Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

sapir boas y whorf

No description
by

martina argento

on 14 June 2011

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of sapir boas y whorf

Estructuralismo Norteamericano INTRODUCCIÓN Para poder situarnos en el estructuralismo linguistico norteamericano, debemos comprender que estos estudios se dan en medio de los cambios del siglo XIX al XX. Para los lingüistas norteamericanos es fundamental el concepto de "lengua en la cultura": la lengua como fenómeno cultural y medio de transmisión de la cultura. Los estructuralistas norteamericanos intentan dar status científico a la lingüística. Las unidades gramaticales se establecen para las corrientes americanas mediante la articulación de una forma y un significado. Sin embargo el mayor esfuerzo de la lingüística estadounidense en las décadas anteriores se había centrado en las descripción de las lenguas indígenas. FRANZ BOAS PRINCIPIO FUNDAMENTAL La descripción de una lengua no debe ceñirse al modelo gramatical de ninguna otra, sino a suestructura propia, que al lingüista debe abstraer a partir de un corpus de textos nativos. Dirigió sus investigaciones a la relación entre cultura y lengua, concibiéndola en sentido unidireccional, de la primera hacia la segunda.
A partir de él, la tradición lingüística del trabajo descriptivo de las lenguas americanas toma un nuevo giro hacia la lingüística antropológica.
Muestra que al encontrar las categorías gramaticales propias de cada lengua puede demostrarse que todas las lenguas tiene la misma capacidad como instrumento del pensamiento y que responden a las necesidades culturales de la sociedad que las habla.

La exposición de estos puntos resultaba muy pertinente en la atmósfera del cambio de siglo. DESCRIPTIVÍSMO es el nombre que se le da corrientemente al enfoque estructuralista norteamericano. El descriptivísimo domina los estudios lingüísticos hasta fines de la década del cincuenta, en que encuentra fuertes competidores en las gramáticas formalizadas, en especial por la tendencia iniciada por Chomsky. La lingüística norteamericana refiere a dos modos de considerar el concepto de estructura: - Uno es la posición “hocus-pocus”, donde la estructura es un artificio que surge como conjurado de palabras mágicas. Las denominaciones muestran el sentido del humor con que algunos lingüistas norteamericanos matizan las discusiones más eruditas. - Otro modo es la posición “verdad divina”, que parte de la premisa de que la lengua tiene una estructura, y el lingüista debe descubrirla y describirla. Sin embargo, hasta aquí, el mayor esfuerzo de la lingüística estadounidense se centró en las descripciones de las lenguas indígenas. Es a partir de Franz Boas que la tradición lingüística del trabajo descriptivo de las lenguas americanas toma un nuevo giro hacia la lingüística antropológica. Con sus estudios, muestra que las relaciones entre cultura y raza no están necesariamente ligadas, en contraste con lo que en aquella época solía pensarse. LA SIGNIFICACIÓN GRAMATICAL La concepción gramatical de este autor puede resumirse y luego analizarse de acuerdo a un orden determinado de clasificaciones: La gramática, para Boas, escoge, clasifica y expresa varios aspectos de la experiencia, y además realiza otra importante función: determina aquellos aspectos de cada experiencia que deben expresarse. Boas presentó agudamente la obligatoriedad de las categorías gramaticales como el rasgo distintivo que la distingue de los significados léxicos. . Tenemos que escoger entre aspectos, y hay que escoger o bien el uno o bien el otro. Los conceptos gramaticales de una lengua determinada dirigen la atención de la comunidad lingüística en una dirección definida y por medio de su carácter obligatorio, coactivo, ejercen su influencia en poesía, en creencias e incluso en el pensamiento especulativo, sin invalidar nunca la capacidad de cualquier lengua de adaptarse a las necesidades de un saber avanzado. Para Boas está claro que cualquier diferencia de categorías gramaticales es portadora de información semántica. Franz Boas hizo posible inaugurar una tradición en los estudios que enfoca la relación entre la lengua y otras realidades culturales, basados en el análisis de materiales. Entre los pioneros de esta tradición, se encuentra su discípulo, y a la vez maestro de destacados lingüistas de la época: Edward Sapir. Su principio fundamental es interpretar el fenómeno lingüístico en relación con la cultura. Propone una teoría muy discutida: “los hábitos lingüísticos de una comunidad predisponen ciertas elecciones de interpretación del mundo”. Para Sapir, la relación entre la categorización gramatical de una lengua y la cultura de la sociedad en la que esta se habla es recíproca y no causal. Cada palabra contiene rasgos propios a la cultura a la que pertenece, sin embargo, un rasgo lingüístico puede corresponder a un elemento cultural que se ha modificado, desaparecido como tal: los cambios lingüísticos son más lentos que los culturales. PRINCIPIOS DE CONCEPCION DE LA LENGUA SEGÚN SAPIR Es un sistema funcional, plenamente formado dentro de la constitución psíquica o espiritual del hombre. Un sistema no instintivo, y por ello adquirido. Es cultural. Un sistema que sirve para expresión de ideas y de estados psíquicos. Un sistema de símbolos. Kobacci dice que “símbolo” para Sapir es lo que “signos” para Saussure. El símbolo de Sapir consta de un significado (contenido psíquico conceptual) denotado por un signo de naturaleza primaria auditiva (localizado en el cerebro, es decir, psíquico también). Sin embargo, a diferencia de Saussure, Sapir dirá que este puede ser visual, porque para muchos lectores los símbolos se asocian con imágenes visuales y no auditivas. MANIFESTACION INTERNA DE LA LENGUA: EL HABLA Toda la lengua posee una variedad de sonidos tradicionales que el hablante nativo se habitúa a pronunciar, pero toda lengua se sirve de una selección explícita, rígidamente económica de estos recursos que son los sonidos Los sonidos tienen “valores psicológicos” variables, es decir, tienen condicionamiento cultural Otro aspecto del sonido es la velocidad o la altura personal de la voz, es individual. Momentáneo, fortuito e individual.

