Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

TEATRO DEL SIGLO XX

No description
by

Adriana Abrego

on 26 September 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of TEATRO DEL SIGLO XX

TEATRO DEL SIGLO XX
La revolución teatral del siglo XX es una reflexión sobre la naturaleza misma del teatro, merced a la cual la dramaturgia deja de ser un género de la literatura para convertirse en soporte de la puesta en escena. Surge la figura del hombre de teatro que en ocasiones es a un tiempo dramaturgo, director escénico y pedagogo en un específico método de interpretación por él creado.
El siglo XX europeo viene marcado por dos fechas fundamentales en su primera mitad; estas fechas son las correspondientes al inicio y fin de las dos grandes guerras mundiales que en ese medio siglo se producen.

La primera Guerra Mundial comienza en 1914 y termina en 1918, con un acontecimiento histórico capital en 1917, la Revolución Rusa.
La segunda Guerra Mundial comienza en 1939, justamente al finalizar la Guerra Civil española, y termina en 1945. Son las dos guerras más destructivas y dañinas que ha sufrido la humanidad; su influencia en el arte que se produce en los períodos de preguerras, entreguerras y posguerras es indiscutible, y naturalmente también en el teatro, que es un reflejo de la sociedad en que se desarrolla.
El teatro de principios del siglo XX se inclina hacia el simbolismo hasta que la revolucionaria aparición de las vanguardias determina un cambio radical en la esencia misma de la representación. La otra corriente dramática fundamental de nuestra época, el teatro comprometido, tendrá su mayor representante en Brecht.
Teatro existencialista
El teatro existencialista nació a mitades del siglo XX en francia.
El Existencialismo refleja una realidad interna y una preocupación extrema por la técnica utilizada para expresar diferentes situaciones y sentimientos. Este teatro se diferencia de los demás por centrarse en el tema del individuo y la circunstancia que lo rodea, los cuales suelen ser problemas actuales y de toda una sociedad.

Teatro simbolista y poético
El propio afán del teatro naturalista por reflejar la auténtica realidad acaba provocando la aparición de elementos simbolistas. La «verdad interior» de los personajes no puede ser representada, ha de ser evocada o sugerida a través de la luz o de la música, como la poesía simbolista había enseñado.

Teatro de vanguardia
El Teatro de vanguardia es un movimiento teatral que surge paralelamente a la antinovela o nueva novela, en Francia, alrededor de 1964, un fenómeno teatral que se caracteriza por la negación de las formas establecidas y por la búsqueda de un nuevo y original lenguaje escénico.

Teatro de Brecht
Las primeras obras del alemán Bertolt Brecht (1898-1956), que trabajó con Piscator, se encuadran en el expresionismo. Más tarde desarrolla su teatro épico, cuyo único tema es despertar las conciencias ante la injusticia social.


El Teatro del Absurdo
El teatro del absurdo no es un movimiento y los autores no tienen contextos homogéneos. Lo que tienen en común es el rechazo generalizado del teatro realista y su base de caracterización sicológica, estructura coherente, trama y confianza en la comunicación dialogada.Cada obra crea sus propios modelos y características implacables de lógica interna: cómica, triste, patética, macabra, humillante, angustiosa o violenta.

Teatro expresionista:
El movimiento expresionista tuvo su apogeo en las dos primeras décadas del siglo XX, principalmente en Alemania. Exploraba los aspectos más violentos y grotescos de la mente humana, creando un mundo de pesadilla sobre el escenario. Desde un punto de vista escénico, el expresionismo se caracteriza por la distorsión, la exageración y por un uso sugerente de la luz y la sombra

Las grandes tendencias del primer tercio del siglo son:

El teatro poético:
Este tipo de drama se encuentra íntimamente unido al Modernismo en autores como Francisco Villaespesa, que halla sus argumentos preferentemente en la historia lejana y las leyendas.
El drama burgués

Que enlaza con algunas modalidades del siglo XIX, se especializa en retratar los conflictos surgidos en el seno de la clase media-alta de la sociedad, que, además, se convierte en su público más asiduo. El mejor exponente es, sin duda alguna, Jacinto Benavente, Premio Nobel de Literatura en 1922.
El teatro social
No exento de ideología revolucionaria más o menos asimilada, tiene su mejor representante en Joaquín Dicenta. Viene a ser el contrapunto del burgués, presentando personajes de las clases sociales menos favorecidas en situaciones hasta entonces reservadas a la nobleza o la burguesía.
El Teatro español de la primera mitad del siglo XX, escindido y marcado por la guerra civil española, puede dividirse en dos periodos.

- El primero de ellos (1920 - 1937), de signo creciente, y con dos referencias claras, la obra dramática de Valle-Inclán y el teatro imposible de García Lorca, único autor español con proyección internacional.

-El segundo periodo, más breve y gris, reconocido como teatro de posguerra, tuvo a su vez dos dramaturgias, la desarrollada y representada en España, definida como "un teatro que divierte ideologizando", y el teatro escrito en el exilio de autores como Rafael Alberti, Alejandro Casona o Max Aub, entre otros.

