Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Latinoamérica: las ciudades y las ideas

José Luis Romero
by

Laura Isabel Muñoz

on 21 November 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Latinoamérica: las ciudades y las ideas

Latinoamérica: las ciudades y las ideas José Luis Romero José Luis Romero 1. La explosión urbana 2. Una sociedad escindida José Luis Romero (Buenos Aires, 1909 - Tokio, 1977) fue un historiador argentino doctorado en la Universidad Nacional de La Plata. Se dedicó luego a la historia medieval y desarrolló una larga investigación sobre los orígenes de la mentalidad burguesa, que culminó en sus dos obras mayores: La revolución burguesa en el mundo feudal y Crisis y orden en el mundo feudoburgués. Paralelamente, y en su calidad de historiador y de ciudadano , militó en el Partido Socialista. En 1975 fue convocado para integrar el Consejo Directivo de la Universidad de las Naciones Unidas, con sede en Tokio, donde falleció en 1977. Con la crisis de 1930 (Gran Depresión) vinieron intensos cambios: de pronto las masas empezaron a abandonar la pasividad y tener iniciativa; una nueva fuerza estaba a punto de emerger. Para salvar sus economías, las potencias empezaron a ajustar sus relaciones económicas con el tercer mundo. Los ricos del tercer mundo, resignados al ambiente internacional, resolvieron dejar caer el peso de la crisis en en el pueblo. La vieja estructura socioeconómica comenzaba a ser obsoleta. Los viejos esquemas quedaron atrás; era necesaria la invención de otros y su exploración en cada país. Desde inicios del S.XX, los índices de natalidad aumentaron considerablemente. A esto se le sumo el éxodo rural que se tomaba las ciudades. No había una explosión sociodemográfica, había una explosión urbana. No todos los inmigrantes venían del campo, muchos venían de pequeñas o medianas ciudades en decadencia. Así nació la imagen de la ciudad abandonada que apenas se mantenía poblada por los viejos. Ahora, la ciudad empezaba a contener dos sociedades: una tradicional y otra reciente. Estas dos, sociedades enfrentadas y luego confrontadas, aunque coexistentes. Las ciudades masificadas La aparición de las masas en la sociedad logró transformarla. Nuevas ciudades con rasgos inéditos eran la muestra de que las ciudades empezaban a masificarse Sumida en la miseria, la población rural decidió emigrar hacia las ciudades. Empezaban a construirse industrias que demandaban trabajo, sin embargo, la oferta siempre superaba la demanda. Las regiones y los países empezaron a girar en torno a las grandes ciudades, reales o potenciales. Ellas se convirtieron en focos socioculturales donde la vida adquiría nuevos rasgos. Empezaron a surgir grupos no tradicionales denominados "masas". Ahí donde ellos surgían, las sociedad se masificaba Los inmigrantes se establecieron en zonas marginales y barrios pobres de la ciudad. A medida que aumentaban se hacían más visibles, pero se integraban menos a la sociedad tradicional Los pueblos se convirtieron en el hogar de la memoria que habia desaparecido de la ciudad. Fueron éstas las llamadas "ciudades-museo" Pero lo que más atraía a los inmigrantes era la metrópoli, magnificada por los medios de comunicación que mostraban la urbe como un lugar de admiración. Las tensiones sociales se intensificaron, ya que medida que crecía la ciudad, también las expectativas frente a ella, y en consecuencia, más inmigrantes atraía. Así mismo, integrarse a ella se hacía cada vez más difícil. En el año 1900, Bogotá contaba con 360.000 habitantes; 30 años después, tenía 2.540.000 En 1970 Cali y Medellín contaban ya con más de un millón de habitantes, y Barranquilla con medio millón. El cambio en la ciudad no fue sólo cuantitativo. De una sociedad compacta se pasó a una escindida; dos mundos enfrentados y luego confrontados. A diferencia de la sociedad tradicional, el grupo inmigrante estaba constituido por personas aisladas, es decir, sin ningún vínculo más que la ciudad. Por esa razón carecían de normas; eran una sociedad anómica. Una fue la sociedad tradicional