Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Enseñanza Social de la Iglesia

breve descripción de los elementos fundamentales de la ESI
by

Luis Sánchez

on 6 December 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Enseñanza Social de la Iglesia

Enseñanza Social de la Iglesia ...profundizando en sus elementos fundamentales «Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez los gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco su corazón» Gaudium et Spes 1. ¿Qué es la ESI ? “La doctrina social de la Iglesia es el conjunto de principios con fundamento teológico y filosófico, que ordenan la conducta moral del hombre en sus relaciones con los demás hombres. Se basa en la Revelación divina – contenida en las Sagradas Escrituras y en la Tradición cristiana – y en las leyes de la naturaleza” Catecismo de la DSI, P. 17 La DSI propone principios de reflexión, criterios de juicio, orientaciones para la acción.
La DSI se ha ido formando en el transcurso del tiempo de la Iglesia gracias al Magisterio y la ayuda de numeroso laicos. Elemento esencial: Mensaje de Cristo que revela al hombre su dignidad y su vocación Fuentes de la ESI - Antiguo Testamento
-Noción de justicia en Gn
-Profetas: implicancias sociales
-Nuevo Testamento
-Evangelios: implicancias sociales
-Vida de Jesús: Amor que funda su actuar social
-S. Pablo
-Primeros tiempos del cristianismo
-Didajé, S. Clemente Romano, S.Ignacio de Antioquía
-Edad media
-S. Benito, S. Bernado, S. Francisco
-s.xiv-xv: manifestaciones herético-sociales
-s.xvi:Reforma española, evangelización del nuevo mundo
-s. xix: Cuestión social / Ozanam, Rerum Novarum... Principios Fundamentales de la ESI Dignidad de la persona humana

Solidaridad

Subsidieridad

Bien común Creados a imagen y semejanza de Dios
Implica vivir derechos y deberes Destino universal de los bienes
Propiedad privada Participación como característica fundamental Respeto a la persona en cuanto tal
Bienestar social y desarrollo del grupo
Implica Paz Dignidad de la Persona Creados a Imagen y Semejanza de Dios y con una dignidad altísima porque el Verbo se hace hombre. Deberes y derechos humanos: surgen de la naturaleza racional y libre del ser humano y de su dignidad trascendente. Tiene fundamento en la ley natural impresa por Dios en la naturaleza humana. Estos derechos son anteriores a cualquier promulgación a través de leyes, por lo tanto el estado debe protegerlos. Principales derechos del hombre: Derecho a la existencia y un decoroso nivel de vida, derecho a la buena fama, derecho al culto divino, derechos familiares, derechos económicos, derecho a la propiedad privada, derecho a la reunión y asociación, derecho a la residencia y de emigración, derecho de intervenir en la vida pública, derecho a la seguridad jurídica. Una recta valoración de los derechos evidencia una seria de deberes u obligaciones morales a cumplir. Solidaridad Al buscar el bien común en la vida social, se toma conciencia de las necesidades ajenas y sin excluir a nadie, se les considera como propias y se busca ayudar. Es una virtud humana y también cristiana. Los que tienen bienes en abundancia se deben inclinar a compartir sus bienes privados, de manera diligente y generosa, con los más necesitados. Destino universal de los bienes: Todos formamos parte de la gran familia humana. Se debe distribuir adecuadamente los bienes para construir una sociedad más justa. La propiedad privada: Es de derecho natural primario. Consiste en la pertenencia exclusiva de unos determinados, por cualquier persona jurídica o natural, con la facultad de poseerlos en plenitud, de usarlos y de disponer de ellos con libertad responsable. La propiedad privada no se agota únicamente en el individuo, tiene además una función social que la hace estar siempre abierta para ayudar de alguna manera al sustento de todos. Subsidiaridad Se apoya en la obligación solidaria de las personas de prestarse subsidio, subvención y suplencia. Mueve a la sociedad y al estado a socorrer y ayudar a los ciudadanos, para que se haga posible que cada uno pueda asumir realmente sus propias facultades y responsabilidades. Una estructura social de orden superior no debe interferir en la vida interna de un grupo social inferior, sino que debe antes sostenerla, ayudarla a coordinar su acción con miras al bien común. La participación: se expresa esencialmente en una serie de actividades mediante las cuales el ciudadano, como individuo, como individuo asociado a otros, directamente o por medio de los propios representantes, contribuye a la vida cultural, económica, política y social de la comunidad civil. Bien Común Categoría ética, se coloca por encima de intereses particulares y a veces coinciden con el interés de la mayoría, pero no necesariamente.
