Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

La Cadera

Ejercicio Terapeutico
by

daniel gonzalez huerta

on 26 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Cadera

La Cadera Rodrigo Geraldo Ramirez
Uriel Tapia Olivares
Daniel E. Gonzalez Huerta Funciones Primarias de la Articulación Coxofemoral:
-Sostener el peso de la cabeza, los brazos y el tronco durante las posiciones erectas en bipedestación, y durante las actividades en carga dinámica como caminar, correr y subir escaleras.
-Proporcionar una vía para la transmisión de fuerzas entre las extremidades inferiores y la pelvis. ANATOMÍA Y CINESIOLOGÍA
La articulación coxofemoral se compone de la cabeza del fémur y el acetábulo de la pelvis Osteología y artrología
El componente cóncavo de la articulación coxofemoral es el
acetábulo, que esta formado por la fusion de del ilion, el isquion y el pubis.
La cabeza del fémur es el componente convexo de la articulación coxofemoral.La cabeza del fémur está unida al cuello, que a su vez lo está a la diáfisis del fémur entre el trocánter mayor y el trocánter menor.
El cuello del fémur tiene dos relaciones angulares con la diáfisis que son importantes para la función de la articulación coxofemoral:
El ángulo de inclinación es el ángulo formado por el cuello y la diáfisis en el plano frontal. El ángulo de inclinación separa la diáfisis del fémur de la pelvis lateralmente y en la mayoría de los adultos tiene unos 125 grados.
El ángulo de torsión constituye una proyección del eje largo de la cabeza del fémur y el eje transverso de los cóndilos femorales. La cápsula articular de la cadera es muy fuerte y
densa, a diferencia de la débil cápsula del hombro esta
se inserta en toda la periferia del acetábulo mediante su inserción en el rodete acetabular.
La porción anterior de la cápsula es más fuerte que la
porción posterior, porque está reforzada por dos poderosos ligamentos, el ligamento iliofemoral y el ligamento pubofemoral.
La cápsula posterior está reforzada por el ligamento isquiofemoral. La arquitectura interna del fémur revela sistemas trabeculares
que acomodan las tensiones mecánicas y de deformación
creadas por la transmisión de fuerzas entre el fémur y la
pelvis. El sistema de trabéculas mediales adopta
muy de cerca la dirección en paralelo de la fuerza de reacción
articular sobre la cabeza del fémur durante la carga monopodal.
El sistema de trabéculas laterales probablemente
opone resistencia a la fuerza compresora sobre la cabeza del fémur producida por la contracción de los músculos abductores (glúteo medio, glúteo menor y tensor de la fascia lata). Cinemática
La articulacion coxofemoral es una enartrosis.
La falta de movilidad de la articulación
coxofemoral provoca un incremento compensador del movimiento
proximal o distal de la cadena cinética, si bien los
lugares más corrientes de compensación por falta de movimiento
de la articulación coxofemoral son las articulaciones
sacroilíacas, la columna lumbar y las rodillas. OSTEOCINEMÁTICA
El movimiento de la cadera se produce en los tres planos:
sagital (flexión y extensión), frontal (abducción y aducción) y
transversal (rotación medial y lateral).
La Flexión es 0º a unos 120º a 135º y la amplitud de la extensión es 0 a 15º . (Cuando no influye la tensión de los músculos coxales biarticulares) En caso contrario la Flexion es de 90º.
La amplitud de la abducción es 0 a 30 grados, mientras
que la aducción es un poco menor, 0 a 25 grados. ARTROCINEMÁTICA
Dada la estabilidad estructural inherente de la articulación
coxofemoral, el movimiento artrocinemático que acompaña
la flexión y extensión de la cadera es casi rotación pura. MUSCULOS
FLEXORES: Psoas iliaco, tensor de la fascia lata,
recto femoral, sartorio aductor mayor largo y corto,
pectinio y recto interno.
EXTENSORES: Gluteo mayor, isquiotibiales,
fibras posteriores del gluteo medio y piramidal.
ADUCTORES: Aductor mayor, largo y corto; cuadrado femoral
pectineo, obturador externo e interno; recto interno,
isquitibiales mediales.
