Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Ópera de París

No description
by

Robyn Lopez

on 9 September 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Ópera de París

La Opera de Paris
Ópera de París
La Ópera Garnier, también conocida como Palacio Garnier u Ópera de París, es uno de los edificios más característicos del IX Distrito de París y del paisaje urbano de la capital francesa. Napoleón III ordenó su construcción al arquitecto Charles Garnier, quien lo diseñó en estilo Neobarroco.
La Estructura
Oculto tras las molduras y adornos, se esconde la estructura metálica que sostiene al edificio. Es decir, se trata de un edificio que utiliza tecnología moderna, pero disfrazado de antiguo.
Interiores
ESPACIOS
A Hall de entrada
B Los accesos de abonados
C Escalera de Honor
D Foyer o Lugar de descanso
E Auditorio
F Escenario
G Foyer de la danza
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla
Facultad de Arquitectura
Colegio de Arquitectura
Taller de Análisis Tipológicos
Otoño 2013
Profesora:
Arq. Patricia García Carrillo
Alumnos:
Lima Bonilla Ricardo Armando
Sánchez León Miguel Angel
"LA OPERA DE PARIS" de Garnier
La construcción de la Ópera tuvo varios contratiempos. La obra hubo de ser interrumpida al encontrarse cuevas con aguas subterráneas durante las excavaciones,1 las cuales tuvieron que ser absorbidas con bombas durante 8 meses. También se interrumpió después del desastre de la Guerra Franco-Prusiana, la caída del Segundo Imperio Francés y la Comuna de París de 1870
29 de noviembre de 1860 se publicó el decreto sobre la conveniencia de edificar una nueva Opera en Paris. Todo fue demasiado rápido. Un mes después, el 29 de Diciembre de 1860, se publicó el decreto convocando un Concurso: se dejaba sólo un mes de plazo. Y se pedía sólo ideas generales: un concurso de ideas.
Se escoge el proyecto de Garnier por unanimidad.
El Palacio Garnier fue designado parte de la gran reconstrucción parisiense del Segundo Imperio Francés, promovida por el Emperador Napoleón III, quien escogió al Barón Haussmann para supervisar las obras. En 1858 el Emperador autorizó a Haussmann a derrumbar los 12.000 metros cuadrados requeridos para construir el segundo teatro para las renombradas compañías de ópera y ballet de París. El proyecto se puso en competencia en 1861, y fue otorgado a Charles Garnier (1825–1898). La primera piedra fue puesta en 1861, seguida del inicio de las obras en 1862.
Aparece un incentivo para terminar de construir este edificio cuando la antigua Ópera de París, conocida como el Teatro de la Academia real de la Música (también conocida como Teatro de la Academia Imperial de Música), fue destruida por un incendio que duró 27 horas el 29 de octubre de 1873, dejando a París desesperada. Este teatro había sido la sede de la Ópera y Ballet parisina desde 1821
EL AUTOR
Garnier era un perfecto pequeño burgués, un tanto vulgar, que se creía en la obligación de llevar el pelo un poco revuelto, al modo (convencional) de los artistas. Eso era todo. Ni especialmente inteligente, ni especialmente culto. Y sin embargo un genio indiscutible: estaba extraordinariamente dotado para el diseño arquitectónico; y la suerte le favoreció con la oportunidad de demostrarlo, con uno de los edificios unitarios de mayor presupuesto de Europa
LAS OBRAS
En agosto de 1860 comienzan las excavaciones.
El terreno presentó una doble dificultad. Para las obras de urbanización anteriores no había resultado tan considerable. la más importante fue el nivel freático: una abundancia inesperada de aguas subterráneas y lo que es peor, corrientes. Problemas con pozos adyacentes.
Tentando a Arquímedes, se extrajo una cantidad de agua equivalente a tres veces el volúmen del edificio actual.
El Palacio de Garnier está
Hall de entrada
Tras el empeño (plenamente logrado) de que la forma del edificio expresara perfectamente su función, Garnier, segun la tradición clásica, debía justificar el "funcionamiento", es decir las circulaciones, expresión que significa el trascurrir de las personas preferentemente importantes. Y Garnier creyó que su proyecto estaba netamente justificado.


