Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

IDENTIDAD NACIONAL

No description
by

Reinaldo Morales Valero

on 21 September 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of IDENTIDAD NACIONAL

TIPOS DE FAMILIA
FACTORES QUE INCIDEN SOBRE LA IDENTIDAD NACIONAL VENEZOLANA
Desconocimiento de nuestra historia
Desconocimiento de nuestra geografía.
Educación social, moral y cívica.
Marginalidad y pobreza crítica.
Inmigración irracional.
Transculturización.
El proceso de globalización.
Carencia de modelaje.
MCS.
Matricentrismo
Petróleo
Indisciplina
Familia popular venezolana
Alejandro Moreno Olmedo
El modelo familiar cultural popular venezolano es, pues, el de una familia matricentrada
ELEMENTOS CONSTITUTIVOS
Territorio
Pasado histórico
Símbolos patrios
Símbolos nacionales
Servidores de la patria.
Idioma.
Música.
Monumentos históricos.
Religión.
Sistema democrático (federalismo vs. centralismo).
Identidad regional.
Los MCS.
FAMILIA MATRICENTRISTA
"Le cabe la honra a Venezuela de poder gritar al mundo que el pueblo venezolano, vestido de militar, no ha cruzado las fronteras de la patria para atacar a otro pueblo, sino disparando y muriendo en búsqueda o defensa de la libertad de otros pueblos"
¿influyentes o determinantes?
ESTUDIOS: Filosofía, Seminario Salesiano, Caracas, 1950-53. Teología, Seminario Salesiano Internacional, Ivrea (Italia), 1956-60.Licenciado en Psicología (Summa cum Laude), U.C.A.B., 1967. Postgrados: Especialidad en Psicología Educativa, Univ. Complutense, Madrid, 1975. Magister Scientiarum en Psicología, U.S.B., Caracas, 1979. Doctor en Ciencias Sociales, U.C.V., Caracas, 1993. DOCENCIA UNIVERSITARIA: Profesor Titular, Fac. Educación, Univ. de Carabobo (Jubilado). Prof. Psicología del Aprendizaje, UCAB-ISSFE, Los Teques, desde 1986. en Postgrado, UPEL, Maracay. invitado, Univ. del Sur Argentino, Bahía blanca, Argentina, desde 1990.
Reinaldo Morales
Familia matricentrada no significa de ninguna manera familia matriarcal
Bajo un patriarcado formalmente fuerte, y realmente débil
2. La madre
La historia ha hecho de la madre popular una mujer sin hombre o una mujer sin pareja
En los hechos, las necesidades básicas de la mujer, cuya satisfacción ordinariamente se espera estén en la pareja, no tienen solución de satisfacción por esa vía.
¿Hacia dónde orientar esa satisfacción frustrada?
Hacia el hijo.

Sólo en él hallarán cumplimiento las necesidades de seguridad, de afecto sólido y prolongado, económicas, de protección, de recono¬cimiento y aceptación, de dignidad y consideración, de comunica¬ción e intercambio.
La trama de la existencia, anterior a ella, le tiene ya asignada una función determinante a la mujer, la de
mujer madre
, términos indisolubles cuya unión es en realidad innecesaria y
redundante
,
sinónimos
que se repiten, binomio aparente, monomio real.
El vínculo con el hijo es el vínculo inevitable, impuesto por la misma naturaleza, único capaz de sustituir a ese otro vínculo evitable, y además imposible, con un hombre, extraño e igual, vínculo que no es impuesto por ninguna naturaleza sino que depende de
una decisión mutua que en los hechos no se da
.
De mil formas, sutiles unas, más explícitas otras, la madre forma al hijo para que sea siempre su hijo.
Su identificación sexual consiste en ser cuerpo materno. La mater¬nidad la define de su sexo, delimita su feminidad y la realiza en lo sustancial.
El hijo por su parte, vivirá el vínculo con la madre, durante toda su vida, de una manera si es varón, de otra si es hembra. La misma madre se encarga de fijar las diferencias.
En la familia matricentrada, el niño vive, experimenta y aprende, una vinculación también matricéntrica
Ese y no otro es el vínculo necesitado por la madre. Ella por eso mismo lo hace necesitante.
Cuando pase a adulto, el sujeto seguirá siendo hijo, inserto en una filiación cualitativamente idéntica en lo sustancial a su filiación infantil.
El varón de nuestro pueblo nunca se vivencia como hombre, siempre como hijo. Esta es su identidad...