ABDUCTORES: Gluteo medio, tensor de la fascia lata,
gluteo mayor superior y gluteo menor.
ROTADORES MEDIALES: Tensor de la fascia lata, gluteo
menor y medio; aductor mayor y largo; semimembranoso.
ROTADORES LATERALES: Piramidal, obturador interno y externo;
cuadrado femoral, gluteo mayor y biceps femoral. Inervación y riego sanguíneo
Ramas de nervios derivados del plexo lumbosacro inervan la
articulación coxofemoral y el resto de la extremidad inferior.
La cabeza del fémur recibe la vascularización
de dos fuentes: la arteria del ligamento de la cabeza
del fémur (ligamento redondo) y ramas de las arterias circunflejas
femorales medial y lateral que ascienden proximalmente a lo largo
del cuello del fémur. ALTERACIONES ANATÓMICAS
Nos plantearemos cuatro deterioros anatómicos de la articulación
coxofemoral: ángulo de torsión, ángulo de inclinación,
ángulo del borde central del acetábulo y dismetría en la longitud
de las extremidades (DLE). Cada deterioro anatómico
solo o en combinación con otros (anatómicos o fisiológicos)
exige mucha atención sobre el impacto en la función de la
articulación coxofemoral y la función de otras articulaciones
proximales o distales a la cadera. Los deterioros anatómicos
del fémur pueden contribuir a la disfunción de la rodilla y la
cadera. Ángulos de inclinación y torsión
Los ángulos de inclinación y torsión son relaciones anatómicas
normales del fémur, si bien el grado de inclinación o torsión
puede ser anormal cuando los valores son mayores o
inferiores a los normales. Las angulaciones anormales del
fémur se consideran deterioros anatómicos. Estos deterioros
anatómicos del fémur pueden alterar significativamente la
mecánica de la articulación coxofemoral, lo que a su vez
altera la mecánica de segmentos adyacentes proximal y distalmente
en la cadena cinética.
En el plano frontal, la aducción y extensión de la diáfisis
del fémur respecto a la cabeza provocan que el eje del cuello
y la diáfisis femorales formen un ángulo llamado de inclinación el aumento patológico del ángulo se denomina coxa valga y la disminución
patológica se llama coxa vara.
La posición rotada medialmente de la diáfisis del fémur
respecto a la posición de la cabeza y cuello crea una angulación
en el plano transversal llamada ángulo de torsión un aumento patológico del ángulo de torsión se llama anteversión, y la disminución se
denomina retroversión. Ángulo del borde central o ángulo de Wiberg
Una línea que conecta el borde lateral del acetábulo y el centro
de la cabeza del fémur forma un ángulo con la vertical
conocido como ángulo del borde central o ángulo de Wiberg.
El ángulo del borde central del adulto normal
tiene entre 22 y 42 grados.21 Aunque sea un ángulo normal,
las variaciones del ángulo pueden provocar una alteración de
la estabilidad de la cabeza del fémur, en cuyo caso se consideraría
un deterioro anatómico. Dismetría en la longitud de las extremidades
inferiores
La DLE, cuando se mide de un punto bilateral de referencia
habitual proximalmente a otro punto bilateral de referencia
distalmente, constituye una diferencia unilateral en la longitud
total de una pierna comparada con la otra. La DLE se
cree resultado de un error estructural en la longitud anatómica
de los huesos largos o la hemipelvis o el desarrollo
estructural asimétrico de la columna (escoliosis), en cuyo
caso se consideraría un deterioro anatómico. Sin embargo, la
DLE suele ser el resultado de relaciones funcionales de la
columna, pelvis, huesos largos y huesos de los pies en torno a
los tres ejes de movimiento. EXPLORACIÓN Y EVALUACIÓN
La exploración y evaluación de la cadera puede aislarse en el
caso de patologías específicas (artritis reumatoide, osteoartritis,
necrosis avascular de la cabeza del fémur), si bien incluso
en un diagnóstico aislado de la cadera, la evaluación de la
rodilla, pie y tobillo, y las regiones lumbopélvicas tal vez
aporte información útil. De forma similar, la cadera suele
incluirse en la exploración y evaluación de otras regiones para
determinar deterioros anatómicos o fisiológicos de la cadera
que tal vez contribuyan a la disfunción de la región afectada
(p. ej., anquilosis coxal que contribuye a la hipermovilidad
lumbar). Anamnesis
La anamnesis, como en cualquier exploración regional, debe
tratar de establecer varios hechos:
• Comienzo y progresión de la afección actual.
