Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Paso 1: Idea & Guión

Clase 1 del taller
by

Federico Federico

on 11 February 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Paso 1: Idea & Guión

En la GUÍA DE LA ACTIVIDAD vas a encontrar todo el detalle de cómo llevar adelante tu trabajo.
Paso 1: IDEA & GUIÓN
Tres preguntas: Qué, A quién, Cómo
¿QUÉ QUIERO CONTAR?
Respondernos esta pregunta es el primer paso para cualquier escritura narrativa que encaremos. Expresar en forma muy breve y clara nuestra idea es tener una base sólida para seguir trabajando.
Construyendo la historia: conflicto, personajes, estructura
Escribiendo el guión
Volviendo a Caperucita...
El conflicto y los personajes principales son tan importantes que ya están expresados en la premisa, que es la versión más reducida de una historia.
Tiene miles de versiones pero la idea básica o "premisa" es una:
"Una nena tiene que llevarle comida a su Abuela enferma. Un Lobo la sigue e intenta devorarlas, pero finalmente un Cazador las rescata."
¿Te acordás de "CAPERUCITA ROJA"?
Si no recordás el cuento, podés leer la versión completa aquí:
http://goo.gl/cBKypW
¿A QUIÉN SE LO QUIERO CONTAR?
¿Cuál es mi público? ¿Niños, jóvenes, adultos? ¿O todos ellos? ¿Conocen ya el tema que estoy tratando, o es totalmente nuevo? Todo lo que podamos saber sobre el destinatario de nuestro relato nos ayuda a elegir los recursos narrativos más eficaces y funcionales a nuestra historia.
¿Pero qué pasaría si nos decidiéramos a contar esa misma historia pensando en un público adulto? ¿Qué cambiaríamos en los personajes para lograr mejor identificación? ¿Cómo adaptaríamos los conflictos y metáforas?
Caperucita Roja es un cuento para chicos...
¿CÓMO LO VOY A CONTAR?
Una misma historia puede ser narrada de muchas maneras: en tono de comedia o de drama; en forma cronológica o saltando del presente al pasado; en formatos breves o muy extensos... Las posibilidades son infinitas y nuestras decisiones dependerán de nuestro gusto personal, de nuestros recursos y, sobre todo, de lo que nos hayamos respondido en las dos preguntas anteriores.
En este corto vas a notar muchos cambios respecto de la versión "original": cambia el punto de vista (el protagonista es el Lobo), cambia el espacio-tiempo donde transcurre la historia, cambia el género y cambia, por supuesto, el público al que apunta:
Y si no, fijate en esta versión de Caperucita...
Así como Tex Avery (el genial animador del corto de Caperucita) toma una historia clásica para construir su propio relato, nosotros vamos a tomar material ya existente para intervenirlo con nuestras historias e ideas.
Para fijar estos conceptos y pasar a los que siguen, te proponemos que mires este material:
Por esto es que, cuando guionamos, diferenciamos entre "historia" y "relato". Historia es qué vamos a contar, relato es cómo lo contamos. Y para construir la historia y el relato tenemos muchas herramientas: conflictos, personajes, estructuras narrativas...
Seguramente la historia que inventes para tu producción no va a ser lo misma si elegís videoclip que si eligieras ficción o no ficción. Cada género propone distintas cosas, y tu corto intervenido va a ser el resultado de atravesar el material existente con tus ganas de contar algo y tus decisiones de cómo contarlo.
CONFLICTO
Toda historia nos cuenta un problema. Dependiendo de la historia (y de qué, a quién, y cómo la cuento), serán distintos tipos de problemas y de distinta intensidad.
En una historia de aventuras, el protagonista tiene que realizar un viaje, superar obstáculos o encontrar un objeto valioso.
En una historia romántica, el protagonista tiene que conquistar o enamorar a otro personaje que tiende a alejarse o lo rechaza.
En una historia de suspenso, el protagonista debe rescatar a alguien que está en peligro o huir de alguien o algo que lo amenaza.
Y aunque no podamos encuadrar la historia dentro de un género clásico, la idea del problema a resolver aparece SIEMPRE, en cualquier soporte narrativo, sea ficción, documental, informativo, etcétera.
(Claro que existen formas y formatos no narrativos, ¡pero acá queremos que nos cuentes algo!)
PERSONAJES
Alguien tiene que hacerse cargo del problema que planteamos. Alguien debe fijarse como objetivo resolver ese problema. Y alguien debe tratar de impedírselo.
Vamos a llamar "Protagonista" al personaje que se haga cargo del problema. El que realice todas las acciones posibles para resolverlo, aunque no lo logre. Puede ser más de uno, un equipo o grupo. El relato suele adoptar el punto de vsta de este personaje y lo sigue en sus intentos, éxitos y fracasos.
El "Antagonista" es aquel que no quiere que el Protagonista logre su objetivo. ¿Por qué? Porque quiere lograrlo para sí, o porque su objetivo se contrapone irremediablemente al del Protagonista. El Antagonista puede ser una persona, un grupo de personas, o incluso algo no humano.