donde la forma de vida transcurría dentro de un sistema de normas: sociedad normalizada. La otra fue el grupo de inmigrantes, los cuales carecían de vínculos, y por ello, no tenían un sistema de normas: una sociedad anómica La acogida de los recién llegados se daba por parte de amigos o conocidos de su lugar de origen, que ya llevaban algún tiempo en la ciudad, y que por lo tanto, estaban familiarizados con ella. En algunas ciudades, existían lugares fijos para la concentración de los inmigrantes recién llegados, en otras, la emigración era más formal: llegaban en tren y contaban con alguien que acudiera a esperarlos y guiarlos. Muchos sólo podían dirigirse a los barrios pobres de la ciudad, o a los bordes despoblados. Esa nueva masa formaba un conjunto que luchaba por su subsistencia, por sobrevivir, pero también por acomodarse; necesitaba un lugar en la estructura de la sociedad normalizada. Pasó mucho tiempo para que los inmigrantes aceptaran que todo lo que era parte de la sociadad normalizada, también y en alguna medida, les pertenecía. Cuando esa "otra sociedad" apareció formando un grupo, las cosas cambiaron. Seguramente ya habían formado vínculos y ello les permitía oponer a la estructura su fuerza de grupo. Esta fuerza era destructora: era anómica y sentía ajena a aquello que atacaba El efecto que la sociedad normalizada tuvo sobre la anómica obligó a la otra a aceptar ciertas reglas básicas, ya que constituía para ella un modelo. A cambio, la sociedad anómica recibía mecanismos para la inserción en la sociedad establecida. La etapa decisiva de la integración fue cuando miembros de la sociedad tradicional, empezaron a integrarlos a los secretos de la urbe. Fueron principalmente miembros de sectores populares y en menor medida, de la clase media. La fusión entre la clase popular de la sociedad normalizada y los inmigrantes, se denominó “masa”. Considerada aún un grupo anómico.
Poco a poco, la masa se lucía y se comportaba cada vez más urbana. Se convirtió en una sociedad congregada y compacta que se oponía a la sociedad congregada y compacta que ya existía.
La masa no pretendía destruir la estructura tradicional, sino corregirla para que se abriera. Querían incorporarse para tener oportunidad de acceder como grupo en la escala social. La dificultad para lograr dicho cometido generó, de nuevo, agresividad contra la estructura. El 17 de Octubre de 1945, en la Plaza de Mayo de Argentina, la multitud se aglomeró pidiendo la liberación del coronel Juan Perón.
Por otro lado, la élite de las clases populares la integraban los miembros del proletariado industrial. Éstos contaban con prestaciones sociales, vivienda, vacaciones pagas entre otros beneficios. Esta pequeña élite se acercaba a la clase media, en cuanto a que podía brindarle a sus hijos una educación secundaria y eventualmente, un nivel superior. El 9 de Abril de 1948, la masa se volcó a las calles en busca de venganza por la muerte del caudillo Jorge Eliécer Gaitán.
La mediana clase media se convirtió en el objetivo de las nuevas generaciones. Cada vez era más difícil formar parte de la clase media, pues no sólo los hijos de familia estaban en ella, sino que la clase popular y los de clase alta que descendían, luchaban por pertenecer a ella. Sin embargo la clase alta seguía siendo la meta por alcanzar. Hubieron quienes la consiguieron: los que habían triunfado en las profesiones (sobre todo en los medios), en el comercio o en las actividades empresariales. La masificación también había afectado a la clase alta, así que se hacía más fácil hacer parte de ella. La demanda de técnicos por parte de organizaciones empresariales, también aumentó. Requerían desde operarios, hasta especialistas.

Los ejecutivos de alto nivel, sector que también había crecido, se caracterizó por su dedicación a aun trabajo que lo sobrepasaba hasta hacerlos sus víctimas. Era una persecución de los signos de status. También crecían los cuadros dedicados a las actividades fundamentales: la salud, la asistencia social y la educación; todas se masificaban.
Full transcript