Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

características de un paciente geriátrico terminal

rol del tecnico paramedico
by

ximena saez ximenitha

on 22 June 2011

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of características de un paciente geriátrico terminal

Caracteristicas De Un Paciente
Geriatrico Terminal El paciente geriátrico cuenta habitualmente con las siguientes características:

- Mayor de 65 años.
- Con pluripatología que requiere control simultáneo de varias enfermedades.
- Tendencia a la incapacidad o deterioro funcional.
- Cuenta con posibilidades reales de recuperación funcional.
- Con frecuencia presenta condicionamientos psíquicos o sociales. Clasificación de pacientes

Anciano: persona mayor de 65 años.

Anciano sano: aquél que no padece patología ni presenta ningún grado de problemática funcional, mental o social.

Anciano enfermo: el diagnosticado de alguna patología aguda o crónica pero que no cumple criterios de "Anciano de Alto Riesgo". Anciano de alto riesgo en la comunidad (viejo frágil): aquél que presenta alguno de los siguientes criterios:

- Edad muy avanzada (>85 años)
- Patología crónica invalidante, física o psíquica
- Vivir solo
- Presencia de problemas sociales con influencia grave para la salud
- Hospitalización en los últimos tres meses
- Polimedicado (mas de 5 fármacos)
- Viudedad reciente (último año)
- Cambio de domicilio frecuente (permanece menos de 4 meses seguidos en el mismo domicilio)
- Dependencia para la realización de alguna actividad básica de la vida diaria - ACVA
- Síndrome confusional
- Depresión
- Caídas
- Incontinencia
- Desnutrición
- Deterioro de los órganos de los sentidos
- Limitaciones para la deambulación - Se excluyen los pacientes que no cumplen alguno de estos criterios y aquellos con:

- Demencia severa
- Incapacidad completa para actividades básicas de la vida diaria
- Enfermedad terminal
|Sumario | En relación con las décadas previas, en la actualidad la actividad asistencial se ha desplazado, independientemente del nivel (primario a terciario) y el tipo de atención (prevención primaria a terciaria o intervenciones no preventivas), hacia una mayor atención a la población de edad avanzada. Este grupo social viene sufriendo grandes cambios, no sólo los cuantitativos derivados de su explosión demográfica sino también cualitativos en relación con la patología prevalente, calidad y estilos de vida y tipo de atención demandada. Además, existe un gran volumen de conocimientos acumulados en las últimás décadas que han modificado las intervenciones a realizar. Se han instalado nuevos patrones y referencias que han introducido modificaciones en la asistencia médica como los conceptos de eficiencia, rentabilidad, visión social y justificación científica de las intervenciones. Valoración del paciente geriátrico

La práctica clínica nos impulsa a buscar instrumentos de graduación con los que podamos describir la situación clínica de un individuo, calcular sus probabilidades de deterioro, mortalidad, ingreso hospitalario, morbilidad o institucionalización y nos seleccione los pacientes de alto riesgo para iniciar un tratamiento precoz. De hecho, utilizamos diariamente variables de riesgo como la edad de los pacientes, su estado general, escalas de graduación de la disnea, medidas de la exploración o determinaciones analíticas, etc., que nos indican el grado de afectación de la enfermedad o su pronóstico. Además, necesitamos herramientas para monitorizar la evolución de cada paciente tras instaurar un tratamiento y queremos describir estas situaciones y cambios con el tratamiento para utilizar un lenguaje que nos sea de utilidad para cuantificar las situaciones clínicas y de transmisión de información entre profesionales. Buscamos instrumentos válidos, fiables, sensibles al cambio y que no consuman tiempo y no requieran un entrenamiento intenso para su manejo La calidad de vida de los individuos se basa fundamentalmente en el estado de salud y los factores socioeconómicos. El estado de salud se divide en dos grandes áreas que son el patrón de enfermedad y el estado funcional. En los ancianos existe un alto número de problemas y patologías no diagnosticados que asocian disfunciones y dependencias no reconocidas pero que son reversibles. Muchos de estos pacientes pueden responder espectacularmente al tratamiento cuando se identifican los problemas. Por ello, ningún paciente debería ser institucionalizado sin ser sometido a un proceso de valoración geriátrica exhaustiva.

Estos aspectos llevados al campo del envejecimiento, la fragilidad de los individuos y la practica de la Geriatría han conducido al desarrollo de una sistemática de trabajo denominada valoración geriátrica exhaustiva. Objetivos

Los objetivos de la valoración geriátrica persiguen alcanzar la metas que van a mejorar el estado de salud y la calidad de vida de los pacientes. Entre ellos los más importantes son:

- Mejorar la precisión diagnóstica
- Optimizar el tratamiento médico y uso de fármacos
- Mejorar la evolución clínica
- Mejorar la situación funcional
- Lograr la mejor ubicación del paciente
- Evitar el uso innecesario de servicios
- Disminuir la morbilidad y necesidad de ingreso hospitalario
- Disminuir la mortalidad
- Disminuir la necesidad de institucionalización del paciente
- Detectar casos que requieren orientación más exhaustiva La valoración geriátrica incluye todas las esferas del individuo:

- Salud física:

- Evaluación biomédica
- Capacidad funcional
- Actividades básicas e instrumentales de la vida diaria
- Marcha y equilibrio
- Niveles de ejercicio
- Organos de los sentidos
- Revisión de listado de problemas geriátricos - Salud mental:

- Estado cognitivo
- Estado afectivo

- Factores sociales y ambientales:

- Necesidades y uso de recursos sociales
- Seguridad y adecuación ambiental Evaluación biomédica

A la hora de la valoración médica de un paciente de edad avanzada debemos considerar en primer lugar los cambios que produce el envejecimiento y los cambios que suponen la existencia de patología subyacente. No siempre es fácil diferenciar la frontera entre ambos pero es más frecuente el error de achacar síntomas de significado patológico al propio proceso de envejecimiento. Es frecuente que existan enfermedades no diagnosticadas que pueden agravarse con ocasión del tratamiento de otra o bien desarrollarse complicaciones en cascada por lo que la meticulosidad en la valoración del paciente y las intervenciones a las que será sometido tienen gran trascendencia en la práctica clínica. Por esto debe realizarse una búsqueda sistemática de determinadas patologías de gran importancia. Es importante realizar una lista de problemas a revisar siempre y una de las más recomendadas es la anglosajona de las íes: - Inmovilismo
- Inestabilidad (en la marcha)
- Incontinencia
- Infección
- Impotencia
- Incapacidad de los órganos de los sentidos
- Irritable, colon
- Inanición (malnutrición)
- Intelectual, deterioro
- Iatrogenia
- Isolation (depresión)
- Insomnio
- Inmunodeficiencia
- Insolvencia económica
Full transcript