Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Identidad e integración

No description
by

Biodanza La Serena

on 12 March 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Identidad e integración

Identidad e integración
VI Módulo escuela de biodanza tierra de diaguitas
conciencia
de si mismo
La conciencia de sí mismo se organiza por un doble camino:
La identidad es ‘el único y sus atributos’,
lo que cada persona ‘es’ esencialmente, frente a cualquier otro sistema de realidad
La identidad tiene sus raíces en la estructura genética y su expresión biológica más dramática es el sistema inmunológico y la incompatibilidad con estructuras extrañas.
VIVENCIA DE ESTAR VIVO
ESQUEMA DINÁMICO DE LA IDENTIDAD
‘Soy el mismo que fui cuando niño;
he cambiado, pero soy el mismo;
estoy cambiando,
pero seré siempre el mismo en esencia’
La identidad se manifiesta no sólo en el nivel celular y visceral, sino en el nivel psicológico-existencial
La identidad del propio cuerpo, de los objetos y de otras personas, está sujeta a una evolución que no termina sino con la muerte.
La vivencia fundamental de la identidad surge como la sensación endógena del
‘estar vivo’.
La experiencia primordial de la identidad es la conmovedora e intensa sensación de estar vivo, generándose a sí mismo.

La vivencia de estar vivo está afectada constantemente por el humor corporal y por los estímulos externos, pero su génesis es visceral.
Conciencia del propio cuerpo
Conciencia de ser diferente
La percepción del propio cuerpo evoluciona a través de las experiencias cotidianas: el cuerpo como fuente de placer y como fuente de dolor, sufrimiento o malestar.
El patrón de respuesta del cuerpo como fuente de placer es susceptible de autoestimulación y se vincula a la sexualidad. Ambos patrones (fuente de placer y fuente de dolor) desenvuelven una estructura de selectividad bastante estable, que permiten al individuo saber lo que quiere y buscar su autorrealización.
Las primeras nociones de ser diferente se dan en el contacto con el grupo, pues la identidad se hace patente en el espejo de otras identidades. Esto conduce a la conciencia de la propia singularidad y al acto de pensarse a sí mismo frente al mundo, lo que configura la autoimagen.
AUTOESTIMA Y AUTOIMAGEN
La percepción del propio cuerpo evoluciona a través de las experiencias cotidianas: el cuerpo como fuente de placer y como fuente de dolor, sufrimiento o malestar.
La vivencia del propio valor y de la autoaceptación es compleja.
Proviene de la intensa sensación de estar vivo, de sentirse a sí mismo, de sentir el cuerpo como fuente de placer y de saber lo que se quiere.
No obstante, la AUTOESTIMA se estructura en base a la calificación afectiva de los progenitores y otras personas más próximas (seres queridos).
La AUTOIMAGEN es la imagen mental (interna y externa), que se tiene de sí mismo. Esta imagen se estructura en la confrontación con el espejo que muestra la apariencia y los rasgos personales, pero también se combina con ciertos análisis introspectivos sobre lo que se representa para los demás y para sí mismo.
IDENTIDAD NORMAL
Las psicosis y ciertas neurosis parten de una profunda alteración de la propia identidad.
La angustia ya fue examinada por Freud como temor al naufragio del ‘yo’. De allí surge la elaboración de mecanismos de defensa y toda clase de artimañas del ‘yo’

La vivencia de constituir una criatura única, en resonancia e intimidad con todo lo viviente, es la característica anímica de la identidad sana
cRITERIOS PARA UNA IDENTIDAD NORMAL:
1. Percepción del semejante como único, diferente y con valor intrínseco.
2. Percepción de sí mismo como criatura con valor intrínseco.
3. Respuesta en feed back con la realidad.
4. Motricidad con equilibrio, energía y sinergismo.
5. Ausencia de agresión gratuita.
6. Capacidad para poner límites a la agresión externa.
7. Capacidad de huida frente a una fuerza superior (supervivencia).
8. Capacidad de intimidad.
9. Vivencia de consistencia.
10. Autodeterminación del límite de contacto.
11. Ausencia de espíritu competitivo.
12. Ausencia de autoritarismo.
13. Alto nivel de vitalidad.
14. Capacidad creativa.
15. Conciencia ética.