• Localización, naturaleza y comportamiento de los síntomas.
• Estado actual y pasado de salud.
• Efecto de las intervenciones intra y extraindividuales.
• Efecto que la afección tiene sobre las AVD y los roles
sociales. Exploración de la columna lumbar
La prevalencia de las afecciones lumbopélvicas en la población
general, combinada con el hecho de que la patología
de la región lumbopélvica puede manifestarse con patrones
de dolor referido a la cadera y causar debilidad medida
neurológicamente de la musculatura de la articulación coxofemoral, mantiene la detección lumbar rutinaria durante cualquier
exploración de la cadera. Otras pruebas diferenciales
El terapeuta debe examinar y evaluar regiones asociadas.
Aunque la cadera puede ser fuente de síntomas, es habitual que
implique múltiples regiones, sobre todo en pacientes con deterioros
crónicos, limitaciones funcionales y discapacidad. Una exploración exhaustiva de todas las regiones afectadas permite
al médico desarrollar un plan de asistencia integrado y general.
Por ejemplo, los deterioros del suelo de la pelvis tal vez afecten
a la función de la cadera. Alineación en bipedestación
Hay que examinar el alineamiento específico lumbopélvico y
del tren inferior en los tres planos de movimiento. Pueden
esbozarse hipótesis sobre la contribución de los alineamientos
erróneos del tobillo, pie, rodilla y regiones lumbopélvicas
al alineamiento de la cadera, y pueden elaborarse hipótesis
sobre los errores en la longitud de los músculos. Marcha
La evaluación de la marcha es un componente importante de
la exploración de una persona con una disfunción coxal. El
análisis de la marcha debe incluir la observación del pie, el
tobillo, la cadera, la pelvis, la columna lumbar y el tren superior
en los planos frontal, transversal y sagital del movimiento
durante cada elemento crítico de la marcha. Movilidad
La prueba de la movilidad de la articulación coxofemoral
incluye varias evaluaciones:
Las pruebas rápidas son movimientos
funcionales que se emplean para determinar la voluntad
y capacidad del paciente para moverse y la extensión requerida
de la exploración.
Se evalúa la ADM osteocinemático en cadena cinética
abierta activo y pasivo.
Las pruebas artrocinemáticas pasivas deben examinar la
movilidad de la cadera mediante deslizamientos caudal, anterior,
posterior, medial y lateral, y mediante distracción lateral.
Las pruebas de extensibilidad muscular también son
importantes para evaluar la movilidad de la cadera. Prueba de movimiento funcional
La prueba de movimiento funcional también debe tenerse en
cuenta para examinar los patrones integrados de movimiento
de la columna lumbar, la pelvis, la rodilla, el tobillo y el pie. Rendimiento muscular
Los deterioros del rendimiento muscular pueden ser producto
de muchas fuentes, y las pruebas de rendimiento
muscular combinadas con los resultados de otras pruebas
deben determinar la presencia y el origen de la reducción del
rendimiento muscular.
La prueba muscular manual (PMM) específica de los
músculos que rodean la articulación coxofemoral aporta
información sobre el rendimiento muscular y la capacidad
generatriz de cada dirección muscular o fibrilar de un solo músculo.
La prueba de fuerza posicional determina las propiedades
de longitud y tensión del músculo relevante.