La entrada de las personas comunes, que accedían a pie al teatro, se realizaba por el frente, a través de la arcada, tras una breve y fácil escalinata. Una vez, preparados, adquirían sus billetes, y pasaban a un segundo vestíbulo de control, desde el que accedían a la parte social del edificio.
Los accesos de abonados
El solar romboidal invitaba a salientes laterales: en el proyecto de Ganier fueron ocupados por los pabellones simétricos del Empereur (tras 1871, simplemente "Jefe de Estado") y del Glacier, que servía en planta baja para el desembarco a cubierto de los abonados.
Escalera de Honor
Según se aprecia en la planta, en la Opera de Paris se destina una parte muy importante de la superficie a salones y espacios de relación, al margen del espectáculo teatral propiamente dicho.

La escalera ceremonial es el núcleo que ordena todos estos espacios. Está concebida como una escultura, con rampas sobre arcos, de lados curvos, que se despegan de la caja. En realidad, su esquema es muy sencillo, pero el efecto logrado es inolvidablemente grandioso.

Y el diseño de las paredes de la caja de escalera colabora plenamente. La distribución de columnas es estupenda: distinguiendo sutilmente los lados de los fondos, para dejar los balcones más o menos salientes.
Charles Garnier (París, 6 de noviembre de 1825 - id., 3 de agosto de 1898) fue un arquitecto francés del siglo XIX.
Cursó estudios en la École Gratuite de Dessin hasta 1840, fecha en la que entró a trabajar en un atelier parisino. También trabajó como dibujante para el arquitecto Viollet-le-Duc.
En 1842 entró en la École de Beaux Arts de París, donde en 1848 ganaría el prestigioso Grand Prix de Roma. Tras acabar sus estudios de arquitectura viajó por Italia, Grecia y Turquía. Tras regresar a París en 1854, resultó ganador en el concurso para realizar el teatro de la Ópera, edificio emblemático del Segundo Imperio francés.
En 1884 se trasladó a Bordighera (Italia), donde se construiría una villa-estudio.
Su arquitectura inicial, rica en decoración y colorido, fue conocida como "estilo Napoleón III", y viene a ser un estilo neobarroco, grandilocuente y muy ornamentado. Garnier fue uno de los grandes arquitectos del eclecticismo, caracterizado por la combinación en un mismo proyecto de formas y recursos estéticos pertenecientes a distintas épocas y estilos históricos.
Se dice que la esposa del emperador, la Emperatriz Eugenia de Montijo, preguntó a Garnier durante la construcción si el edificio tendría estilo griego o romano, a lo cual respondió: «¡Es en estilo Napoleón III, señora!».1
Los pilotes están terminados el 21 de mayo de 1862. 21 de Julio de 1862, el Comte Walewski, ministre d'Etat, coloca la primera piedra aparente. Los cimientos estaban terminados.
Desde 1863 se comienza a elevar el edificio. Intento de acondicionar talleres en invierno para el labrado de piedra. Se encargan las esculturas. Se elevan andamios y a la vez pantallas que ocultan y protegen a los trabajadores.

En 1867 problemas económicos; paralización de créditos.
El 15 de agosto de 1867, con motivo de la Exposition International, se descubre la fachada. Y poco después, ya en 1868 se cubre el edificio.
Escándalo con la Danse de Carpeaux, July 26, 1869, un mes después se le arrojó tinta, August 27, 1869, en 1869 se encarga otro grupo a Gumery (muere antes de terminarlo), que no se llegó a colocar.
La guerra de 1871. El tremendo piñón. El edificio sirve para aerostatos.
Los trabajos interiores.
La danse ("The Dance") de Jean-Baptiste Carpeaux , creada para la fachada del Palais Garnier de París. Esta es una copia de Jean Juge realizado en 1963, el original se muestra en el Musée d'Orsay , París.
El foyer, o lugar de descanso para el público de importancia exhibe esa pompa y circunstancia tan propia del diseño clásico: una verdadera pose arquitectónica. Todo es aparatoso: una afirmación desafiante del lujo burgués.

Las dimensiones del foyer, a todas luces excesivas, están reforzadas por la repetición de elementos en profundidad (esperable), y la superposición en altura (muy hábil). El ornato, como en todo el edificio, comprende muchas esculturas, pero es de marcado carácter arquitectónico; es decir, más que abundante, aparece en los lugares más señalados y es grande, voluminoso, y pesado: la imagen misma de la prosperidad, que gasta a lo grande, pero no se despilfarra en tonterías. La decoración pictórica, especialmente la que cubre el techo, es ambiciosa; como en otros puntos del edificio; se pensó como una proclamación de la excelencia de las artes, aunque sin pretender que recabara una especial atención, sino más bien como un acertado acompañamiento, de gran estilo (fig 12-14).

