Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Copy of METODOLOGÍA PARA LA ENSEÑANZA DE LA DANZA

No description
by

yeny avila

on 12 March 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Copy of METODOLOGÍA PARA LA ENSEÑANZA DE LA DANZA

METODOLOGÍA PARA LA ENSEÑANZA DE LA DANZA CONTEMPORÁNEA


Permitirá al alumno ubicarse en el contexto del aprendizaje pertinente y conocer el resultado al cual deberá llegar.
Comunicar al alumno los conocimientos y experiencias nuevas que aprenderá.
Es el punto de partida para la planeación, toma de decisiones y adecuaciones que estén encaminadas a satisfacer las necesidades de los estudiantes, logrando el desarrollo integral de sus capacidades y fortaleciendo todo lo que, como miembros de un grupo e individuos, poseen.
El maestro tendrá la responsabilidad de analizar y diagnosticar a sus alumnos para orientar adecuadamente las actividades que conforman el aprendizaje.
Análisis y diagnóstico de grupo
Parámetros y objetivos concretos que conducen a acciones rígidas
Escasas aptitudes y vocación
Talla
Fuerza
Tono muscular
Peso
Edad
Cada técnica está formada por un sistema de movimientos que proponen diferentes modelos, por ejemplo, unos trabajan más las extensiones y la fuerza, otros se destacan por la entrega del peso a la gravedad y algunos resaltan la expresividad, pero cualquiera de estos sistemas parten de ciertos ejercicios estables que pueden recombinarse de diversas maneras. Se debe llevar a los alumnos más allá de la técnica que trabajan, para que puedan tener acceso a la invención o creación de lo que determinada técnica no ha prescrito aún y enseñar la danza como arte, no sólo como técnica.
Una metodología proporciona los recursos necesarios para la enseñanza de manera ordenada y adecuada, a través de la utilización de procesos y técnicas que hacen más eficiente la dirección del aprendizaje; gracias a ellos, se incorporan con mayor facilidad los conocimientos a los alumnos. Es la manera de guiar y dirigir el camino para cumplir determinadas metas y utilizar los recursos metodológicos para la efectividad del aprendizaje; con un sentido de organización que da impulso a los pasos de enseñanza.
Los maestros son los responsables del proceso de enseñanza-aprendizaje y por ende, de la aplicación correcta de los procesos de innovación pedagógica. Por lo tanto, para alcanzar los resultados deseados en los estudiantes, necesitan conocer aspectos teóricos y metodológicos que sean fáciles de digerir y aprender. Siempre que el maestro mantenga una organización coherente en cada clase, y tenga constante voluntad y disciplina, se habrá logrado una ejecución motora efectiva en el alumno.
Estructura de una clase
Calentamiento y estiramiento
Piso o Barra
Centro
Espacio
Cierre
"Es como los cimientos de un edificio que da los soportes básicos para mantenerlo en pie, y que sin ellos amenazaría su existencia"
Concentración inicial
Reglas para mantener el ritmo
de una clase
La disciplina en la danza
Bases técnicas del trabajo corporal
Mantener el ritmo adecuado durante toda la clase es indispensable para captar la atención física y mental continua del alumno, de esta manera se evitará la lentitud del progreso de la misma.
En la danza el instrumento de trabajo es el propio cuerpo que se lleva a las más difíciles acciones del movimiento, entonces se necesita de una total entrega disciplinada tanto física como mental, para así poder incorporar las complicadas técnicas acompañas por largas jornadas de entrenamiento y ensayos.
Trabajo de la cabeza
La cabeza se debe mantener relajada y en posición de reposo, pero firme
Trabajo de la cabeza

El cuello es un área extremadamente complicada desde cualquier punto de vista y la estructura muscular no es la excepción. El músculo esternocleidomastoideo, ayuda a la rotación, flexión y extensión de la cabeza.

El tema de la expresividad es uno de los aspectos más difíciles de desarrollar, se logra casi al final, cuando se es capaz de hacer una figura con el cuerpo sin poner esa cara de concentración para que "salga bien" y disfrutando el movimiento.