Las pruebas de tensión selectiva del tejido combinan ADM
activo y pasivo con pruebas resistidas de los músculos que
rodean el complejo de la articulación coxofemoral esto puede ayudar
al diagnóstico diferencial de una lesión contráctil o no contráctil. Dolor e inflamación
La exploración del dolor y la inflamación se
practica junto con otras pruebas para
determinar el origen. Equilibrio
Las pruebas de equilibrio suelen incluirse en las exploraciones
de la cadera por la elevada incidencia de caídas que derivan
en lesiones y fracturas de cadera. La prueba de equilibrio
debe identificar los factores intrínsecos y extrínsecos
relacionados con el riesgo de caídas. Pruebas especiales
Se emplean numerosas pruebas especiales
para confirmar o descartar los síntomas de
posibles diagnósticos de la cadera. La prueba de Trendelenburg se emplea para
evaluar lacapacidad de fuerza o torque
funcionales del grupo de
músculos abductores de la cadera. La determinación clínica del ángulo de torsión
suele denominarse prueba de Craig
y se emplea para diagnosticar
anteversióno retroversión de
las articulaciones coxofemorales. En la prueba de flexión y aducción o
prueba de Scour, se emplea movimiento
para evidenciar signos articulares
cuando otros movimientos son normales. La prueba de FABER42 se usa para
identificar disfunciones de cadera.
El examinador hace que la cadera adopte
flexión, abducción y rotación externa. Evaluación de la capacidad funcional
La capacidad funcional se
mide directamente con la observación de
tareas funcionales o mediante el uso
de medidas autogestionadas. INTERVENCIONES CON EJERCICIO
TERAPÉUTICO PARA LAS ALTERACIONES
FISIOLÓGICAS MÁS HABITUALES
Después de una exploración y evaluación exhaustivas de la
cadera y regiones relacionadas, el terapeuta debe conocer a
fondo las limitaciones funcionales que afectan al paciente y
los deterioros relacionados. Se formula el diagnóstico y el
pronóstico, y se planifica una intervención. Pueden diagnosticarse
uno o más de los siguientes deterioros específicos:
• Hipermovilidad
• Hipomovilidad
• Reducción del rendimiento muscular
• Reducción de la resistencia física
• Equilibrio alterado
• Dolor
• Inflamación
• Hábitos posturales erróneos
• Patrones erróneos de movimiento Alteraciones del rendimiento muscular
La sección sobre cinética describió las fuerzas poderosas
requeridas a la musculatura circundante de la articulación
coxofemoral para cumplir las AVD. La capacidad para generar
fuerza de todo músculo de esta articulación puede quedar
comprometida por una de las siguientes razones:
• Una patología.
• Una distensión muscular.
• Relaciones alteradas entre la tensión y la longitud.
• Debilidad general por desuso debido a un desequilibrio
muscular, desentrenamiento general o reducción
de la producción muscular de torque para un nivel
específico de rendimiento.
• Dolor. PATOLOGÍA NEUROLÓGICA
Una patología neurológica puede causar debilidad coxal.
Si se sospecha una patología neurológica, una exploración y
evaluación exhaustivas, combinadas con pruebas adicionales
que quedan fuera del alcance de la fisioterapiaPara elaborar el
plan adecuado de asistencia, debe determinarse si la causa de
la debilidad inducida neurológicamente es neuromusculoesquelética
o neuromuscular en su origen. DISTENSIÓN MUSCULAR
La capacidad para generar fuerza puede quedar comprometida
por una lesión muscular como una distensión. Las distensiones
musculares pueden ser el resultado de una fuerza
repentina y dañina, como en el caso de las distensiones de
isquiotibiales o recto femoral, pero también puede ser producto
de una tensión ininterrumpida y gradual, como en las
lesiones por uso excesivo de un sinergista o de un músculo
que actúa en una posición de estiramiento crónico. DESUSO Y DESENTRENAMIENTO
El desuso y descondicionamiento de los músculos de la articulación
coxofemoral, sobre todo de los músculos glúteos y
rotadores laterales profundos de la cadera, es algo habitual.