Lo que deberían ser muros en los testeros de este alargado ámbito son grandes pantallas caladas, que premiten entrever los ángulos del edificio; y ostentan inmensas -y perfectamente ineficaces- chimeneas de gala, que disimulan teatralmente su campana y tubo, como hacían los arquitectos del renacimiento francés.El foyer, o lugar de descanso para el público de importancia exhibe esa pompa y circunstancia tan propia del diseño clásico: una verdadera pose arquitectónica. Todo es aparatoso: una afirmación desafiante del lujo burgués.

Las dimensiones del foyer, a todas luces excesivas, están reforzadas por la repetición de elementos en profundidad (esperable), y la superposición en altura (muy hábil). El ornato, como en todo el edificio, comprende muchas esculturas, pero es de marcado carácter arquitectónico; es decir, más que abundante, aparece en los lugares más señalados y es grande, voluminoso, y pesado: la imagen misma de la prosperidad, que gasta a lo grande, pero no se despilfarra en tonterías. La decoración pictórica, especialmente la que cubre el techo, es ambiciosa; como en otros puntos del edificio; se pensó como una proclamación de la excelencia de las artes, aunque sin pretender que recabara una especial atención, sino más bien como un acertado acompañamiento, de gran estilo (fig 12-14).

Lo que deberían ser muros en los testeros de este alargado ámbito son grandes pantallas caladas, que premiten entrever los ángulos del edificio; y ostentan inmensas -y perfectamente ineficaces- chimeneas de gala, que disimulan teatralmente su campana y tubo, como hacían los arquitectos del renacimiento francés.
Las columnas pareadas sostienen arcos que soportan una bóveda atravesada de lunetos y abierta con un lucernario en centro: lunetos, arcos y columnas disimulan las plataformas que corresponden a los distintos niveles de palcos, de escasa altura; y convierten ese obligadamente mezquino esquema en un vibrante y monumental alzado, que se anima en las noches de función con los espectadores que se apretujan para envidiar el "Universo", que sube y baja con señorío por las gradas.
El foyer, o lugar de descanso para el público de importancia exhibe esa pompa y circunstancia tan propia del diseño clásico: una verdadera pose arquitectónica. Todo es aparatoso: una afirmación desafiante del lujo burgués.