Hábitos propios de una comunidad lingüística, que pueden variar sin afectar.

El sistema de los “valores psicológicos” de los sonidos de la lengua (posteriormente llamado fonemas; el término se difunde en la década siguiente. A partir de esto caracterizaremos tres estratos definidos, observables en el acto de habla: Sapir estudia el nivel fonológico de la lengua en dos diferentes estratos de abstracción (clasificación): Sistema de sonidos según sus caracteres articulatorios (posteriormente llamado sistema de fonos). En un plano de mayor abstracción, sistema “interno” o “ideal” (posteriormente, sistema fonético.) FORMA LINGÜÍSTICA: LOS PROCESOS GRAMATICALES Para Sapir gramática es sistematicidad de las lenguas, y las distingue entre forma y función (la primera es la manifestación de una función; y la segunda es el concepto formado lingüísticamente). Son formales las PALABRAS que tienen realidad psicológica, y es el mínimo segmento de significado aislado en que se resuelve la oración. Son funcionales la ORACIÓN y los elementos gramaticales y radicales, es la expresión de una proposición: tiene sujeto y predicado. POR EJEMPLO: En una unidad formal, Sapir simboliza distintas unidades funcionales: SOL es raíz, SOLAR: SOL (raíz) + AR (elemento gramatical). Estas combinaciones son limitadas en cada lengua pero pueden manifestar innumerables funciones. Sapir distingue en la lengua tres niveles estructurales mayores: a) El sistema ideal de sonidos; b) la estructura conceptual; c) la forma. La forma lingüística puede analizarse desde dos puntos de vista: De los procedimientos gramaticales o expresión formal (cómo se combinan los morfemas); de la distribución de conceptos formalmente expresados (categoría de los morfemas). En la parte 1) podremos encontrar 6 tipos principales de procesos gramaticales que tienen valor funcional: 1. Orden de palabras (cierta noticia-noticia cierta)
2. Composición (correveidile; frente a corre, ve y dile).
3. Afijación (útil, inútil, útiles)
4. Modificación interna del elemento radical o del gramatical (ingles: foot-feet)
5. Reduplicación
6. Diferencias acentúales (hábito,habito,habitó) Situándonos históricamente nos encontramos después de la Primera Guerra Mundial en donde surgirán las organizaciones lingüísticas fuertes de América. El interés por desarrollar los métodos de análisis de la nueva lingüística estructural, se conjuga aquí, con el enfoque que relaciona a la lengua con modelos culturales. En Yale se forma una escuela que sigue las enseñanzas de Sapir, y que en vísperas de la Segunda Guerra Mundial dará lugar a una segunda época por las teorías de Bloomfield. Es aquí donde la línea inaugurada por Boas y Sapir se debilita, pero se mantiene en el trabajo independiente, y que luego será retomado (en cierta forma) por Benjamín Lee Whorf. BENJAMIN LEE WHORF Uno de sus principios fundamentales es que la esencia misma de la lingüística es la búsqueda del significado: afirma que cuando en su forma fónica una palabra tiene una semejanza acústica con su propio significado, podemos percatarnos de ello. Pero cuando lo que ocurre es lo contrario, nadie se da cuenta. Él considera las relaciones entre lengua y cultura de manera unidireccional y en el sentido inverso al de Boas: enfoca la manera como la lengua moldea las estructuras