-Es en primer lugar un bien, es decir, algo que es conveniente para el desarrollo humano de cada persona.
-Es común, pues todos pueden participar de él. Por «bien común» se entiende la suma de todas aquellas condiciones de vida social mediante las cuales los hombres, las familias y los grupos sociales intermedios puedan conseguir con facilidad y plenitud su propia perfección y desarrollo integral, respetando los derechos y deberes de la persona humana. Elementos esenciales:
-Respeto a la persona
-Bienestar social y desarrollo
-Implica PAZ UNIDAD 1 Al buscar el bien común en la vida social, se toma conciencia de las necesidades ajenas y sin excluir a nadie, se les considera como propias y se busca ayudar. Es una virtud humana y también cristiana. Los que tienen bienes en abundancia se deben inclinar a compartir sus bienes privados, de manera diligente y generosa, con los más necesitados. UNIDAD 2 UNIDAD 3 Antiguo Testamento En el Gn se percibe una concepción antropológica y social centrada en la dignidad de la persona y el trabajo como medio de realización del cumplimiento del Plan de Dios. Ver Gn 1, 26 ss La Alianza también tiene implicancias sociales.
Ejm: Normas jurídicas de la Antigua Ley Profetas nos hablan de la persona justa, que ocupa un lugar central en la Alianza. Ver Ez 18, 5 Aporte también en los salmos Nuevo Testamento El actuar social de Jesús se funda en el amor a Dios y a su prójimo. Ver Jn 15, 10-15 El mensaje religioso del Evangelio trae consecuencias sociales y políticas recogidas por escritos del N.T. s. Pablo se dirige a los ricos, a los injustos, a todas las gentes. Ver Gal 3, 28
Comienza a haber una nueva visión del hombre. Primeros tiempos Didajé nos habla sobre la comunicación de bienes S. Clemente Romano: Solidaridad en la vida social S. Ignacio de Antioquía: denuncia conducta social de paganos San Policarpo: coherencia social de cristianos Otros más: S. Basilio, S. Agustín... Edad Media S. Benito de Nursia: fraternidad universal, dignidad del trabajo, recto orden social, paz... S. Bernardo de Claraval: importancia de la caridad, comunicación de bienes, reflexión sobre pobreza, reformas sociales.. s. xii: Ordenes dedicadas a obras de misericordia y promoción humana S. XIV-XV Se dieron múltiples manifestaciones heréticos-sociales: cátaros, hussitas, fraticeli, caputiati, entre otros. En contraposición de difundió el sistema tomista y la acción franciscana. S. XVI - ss Se agudiza la desigualdad económica en el Viejo Mundo. surgen así pensadores que hablaron sobre la "comunicación de los bienes" Situación del Nuevo Mundo: desarrollo de los conceptos de derecho natural de indígenas americanos. Ayudaron Bartolomé de las Casas, Francisco de Vitoria Se proclaman las leyes de Indias para defender de la explotación a los indígenas. En Américas encontramos numerosos centros de ayuda solidaria para necesidades de indios.
Así como las "reducciones", centros de promoción social, con características democrácticas. s. XIX Aparece la llamada "cuestión social".
Laicos que respondieron a la cuestión social son Ballancerque, La Mennais, René de Chateubriand, Ozanam. Fueron fuente de inspiración para la encíclica Rerum Novarum de León XII, que buscó responder a estos desaf´íos nuevos sobre la problemática social. Es ahí donde se comienza a sistematizar la ESI. Tiempos de muchos cambios sociales, políticos, tecnológicos y económicos.
Se comienza a gestar un nuevo paradigma.
