Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

INTOXICACIÓN POR PRODUCTOS DE LIMPIEZA EN NIÑOS

No description
by

karen suarez

on 19 December 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of INTOXICACIÓN POR PRODUCTOS DE LIMPIEZA EN NIÑOS

CASO CLÍNICO:
NIÑO INTOXICADO CON PRODUCTOS DE LIMPIEZA.

PRESENTADO POR:
Karen Suárez.
Veronica Sotos.

Niño de 26 meses que llega a la puerta de urgencias acompañado de su padre. Estaba en su casa y su padre se lo encontró en la cocina junto con los productos de limpieza. Todos los botes estaban abiertos por lo que no nos puede especificar que ha ingerido exactamente. Presenta síntomas graves de intoxicación: diarrea, vómitos, bradipnea, agitación, aumento de la temperatura, etc.
CÁUSTICOS Y CORROSIVOS
Es una de las ingestas mas graves en la edad pediatrica. De origen accidental. Principalmente en productos de limpieza.

Alcalis como los ácidos corroen los tejidos, pero los álcalis además se combinan con las proteínas, saponifican las grasas, por lo que las lesiones son más profundas.
JABONES Y DETERGENTES
Cuando los jabones de lavado son ingeridos pueden no provocar síntomas. Otras veces, causan irritación gastrointestinal y dan lugar a náuseas, vómitos y diarreas en pocos minutos. En ocasiones, por su capacidad para producir espuma, pueden pasar a la vía respiratoria y ocasionar una neumonitis química. En caso de producirse contacto ocular, éste puede originar conjuntivitis leve. Finalmente, las lesiones en piel son debidas a propiedades irritativas o a reacciones de hipersensibilidad.
BLANQUEANTES
Las sustancias blanqueantes en presentación líquida pueden contener hipoclorito en concentración mayor del 10%, El hipoclorito en concentraciones del 20% produce daño esofágico. Los productos de limpieza que contienen menos del 10% de hipoclorito, no suelen producir lesiones salvo que se ingiera una cantidad masiva o aparezcan vómitos. Los blanqueantes de presentación granular son más tóxicos por ser más concentrados.
OTROS PRODUCTOS DE LIMPIEZA
Algunos productos, como quitamanchas y pastillas para cisterna e inodoro, pueden originar manifestaciones sistémicas como alteraciones respiratorias, debilidad muscular, hipotensión o hipocalcemia, entre otras.
TIPOS DE INTOXICACIÓN
La norma fundamental de actuación en la toxicología pediátrica es no realizar ningún tratamiento cuando se sospeche que el producto ingerido tiene mínimos o nulos efecto tóxicos o el intervalo entre la ingesta y la consulta es tan largo que es probable que el tóxico no esté en el aparato gastrointestinal.

En caso de estar indicado, el tratamiento descontaminante de elección es el carbón activado (excepto en caso de alcoholes, hidrocarburos, metales y minerales), ya que consigue mayor recuperación del fármaco que el lavado gástrico o el jarabe de ipecacuana. La dosis recomendada es 1-2 g/Kg ó 10 gramos de carbón por cada gramo de tóxico ingerido
La ingesta accidental de productos del hogar en los niños es la segunda causa de intoxicación por detrás de los fármacos, constituyendo alrededor del 30% de los casos de intoxicación en la infancia
LEJÍA


El órgano que más se afecta es el esófago, además de la faringe. El 10% restante, suelen ser ácidos y el estómago es el órgano más afectado.


Anamnesis dudosa
sin signos clínicos
Enviar al paciente a su domicilio y dar órdenes claras de volver, si aparecen síntomas sugestivos.
TRATAMIENTO
Anamnesis
positiva de ingesta

sin síntomas acompañantes ni lesiones orofaríngeas evidentes: la conducta dependerá del tipo de producto y de la cantidad ingerida.