Las dimensiones del foyer, a todas luces excesivas, están reforzadas por la repetición de elementos en profundidad , y la superposición en altura. El ornato, como en todo el edificio, comprende muchas esculturas, pero es de marcado carácter arquitectónico; es decir, más que abundante, aparece en los lugares más señalados y es grande, voluminoso, y pesado.
El Foyer o Lugar de Descanso
La decoración pictórica, especialmente la que cubre el techo, es ambiciosa; como en otros puntos del edificio; se pensó como una proclamación de la excelencia de las artes, aunque sin pretender que recabara una especial atención, sino más bien como un acertado acompañamiento, de gran estilo.
Lo que deberían ser muros en los testeros de este alargado ámbito son grandes pantallas caladas, que premiten entrever los ángulos del edificio; y ostentan inmensas -y perfectamente ineficaces- chimeneas de gala, que disimulan teatralmente su campana y tubo, como hacían los arquitectos del renacimiento francés.
El Auditorio
Con capacidad para 2000 espectadores, el diseño está basado en una serie de arcos que descansan sobre pares de columnas y que circundan el escenario y albergan los palcos y las tribunas de honor. Al centro del ambiente hay un gran candelabro, un alarde de la tecnología en esa época, que puede descender por una serie de poleas hasta el nivel del piso y que contiene un cuidadoso juego de luces de distinta intensidad.
La disposicion de los palcos, logrando un equilibrio más acertado que la cajonería que exhiben los teatros de palcos italianos, o las bandejas horizontales de los otros franceses.
El gran Candelabro central, que Garnier diseñó con particular cuidado, es ostentosa: grande y pesadamente decorada, a tono con la escala y textura del lugar, EL CANDELABRO pesa alrededor de ocho toneladas . Probablemente se puede considerar el detalle más "técnico" entre los que aportó el diseñador. Sus corolas de luces de distintas apariencias debían deslumbrar: sus destellos revervelarían en la joyas de gran gala del público femenino. Inicialmente, se iluminaba con gas, por lo que había que moverla con un gran torno; se preveía que las corrientes de aire caliente que engendrarían sus mechas encendidas forzarían el tiro de la descomunal chimenea de ventilación que se abre encima de ella.
El gigantesco escenario de la Opera cuenta con 20m de altura y está pensado para contener las descomunales escenografías que requería la moda de la Gran Opera de mediados del siglo XIX. Estas ambiciosas obras teatrales contaban con la actuación de varios cientos de personas; los actores principales, nutridos coros y un enorme número de comparsas, que se contrataba ocasionalmente, debían desenvolverse entre los decorados.
La torre de telares recogía decorados enteros (sin doblarlos) en la parte superior. Mientras que los amplios laterales del escenario acogían los chasis. El suelo del escenario era movible, y dotado de las guías y trampillas habituales, para elevar y deslizar decorados. La Opera se distinguió sobre todo por el número y escala de todos estos elementos, mucho mayor que en otros teatros. Sin embargo, su diseño fue poco innovador: las técnicas en que se basaba eran tradicionales. El funcionamiento se explica en el apartado de maquinaria de la Opera.
El Escenario
Foyer de la Danza
Situado tras la torre de telares. Punto de encuentro con las bailarinas, y, por tanto, un ámbito señalado, y decorado como cabía esperar.
El Foyer de la Danse debía tener dimensiones lo suficientemente grandes para ensayar ballets numerosos. Garnier lo colocó al fondo del escenario con el propósito expreso de que en ocasiones extraordinarias pudiera abrirse la gran puerta de comunicación con el escenario, y la perspectiva del decorado quedara prolongada en esta sala.
De hecho frente a esa obertura colocó el magnífico espejo, ejecutado en piezas (la central fue en su momento la luna más grande del país), para que sirviera de fondo, y reflejara la perspectiva formada, que alcanzaría así los 100 metros fingidos de profundidad.
Exteriores
El Palacio Garnier fue oficialmente inaugurado el 15 de enero de 1875, con una espléndida ceremonia que incluía la presentación del tercer acto de la ópera La Juive, de Halévy, y extractos de la ópera Les Huguenots, de Meyerbeer
conformado
Es un edificio muy vistoso, su estilo es , opulentamente decorado con frisos multicolores elaborados en mármol, y lujosas , muchas de ellas representando a deidades de la mitología griega. Entre las columnas de la fachada frontal del teatro, hay bustos en bronce de muchos compositores famosos, como Mozart, Rossini y Beethoven. El interior está adornado en terciopelo, hojas doradas, ninfas y querubines. La araña de luces del auditorio central pesa más de seis toneladas. El área del techo alrededor de la araña tiene una pintura de 1964 hecha por Marc Chagall. Esta pintura ha sido materia de controversia, con muchas personas que sienten que desentona con el conjunto del resto del teatro.
CARACTERÍSTICAS GENERALES
por 11.000 metros cuadrados
tiene una de aproximadamente 2.200 espectadores y un extenso escenario para
capacidad
450 artistas.
monumental
columnas
estatuas