La expresión facial al momento de bailar comunica el sentido de la danza y el estado de ánimo, de tal manera que, si un bailarín se equivoca en plena escena su cara puede delatarlo mucho más que su cuerpo, sin embargo una expresión feliz y confiada le comunica a quien lo está observando que todo va bien, que sabe lo que hace y que está contento con el resultado. Bailar con cara de susto o enojo, no armoniza con la música ni con los movimientos corporales.
Trabajo de los brazos
Unos brazos expresivos y manos sin tensión se consiguen cuando la espalda y los omóplatos están fuertes y correctamente colocados.
La postura relajada y armoniosa del bailarín esconde una musculatura fuerte y perfectamente tonificada, que logra colocar y movilizar los brazos con un tono natural y los sostiene durante largos periodos de tiempo en sus diferentes posturas sin cansancio, ni lesiones. Si los músculos que controlan los omóplatos están completamente activados, se creará una sólida base para el movimiento de los brazos.

Los bailarines a menudo desarrollan tensión entre sus omóplatos debido a la demanda de mantener una posición erecta. Generalmente el mentón y el cuello están muy rígidos y se ve reflejado hasta los hombros, los dedos y codos. Utilizar la respiración pensando en dejar que el aire fluya a las extremidades, ayuda a suavizar los músculos y articulaciones de forma consciente.
Trabajo
del
torso
El torso es el primer centro motor que prolonga todo movimiento del cuerpo, de ahí nace la acción de crecimiento y oposición al suelo.
En el torso reside la fuerza, la energía y el balance, todo movimiento que incluya la acción de una de las piernas, necesitará la elongación del torso para evitar hundirse sobre las caderas y controlar a su vez la suspensión del movimiento en saltos y giros.
Para las acciones específicas de danza contemporánea, el desarrollo y trabajo de la columna vertebral es vital para una ejecución técnica adecuada. La contracción por ejemplo, corresponde a flexiones de la zona lumbar, dorsal y cervical dependiendo del tipo de movimiento, si es contracción profunda intervienen las tres zonas, mientras que la pequeña contracción es de la zona lumbar y dorsal específicamente.
Los brazos son una de las partes más expresivas del cuerpo, utiliza la energía que viene del torso y la lleva desde los hombros hasta las puntas de los dedos, con movimientos fuertes, suaves, e incluso relajados cuando no se necesite su intervención.
Trabajo de las caderas
Las caderas constituyen el segundo centro motor del cuerpo, originando fuerza opuesta al primero (el torso), es una parte de gran poder y fuerte expresividad. Combina movimientos pélvicos hacia delante, hacia los lados y hacia detrás. La ondulación, por ejemplo, une la acción de la cadera con la del torso y juntos trabajan como un equipo para la realización de la misma
La pelvis es uno de los segmentos corporales más importantes en las técnicas corporales, es el nexo entre la zona inferior y la superior, distribuye la fuerza generada por las piernas y traslada hacia abajo el peso ejercido por nuestra zona superior. Esto sin duda, se va comprendiendo mejor cuando el movimiento del bailarín madura y va traspasando todos estos conocimientos en movimiento corporal.
Trabajo
de las
piernas
Trabajo
de
los pies
La rotación externa de las piernas (endehor), es la característica más distintiva del bailarín; dicha rotación debe emanar de la cadera y el fémur rota por la acción de varios músculos rotadores de las caderas.
Es de gran importancia que la rodilla mantenga suficiente tensión en cualquiera de las posiciones de las piernas, tanto en el suelo como fuera de él, ahora bien, esa tensión no será prolongada hacia atrás sino hacia arriba apretando los músculos largos que rodean a la rodilla, de lo contrario será dañada.
El endehors se inicia en la articulación de la cadera, como un espiral que luego va envolviéndo la pierna por detrás, pasando por el muslo interno girándolo hacia fuera, desciende por detrás de las rodillas, continua bajando y por último va rotando hacia fuera hasta llegar a los talones y los pies.
Se deberán cuidar las posiciones tanto abiertas como cerradas; las posiciones paralelas se miden por la línea externa del pie y no por la interna. Cuando el movimiento del pie se eleva del suelo, por ejemplo un tendú, tanto en su posición abierta como cerrada se irá despegando del suelo primero el talón, luego el metatarso y por último los dedos. Al regresar de igual forma pero a la inversa y siempre manteniendo el crecimiento del torso en oposición a las caderas.
En cuanto al relevé se necesita mayor fuerza de la acción de crecimiento, el peso va en el metatarso entre el dedo gordo y el siguiente, si es posición abierta la fuerza del talón va hacia delante tanto al subir como al bajar, además se mantiene la tensión del torso en crecimiento para evitar una caída repentina y brusca.
Un buen pie destaca por su flexibilidad y su fuerza, pero deben parecer suaves y ser silenciosos, para ello hay que entrenar y preparar la musculatura del mismo.

