Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Untitled Prezi

No description
by

Luis Chino

on 25 February 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Untitled Prezi

"Las corporaciones"
y "Comunidad moral"
Sewell, William H. Jr. (1992) Sewell, William H. Jr. (1992), "Las corporaciones" y "Comunidad moral", en Trabajo y revolución en Francia. El lenguaje del movimiento obrero desde el Antiguo Régimen hasta 1848, Madrid, Taurus (Humanidades. Historia, 337), pp. 50-66. Cada arte tenia sus propias cualidades y sus propias reglas que lo distinguían de cualquier otro. Las regulaciones para la enseñanza de los
aprendices. Los maestros formaban el núcleo de la comunidad corporativa. Comunidad moral. Según la doctrina
jurídica de los
siglos XVII y XVIII. El acto que creaba una corporación de oficio era la ratificación de sus estatutos por lettres patentes del rey. Esto convertía el oficio en lo que se denominaba metier jure (oficio jurado) o jurande, denominado así porque a sus miembros se les exigía un juramento (jurer) de lealtad al entrar en la maestría. El lenguaje del arte del Antiguo Régimen destacaba sus diferencias. Así, cada metier constituía una comunidad
concreta dedicada a la perfección de un
arte concreto, y esas comunidades de
artesanos carecían de vínculos que las
unieran entre si. Dentro del ámbito privilegiado definido por sus estatutos, cada comunidad de oficio era responsable de garantizar la honestidad de sus miembros y la calidad de las mercancías que producían. De esto se encargaban los jurés. Cada maestro de la comunidad quedaba limitado a un solo aprendiz.serviría normalmente Serviría normalmente en esa condición por un plazo que variaba de tres a seis años o más. El aprendiz, generalmente un joven de entre trece y veinte años, vivía en la casa del maestro y
había de obedecerle como pere de famille
(padre de familia) a lo largo de la duración del contrato. Al final de su tiempo de servicio, el aprendiz debia haber aprendido su oficio completamente Era entonces habitual servir durante al menos dos o tres años en el grado intermedio de oficial (compagnon) antes de convertirse en maestro. Durante ese periodo de iniciación por. el maestro en todos los secretos del arte el aprendiz solo recibía un salario nominal. Debido al gran numero de oficiales que carecían del capital y las relaciones para alcanzar la maestría, este periodo podía durar muchos años y algunos estaban destinados a seguir como oficiales de por vida. Para convertirse en maestro, se exigía al candidato que hubiera completado satisfactoriamente su aprendizaje. De aprendiz a maestro. Habitualmente se le exigía también superar un examen de su arte, fabricando una obra maestra que fuera juzgada aceptable por los jures El candidato había de disponer de capital suficiente para abrir un taller y tenia que pagar también una importante cuota de entrada a la comunidad. Satisfechas esas exigencias, realizaba un juramento solemne de fidelidad a la comunidad y a sus reglas (por el que se convertía en maitre jure o «maestro jurado») y quedaba admitido a todos los derechos y privilegios de la corporación. El acceso a la maestría se restringió con el tiempo, basándose cada vez más en los vínculos de parentesco. La corporación no era solo un conjunto de hombres que participaban de la misma personalidad legal, sino también una fraternidad espiritual juramentada. Una corporación era una comunidad permanente en dos sentidos. Primero, una vez establecida por la autoridad real, la comunidad con sus derechos y privilegios era reconocida como
cuerpo permanente en el estado, y sus estatutos no tenían que ser ratificados de nuevo por los monarcas posteriores. Segundo, quienes entraban en la comunidad seguían siendo miembros para toda su vida -al menos en principio.
Full transcript