La evolución de la historia del teatro español del siglo XX estuvo definida por los intentos innovadores de un grupo de dramaturgos, muchos de ellos procedentes de otros géneros literarios e integrantes de las llamadas Generación del 98 y Generación del 27.
Teatro de humor
El teatro de humor de posguerra tuvo sus mejores representantes en Jardiel Poncela y en Miguel Mihura, acompañados, en una línea más tradicional, por Tono Andreu, Álvaro de Laiglesia y Carlos y Jorge Llopis. Muchos de ellos podrían considerarse herederos del humorismo disparatado y absurdo de Ramón Gómez de la Serna. En su defensa, muchos críticos han coincidido en que el yugo de la censura agudizaba el ingenio y limitaba los campos.

Evolucionó desde las angustias existenciales a las inquietudes sociales, y durante casi cuarenta años tuvo como implacable rival a la censura. Uno de los logros importantes del periodo fue poner en escena con dignidad las propuestas más ambiciosas de los dramaturgos más señalados de los cincuenta años anteriores: García Lorca y Valle-Inclán.
Teatro experimental
Muy avanzada la década de los sesenta comenzó a desarrollarse un teatro con intención experimental y vanguardista.
Sus autores:
• Pretendieron ofrecer una visión crítica de diversos aspectos, morales, sociales y políticos, del mundo contemporáneo.
• Se sirvieron, en la mayor parte de los casos, de procedimientos alegóricos, simbólicos y connotativos, muchas veces crípticos y de difícil interpretación.

Teatro institucional
Más que reflejar la realidad, el teatro institucional es la mirada domágtica y un poco fanática de la sociedad, puesto en escena a través de las relaciones de los personajes. También intenta transmitir el contexto político, social y cultural en el que nos movemos en la actualidad. Además, intenta suscitar las emociones de los espectadores.

Ejemplos:
• Bodas de sangre- Federico García Lorca
• Divinas palabras- Valle-Inclán
• Doña Perfecta- Benito Pérez Galdós
• Yerma, de Federico García Lorca
• Entre otras

Teatro de títeres
En el ámbito del teatro español contemporáneo resulta interesante reseñar el interés que los artistas más innovadores mostraron por el teatro de muñecos.
El teatro de títeres tuvo un desarrollo ya en la primera mitad del siglo XX, e influyó en los planteamientos de otros espectáculos (danza y música, por ejemplo). Los títeres cobraron vida en manos de Valle-Inclán o García Lorca.

1. Jacinto Benavente (1866-1954)
Su fecunda producción dramática (174 obras) gozó del favor de su público habitual, la burguesía. En líneas generales, su teatro compone una crónica, casi siempre amable, de las preocupaciones y los prejuicios de esta clase social, por medio del empleo de una suave ironía.

2. Ramón María del Valle- Inclán (1866-1936)
Su producción artística es considerable y variada: novelas, cuentos, teatro, poesía... En todos esos géneros se observa una singular evolución: de un modernismo sensualista y elegante, a una literatura más crítica, basada en el proceso de esperpentización de la realidad. una línea ininterrumpida en la que ambos rasgos se entremezclan, pero sobresaliendo uno u otro, en cada caso.

3. Federico García Lorca (1898-1936)

Es una de las cumbres del teatro español y universal de todos los tiempos. Tomando al gallego como ejemplo, se inició con obras teatrales de raigambre modernista, y, al igual que él, cultivó el género de las farsas. Tras una etapa de apreciable influencia surrealista, donde se encuentra una serie de obras que el propio Lorca calificó de teatro imposible, llegará su etapa de plenitud, en la que encontramos dramas que giran ahora hacia un camino propio.

4. Miguel Mihura (1905-1977)
:
Se trata de la principal figura del teatro cómico español posterior a la guerra. Su obra más representativa, Tres sombreros de copa, se estrenó en 1952, veinte años después de haber sido escrita. Destaca su indiscutible capacidad para urdir tramas sorprendentes, así como su sabiduría en el manejo de los recursos escénicos y su habilidad en el diálogo. La peculiaridad y el encanto de su obra reside en la magistral combinación de imaginación, humor, ternura y poesía.

5. Jean-Paul Sartre
En una primera etapa desarrolló una filosofía existencialista, a la que corresponden obras como El ser y la nada (1943) y El existencialismo es un humanismo (1946). La dramaturgia de Jean-Paul Sartre puede ser denominada como teatro de reflexión, pues cada una de sus piezas es un encuentro de un Sartre pensador-existencialista con un Sartre dramaturgo-moralista. Sartre considera que el ser humano está "condenado a ser libre", es decir, arrojado a la acción y responsable plenamente de su vida, sin excusas. Sus obras más importantes son:
Las moscas, A puerta cerrada, Muertos sin sepultura ,Las manos sucias ,El diablo y Dios , entre otras

TEATRO DEL SIGLO XX
TIPOS DE TEATRO DEL SIGLO XX
TEATRO DEL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX
TEATRO DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX
TEATRO DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX
PRINCIPALES AUTORES TEATRALES
Modalidades cómicas
Gran parte de la cartelera está dominada por las diferentes modalidades cómicas. Carlos Arniches y sus sainetes, Joaquín y Serafín Álvarez Quintero o Pedro Muñoz Seca con el astracán, representan la mejor vertiente de un teatro popular no exento de virtudes artísticas, heredero de toda una corriente de gran cultivo en la historia literaria española.
YERMA
Federico García Lorca
Yerma (1934) es una obra teatral popular escrita por Federico García Lorca que desarrolla una tragedia de ambiente rural. Está dividida en tres actos de dos cuadros cada uno. El tema principal es instinto frente a represión, ya que Yerma lucha porque su instinto le dice que debe ser madre, pero no lo logra, y por eso termina odiándose.
Full transcript