Para estos personajes, lograr el objetivo debe ser sumamente importante. Si se resignan con facilidad, el conflicto se desinfla y la historia pierde interés. Por eso cuando diseñamos a nuestros personajes tenemos que pensar por qué es importante para ellos resolver el conflicto.
Los personajes se definen a través de sus ACCIONES. La acción es la herramienta más importante que tenemos para contar cuál es la forma de ser de nuestros personajes y cómo intentan lograr su objetivo.
Cuando una historia nos parece aburrida o que "no pasa nada", lo que falta es acción. No acción de relleno, como simples piñas o tiros, sino acciones concretas que nos hagan pensar que el personaje se acerca o se aleja de su objetivo.
ESTRUCTURA
Tenemos un problema y alguien que acciona para solucionarlo. ¿Cómo organizamos esta información para que el espectador la reciba de la mejor manera posible? Introduciendo, desarrollando, desenlazando.
En la "Introducción", o inicio del relato, tenemos que dejar claro de qué va nuestra historia: dónde y cuándo transcurre la acción, cuál es el problema y quiénes se enfrentan por resolverlo.
En el "Desarrollo", contamos los pormenores y detalles de las acciones que los personajes realizan. Para construir un desarrollo interesante, necesitamos que cada acción sea más intensa que la anterior, y, sobre todo, que el protagonista corra riesgos de fracaso ciertos.
En el "Desenlace" resolvemos el conflicto. Elegir una buena resolución siempre es difícil. Lo importante es recordar que el final debe ser: lo más lógico posible (para que el espectador no se sienta estafado) y lo más inesperado posible (para que el espectador disfrute y se sorprenda).
Una estructura equilibrada implica balancear estas tres partes del relato. En un largometraje, por ejemplo, la introducción lleva aproximadamente el primer cuarto de película, el desarrollo el segundo y tercer cuarto, y el desenlace el último.
Si trabajás con
VIDEOCLIP:
¿Qué tipo de conflictos te convienen? Seguramente la letra de la canción dispare ideas para crear tu historia. Los videoclips con contenido "narrativo" combinan dos formas de expresión: la música y el relato audiovisual. Es importante que la imagen sea complementaria pero no literal: no hace falta ponerse a "ilustrar" o "dramatizar" al pie de la letra lo que dice el tema. La canción es un disparador, tu historia puede tener vuelo propio.
Pero esto no es una fórmula matemática y, sobre todo en formas breves como las que trabajamos en este taller, las proporciones pueden cambiar.
Lo importante es que entendamos: contamos con la introducción para captar la atención del espectador, con el desarrollo para retenerlo y entretenerlo, y con el desenlace para sorprenderlo. ¡Aprovechémoslo!
Si trabajás con
NO FICCIÓN:
El audio original seguramente va a influir en lo que puedas contar. Pero también está la posibilidad de que al combinarlo con imágenes nuevas, el sentido de esas palabras pueda cambiar. En la búsqueda de tu idea, de lo que querés contar, tenés que abrirte a todos los significados posibles que puedan tener esos sonidos, incluso los que te parezcan absurdos pueden llega a convertirse en premisas originales para contar una historia.
Caperucita Roja tiene la estructura de un cuento clásico
En los relatos clásicos, "había una vez" marca el comienzo de la introducción, "pero un día" el planteo del conflicto, "y entonces" los giros del desarrollo y "y así fue que" la llegada del desenlace.
Para la estructura de tu
CORTO INTERVENIDO...
Contás con la estructura del video original, para usarla como base o alterarla cuando lo necesites.
Si trabajás
FICCIÓN:
La escena que elijas va a tener su propio conflicto. ¿Es posible cambiarlo, contar otra cosa con ese mismo material? Seguro que sí. La forma más sencilla es doblando a los actores para que digan otra cosa. Pero, ¿qué pasa si agregás imágenes? Un plano de lo que el personaje imagina o recuerda, de lo que ve fuera de cuadro, de lo que sueña... Esto puede ser aún más potente que alterar los diálogos y puede cambiar totalmente el sentido de la escena.
Se trata de construir personajes interesantes, para que el espectador -porque se identifica o porque se entretiene- permanezca interesado en los problemas de ese individuo hasta el final. A veces podemos combinar conflictos y personajes de maneras no tradicionales y lograr resultados originales, inesperados.
Entonces, ¿el Lobo es protagonista o antagonista?
Las dos cosas. Bueno, no es las dos cosas. Pero puede ser las dos cosas. En la versión clásica de Caperucita Roja, claramente es el antagonista de la historia. En el corto de Tex Avery, en cambio, es el protagonista.
La búsqueda de la idea, de la premisa y del conflicto suelen ser simultáneas.
Como narrador tengo la libertad de elegir el punto de vista que quiero para mi relato, esto es, desde qué personaje voy a contar la historia. Con esto defino el protagonista y el antagonista.
Pensá en la final de un mundial de fútbol: puedo contar la historia desde el punto de vista del ganador o desde el punto de vista del perdedor.
