historias personales nos libramos de ellas y las convertimos en pasado. Esto nos permite comenzar a diseñar un futuro a nuestro gusto, documentando esos cuentos para que no se pierdan en el olvido y puedan servir a otros de inspiración. Las personas entenderán, como esas experiencias y circunstancias adversas permitieron fortalecernos.
"La persona no es el problema, el problema es el problema." (Michael White)
Ludewig (2007, p.51) se pueden definir los problemas humanos de relevancia clínica como tentativas fracasadas de superar una alteración (perturbación, irritación) alarmante o dolorosa. La alteración ha sobrepasado la capacidad de reacción del sistema y éste no puede ni retraerse ni reaccionar adecuadamente a la situación molesta, sino que la soporta o trata de evitarla. De esta manera puede surgir un problema que según la intensidad y extensión pueden ser consideradas como un problema de la vida subjetiva.
El fenómeno del corte como una forma de significar el cuerpo adolescente en la actualidad
“El otro día un tío me dijo que estaba gorda… me sentí pésimo, subí a mi pieza me miré al espejo y no pude evitar las ganas de cortarme, agarré un gillet y lo hice. Me sentí más tranquila después que vi la sangre” (paciente 1: 14 años).
“Tengo 17 y me corto hace tres años (...) duele tanto guardarse tantas cosas y no poder decírselas a nadie, piensas que estás totalmente sola, mis padres lo saben (...) no se me olvida las veces en que mi mamá me veía los brazos casi a diario y trataba de contar las cortadas, me controlaba, horrible, y me ponía peor, me decía muchas cosas y para mí eso me hacía recaer más. Soy muy perfeccionista y cuando no me salen las cosas me frustro y me desespero” (Misha, 12.54 pm).
“Tengo 16 años y me corto desde los 12, puede que no me creas, pero me gusta el dolor, me gusta ver la sangre correr por mis brazos y piernas, me encanta sentir como el tejido se va cortando” (Ingrid, 12.47, Blogger.com)
“Mis papás quieren que esté todo el día “ahí”, no me dejan ser, no sé cómo ser para ellos, ellos quieren que sea una plantita, no tengo mi espacio… necesito tener un libro que me diga como poder tratarlos porque no sé ser lo que ellos quieren… un día estaba en mi pieza me sentí ahogada y me corté… no sé por qué lo hice pero me dio tranquilidad” (paciente 2: 13 años).
“Me autolesiono porque es más fácil manejar el dolor externo que el interno; no estoy segura de que alguien pueda ayudarme, mi familia es muy estricta y muy conservadora, sé que no entenderían nada (...) tampoco confió mucho en las personas así que como nadie más lo sabe ni lo sabrá, me hizo muy bien escribirlo aquí” (Anónimo, 10:46 am, Blogger.com)
el fenómeno del corte se ha visualizado en una tendencia patologizante vinculadas al suicidio y a la depresión.

Organización Panamericana de la Salud (2010, p. 14) “el suicidio es una de las principales causas externas de mortalidad en los adolescentes y los jóvenes. En el 2004, en los Estados Unidos el suicidio fue la tercera causa principal de muerte entre adolescentes de 13–19 años de edad.

MINSAL (2013) los cortes han sido vinculados a la depresión, patología que sería más frecuente en la población de adolescentes y jóvenes. Por otra parte, también el corte se ha considerado como variable de comorbilidad en el suicidio de adolescentes y jóvenes, y cuya reducción es una de las metas de impacto propuestas para dar cumplimiento a los objetivos sanitarios de la década en la Estrategia Nacional de Salud 2011-2020.
Aguirre, (2010, p. 98-99) la complejidad del tema y lo inexplorado del mismo, pudiera confundir el fenómeno descrito con otras manifestaciones que incluyen el cuerpo como telón de representatividad.

“La violencia autoinfligida no deviene ni incluye necesariamente trastornos alimenticios como la bulimia, vigorexia y anorexia; prácticas de adorno y modificaciones corporales como tatuajes y piercing y/o cuadros definidos como trastornos clínicos que afectan la sexualidad como el masoquismo. Tampoco refiere a ritos de mortificación física, donde el dolor corporal es una forma de acercamiento a lo espiritual; u otro tipo de transformaciones corporales como perforaciones, deformaciones y mutilaciones. Todos ellos, refieren a signos de distinción, marginalidad, pertenencia, embellecimiento y/o libertad y calificadas como transformaciones autoplásticas que no coinciden con el fenómeno”.
“la piel encarna el lugar sensible de la identidad contemporánea, expresa su ambivalencia, la frontera ambigua y difícil entre uno mismo y el otro, la cual implica una movilización y una preocupación permanente. La piel está saturada de inconciencia y de cultura, devela el psiquismo del sujeto, pero también el lugar que ocupa y su implicación en el interior vínculo social, la historia que lo sumerge. La piel es el punto de contacto con el mundo y los otros” (2012, p. 91).
Full transcript