Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Racionalidad, emociones y normas sociales

No description
by

Beatriz Arriaga

on 17 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Racionalidad, emociones y normas sociales

Racionalidad, emociones y normas sociales
Racionalidad
Normas
Sociales

Emociones
Racionalidad y
normas sociales

Normas sociales y
emociones

Racionalidad y
emociones

Jon Elster
Se tratarán las distinciones entre la racionalidad, las emociones y las normas sociales como móviles principales de la acción.
Para que una acción sea racional debe constituir el mejor medio para satisfacer los deseos del agente.

Las creencias son racionales en tanto se basen en la información de la que dispone el agente.

La teoría de la opción racional se plantea en términos de deseos y oportunidades y no de deseos y creencias.
El objeto de la racionalidad es absolutamente subjetivo.

Ser racional no garantiza el éxito.

Las creencias racionales no tienen porque ser verdaderas: sólo deben estar muy bien fundamentadas en la información disponible.

Las creencias son racionales si se han creado mediante procesos que a largo plazo, tiendan a producir creencias verdaderas.

Las creencias así creadas pueden no corresponderse con los hechos.

La formulación de creencias es vulnerable a influencias distorsionantes.

No obstante una creencia no se vuelve racional por el simple hecho de estar fundada en información disponible.

En ocasiones demasiada información es un peligro.

El justo medio es el nivel óptimo de búsqueda.

Los deseos de los agentes forman parte del proceso de la formación de creencias.

Pero los deseos de un agente no deben formularse con base en sus creencias.
Las normas sociales no están centradas en los resultados. Las normas sociales más sencillas son incondicionales.

Las normas no están centradas en el futuro. En cambio la racionalidad está claramente orientada hacia el futuro.

Las normas sociales pueden diferenciarse de otros fenómenos afines: difieren de las normas morales, privadas y legales.
Las normas sociales no son elementos de equilibrio de las convenciones, ya que las personas no necesitan ningún motivo que trascienda el interés personal para adherir a las convenciones.

Se debe distinguir la conducta guiada por la norma de los hábitos y las neurosis compulsivas.
La característica más notable de las emociones es su componente de excitación.


La mayor parte de las consecuencias de las emociones sobre la conducta dependen de su carácter específico y de su objeto intencional.

Las emociones presentan tres propiedades:
Propiedades cualitativas y fenomenológicas diferentes.

Son intrínsecamente positivas o negativas.

Por lo general tienen un objeto intencional.


Un aspecto esencial de las emociones es que tienen la capacidad de alterar y distorsionar la apreciación objetiva que las provocó.

El objeto de una emoción es el retrato emocionalmente distorsionado de su causa.

El abrupto contraste que se ha presentado entre la racionalidad y las normas sociales indica que las personas que están motivadas por las normas son irracionales.
Reduccionismo de las normas sociales:
Las normas no son más que racionalizaciones derivadas del interés personal.

Las personas cumplen con las normas debido a un temor.

La conducta no consecuencialista puede explicarse por el hecho de que por lo general trae aparejadas buenas consecuencias.
El arte de inducir a los demás a dar el primer paso y de resistirse a esos estímulos ilustra la explotación instrumentalmente racional de una norma social.
Entonces, si algunas personas explotan las normas a favor de sus intereses personales, sólo puede deberse al hecho que de que otros están dispuestos a permitir que las normas predominen sobre el interés personal.
Cuando las personas obedecen las normas, por lo general tienen un objetivo en mente.

En términos más generales la conducta guiada por las normas se ve respaldada por la amenaza de las sanciones sociales que hacen que sea racional obedecer las normas.
Quienes siguen una norma social la respetan aunque no exista ningún interés personal en ello. En una situación dada, el cumplimiento de la norma puede ser útil, pero eso no significa que siempre sea útil cumplirla. Es más, no hay ninguna presunción de que su utilidad ocasional pueda explicar su existencia.
Las emociones participan de todas las normas sociales, sea como factores de imposición externa o interna.
Las norma sociales regulan la expresión de las emociones y, a veces, las emociones mismas.
Las reacciones emocionales, con frecuencia, están determinadas por las normas sociales.
Vergüenza:


Factor decisivo para el cumplimiento de las normas sociales.
Vergüenza y culpa son formas de autoacusación.


El cumplimiento de las normas, por lo tanto,es una parte importante e íntima de la persona.
La influencia reguladora de las normas sobre las emociones, tiene dos aspectos:
Expectativas normativas acerca de las emociones que uno debe sentir en circunstancias específicas.

Existen normas que estipulan qué emociones se espera que uno exprese.
Como resultado de lo anterior se obtiene la
hipocresía
.

La hipocresía forma parte de las pautas de este mundo, no tanto por obligarnos a sentir emociones que no sentimos, sino por evitarnos expresar lo que si sentimos.
La importancia de la distinción entre las emociones que surgen y las disposiciones emocionales. Las primeras no están, salvo algunas, sujetas a nuestra voluntad. Las disposiciones emocionales pueden estar controladas por una planificación consciente del carácter.
Lo racional y lo emocional se contraponen como descripciones del carácter.

Se supone que las emociones interfieren con nuestra capacidad de formar creencias racionales y de hacer elecciones racionales.

Las emociones pueden de por sí, estar sujetas a criterios de racionalidad. Pueden facilitar la cognición en lugar de obstruirla
Las emociones dependen de las creencias debido a la necesidad de un conocimiento de la situación que las provoca antes de que surja cualquier reacción emocional.

Las atribuciones causales también son importantes para la emoción que se produce cuando algo sale mal o bien en nuestras vidas.

Muchas emociones surgen como resultado directo de la satisfacción o frustración de los deseos.
Las emociones son acciones por lo tanto las emociones racionales son sólo una variedad de la acción racional.

Las emociones son racionales si se adecuan a la ocasión en cuanto a su tipo.

Las emociones son racionales si se adecuan a la ocasión en cuanto a su grado.


Las emociones son racionales si se basan en creencias racionales.

La emociones son raciones si se basan en deseos racionales.

Las emociones son racionales si nos hacen sentir felices.
Robert Solomon
Las emociones son racionales e intencionales y no irracionales y desorganizadas, son muy similares a las acciones y se eligen al igual que elegimos un curso de acción.

Las emociones sirven a un propósito y son racionales, pero como los propósitos a los que sirven las emociones suelen ser cortos de vista, parecen no ser intencionales e irracionales.
Por lo tanto, una emoción es irracional o inadecuada si existe una divergencia provocada emocionalmente entre el objeto intencional de la emoción y su causa.
Las emociones son inadecuadas o irracionales sino guardan relación en fuerza o en grado con su objeto intencional.

Las emociones son irracionales si su objeto intencional es forjado o distorsionado por una emoción.

No todas las creencias irracionales obedecen a causas emocionales.

No todas las creencias con base emocional son casos de irracionalidad motivada.
.
La irracionalidad motivada puede surgir de deseos que no tienen ningún respaldo emocional.

Una emoción puede contaminarse por la irracionalidad de las creencias en que se basa.

La adaptación inconsciente de los deseos a lo posible es un mecanismo no autónomo que apunta a lograr mayor felicidad.

Las emociones racionales son las que hacen felices y las emociones irracionales son las que producen sufrimiento.

Otros Factores
Eliminación de la culpa y la vergüenza
Arrepentimiento
Remordimiento
Sentimiento de venganza
Full transcript