Nace la Revolución Industrial. La Familia: Célula Vital de la Sociedad La familia es ante todo una realidad social presente en todas las sociedades conocidas, es una la institución social fundamental. La Iglesia para entender a la familia parte de la Revelación y la luz natural de la razón, descubre que la familia es propio del hacer del hombre. "El futuro de la humanidad de fragua en la familia" JP II La familia, primera sociedad natural Naturaleza de la institución familiar: la familia es la expresión primera y fundamental de la naturaleza social del hombre. La familia es una realidad con serias implicaciones éticas para el desarrollo humano y para el bien común de toda la sociedad. La familia fundada sobre el sacramento del matrimonio corresponde a lo que nuestro Creador ha querido para los hombres y las mujeres. La familia tiene un lugar primario de humanización para la persona y es cuna de la vida y del amor. La familia es central en el desarrollo de la persona como ser social. La primera estructura fundamental a favor de la «ecología humana» es la familia, en ella se aprende a sobre la verdad y el bien, amar y ser amado, en decir, ser persona. Es en el amor donde nacen las relaciones de entrega gratuita y desinteresada. El matrimonio: fundamento de la familia La propia naturaleza del amor conyugal exige la estabilidad y la indisolubilidad en la relación matrimonial y ésta se prolonga en la relación con los hijos. El sacramento del matrimonio, núcleo y origen de la familia, surge del consentimiento personal e irrevocable, por el cual los esposos se dan y reciben mutuamente. El sacramento del matrimonio asume la realidad humana del amor conyugal con todas las implicaciones y capacita y compromete a los esposos cristianos a vivir plenamente su vocación y así, instaurar el «Reino de Dios» en la realidad espacio-temporal ordenando los asuntos temporales según el orden querido por Dios. La familia debe de ser considerada un «santuario de la vida» ya que por su misma naturaleza está abierta a la acogida de la vida humana. La procreación expresa la subjetividad social de la familia e inicia un dinamismo de amor y de solidaridad entre las generaciones que constituye la base de toda sociedad. Desvirtuaciones: uniones de hecho y uniones homosexuales La familia contribuye de modo eminente al bien social por medio de la paternidad y la maternidad responsable, formas particulares de la especial participación de los cónyuges en la obra creadora de Dios. «se han de rechazar como moralmente ilícitos tanto la esterilización como el aborto. Se ha de rechazar también el recurso a los medios contraconcepción en sus diversas formas. Es lícito el recurso a la abstinencia en periodos de fertilidad femenina…No son moralmente aceptables todas aquellas técnicas de reproducción – como donación de esperma o de óvulos; la maternidad sustitutiva, la fecundación artificial heteróloga, entre otros. Familia y Sociedad La familia tiene una función insustituible en la educación de los hijos Las familias tienen que asumir la responsabilidad de transformar la sociedad. Pero esto requiere de auténticas y eficaces políticas familiares. La Iglesia defiende abierta y vigorosamente los derechos de la familia contra las usurpaciones intolerables de la sociedad y del Estado. La Sociedad La índole social del ser humano se manifiesta en que necesita de los demás, se comunica con ellos y, de algún modo, tiende a participar lo suyo con otras personas. Creado para vivir la «comunión» y la «participación» en sus cuatro niveles relacionales, el ser humano es un «ser relacional». La vida social no es algo añadido sino algo inherente a la naturaleza humana El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que la sociedad es un conjunto de personas ligadas de manera orgánica por un principio de unidad que supera a cada una de ellas. El principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones sociales es y debe ser la persona humana. Algunas sociedades como la familia y la comunidad política corresponden más inmediatamente a la naturaleza del hombre y le son más necesarias. Se deben de impulsar y alentar la creación de asociaciones e instituciones de libre iniciativa para diversos fines.