La percepción del propio cuerpo evoluciona a través de las experiencias cotidianas: el cuerpo como fuente de placer y como fuente de dolor, sufrimiento o malestar.
Identidad y
Conciencia
Cósmica
La ‘experiencia mística’ es la conciencia suprema de ser ‘único’, es decir, de poseer identidad propia y diferente, pero al mismo tiempo en completa conexión con la ‘totalidad-otra’. En el ‘íntasis’ se entra en la esencia de sí mismo. El ‘éxtasis’ es la experiencia de ser parte de la totalidad. El estado de expansión de conciencia alterna el íntasis y el éxtasis. De regreso del trance, se tiene acceso al estado de conciencia cósmica.
identidad y biodanza
La danza activa el núcleo central de la identidad: la conmovedora sensación de estar vivo y la percepción de la unidad de nuestro cuerpo con las vivencias y emociones. A partir de esa sensación visceral, se reactualizan las primeras nociones del cuerpo y su perfección como fuente de placer.
La autoestima y la conciencia de sí mismo se elevan a niveles desacostumbrados. El sentirse vivo ‘con otro’ y, al mismo tiempo, exaltando sus características, refuerzan todos los circuitos de la identidad saludable.
Durante los ejercicios de Biodanza, la persona es, más que nunca, ella misma: respetada, valorizada, querida y aceptada. Experimenta su cuerpo como fuente de placer y, al mismo tiempo, como potencialidad capaz de expresarse creativamente. Los dos grandes polos entre los cuales se recicla el proceso de identidad, son así fuertemente activados dentro de Biodanza.
Durante los ejercicios se aprende a expresar los potenciales en forma creativa, promoviendo así el proceso de diferenciación evolutiva. En tales condiciones, el estudiante de Biodanza alcanza una identidad suficientemente integrada como para alcanzar los estados de conciencia cósmica.
Las danzas de amor y acariciamiento, los ejercicios de dar y recibir, contienen y, a la vez, activan la selectividad sexual y la intimidad afectiva.
El ‘ser-en-comunicación’ ayuda a descubrir progresivamente la identidad sexual y capacidad de amor comunitario. Simultáneamente, se activa la línea de vitalidad y las respuestas asertivas (feed-back) frente a la realidad externa.
1. La identidad de un individuo se revela sólo en presencia de otro.
2. La identidad es inmutable y, sin embargo, está en permanente transformación (génesis actual)
3. La relación erótica refuerza la identidad, a la vez que la torna vulnerable mediante el contacto
6. Es impensable separar el concepto de identidad con el de regresión.
ideas fundamentales
4. La ‘vía regia’ para expresar la identidad es el trance musical.
5. Siendo el movimiento la expresión de nuestra identidad, el acceso a sus modificaciones sólo puede ser la danza, en su condición de vehículo para la vinculación afectiva y el trance.
7. La identidad es permeable a los agentes externos, en especial a la música.
La investigación clínica a demostrado la estrecha relación entre percepción corporal y percepción de si mismo.
integración
Biodanza es, por definición, un sistema de integración de potenciales humanos.
‘Integración’ significa ‘coordinación de las actividades de varios subsistemas para alcanzar el funcionamiento armonioso de un sistema mayor’. Así, por ejemplo, la unidad funcional del organismo se realiza por la coordinación de tres subsistemas: nervioso, endocrino e inmunológico.
La integración del organismo al medio ambiente se realiza por la acción del Sistema–Integrador–Adaptativo–Límbico–Hipotalámico (SIALH).
Cuando los componentes de un sistema no están integrados, se dice que hay una ‘disociación’. Integración y disociación son términos ‘antagónicos’ desde el punto de vista funcional. Ciertas enfermedades, como la esquizofrenia y el cáncer, son formas graves de disociación, en las que la unidad de las funciones se ha perdido, generando la desorganización mental o celular.
En Biodanza, comenzamos por superar las disociaciones motoras, inducidas en gran medida por nuestra cultura disociativa. Los ejercicios y danzas de integración tienen por objeto devolver al cuerpo su unidad.
Entre los ejercicios de integración motora, podemos mencionar los siguientes:
• Integración sensorio-motora (danzas rítmicas).
• Integración afectivo-motora (ejercicios de integración pecho - brazos).
• Integración sensitivo-motora (ejercicios de placer cenestésico).

La integración con las personas se realiza mediante ejercicios de la línea de la afectividad (encuentro, grupo compacto, etc.).
La integración con la naturaleza se realiza mediante ejercicios de la línea de trascendencia (coro de caña divina, trance de suspensión).
Disociación psico-somática
Disociación entre vida y obra
Disociación entre individuo y especie.
PSICOPATOLOGÍA DE LA DISOCIACIÓN
‘Disociación’ es ‘la separación de las partes dentro de una totalidad’. Desde el punto de vista gestáltico es ‘la pérdida de la relación entre la parte y el todo’. La disociación dentro de un organismo representa, por lo tanto, diversos niveles de desintegración de la unidad intraorgánica.
Concepto de disociación:
Disociación entre individuo
y naturaleza
Estas cuatro formas de disociación pueden ser reconocidas por diversos signos motores y psicológicos. El diagnóstico de las disociaciones permite hacer las prescripciones terapéuticas de Biodanza.
“La identidad consciente no se da como una totalidad desde los comienzos de la vida mental, puesto que, para el lactante, la realidad (sin delimitaciones entre un mundo exterior y lo vivido inmediato) comienza por ser nada más que cuadros móviles susceptibles de reabsorberse o volver a aparecer" (Piaget).
El objetivo principal de la biodanza es la integración de la identidad mediante la expresión de los potenciales genéticos.
La biodanza no es solamente un conjunto de ejercicios con música o un sistema convencional de expresión de emociones sino una nueva visión del mundo, un proceso de mudanza y desarrollo de las potencialidades humanas.
La identidad patológica es ‘la dificultad para percibirse y vivenciarse a sí mismo’. Sus características conciernen al hombre tipo de nuestra civilización: movimiento corporal acelerado; tensiones musculares localizadas (que tienden a hacerse crónicas); agresivo; con gran fuerza para alcanzar objetivos sin importar los medios utilizados; pensamientos rígidos; afectividad pobre; carácter omnipotente; egoísta; competitivo; autoritario; explotador; posesivo; orgulloso; con fuerte instinto territorial; deseoso de poder; con grave dificultad en la comunicación; actitud sexual estrictamente genital; sufre en especial de enfermedades psicosomáticas, accidentes automovilísticos y problemas relacionados con la violencia.


El desarrollo de la identidad no depende solamente de la maduración del sistema nervioso sino también de la relación con el medio ambiente. Cada individuo forja su identidad -y descubre la identidad de las personas y objetos que le rodean- a través de su devenir biográfico.
IDENTIDAD PATOLÓGICA
IDENTIDAD Y VINCULO
La vinculación con las personas significa perder y ganar identidad, ser o dejar de ser; sólo así se organiza y reorganiza el trato con la realidad. La identidad, por lo tanto, es estable y a la vez dinámica. Es lo que en mí permanece a pesar de los cambios.
Full transcript