cognoscitivas de una cultura. El pensamiento, según Whorf, depende de las leyes de la lógica, y a su vez estas leyes son las mismas para todos, sin importar qué idioma se utiliza. Sin embargo, este punto de vista del lenguaje era común en Occidente, porque nadie sabía de las excepciones a la misma. Si una regla no tiene excepciones, entonces no puede ser vista como una regla, sino que se funde en el fondo de la experiencia y por lo general permanece inconsciente de ello. Sólo cuando aparece una contradicción entendemos lo que ya hemos dado por sentado. Utiliza la lingüística comparada para revelar los patrones subyacentes a través del cual la gramática controla la manera que la realidad se ve. De acuerdo a su significación gramatical, las personas que utilizan acusadamente gramáticas diferentes se ven dirigidas por sus respectivas gramáticas hacia tipos diferentes de observación, externamente similares; por lo tanto, no son equivalentes como observadores, sino que tienen que llegar a algunos puntos de vista diferentes sobre el mundo. La obra de Sapir en cuanto a la relación entre lengua y cultura adquiere un particular sesgo con Whorf, el cuál tomaría su hipótesis etnolingüística para llevarla a lo que actualmente se conoce como la hipótesis Sapir-Whorf. A partir de esto, son considerados los fundadores de la etnolingüística. HIPÓTESIS SAPIR-WHORF La hipótesis de Sapir-Whorf establece que existe una cierta relación entre las categorías gramaticales de la lengua que una persona habla y la forma en que la persona entiende y conceptualiza el mundo. También se conoce a esta hipótesis como PRL (Principio de la Relatividad Lingüística). Podemos distinguir una formulación fuerte y una más debil: Hipótesis whorfiana fuerte: La lengua de un hablante monolingüe determina completamente la forma en que éste conceptualiza, memoriza y clasifica la “realidad” que lo rodea (esto se da a nivel fundamentalmente semántico, aunque también influye en la manera de asumir los procesos de transformación y los estados de las cosas expresados por las acciones verbales). Es decir, la lengua determina fuertemente el pensamiento del hablante. Hipótesis whorfiana débil: La lengua de un hablante tiene cierta influencia en la forma que éste conceptualiza y memoriza la «realidad», fundamentalmente a nivel semántico. Esto significaría que a igualdad de todo lo demás pueden existir diferencias estadísticas significativas en la forma que dos hablantes de diferentes lenguas resuelven o enfocan ciertos problemas. Hoy en día esta hipótesis está desacreditada en su forma fuerte. Los ejemplos en los que se basaron Sapir y Whorf son irreales. Por ejemplo puede ser el de los muchos verdes que distinguen (en el lenguaje) los indios del Amazonas y los pocos que distinguimos nosotros. ¿Eso significa que no veamos los diferentes verdes? Obviamente, no. Lo que significa es que en nuestro modo de vida no es tan importante. Sapir llegó a creer que el lenguaje no era un mero reflejo de la cultura sino que el lenguaje y el pensamiento podían de hecho tener una relación de mutua influencia e inclusive de determinación. Whorf le dio todavía más precisión a esta idea al examinar los mecanismos gramaticales particulares mediante los cuales el pensamiento influía en el lenguaje.
Full transcript