Su exuberancia decorativa, con su fachada barroca adornada con esculturas que reflejan los deseos de Napoleón III
El techo de la sala decorada en 1964 por el pintor Chagall
La gran escalera de la Ópera Garnier es muy colorida y te lleva a diferentes niveles del auditorio. Dos estatuas de mujeres de bronce que llevan ramos nos saludan en la parte inferior de las escaleras.
Esculturas grupos que coronan los pabellones laterales
El canto
La musica
La danza
El drama
El pegaso
El Apolo
Ubicación
Coordenadas: 48°52′19″N 2°19′54″E
Es indiscutible que la cúpula del auditorio central de la Ópera Garnier, firmada por el artista Marc Chagall, es todo un impacto multicolor. Colocada cuidadosamente sobre las pinturas originales, su inauguración en 1964 no dejó indiferente a nadie, pero es ahora, con cierta perspectiva, cuando podemos apreciar el audaz contraste entre la pintura y su aristocrático entorno. Puro eclecticismo.
8 Rue Scribe, 75009 Paris, Francia
La Ópera de París es la máxima obra de Charles Garnier, y uno de los mejores exponentes del eclecticismo del siglo XIX. Es un edificio magnífico, o mejor dicho, destinado a transmitir magnificencia. Simboliza, además el final de una época y el inicio de otra. Pomposa y monumental, utiliza una estructura de acero y concreto armado, pero la recubre de ornamento por considerar su estética indigna. Es también cuna de mitos y obras literarias, siendo la más famosa el Fantasma de la Ópera.
Ubicada sobre una escalinata, la fachada está compuesta de dos planos, uno muy ligero compuesto de columnas a manera de cortina y otro que compone el edificio en sí.
En el primer piso, en vez de una gran puerta principal, hay una columnata monumental, una referencia a la columnata del Louvre. En el segundo piso se incluyen dos juegos de columnas, las más robustas con un fin estructural, y unas más pequeñas y bastante coloridas, cuya policromía contrasta con el tono grisáceo de la mayoría de construcciones parisinas de la época, que le dan ligereza y son netamente ornamentales.
Corona la fachada un ático, rescatando uno de los principios básicos de la composición clásica (una base, un cuerpo y una corona).
Esculturas de la Fachada
Estatua de Apolo con la lira, ubicada a 50 m del suelo es el punto más alto de la estructura. Funciona también como pararrayos.
Pabellones laterales
Estos volúmenes cilíndricos adosados permiten, uno el ingreso privado de la élite social y los abonados y el otro para el uso exclusivo del emperador, para lo cual se dotó de una rampa para carruajes.
El terreno donde se ubica la ópera es un rombo resultado una intersección de avenidas planteadas por Haussmann.
La Acústica
La acústica de la ópera es buena, aunque sorprendentemente Garnier la dejó al azar. Para su buena suerte, funcionó muy bien, tanto que dicen que alguna vez la vibración de la voz de una soprano ocasionó el colapso del candelabro central, matando a una persona. Aquel incidente, sumado al mito del lago subterráneo, propició el nacimiento de la novela El Fantasma de la Ópera de Gastón Leroux.
Un boulevar, estrictamente con fines estéticos, conectaría la nueva Ópera con el Louvre y el Palacio de las Tullerías, la residencia imperial.
Fotografía desde la Ópera hacia el Louvre, antes de que se derribaran las manzanas para abrir paso al bulevar entre ambos
Por Garnier
Contexto Cultural
El Neoclaciscismo fue una corriente que surgió ante los excesos ornamentales del barroco y rococó, buscando retomar la sobriedad y elegancia de las obras clásicas. Fue también símbolo de nuevos ideales democráticos, en oposición a las monarquías que habían precisamente adoptado al barroco para expresar su opulencia
Sin embargo, en Francia, en la segunda mitad del siglo XIX, Napoleón III instauraba el Segundo Imperio. Necesitaba una arquitectura que expresara su grandeza imperial, y de allí que se sirviera del neobarroco
En enero de 1858 un atentado contra Napoleón III en la ópera situada en la Rue Le Peletier, un edificio incómodo y temporal
En 1860 se convocó, por primera vez, a un concurso de ideas del que se seleccionaron 5 de entre 172 propuestas. En la fase final del concurso fue elegido un joven, desconocido e inexperimentado Charles Garnier de 34 años.
Superficie: 11.237 m2
Longitud: 173 m
Anchura máxima: 125 m
Altura desde los cimientos hasta la lira de Apolo: 73,6 m
Grand Staircase: 30 m de altura
Grand Foyer: 18 m de altura, 54 m de largo, 13 m de ancho
Auditorio: 20 m de altura, 32 m de profundidad, 31 m de ancho (máximo)
Peso de la araña: 8 toneladas
Etapa: 60 m de altura y cuenta con m flytower 45 y 15 m bajo el escenario. 27 m de profundidad y 48,5 m de ancho (ancho de boca de escena 16 m)
Bibliografia
-http://moleskinearquitectonico.blogspot.mx/2009/02/garnier-la-opera-de-paris.html
-http://www.unav.es/ha/007-TEAT/operas-paris-story.htm
-http://www.operadeparis.fr/en/L_Opera/Palais_Garnier/PalaisGarnier.php
http://moleskinearquitectonico.blogspot.mx/2009/02/garnier-la-opera-de-paris.html
-http://www.visitandoeuropa.com/paris/monumentos/opera-garnier.html
http://artsbeat.blogs.nytimes.com/2008/04/23/paris-journal-in-the-depths-of-the-palais-garnier/?_r=0
Full transcript