Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Fragmentos de novelas de aventuras...

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Fragmentos de novelas de aventuras...

Ejemplos de Fragmentos
3. Que es un fragmento?
2. Ejemplos de obras
Se relata las aventuras del protagonista
El protagonista busca el premio material
Suele tener un final feliz
Se realiza en espacios lejanos y exóticos
Los narradores más usados son el omnisciente y protagonista
Se divide en planteamiento nudo y desenlace
1. Características
Características
Ejemplos de obras
Que son fragmentos?
Ejemplos de fragmentos
Video de un ejemplo
Contenido:
Fragmentos de novelas de aventuras...
Parte, generalmente breve o pequeña, de una obra literaria, artística o musical
Libro: El Faro del Fin del Mundo Autor: Julio Verne
Libro: El Hechicero Autor: Wilbur Smith
Libro: La Isla Del Tesoro Autor: Robert Louis Stevenson
Libro: Viaje al Centro de la Tierra Autor: Julio Verne
"De esta manera habíamos avanzado como por una media milla, y ya casi tocamos al borde de la meseta cuando el hombre que caminaba más alejado hacia nuestra izquierda comenzó a gritar con todas sus fuerzas, con un marcado acento de terror. Una vez y otra llamaba a sus compañeros, y ya éstos comenzaban a correr hacia él. —Se me figura que no ha de haber encontrado la hucha —dijo el viejo Morgan pasado del lado derecho junto a nosotros, en dirección del que gritaba—. Esta es una cumbre muy pelada para haber hecho tal descubrimiento. Y, en verdad que, cuando Sílver y yo llegamos al sitio aquel, nos encontramos con que era algo totalmente distinto. Al pie de un pino bastante alto y medio envuelto en las espirales de una verde trepadora, estaba un esqueleto humano, y a su lado, en el suelo, uno que otro andrajo de vestido. La exuberancia de la enredadera había ya cubierto algunos de los miembros de aquella osamenta. Me parece que un calosfrío involuntario se apoderó de todos nosotros, llegándonos hasta el corazón, en aquel momento. —Este era un marinero —dijo Jorge Merry, que, más atrevido que los otros, se había acercado y examinado los andrajos esparcidos por el suelo—. Por lo menos, esto no es más que un buen paño marino. —¡Por vida mía! ¿Acaso podríamos esperar encontrarnos aquí el cuerpo de un arzobispo? Pero, ¿qué especie de postura es ésa para un cadáver? Me parece muy poco o nada natural, ¿no creen ustedes."
La Isla del Tesoro
En los primeros días de servicio no ocurrió incidente alguno digne le mención. El tiempo se mantenía bueno, la temperatura,bastante elevada. El termómetro acusaba 10 arados centígrados sobre cero. El viento soplaba del mar, y generalmente no pasaba de ser una agradable brisa desde el amanecer hasta que anochecía; por la noche saltaba a otro
cuadrante, soplando desde las vastas llanuras de la Patagonia y de la Tierra del Fuego. Cayeron algunas lluvias, y, como el termómetro iba en ascenso, eran de esperar algunas
tormentas, que podrían modificar el estado atmosférico.
Bajo la influencia de los rayos polares, que adquirían una fuerza vivificante, la flora empezaba a manifestarse en cierto modo. La pradera que circundaba el faro, despojada por completo de su manto de nieve, mostraba su tapiz de un verde pálido. El arroyo, ampliamente alimentado por el deshielo, corría desbordante hasta la bahía. Los musgos reaparecían al pie de los árboles y tapizaban los flancos de las rocas. En fin, si no la
primavera —esta hermosa palabra no tiene aquí aplicación—, era el estío que, todavía por algunas semanas, remaba en aquel extremo limite del continente americano.
El Faro del Fin del Mundo
5. Video de un ejemplo
Viaje al Centro de la Tierra
Full transcript