El desuso o descondicionamiento pueden deberse a una
lesión o patología que afecten la cadera y las estructuras circundantes,
o a adquirir patrones de movimiento que favorezcan el desuso. Alteraciones de la movilidad
Los deterioros de la movilidad de la cadera abarcan el continuo
entre la hipermovilidad y la hipomovilidad. La manifestación
clínica extrema de la hipomovilidad es la cadera artrítica
con un patrón capsular de limitación. La manifestación
clínica extrema de la hipermovilidad es una displasia congénita
de la cadera que crea inestabilidad crónica en la articulación
coxofemoral. Entre estas afecciones extremas, otros
deterioros más sutiles de la movilidad pueden afectar a la
función de caderas, columna lumbar, articulación sacroilíaca,
rodillas, tobillos y pie. HIPERMOVILIDAD
Debido a la estabilidad inherente a la cadera, no suele
considerarse que la hipermovilidad sea un deterioro
de la caderadel adulto, sino más bien un deterioro
de la cadera endesarrollo. El tratamiento
de una cadera en desarrollo que muestra inestabilidad
suele consistir en colocación, ortesis o
cirugía, mientras que el tratamiento de una cadera adulta
hipermóvil (pocas veces inestable) suele consistir en ejercicio
terapéutico y reaprendizaje del movimiento.
La hipermovilidad de la cadera adulta se define como el
movimiento que supera la ADM estándar aceptable en una
dirección dada. HIPOMOVILIDAD
Pueden hallarse deterioros de la hipomovilidad, sobre todo en
la dirección de la flexión y rotación medial, en la cadera de
jóvenes, personas de mediana edad y adultos. Pérdidas sutiles
de la movilidad tal vez indiquen cambios artríticos tempranos
o hipomovilidad causada por desuso crónico o como resultado
de patrones alterados de movimiento. La hipomovilidad acusada
puede ser un hallazgo clave de la cadera artrítica.
El dolor no tiene que ser un componente esencial de los
cambios artríticos tempranos y los hallazgos de hipomovilidad. El tratamiento puede consistir en la movilización y
estiramiento para restablecer la rotación medial
de la cadera y la ADM de flexión para la simetría
bilateral, si bien también se requiere entrenamiento
de la fuerza y entrenamiento neuromuscular
para obtener control sobre los patrones de movimiento
con rotación medial excesiva a fin de prevenir la irritación
recurrente de la articulación coxofemoral Alteraciones de la resistencia física
Los deterioros de la resistencia física de la cadera deben considerarse
a la luz de los tremendos requisitos de producción de fuerza que se exigen a los músculos glúteos durante las actividades funcionales.
Se requiere resistencia física cubrir las demandas repetitivas de la deambulación. Una sinergia correcta entre todos los músculos implicados en el ciclo de la marcha mantiene la intensidad
de la acción muscular a nivel aeróbico. Cuando un
músculo de un grupo sinérgico reduce su función, impone
mayores demandas sobre otros músculos, causando que pasen potencialmente a una actividad anaeróbica y, por tanto, mucho
menos eficaz desde el punto de vista energético, o dando paso a estrategias compensatorias, como la dependencia de la CIT para la estabilidad o un patrón compensatorio de Trendelenburg para reducir
la necesidad de fuerza muscular y mantener el centro de
masa en la base de apoyo. Los parámetros de la dosis dependen
del nivel de rendimiento deseado por el individuo (p. ej.,
caminar 15 metros sin dolor, correr un maratón en el mejor
tiempo posible), con énfasis en un número elevado de repeticiones
en vez de en la producción de fuerza máxima. EQUILIBRIO
El tratamiento del deterioro del equilibrio debe centrarse
en los factores intrínsecos y extrínsecos relacionados con el
trastorno del equilibrio. Esto requiere una amplia exploración
y evaluación de la fuerza, la movilidad, la función vestibular,
las reacciones del equilibrio y los factores medioambientales.