Por ejemplo, esta miniserie de superhéroes, contada en forma de comedia y desde el punto de vista de... un villano youtuber:
Muchos de estos recursos se mantienen en la narrativa contemporánea, sea audiovisual o literaria. Pero muchos narradores actuales optan por plantear el relato de otra manera: alterando el orden temporal, presentando de manera distinta los hechos y los personajes...
Si te interesa profundizar, haciendo click acá podés ver un análisis de la estructura de Caperucita Roja desde una perspectiva clásica:
Como en toda estructura breve, no hay tanto tiempo para desarrollar el conflicto y los personajes. Por eso es importante tener, sobre todo, un comienzo (introducción) ganchero y atrapante, y un final (desenlace) sorprendente e inesperado.
El secreto es ser conciso y que cada imagen o escena que escribas sea lo más expresiva posible. Tenés qué contarnos quién es tu personaje y cuál es el problema que tiene al mismo tiempo.
(¡no te cuelgues viéndolo entero ahora que es largo!)
(Y así podemos escaparnos un poco de esa forma simplona de pensar en "personajes buenos" y "personajes malos".)
Los hechos "objetivos" son los mismos, pero ¿sería el mismo relato? Incluso daría por resultado dos géneros narrativos distintos: "épico" y "trágico"...
El uso ingenioso que hagas de la estructura es una de tus principales armas para que los espectadores se enganchen con tu guión.
LLEGA EL MOMENTO DE ESCRIBIR
Elegiste tu material. Tenés tu idea. Es momento de pasarla a palabras.
Acá te dejamos algunas recomendaciones para saber cómo organizar el texto, qué programas utilizar y otros datos útiles.
QUÉ ESCRIBIR Y QUÉ NO ESCRIBIR
EN EL GUIÓN
La escritura del guión se diferencia mucho de otros textos, como un cuento o una monografía. ¿Por qué?
Porque sólo escribimos lo que podemos contar mediante imágenes y sonido. No tiene sentido, por ejemplo, describir "qué está pensando" un personaje.
Si yo quiero contar cómo se siente Jorge, no me sirve para el guión escribir "Jorge estaba triste, extrañaba a Eduviges, recordaba cada instante juntos, etc." Tengo que traducir eso al lenguaje audiovisual:
"Jorge entra a la habitación y observa la cama vacía. Deja caer su maletín, se acerca a la mesita de luz y observa una fotografía de él y Eduviges, sonrientes en las playas de Necochea. Acaricia la cara de ella, y luego arroja la fotografía con fuerza al piso. Se escucha un bolero melancólico. Jorge llora, se suena los mocos, etc."
Lo que usamos para narrar audiovisualmente son acciones, siempre acciones, que es la manera que tienen los personajes de contar qué les pasa.
Por eso es importante no abusar de los diálogos. Son difíciles para los actores y muchas veces podemos encontrar maneras más interesantes de contar algo si evitamos que el personaje lo explique con palabras.
OTROS DETALLES PARA CUIDAR
Separamos el guión en ESCENAS. Cada nuevo cambio de espacio o de tiempo es una nueva escena. Esto es muy útil para planificar el rodaje. Además escribimos en TIEMPO PRESENTE.
Esto ayuda a eliminar partes aburridas o innecesarias, y a generar intriga cuando no contamos algo que el espectador quiere saber.
Utilicemos las ELIPSIS como recurso. Son pequeños saltos en el tiempo en los que evitamos mostrar qué hace el personaje.
Podemos elegir escribir a una o dos columnas, pero seamos cuidadosos en separar claramente diálogos, música y efectos sonoros.
Para los diálogos, no seamos reiterativos: que Jorge no diga "voy a agarrar una naranja" si lo estamos viendo agarrar la naranja...
Aprovechemos el sonido FUERA DE CAMPO para narrar. Si filmo un accidente de autos, puedo grabar al personaje mirando y ponerle el ruido del choque. Puede ser más interesante (y más barato) que romper autos de verdad.
Cuanto más preciso y creativo sea el guión, más posibilidades de éxito vamos a tener en la grabación y la edición.
CADA CORTO INTERVENIDO ES DISTINTO
Es importante que logremos volcar todas nuestras ideas con claridad en nuestro guión, tratanto de que sean comprensibles para cualquiera que lo lea.
Llegó el momento de ponerse a trabajar. La primera actividad del taller es pensar la idea y escribir el guión de tu corto intervenido.
Una vez que elijas el video con el que vas a trabajar, vas a escribir el guión de ese material que ya existe, tal cual lo ves en la pantalla. Y luego lo editás, borrando, modificando y agregando las escenas creadas por vos.
De este mismo modo vamos a trabajar cuando editemos el material ya grabado.
Tené en cuenta la FACTIBILIDAD de tu idea. Esto significa que todo lo que escribas... ¡TENÉS QUE PODER FILMARLO!
Taller REALIZACIÓN AUDIOVISUAL
Clase 1
Autor / tutor: FEDERICO GRUNAUER
Full transcript