No lo romperá ni la muerte de la madre. Única vía de vinculación estable y profunda, única relación que define la identidad.
Esta es la experiencia vinculante que la socialización primaria le ha ofrecido, los modelos de relación afectiva e interpersonal vividos y aprendidos.
Las necesidades afectivas del varón están canalizadas hacia una única vía de satisfacción plena e indefectible: la madre.
Su relación con la mujer, otra que su madre, será por lo mismo inestable y
marcada en gran parte por el componente genital, único que la madre no satisface
. Su necesidad de afecto, en el plano más profundo, está satisfecha.
Lo mismo hay que decir de la paternidad.
El hijo no significa para el varón nada parecido a lo que significa para la mujer.
Puede ser una prueba de su masculinidad, y poco más. Cuando la compañera le dé un hijo ella pasará inmediatamente a ser "la madre de mis hijos". Siempre madre. Los hijos son fundamentalmente hijos de-madre. La mujer por su parte los quiere así, de ella.
..."madre no hay más que una; padre puede ser cualquiera". Las madres, incluso se lo dicen a los hijos. Y los hombres lo aceptan sin discusión.
"Si a ver vamos, el padre no es necesario",
La ausencia de un hombre permanente en el hogar matricentrado,

la falta de experiencia de pareja,

la pobre vivencia de filiación paterna,

y la relación peculiar que se anuda entre madre e hijo,

forman a su vez una red de relaciones en la que la identificación sexual del varón adquiere peculiaridades particulares.
La presencia predominante del modelo materno en el proceso de identificación sexual del varón induce a suponer un peso importante de los componentes femeninos en tal proceso.

¿Cómo se neutralizan o contrabalancean?

Varios mecanismos intervienen aquí.

... la presencia de numerosos
hermanos
de ambos sexos. Esta presencia permite una diferenciación sexual por comparación

además la madre misma establece distintas relaciones según el sexo y distintas
pautas de enseñanza aprendizaje
.

....figuras masculinas que funcionan como
padres sustitutos
.

....el
machismo
como mecanismo social y cultural de control.
El machismo poder es propio de los grupos sociales en los que la figura paterna juega un papel importante en el hogar y, por lo mismo, en la experiencia vital y el aprendizaje del niño.

Se transmite por identificación con el padre y lo reproduce.

Lo llamaré machismo de origen paterno.
El machismo sexo es en cambio de origen materno. En él, el factor poder, imposición abusiva de autoridad, está bien presente pero subordinado al factor actividad sexo genital dispersa.
El segundo cumple en cambio la función de manifestar públicamente, y a todo el mundo, que se pertenece de lleno al sexo masculino y, por lo mismo, se tiene derecho a ejercer poder.
En el primer caso, la pertenencia sexual no está en cuestión. En el segundo, al parecer, tiene que ser constante¬mente demostrada, como si una duda oculta la estuviera cuestionando
Mi hipótesis es que nuestro caso es este último. ¿Su función? Defensa contra la homosexualidad que acecha desde las entrañas del vínculo madre hijo, mecanismo de control elaborado por la cultura y perpetuado a través de la madre.
...el desprecio, la burla, la descalificación, incluso cruel, del homosexual, actitud que circula ampliamente en el lenguaje cotidiano, en las prácticas de hombres y mujeres, en el imaginario colectivo, íntimamente unido al temor, casi pánico, generalizado, a ser visto, sospechado o simplemente imaginado homosexual por los otros.
El hijo está destinado a cumplir los cometidos del esposo imposible en todo, menos en la relación genital.

La genitalidad del varón habrá de dispersarse y diluirse en numerosos y variados contactos para que, al mismo tiempo que lo identifica en su sexo, no corra el riesgo de convertirse en fuente y origen de un posible vínculo afectivo rival.
La familia del hombre es
su madre y sus hermanos maternos.

Por la una y por los otros estará dispuesto
a romper la pareja
y a abandonar incluso a sus propios hijos
si la definición se plantea como dilema.
4. La hija
En la hija la madre se perpetúa, se reproduce la cultura y su sistema de relaciones afectivas. La hija es la destinada a formar una nueva familia. Si para el varón "mi familia es mi mamá", para la hembra, "mi familia son mis hijos".
Secundariamente, tiene además asignado un papel de reserva para cuando el varón falla en su cometido de hijo esposo.