El tai chi resulta valioso para promocionar la estabilidad
ortostática y el control del equilibrio en los ancianos sanos. Al tratar los deterioros del equilibrio con programas de
entrenamiento como el tai chi, actividades progresivas y aparatos computerizados de equilibrio, se ha hallado que las demandas específicas de las reacciones compensatorias de traspié
y prensión causan dificultad (p. ej., transferencia lateral
del peso, movimientos rápidos de pies o brazos, pasos cruzados)
y deberían tratarse. Estas destrezas pueden abordarse
mediante condiciones de ejercicio impredecibles, como el
uso de gomaespuma densa o una perturbación externa
como un compañero que empuja o hace que el paciente pierda
el equilibrio. Lo indicado es una progresión cauta a movimientos
en apoyo monopodal, sobre todo porque esta posición
la experimentan la mayoría de las personas ancianas antes de caer. Dolor e inflamación
El dolor de la articulación coxofemoral puede ser un dolor
referido anteriormente a la ingle, referido lateralmente a la
región del trocánter mayor, o irradiado a la porción anterior
y medial del muslo hasta la rodilla. Ocasionalmente, el dolor
referido a la rodilla puede darse con poco o sin dolor en
la cadera. Este patrón del dolor es tan habitual en los adolescentes
que siempre debe practicarse una evaluación de la
cadera junto con una exploración de la rodilla para los síntomas
de dolor de rodilla. El tratamiento debe encaminarse a aliviar los deterioros
relacionados con la fuente y causa del dolor y la inflamación
para una resolución a largo plazo. El tratamiento suele
aliviar los síntomas sin un tratamiento específico
de la fuente. Pueden usarse
ejercicios suaves y activos para la ADM en una amplitud
indolora para modular el dolor, parecidos a las movilizaciones
articulares de grado III descritas por Maitland. Alteraciones de las posiciones y el movimiento
Los deterioros de las posiciones de la cadera afectan a la alineación
de la cadera y el de otras articulaciones de la cadena
cinética. Las alteraciones bilaterales o unilaterales de la alineación
de la articulación coxofemoral en cualquier plano de
movimiento afectan al alineamiento de la columna lumbar, la
articulación sacroilíaca, la rodilla, el tobillo y el pie.
Los deterioros del movimiento de la cadera, al igual que
los deterioros de las posiciones, pueden verse afectados por
el deterioro de otros segmentos. La causa de cualquier deterioro
del movimiento coxal debe diagnosticarse mediante los
datos recogidos durante la exploración del paciente. Dismetría en la longitud
de las extremidades inferiores
Aunque la DLE no se considere un deterioro ortostático
aislado de la cadera, se trata aquí por su implicación
como transmisor de fuerzas del suelo y las
extremidades inferiores al
tronco y las extremidades superiores. DISMETRÍA ESTRUCTURAL EN LA LONGITUD
DE LAS EXTREMIDADES
Introdúzcase el calce adecuado para toda la planta del pie.
Una regla general es que no debe ser mayor de un cuarto de
pulgada. Si se diagnostica la presencia de pie equino, lo más
apropiado es un calce de talón. El grado de elevación
depende de la diferencia en la longitud de las extremidades y
en la tolerancia fisiológica del paciente al cambio. DISMETRÍA FUNCIONAL EN LA LONGITUD
DE LAS EXTREMIDADES
El tratamiento de DLE funcionales debe tener en cuenta los
deterioros fisiológicos en cada segmento implicado y
en lasninteracciones entre niveles.
Se necesitan ejercicios apropiados, apoyo biomecánico y
entrenamiento de las posiciones y el movimiento para aliviar
los deterioros relacionados. DISMETRÍA ESTRUCTURAL Y FUNCIONAL
EN LA LONGITUD DE LAS EXTREMIDADES
Las dismetrías estructural y funcional se tratan con una
combinación de intervenciones. Por ejemplo, si una fractura de
tibia en la lámina de crecimiento contribuyó en cierto grado
al acortamiento de la extremidad, lo indicado será una combinación
de ejercicio y uso de un calce. INTERVENCIONES CON EJERCICIO
TERAPÉUTICO PARA LOS
DIAGNÓSTICOS MÁS HABITUALES Osteoartritis
La artritis se define como cualquier afección
que provoca daños en el cartílago,
generando dolor y limitación del
movimiento en la cadera. DIAGNÓSTICO
El diagnóstico correcto de un paciente con
osteoartritis de cadera requiere una
cuidadosa anamnesis, exploración física
y revisión de los estudios radiográficos
y de laboratorio adecuados. TRATAMIENTO
El tratamiento para la mayoría de los pacientes con
osteoartritis de cadera es conservador:
• Antiinflamatorios no esteroideos
• Fisioterapia
• Inyección intraarticular de corticosteroides
• Aparatos de asistencia
• Modificación de las actividades Dolor e inflamación
La modificación de las actividades es uno de
los aspectos más significativos del tratamiento del dolor
y la inflamación. Los cambios consisten en la
modificación de las AVD básicas e instrumentales.
