Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

El proceso de morir de Elisabeth Kübler-Ross

No description
by

marian gutierrez

on 4 September 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El proceso de morir de Elisabeth Kübler-Ross

Para muchos, Elisabeth Kübler-Ross es la pionera mundial de la Tanatología.
Empezó a entrevistar a enfermos terminales y a enfermos en fase terminal.

El resultado de estas conversaciones los publico en su libro “ON DEATH AND DYING” (sobre la muerte y los moribundos), en el que describe el proceso de morir de todo ser humano en cualquier parte del mundo. Son cinco las fases que ella propone:


Negación y aislamiento
• Rabia
• Regateo
• Depresión y
• Aceptación

El proceso de morir de Elisabeth Kübler-Ross
PRIMERA FASE: NEGACION Y AISLAMIENTO
Cuando el paciente y la familia conocen el diagnostico de una enfermedad fatal, la primera reacción será la de negar:
“no, yo no, no puede ser cierto”.
Aunque lo común es que aparezca como resistencia inicial, no es raro que se manifieste mas adelante a lo largo del curso de la enfermedad.

Funciona como un amortiguador que permite recobrarse luego de la noticia, para luego movilizar otros mecanismos de defensa menos radicales.
SEGUNDA FASE: RABIA
La primera reacción deja paso a una nueva. La negación es sustituida por sentimientos de ira, rabia, envidia, resentimiento.

Es muy difícil de afrontar tanto para la familia como para el personal del hospital, la ira se proyecta contra todo y contra todos.
CUARTA FASE: DEPRESION
Cuando el desahuciado ya no pueda seguir negando su enfermedad ni sostener su rabia, empezara a tener la sensación de una gran pérdida.

Puede aparecer por muy diferentes causas: amputaciones, cargas financieras, falta de la presencia de seres queridos, etcétera, se conoce como
DEPRESION REACTIVA
.
QUINTA FASE: ACEPTACION
A veces, incluso en esta etapa, el enfermo querrá hablar sobre la muerte; no debemos eludir el tema: le es mejor tratarlo que reprimirlo. Lo mismo pasa con la familia.
Tiempo después aparecerá
el aislamiento:
hablara de su salud y de su enfermedad, de su muerte y de su vida, como situaciones gemelas que pueden vivir paralelamente: afronta la muerte pero persiste la esperanza.
Lo primero que debe tratar el tanatólogo es averiguar las necesidades del paciente, conocer sus puntos débiles y los puntos fuertes y encontrar indicios para saber hasta qué punto él está dispuesto a afrontar su realidad.

En ocasiones, les es necesario negarla para poder
mantenerse cuerdos.
El problema está, en que pocas personas se ponen en el lugar del paciente y en que no nos preguntamos de dónde viene tanta rabia. A donde quiera que miren, enfermo y familia, encontraran motivos de enojo y de envidia.
Escucharlo y aceptar su ira, ayudara a que acepten mejor su estado terminal.
Solo podemos hacerlo cuando hayamos enfrentado nuestros propios miedos a la muerte y nuestros deseos destructivos y hayamos tomado conciencia de nuestras defensas que pueden estorbarnos cuando estemos con el enfermo.
TERCERA FASE: REGATEO
Esta es la menos conocida y dura solo breves periodos de tiempo, Elisabeth Kübler-Ross reflexiona sobre esta idea: si no pudimos afrontar nuestra triste realidad en un principio y si nos enojamos con Dios y con todo ser viviente en un segundo momento, entonces, a lo mejor podamos llegar a un acuerdo que posponga lo inevitable.
Lo que más desea el paciente, generalmente, es que se prolongue la vida o que pase más tiempo sin dolor.

El pacto que hace es un intento de diferir los hechos, e incluyen el “vencimiento” impuesto por el mismo enfermo:
“vivir hasta la boda de mi hijo, estar bien para cuando suceda el acontecimiento esperado, etcétera”
.

Con la promesa de que no se pedirá nada más si se le concede lo que pidió.
La mayoría de estas promesas se hacen con Dios, incluyen dedicar su vida a Dios o a la iglesia, o donar su cuerpo o partes de el a la ciencia.
Psicológicamente, estas promesas pueden relacionarse con una sensación de culpabilidad oculta, por lo que sería muy útil que el personal del hospital no pasara por alto este tipo de comentarios de los pacientes o familiares.
Lo que no siempre se tiene en cuenta es el dolor preparatorio por el que tiene que pasar el que se esta enfrentando a su muerte. Elisabeth Kübler-Ross la llama
DEPRESION ANTICIPATORIA
.

