Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Cien años con gloria

No description
by

Conchi de Castro

on 12 March 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Cien años con gloria

Cien años con Gloria
A esta isla que soy si alguien llega
que se encuentre algo es mi deseo manantiales de versos encendidos y cascadas de paz es lo que tengo
Sonata en sol menor BWV 1027

Adagio
Allegro ma non tanto

David Rubio, saxofón
Fernando Pariente, piano
….Gloria Fuertes nació en Madrid
a los dos días de edad,
pues fue muy laborioso el parto de mi madre
que si se descuida muere por vivirme.
A los tres años ya sabía leer
y a los seis ya sabía mis labores.
Yo era buena y delgada,
alta y algo enferma.
A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
A los quince se murió mi madre,
se fue cuando más falta me hacía.
Aprendí a regatear en las tiendas
y a ir a los pueblos por zanahorias.
Por entonces empecé con los amores,
-no digo nombres-,
gracias a eso, pude sobrellevar
mi juventud de barrio.
Quise ir a la guerra, para pararla,
pero me detuvieron a mitad del camino.
Luego me salió una oficina,
donde trabajo como si fuera tonta,
-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.
Escribo por las noches
y voy al campo mucho.
Todos los míos han muerto hace años
y estoy más sola que yo misma.
He publicado versos en todos los calendarios,
escribo en un periódico de niños,
y quiero comprarme a plazos una flor natural
como las que le dan a Pemán algunas veces
Lucila Barragán, contrabajo
Natividad Paz Soguero, clave
Johann Sebastian Bach
Narrador: Miguel Escanciano
Profesores Conservatorio Profesional de Música de León

Piezas fantásticas Op. 73
I. Delicato e con espressione
II. Animato, leggero
III. Rapido e con fuoco
Robert Schumann
Duerme, «Rubipeca»,
que ya son las ocho,
ni una oveja bala,
ya duerme Pinocho,
hasta el río
se ha quedado dormido,
encogido en el pozo.

Duerme, «Marmolejo»,
que ya son las nueve,
ni un pájaro pía
ni un árbol se mueve,
hasta el viento
se ha quedado dormido
porque ha visto que llueve.

Duerme, «Canutillo»,
que ya son las diez,
ni una rana canta
ni queda un ciempiés,
hasta el grillo
se ha quedado dormido,
dormido de pie.
Preludios epigramáticos

I. Desde que el alba quiso ser alba, toda eres madre
II. Tristes hombres si no mueren de amores
III. Alrededor de tu piel, ato y desato la mía
IV. Ríe, que todo ríe, que todo es madre leve
Leo Brouwer
Rodrigo Jarabo, guitarra
Serenata
Eva Mª Rodríguez, violoncello
Mª Dolores Gutiérrez, piano
Ferruccio Busoni
Soy como esa isla que ignorada,
late acunada por árboles jugosos,
en el centro de un mar
que no me entiende,
rodeada de nada,
sola sólo.
Hay aves en mi isla relucientes,
y pintadas por ángeles pintores,
hay fieras que me miran dulcemente,
y venenosas flores.
Hay arroyos poetas
y voces interiores
de volcanes dormidos.
Quizá haya algún tesoro
muy dentro de mi entraña.
¡Quién sabe si yo tengo
diamante en mi montaña,
o tan sólo un pequeño
pedazo de carbón!
Los árboles del bosque de mi isla,
sois vosotros mis versos.
¡Qué bien sonáis a veces
si el gran músico viento
os toca cuando viene el mar que me rodea!
A esta isla que soy, si alguien llega,
que se encuentre con algo es mi deseo;
manantiales de versos encendidos
y cascadas de paz es lo que tengo.
Un nombre que me sube por el alma
y no quiere que llore mis secretos;
y soy tierra feliz que tengo el arte
de ser dichosa y pobre al mismo tiempo.
Para mí es un placer ser ignorada,
isla ignorada del océano eterno.
En el centro del mundo sin un libro
sé todo, porque vino un mensajero
y me dejó una cruz para la vida
para la muerte me dejó un misterio
Los pájaros anidan en mis brazos,
en mis hombros, detrás de mis rodillas,
entre los senos tengo codornices,
los pájaros se creen que soy un árbol.
Una fuente se creen que soy los cisnes,
bajan y beben todos cuando hablo,
las ovejas me pisan cuando pasan,
y comen en mis dedos los gorriones;
se creen que soy tierra las hormigas
y los hombres se creen que no soy nada
Belén Ordóñez, piano
Aunque no nos muriéramos al morirnos,
le va bien a ese trance la palabra: Muerte.
Muerte es que no nos miren los que amamos,
muerte es quedarse sola, muda y quieta
y no poder gritar que sigues viva.
Resonancias y controversias
Dúo op.46
Allegro brioso
Alla polaca
Raúl Sancho, flauta
Vicente Escrivá, clarinete
Kaspar Kummer
Barbara Heller
Lalai, Schlaflied zum Wachwerden?
Eva Mª Rodríguez, violoncello
Mariló Gutiérrez, piano
Persépolis
Marjane Satrapi
Estoy triste... y no sé por qué;
he bebido amor,
y aún tengo sed.
Estoy sola... y no sé por qué
quisiera saberlo,
mas no lo diré...
Estoy sola y no sé por qué,
quisiera besar,
y no sé a quién.
Estoy enamorada... y no sé de qué.
Quisiera saberlo...
y no puede ser.
Estoy triste y sola...
y no sé por qué.
Cien años con Gloria
Sobre cuatro versos de Miguel Hernández
El caminante
Caspar David Friedrich
Full transcript