El paciente debe aprender técnicas
para reducir la tensión articular durante las AVD.
El tratamiento específico para la osteoartritis de
cadera debe tratar la causa del dolor y centrarse
en alterar la biomecánica de la cadera. Movilidad
Los ejercicios específicos para mejorar la movilidad
articular y la extensibilidad de los tejidos comprenden
estiramientos pasivos en las direcciones afectadas.
Sin embargo, los ejercicios activos deben utilizarse
siempre que sea posible. Los ejercicios activos
mejoran la movilidad articular y reclutan los
músculos necesarios para mover la
articulación en la dirección deseada durante la función. Rendimiento y resistencia musculares
Se pueden enseñar al paciente ejercicios específicos
para mejorar la capacidad de generar torque y la
resistencia física de los extensores y
abductores de la cadera.
Siempre que sea posible, hay que emplear
ejerciciosfuncionales. Equilibrio
El entrenamiento progresivo del equilibrio
tiene un efecto positivo sobre la
función de la cadera artrítica. Posición y movimiento
Las instrucciones para el paciente sobre la mejora de
los hábitos de carga del peso del cuerpo son cruciales
para la eficacia a largo plazo del ejercicio terapéutico.
Las personas con osteoartritis deben
tener cuidado y evitar que la extremidad
implicada adopte un patrón capsular. Intervenciones complementarias
Las actividades aeróbicas sin carga son
recomendables para personas con
osteoartritis de cadera. Artroplastia total de cadera
El objetivo primario de la ATC es aliviar el
dolor, aunque también se usa en casos de fracturas
conminutas de la cabeza del fémur cuando la curación
del hueso es poco probable.
Hay dos categorías amplias de prótesis de cadera
cementadas y sin cementar– y tres técnicas
primarias para el acceso quirúrgico a la cadera:
posterior, anterolateral y transtrocantéreo. SELECCIÓN DEL COMPONENTE:
CON O SIN CEMENTAR
En las ATC cementadas, los componentes
femoral y acetabular se mantienen cementados en posición.
La ventaja de los componentes
cementados es que se permite cargar el peso del cuerpo casi
de inmediato después de la operación.
La fijación sin cemento del componente femoral puede
complicarse con dolor crural asociado con el aflojamiento del
vástago femoral. El dolor crural se produce en el 5% al 20%
de los casos con fijación femoral sin cemento. ACCESOS QUIRÚRGICOS
Los tres accesos quirúrgicos básicos para la
ATC son: posterior, anterolateral
y transtrocantéreo. Acceso posterior
El músculo glúteo medio queda totalmente
intacto, lo cual facilita una rehabilitación más temprana.
Si los componentes seleccionados permiten el
peso en carga inmediatamente después de la operación, muchos pacientes progresan con rapidez del
uso de un andador durante 3 semanas al uso
de bastón. La desventaja del acceso posterior es
que es el más vulnerable a las luxaciones. Acceso anterolateral
En el caso del acceso anterolateral, la incisión se
practica a través de la cápsula anterior de la cadera.
Se procede a la disección del músculo glúteo medio.
La ventaja del acceso anterolateral es la baja
incidencia de luxaciones postoperatorias.
Las posiciones en que se producen luxaciones tras
esta operación son extensión, aducción y
rotación lateral de la cadera. Acceso trocantéreo
Este acceso comprende la osteotomía del trocánter mayor
desde la porción proximal del fémur.