Una asociación libre es un grupo intermedio, natural o no, que se constituye - en razón del derecho natural de libre asociación – mediante un compromiso o contrato; se rige por unas normas o estatutos; tienen una función una actividad y unos objetivos determinados, que contribuyen a enriquecer la vida del hombre en la sociedad. La Autoridad Toda comunidad humana necesita una autoridad que la ordene y la rija. La «autoridad» es la cualidad en virtud de la cual personas o instituciones dan leyes y órdenes a los hombres y esperan la correspondiente obediencia. Esta responde al derecho natural por estar inscrita en la propia naturaleza del ser humano y su fin es el asegurar, en cuanto sea posible, el bien común de la sociedad. En último término la autoridad deriva de Dios, autor de la naturaleza social del ser humano, y tiene su fundamento en la naturaleza humana. Podemos entonces concluir que la autoridad sólo se ejerce legítimamente en la medida que busca «el bien común de la sociedad» en cuestión, empleando métodos lícitos y morales. El Estado La realidad del Estado surge de la misma naturaleza del hombre y de la necesidad de un ordenamiento jurídico – legal que garantice la realización de la justicia y la protección de los derechos de la persona humana. El Estado es la estructura política de la sociedad, con un territorio. El fin del estado es la promoción del bien común de la sociedad buscando el perfeccionamiento de cada uno de sus miembros. Su función es velar por el bien común, también tiene una tarea subsidiaria. La comunidad política Encuentra su origen en la sociabilidad humana. Contribuye al Bien común, en él encuentra su justificación plena y su sentido. Parte fundamental de la comunidad política es la existencia de una autoridad o poder político. Lo propio de la autoridad política es tener el poder coactivo para asegurar el normal desarrollo de las actividades humanas para proteger la libertad y el derecho de todos. El orden internacional y la promoción de la paz Del reconocimiento de que todos somos formamos parte de la familia humana depende el porvenir de la paz. Entender la humanidad como una unidad de personas y una comunidad de pueblos lleva a considerar la existencia de un bien común universal que plantea una serie de exigencias éticas. Entre ellas: el respeto a las personas y los pueblos en su identidad y derechos innatos, el desarrollo de los pueblos y la paz mundial en un orden cada vez más justo la comunidad internacional debe contar con instituciones apropiadas y una autoridad mundial que haga respetar los derechos de los pueblos y promueve el desarrollo y la paz del mundo. UNIDAD 4 El Trabajo del Hombre - El trabajo humano El hombre fue creado por Dios para que trabajara. Dios ha querido que el hombre colaborase con él en la tarea de completar su obra creadora. Es por eso que el hombre es fuente de grandeza para el hombre. Podemos resumir los fines del trabajo humano:
a. Conseguir la perfección de la creación;
b. Lograr el propio sostenimiento y colaborar con los demás;
c. Ejercitar y desplegar los propios talentos o dones para el perfeccionamiento personal;
d. Originar y fortalecer la solidaridad entre los hombres. El trabajo en cuanto cumpla el Plan de Dios es camino de santidad y perfeccionamiento. El trabajo es una verdadera bendición, camino de humanización Luego del pecado el trabajo exige un esfuerzo que muchas veces produce dolor y sufrimiento.
Jesús nos enseña el valor correcto del trabajo. Con su muerte en la cruz, el trabajo adquiere una dimensión santificadora. Laborem Exercens de JPII: “el trabajo humano es la clave, quizá la clave esencial de toda la cuestión social” El Orden Laboral El trabajo es un deber de toda persona, y de esta cada uno debe sacar los medios para sustentar su vida y la de los suyos (CEC) Aspecto objetivo según la CDSI: constituye el aspecto contingente de la actividad humana, que varía incesantemente en sus modalidades con la mutación de las condiciones técnicas, culturales, sociales y políticas.
Aspecto subjetivo según la CDSI: se configura, en cambio, como su dimensión estable, porque no depende de lo que el hombre realiza concretamente, ni del tipo de actividad que ejercita sino sólo y exclusivamente de su dignidad personal. Toda la dimensión subjetiva es la que tiene preeminencia sobre la dimensión objetiva porque es el hombre quien determina su valor y su calidad ya que «el trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo». Principio fundamental de la ESI: Primacía del trabajo sobre el capital La necesidad de cooperación entre trabajo y capital es cada vez más clara en la empresa moderna, y esto exige pagar salarios razonables a sus trabajadores. La Empresa La empresa es una asociación libre, hecha con el fin de impulsar un proceso productivo a favor de la sociedad – creando y distribuyendo riqueza para satisfacer las necesidades humanas – con un legítimo interés de lucro o ganancia. «La empresa debe de caracterizarse por la capacidad de servir al bien común de la sociedad mediante la producción de bienes y servicios...Además de esta función típicamente económica, la empresa desempeña también una función social, creando oportunidades de encuentro, de colaboración, de valoración de las capacidades de las personas» CDSI 338. La empresa no es solo una sociedad de capitales sino además y sobre todo una sociedad de personas. Las funciones de la empresa son:
a. Hacer la vida del trabajo más humana y servir de medio de perfeccionamiento personal y profesional;
b. Encauzar las iniciativas laborales y abrir a muchos otros hombres posibilidades de trabajo dependiente, como empleados y obreros;
c. Transformar las riquezas naturales en bienes acabados;
d. Permitir las inversiones reproductivas del dinero, con el consiguiente y justo beneficio para sus propietarios;
e. Fomentar el desarrollo y el progreso social. Los Empresarios El empresario está llamado a asumir el papel vinculante desde el punto de vista social, porque se sitúa en el centro de una serie de red de vínculos técnicos, comerciales, económicos y culturales; que caracterizan una empresa en la actualidad «los empresarios y los dirigentes no pueden tener en cuenta exclusivamente el objetivo económico de la empresa, los criterios de la eficiencia económica, las exigencias del cuidado del “capital” como conjunto de medios de producción: el respeto concreto por la dignidad de los trabajadores que laboran en la empresa, es también su deber preciso. Las personas constituyen “el patrimonio más valioso de la empresa”, el factor decisivo de la producción» CDSI 344 El empresario debe cumplir una responsabilidad social siendo un buen ejemplo en el ejercicio de las virtudes humanas, laborales y sociales.