La correcta alineación en la punta forma parte de la extensión de la pierna en una línea larga y continua.

El pie no debe realizar una rotación por sí mismo, debe basarse en el control de los músculos del endehors.

Principios generales del movimiento
Los cimientos de la clase de danza contemporánea están sujetos a varios principios básicos que van construyendo los hábitos del movimiento y el dominio corporal y mental del cuerpo de un bailarín.
Principio de la postura básica
Principio del constante crecimiento
Principio de los centros motores del cuerpo
Principio del espacio como una masa densa que el cuerpo atraviesa constantemente
Principio del trabajo mental unido al físico
El principio del desarrollo
Principio de las cualidades del movimiento y su calidad
Principio del uso de la voz
Trabajo
colectivo
El esfuerzo en conjunto de un grupo de personas que comparten una meta y mantienen la disciplina, desarrollan el trabajo colectivo, entre éstos debe existir el entendimiento de los intereses individuales de cada uno y los de todos, además de respeto y relación correcta y amistosa entre sí para que funcione.
Leyes
de la didáctica
Carácter científico de la enseñanza
Se debe estar actualizado en los avances científicos para transmitirlos en clase. Esto es, enseñar conocimientos verdaderos y correctos apoyados en la realidad, para que exista una relación constante y consciente entre los conocimientos científicos y las normas didácticas empleadas.


Un aspecto científico que se relaciona con la enseñanza de la danza contemporánea es la teoría, que debe estar estrechamente ligada a la práctica para que tenga validez.

Todo conocimiento que se trasmita en clase debe estar de acuerdo con el progreso de la ciencia, de tal manera que la enseñanza de la danza esté dentro de los límites de una realidad objetiva.
La sistematización
Responde a una adecuada planificación y secuencia lógica de todos los elementos que intervienen en el aprendizaje como la apropiación de nuevos conocimientos, consolidación, aplicación y evaluación, de modo que lo de hoy sirva para afianzar lo de ayer y abra el camino a lo de mañana.
Entonces la sistematización debe seguir estas tres reglas: basar lo nuevo en lo conocido, todo se divide en partes y repetir constantemente las cosas.
Enlace de la teoría y la práctica
Aunque el carácter de una clase de danza sea práctico, no se debe pasar por alto los aspectos teóricos de la misma: hay que entender primero para luego hacer. Por lo tanto, la teoría clarifica los motivos, sienta las bases, principios y leyes que posteriormente se comprueban en la práctica para lograr una buena técnica.
Cooperación creadora entre el alumno y el maestro
Esta ley incluye tres exigencias: primero el papel del maestro como guía, en segundo término el trabajo consciente del alumno y por último la cooperación creadora de ambos.
La sistematización
Se debe impartir la clase de manera que los alumnos la entiendan y comprendan. Si el maestro no tiene claridad al explicar un movimiento o tema y no se da a entender fácilmente, tendrá muchas dificultades en su profesión.
Se debe detectar el nivel de los alumnos para impartirles la clase correcta y poder desarrollar sus capacidades al máximo, así se evitará dar una clase profesional a principiantes, o una clase básica a avanzados que no les dará ningún beneficio
Otra situación que requiere de gran comprensión es cuando un alumno está lesionado, el maestro debe informarse primeramente sobre la lesión que padece para tomar las medidas necesarias, se debe de comprender que requerirá “descanso” refiriéndose a “reposo absoluto”.

No se debe requerir la presencia del alumno lesionado en la clase como observador, mucho menos exigirle que entre a ella aún con su lesión, este comportamiento será negativo para su recuperación.
La atención individual dentro del trabajo general colectivo
El maestro debe estar alerta de los errores de ejecución en cada alumno y ser corregidos rápidamente en el momento que los está cometiendo, de esta manera la clase no será interrumpida por correcciones individuales muy extensas y además mantendrá la concentración y agilidad en los alumnos.
Para lograr la limpieza y perfección técnica de todas las partes del cuerpo, se deberá ser constantes con el trabajo en clase, además convendrá ampliar los conocimientos anatómicos para el correcto trabajo del cuerpo.
racias
En los primeros años de vida del bailarín es cuando se adquieren las bases académicas del futuro perfeccionamiento; y un simple error repetido varias veces en la clase o no corregidos a tiempo puede desembocar en un grave problema en los años subsiguientes, dejando tal vez en el camino la oportunidad de convertirse en un excelente bailarín
Full transcript