La incidencia y posición de casos de luxación
es parecida a las del acceso anterolateral. Una ventaja
significativa de este acceso es que el trocánter
puede volver a insertarse distal a su localización
anatómica para mejorar la tensión y
estabilidad de los tejidos blandos si éstos han
quedado laxos tras la reconstrucción. TRATAMIENTO POSTOPERATORIO
El tratamiento del paciente debe comenzar antes de la
operación con el aprendizaje de ejercicios pulmonares postoperatorios, precauciones ante posibles
luxaciones, empleo de apoyo vascular, progresión
en la deambulación y progresiones
en el ejercicio. El tratamiento postoperatorio
de la ATC puede seguir un protocolo general
sabiendo que los casos individuales
muestran ligeras variaciones durante la
rehabilitación postoperatoria. COMPLICACIONES
POSTOPERATORIAS Luxación de la prótesis
Hay que prevenir al paciente de que la
cadera reconstruida siempre será más
vulnerable a las luxaciones
que la cadera natural. Osificación heterotópica
La pérdida de movilidad es el indicador
de esta complicación. Algunas personas corren
más riesgo de sufrir esta complicación:
• Los pacientes con artritis hipertrófica.
• Hombres mayores de 65 años.
• Personas con hueso heterotópico después de
una operación previa.
• Personas con espondilitis anquilosante. Sepsis profunda
La complicación más devastadora después de una
ATC es una sepsis profunda. La detección
temprana es esencial para un resultado óptimo.
El dolor y la hinchazón concurrentes con
fiebre son síntomas premonitorios de una
sepsis profunda. Extensión de la cadera
en decúbito prono sobre el estómago.
Propósito: Fortalecer los glúteos, entrenarse para mover
la cadera con independencia de la pelvis y la columna, y
estirar los músculos de la porción anterior de la cadera.
Posición inicial: Tumbados sobre el estómago en una superficie
firme y colocando almohadas bajo el abdomen.
Técnica de movimiento:
• Se prepara la posición de la columna y la
pelvis metiendo el ombligo y contrayendo
los glúteos.
• Se usan los glúteos para elevar el muslo
prácticamente del suelo.
• Se vuelve a posar el muslo en el suelo y se
repite el levantamiento con la otra pierna. EJERCICIOS Fortalecimiento del músculo psoasilíaco
Propósito: Fortalecer los músculos profundos de la porción
anterior de la pelvis que levantan la pierna o controlan la rotación
anterógrada de la articulación coxofemoral.
Posición: Sentados con los pies planos en una superficie
firme, la espalda recta, la pelvis erecta, y los brazos descansando
a los lados.
Técnica de movimiento:
Nivel I: • Se emplean las piernas para levantar la
rodilla hacia el tórax todo lo posible sin dejar
que la espalda se encorve o eche hacia atrás.
• Se mantiene esta posición el
número de segundos prescrito.
• Se baja la pierna hasta la posición inicial. Equilibrio en bipedestación monopodal con tensión
de torsión desestabilizadora en rotación medial
y lateral mediante el movimiento de las
extremidades superiores en abducción y aducción
horizontales, respectivamente. Estiramiento pasivo de los
isquiotibiales
en decúbito supino. Estiramiento de los músculos
flexores de la cadera
Propósito: Estirar los músculos anteriores del muslo.
Posición inicial: • Sentado en el borde de una mesa de modo
que el muslo esté parcialmente en el aire.
• El paciente se tumba mientras se desplazan
ambas rodillas hacia el tórax.
• Se llevan las rodillas hasta el tórax hasta
que la región lumbar toque la superficie
superior de la mesa.
Técnica de movimiento: • Mientras se ase la corva con las manos, se
hace descender la otra pierna hacia el
suelo, manteniendo la otra rodilla flexionada
90 grados.
• Se mantiene el muslo en la línea media; no
dejaremos que se escore hacia los lados.
• No hay que dejar que el muslo gire hacia dentro. Método para el estiramiento de los músculos aductores de
la cadera. Se pide al paciente que mantenga la pelvis en
posición neutra (sentadocon la espalda contra la pared evita
la inclinación pélvica posterior) y aumente la
amplitud de la abducción de la cadera frente a la flexión
anterógrada del tronco
(como suele mostrarse en los estiramientos de los aductores).
Full transcript