¿ Cuáles son los deberes básicos del empresario?
a. Ejercer el derecho de crear una empresa;
b. Asumir el riesgo y la responsabilidad de dar trabajo a otros;
c. Organizar el proceso reproductivo en un centro de trabajo, en orden a la promoción del bien común. Los Trabajadores El primer derecho fundamental del trabajador es el de acceder al mundo del trabajo.
Al entrar a formar parte de una empresa por el contrato del trabajo, el empleado adquiere un conjunto de obligaciones implícitas en el mismo. La Iglesia hace diversas propuestas sobre los modos de participación del trabajador en las empresas. «el bienestar de un país no se mide exclusivamente por la cantidad de bienes producidos, sino también teniendo en cuenta el modo en que son producidos y el grado de equidad en la distribución de la renta, que debería permitir a todos disponer de los necesario para el desarrollo y el perfeccionamiento de la propia persona” CDSI 303 Sindicatos Huelgas La libertad sindical es un derecho que los trabajadores de cada empresa tienen de organizar un sindicato conforme a las leyes de cada país. Se basa en un derecho natural.
El sindicato tiene como fin la defensa de los derechos de los trabajadores y debe mover a todos a cumplir sus obligaciones laborales así como promover programas de ayuda social La huelga es la paralización pacífica y unilateral, por parte de los trabajadores, de las labores que desempeñan en la empresa, siempre en las debidas condiciones y en los justos limites, con el fin de bloquear el proceso productivo a modo de presión o de ultimátum a los empleadores, una vez roto e imposibilitado el diálogo. Ilícita cuando es violenta o cuando sus fines no son el bien común. La Vida Económica Existe un orden económico activo en la sociedad, para que los bienes materiales puedan cumplir el fin al que Dios los ha destinado al crearlos Los criterios morales de la economía son:
a. La ley moral objetiva;
b. Las leyes justas del estado;
c. En forma subordinada y complementaria, las leyes de la economía. Iniciativa privada y empresa Debemos de actuar responsablemente ante los bienes materiales porque daremos cuenta de ellos a Dios y porque deben de servir a las sucesivas generaciones de hombres. La manera como se distribuyen estos bienes es a través de la propiedad privada. Este tiene una hipoteca social es decir debe hacer posible que se viva solidaridad entre los hombres. El capital genera riquezas y puestos de trabajo que deben beneficiar a la población del presente y del futuro. La Economía al servicio del hombre «Creyentes y no creyentes opinan, casi unánimes, que todos los bienes de la tierra han de ordenarse hacia el hombre, centro y vértice de todos ellos» GS 12.
El desarrollo de las actividades económicas y el crecimiento de la producción están destinados a satisfacer las necesidades de los seres humanos como nos dice el catecismo. Poner el afán de lucro como un absoluto y no como un medio para satisfacer las necesidades humanas es invertir el correcto orden de valores.

«No podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24). Hay una necesidad de orientar la economía y la actividad económica al servicio del hombre «En la vida económico-social la dignidad de la persona humana y su vocación integral, lo mismo que el bien de la sociedad entera, se han de honrar y promover. Porque el hombre, autor de toda la vida económico-social, es asimismo su centro y su fin» GS 63. Poner la actividad al servicio de las personas implica que los bienes creados lleguen a todos de modo justo y solidario. fIN
Full transcript