La ingesta de lejía diluida (al 12% o menos) o de amoniaco en pequeña cantidad, no precisan ingreso ni exploraciones complementarias, tan solo control clínico.
Otros productos cáusticos precisan ingreso hospitalario, manteniendo al paciente en dieta absoluta, hasta la realización de esofagogastroscopia en las primeras 12-24 horas.
Anamnesis positiva
con lesiones orofaríngeas y/o cáustico fuerte, sin compromiso vital
Ingreso hospitalario, dieta absoluta, sueroterapia, Rx de tórax/abdomen si existen síntomas abdominales o torácicos y endoscopia en las primeras 12-24 horas. En el caso de que se sospeche la presencia de lesiones graves o de compromiso vital se realizarán de forma prioritaria las medidas de soporte vital y de estabilización del paciente
Tratar de forma sintomática los vómitos y la diarrea, administrar aceite de oliva como antiespumante, irrigar con suero salino fisiológico si presenta exposición ocular sintomática y, en caso de que se trate de un producto corrosivo, actuar en consecuencia.
TRATAMIENTO
Detergentes aniónicos y no iónicos
El tratamiento consiste en diluirlos con agua o leche (excepto si el producto lleva grasas), tratamiento sintomático de vómitos y diarrea, enjuagar ojos y piel y observación.
Los no iónicos también son frecuentes, no suelen ser tóxicos y el tratamiento es el mismo.

Detergentes catiónicos
El tratamiento recomendado incluye dilución con leche o agua y medidas de descontaminación (carbón activado y catárticos). Estas medidas no se realizarán cuando la ingesta sea menor a 5 cc, la concentración < 1% o hayan transcurrido más de varias horas. Si la concentración es más del 5-10%, se trata como ingesta de cáustico. Si hay exposición tópica se realizará lavado de las superficies expuestas
TRATAMIENTO
Consiste en la dilución con agua, leche (excepto si el producto contiene grasas) o agua albuminosa. Gluconato cálcico si hay hipocalcemia.
ATENCIÓN ANTE UN NIÑO CON CONVULSIONES.
La Crisis Convulsiva (CC) es un frecuente motivo de consulta pediátrica en urgencias que representa una situación de riesgo inmediato o potencial. La valoración y el tratamiento inicial del paciente en fase aguda tiene como objetivos el mantenimiento de la vía aérea, asegurar oxigenación, ventilación y circulación adecuadas. Simultáneamente se intenta suprimir la actividad convulsiva, prevenir las recurrencias e identificar y tratar la causa.
En el paciente pediátrico es esencial considerar el origen metabólico (hipoglucemia, alteraciones iónicas y metabolopatías). Se describe un algoritmo de tratamiento inicial que incluye la administración de diazepam inicialmente rectal, seguido de intravenoso. Excepto en neonato y lactante pequeño, como fármaco de segunda línea se propone el uso de Valproato IV, si no existen contraindicaciones o el paciente estaba ya utilizando éste, empleando difenilhidantoína en caso de fallo de éste. El uso de midazolam por diversas vías puede ser una alternativa útil, frente a tiopental en pacientes con crisis rebeldes que no han

CONVULSIONES
Respondido a tratamientos previos. Se analiza la presencia de CC en el contexto de fiebre, que obliga a diferenciar entre procesos benignos propios de la edad pediátrica como las crisis convulsivas febriles típicas y las crisis febriles atípicas, éstas con mayor posibilidad de estar relacionados con procesos patológicos. Se describen las características de ambas y se propone un algoritmo para orientar su manejo adecuado en la urgencia pediátrica.

Las crisis comiciales en pacientes afebriles representan un problema diferente y en pediatría se relacionan generalmente con desajustes de la medicación en pacientes con antecedentes previos o con procesos de origen epiléptico que efectúan su comienzo. Sin embargo, en estos pacientes es imprescindible descartar la presencia de intoxicación y lesiones estructurales mediante una cuidadosa exploración y pruebas de imagen inmediatas o diferidas según los casos.

¿QUÉ HACER EN CASO DE UNA CONVULSIÓN?
1
Para prevenir heridas accidentales, se debe colocar al niño tumbado en una superficie blanda y libre de objetos contundentes (desplazar mesas, sillas, etc.). Una vez tumbado boca arriba, colocar su cabeza de lado para prevenir ahogos.
2
El niño no debe ser sujetado durante la convulsión salvo que los movimientos provoquen golpes sobre la cabeza.
3
No introducir, jamás, ningún objeto dentro de la boca. La colocación de un palo en la boca, como vulgarmente se dice que hay que hacer, puede lesionar los labios, la lengua o los dientes.

4
La mayor parte de las veces la crisis se interrumpe en los primeros 15 minutos. El sacudirlo o estimularlo de cualquier otra forma no ayuda a interrumpir el episodio.
5
Cuando la convulsión haya finalizado o si ésta dura más de 10 minutos, deberá proceder al traslado de su hijo al servicio de urgencias más cercano. No conviene lanzarse precipitadamente durante el mismo; actuar de forma rápida y exigente expone a la familia a un riesgo realmente mayor que el de la propia convulsión: los accidentes de tráfico

FIN
Full transcript