Las dos son distintas por lo que hay que manejarlas de modo difente.
DEPRESION
DEPRESION REACTIVA
Podrá descubrir la causa de la depresión y aliviar un poco el sentimiento de culpa o vergüenza que generalmente acompañan a la depresión
DEPRESION ANTICIPATORIA
esta no aparece como resultado de perdidas que van a venir.

Cuando ocurre esta depresión, no se debe estimular al paciente a que mire el lado alegre de las cosas por que eso significa que no es bueno pensar en la muerte cercana. Es absurdo pedirle al enfermo que no este triste.
La
depresión anticipatoria
, a diferencia de la reactiva, es
normalmente silenciosa
. Puede aliviarse más fácilmente tocando la mano, acariciando el cabello, o sentándose en la cama, en silencia al lado del moribundo.

Hay enfermos que sufre, porque sienten la presión por parte de quienes los quieren, de luchar por vivir, cuando lo que desean es prepararse a morir. Esta discrepancia causa el mayor dolor y la más grande turbación.

Se le debe facilitar el que exprese su dolor por que será más fácil llegar a la aceptación final.
Hasta se mostrara agradecido con quien lo puede escuchar.

La depresión anticipatoria es necesaria y es benéfica al enfermo que pronto va a morir.
Si un paciente tuvo suficiente tiempo y se le ayudo en todas la fases anteriores, llegara a la aceptación. Va sentirse débil, cansado y dormirá a menudo en breves intervalos.

En la aceptación hay una como
vaciedad de sentimientos, es el
descanso final antes del largo
viaje.

En estos momentos, la familia es la que necesita más ayuda: el moribundo ha encontrado ya cierta paz y aceptación y su capacidad de interesarse por las cosas o las gentes esta disminuida.
Deseara que lo dejen solo o que no lo inquieten con noticias y problemas. Quizá se limite a una caricia y a que él nos pida que nos sentemos allí, pero callados.
En la práctica, puede ayudar mucho una visita a última hora de la tarde, el final del día, cuando las enfermeras y los médicos ya no entran continuamente.
Tenemos que distinguir muy bien estas situaciones.


Por eso, la insistencia de ella: debemos animar a los enfermos a que expresen sus sentimientos y debemos ser conscientes del enorme esfuerzo que se requiere para llegar a esta última fase, porque es la que nos lleva a la separación gradual.

Elisabeth Kübler-Ross advierte que hay pacientes que luchan hasta el final, estos no podrán llegar a la aceptación con paz y dignidad. Sus familias y hasta el personal hospitalario admiran su fuerza y tenacidad y pueden llegar a convencerlo de que aceptar su próximo fin sería un abandono cobarde.
ESPERANZA
Es la única emoción persistente a lo largo de todas las fases, generalmente.

Incluso los más realistas dejan siempre una posibilidad de curación.
LA FAMILIA DEL PACIENTE
Todos los pacientes tiene un poco de ella y si un enfermo deja de manifestarla es señal de muerte inminente.
Los conflictos relacionados con la esperanza surgen principalmente de dos fuentes:

cuando alguien del personal hospitalario o miembro de la familia les transmiten una sensación de desesperanza.
cuando la familia es incapaz de aceptar la cercana muerte de su pariente, aun cuando el ya acepto morir.
El que ya no puede ser ayudado por la medicina es el que mas necesita ayuda del tanatólogo.
Muchos pacientes se muestran deprimidos, hasta que pueden hablar de su fase final.
No podemos ayudar al paciente si no tenemos en cuenta a su familia: las reacciones d los familiares contribuirán mucho en la respuesta que de el paciente
Debemos procurar que la enfermedad no rompa totalmente con el hogar
Los familiares pasan por diferentes fases de adaptación iguales a las de los pacientes.
cuanto mas se pueda expresar este dolor antes de la muerte del ser querido, menos insoportable sera su muerte.
Si uno de nuestros pacientes está pasando por esta fase y le damos respeto, comprensión y algo de nuestro tiempo, poco a poco le disminuirá su ira.
si uno toma esto como algo personal, reaccionara en consecuencia, lo que hará que el paciente aumente su conducta hostil.
Full transcript