Cuando el hijo "sale malo" y no cumple con el deber de satisfacer las nece¬sidades maternas, la hija podrá suplir, pero poniendo siempre por delante su propia maternidad.
La madre abuela, entonces, asumirá sin mayor problema el cargo de madre para dos generaciones (y hasta para tres). La maternidad nunca termina, ni tiene límites en el tiempo o en el espacio.
El vínculo madre hija cumple de todos modos la finalidad de satisfacer las necesidades de la mujer sinhombre
La mujer tiene que cumplir un destino fijado por la trama de la cultura.

Aprende a cumplirlo desde que hace su entrada en un hogar diseñado para su realización.

Este destino implica una manera determinada de ser mujer madre.

No será una madre y ya, habrá de ser una madre sin esposo, una madre abandonada, una madre criadora total de los hijos, marcadora del destino de los mismos
5. La pareja
Si el vínculo varón-madre es determinante y excluyente,
el hembra- hijo lo es también.

Por ambos extremos está cerrado el espacio de posibilidades para la pareja.
Ni siquiera es posible esa vinculación simbiótica en que el hombre toma a su pareja como madre y ésta corresponde el juego, porque la verdadera madre es insustituible y el hijo verdadero también.
El compañero, para la mujer no va mucho más allá de ser un medio/instrumento necesario para hacerla madre, instrumento del que se puede prescindir cuando ha cumpli¬do su función. En el extremo, cualquier hombre es bueno para esa función, no tiene porqué ser el mismo.
Para el hombre por otra parte, la mujer que le da un hijo lo confirma como varón.

Cada hijo para él es una nueva condecoración en la larga guerra por afirmar su pertenencia al sexo.

Para esto en realidad el hijo no es necesario, basta la mujer poseída. Ninguna guerra se gana con una sola batalla.
En tales batallas cada cual obtiene su triunfo: el hombre su sexo, la mujer su maternidad. Pero la mujer además gana un hogar. La mujer necesita formar su propia familia, mientras el hombre ya la tiene desde siempre y para siempre. El hombre le hace el hogar a la mujer, incluso en la materialidad de las paredes del rancho. Cada nuevo hombre algo le irá añadiendo, le comprará "sus" muebles- de ella, "sus" ropas, "sus"...
El hogar es propiedad de la mujer. Y dominio exclusivo. Ella fija los límites, las condiciones de entrada y salida; no es propiamente el hombre el que abandona a la mujer, sino ésta la que expulsa al hombre, de mil maneras y por múltiples mecanismos enraizados en su inconsciente
...el hombre a su vez necesita y desea ser expulsado.
Por esto ha de hablarse más de apareamiento que de pareja.

Apareamiento de cuerpos, de necesidades, de intereses, de complementariedades múltiples, que cuando se han actualizado, pierden funcionalidad, cierran un ciclo, y dejan libres a los componentes para iniciar otro. El nuevo ciclo puede incluso iniciarse entre los mismos componentes. Así, muchas relaciones aparentemente estables no son sino ciclos repetidos de apareamiento.

... Familia necesariamente extensa. No hay en este horizonte espacio para la familia nuclear.
¿Y el padre? ¿Dónde está? ¿Qué significa?
En la casi totalidad de la documentación a la que me he referido, el padre es un personaje desdibujado e impreciso. En las autobiografías cortas, no suele ni siquiera aparecer. He necesitado recurrir al interrogatorio.

Esto contrasta con los documentos pertenecientes a hijos de extranjeros. En estos casos, españoles, italianos, portugueses, árabes, el padre suele jugar un papel importante, sea positivo, sea negativo.
En Venezuela el sentido profundo de la experiencia lo da la madre porque ella es la experiencia fuerte y sin mayores complicaciones, pues el padre es una experiencia débil.
Padre es el que cría, no el que genera, cuando está presente. Podría hablarse de "padre social".
En el origen, en lo primero,
se es ser-en-la-madre,
no ser-en-el-mundo,
si se considera a cada hombre concreto
y no al hombre genérico, abstracto.
En la experiencia, primero se es hijo relación y luego se es yo. Un yo que sigue siendo hijo.
Se piensa desde ese yo relación hijo; no desde un yo individuo.
¿Hasta dónde este esquema
se constituye en modelo general
que norma de alguna manera
las relaciones de grupo extra-familiares esto es, grupo de trabajo, de amigos, político, cultural, religioso etc.
y lo condiciona
estableciendo las vías
por las que circulan las fuerzas centrípetas y las centrífugas,
la composición y descomposición,
las solidaridades y los conflictos,
la unión y la desunión?
No es el momento para intentar una respuesta. Quede la pregunta como preocupación y sospecha.
Tradicional

Nuclear

Monoparental

Matricentrista

Cristiana
Full transcript