Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

declaracion de los derechos del hombre y ciudadano 1789

No description
by

Caoline Galdamez

on 8 June 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of declaracion de los derechos del hombre y ciudadano 1789

Declaración de los derechos del hombre
y ciudadano 1789

1.
HISTORIA:
Antes de la Revolución Francesa el gobernante de Francia era el monarca absoluto. Después de algunos enfrentamientos armados e ideológicos. Los franceses se dieron a la tarea de redactar una tabla de los derechos del hombre sobre la cual fundarían su nueva sociedad.
2.
4.
5.
PRESENTADO POR:
CARLA CAROLINA GALDAMEZ VELASQUEZ
BLANCA DOLORES MARTINEZ FLORES
CARMEN ELENA MORAN REYES

3.
El 20 de junio de 1789,
en la sala del Juego de Pelota, muy cercana al palacio de Versalles,
los diputados juraron
no separarse antes de haber conseguido dotar
a Francia de una constitución
1
¿Quien decidió crear la declaración de los derechos del hombre y ciudadano?
El Juramento del Juego de Pelota: Es el acto fundador de la democracia francesa.
Con el objetivo de solucionar la grave crisis financiera que atravesaba su gobierno, Luís XVI convocó, en la primavera de 1789, los Estados Generales, es decir, la reunión de los tres estamentos: La nobleza, el clero y el Tercer Estado. Los diputados del tercer estado esperaban la realización de ciertas reformas, pero tras sufrir una rápida decepción, rechazaron someterse al poder real.
juramento del juego de pelota

20 de junio de 1789
firmas de diputados de la declaración
26 de agosto de 1789
Se negaron a reunirse por estamentos y se aliaron con algunos diputados del clero para constituirse solemnemente en Asamblea nacional el 17 de junio de 1789. El rey intentó oponerse a dicha asamblea ordenando el cierre de la sala de los Placeres Menudos de Versalles, que era su lugar de reunión. El 20 de junio, al encontrar las puertas cerradas, los diputados se dirigieron a un gimnasio cercano, donde se practicaba el juego de pelota, y realizaron, allí, el célebre Juramento del Juego de Pelota:
«Juramos no separarnos nunca
y reunirnos en todos los momentos en que así lo requieran las circunstancias, hasta que la constitución del reino esté establecida y asentada en sólidos cimientos»
2
3
4
5
¿cuando se escribió oficialmente la declaración de los derechos del hombre y ciudadano?
declaración de los derechos del hombre y ciudadano
los artículos fueron debatidos, redactados y votados, uno por uno entre el 20 al 26 de agosto, modificandóse sustancialmente el contenido de la declaración que quedó en 17 artículos. Firmándose el 26 de agosto de 1789.
Contenido de la declaración de los derechos del hombre y ciudadano
Esta declaración no solo se limita a consagrar derechos, sino que también principios, es una expresión de ideales humanos. Considerando lo anterior se dividió en dos partes: una sobre los principios y otra sobre los derechos concretos.
Las ideas de libertad, igualdad y fraternidad que animaron a la causa revolucionaria se plasmaron en la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, promulgada por la Asamblea Nacional, el 26 de agosto de 1789, que estableció los derechos naturales del hombre, aquellos que no dependen para su goce, de su otorgamiento por parte del gobernante, sino que la naturaleza los consagró, y los mandatarios tienen la obligación de reconocer. Recordemos que hasta entonces los derechos eran otorgados por arbitrio del monarca absoluto.
En otras declaraciones precedentes se sentaron los mismos principios, como en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América de 1776, que fueron su fuente, pero aquí se pretendió una vocación de universalidad que sin embargo no se logró, ya que los derechos reconocidos, no incluían a las mujeres, ni a los niños, ni a los obreros, sometidos a la explotación de los dueños de las fábricas, que eran precisamente los burgueses. Si bien se limitó a Francia su trascendencia radicó en ser la simiente de la Democracia europea y del mundo.
Tras el uso de la razón decidieron combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía. Para construir un mundo mejor, pensaron por: la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.
artículos de la declaración de los derechos del hombre y ciudadano
Artículo 1.- Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.

Artículo 2.- La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

Artículo 3.- El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación. Ningún cuerpo, ningún individuo, pueden ejercer una autoridad que no emane expresamente de ella.
Artículo 4.- La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no perjudique a otro: por eso, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el goce de estos mismos derechos. Tales límites sólo pueden ser determinados por la ley.

Artículo 5.- La ley sólo tiene derecho a prohibir los actos perjudiciales para la sociedad. Nada que no esté prohibido por la ley puede ser impedido, y nadie puede ser constreñido a hacer algo que ésta no ordene.

Artículo 6.- La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho a contribuir a su elaboración, personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos, ya sea que proteja o que sancione. Como todos los ciudadanos son iguales ante ella, todos son igualmente admisibles en toda dignidad, cargo o empleo públicos, según sus capacidades y sin otra distinción que la de sus virtudes y sus talentos.
Artículo 7.- Ningún hombre puede ser acusado, arrestado o detenido, como no sea en los casos determinados por la ley y con arreglo a las formas que ésta ha prescrito. Quienes soliciten, cursen, ejecuten o hagan ejecutar órdenes arbitrarias deberán ser castigados; pero todo ciudadano convocado o aprehendido en virtud de la ley debe obedecer de inmediato; es culpable si opone resistencia.

Artículo 8.- La ley sólo debe establecer penas estricta y evidentemente necesarias, y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley establecida y promulgada con anterioridad al delito, y aplicada legalmente.

Artículo 9.- Puesto que todo hombre se presume inocente mientras no sea declarado culpable, si se juzga indispensable detenerlo, todo rigor que no sea necesario para apoderarse de su persona debe ser severamente reprimido por la ley.
Artículo 10.- Nadie debe ser incomodado por sus opiniones, inclusive religiosas, a condición de que su manifestación no perturbe el orden público establecido por la ley.

Artículo 11.- La libre comunicación de pensamientos y de opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre; en consecuencia, todo ciudadano puede hablar, escribir e imprimir libremente, a trueque de responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.

Artículo 12.- La garantía de los derechos del hombre y del ciudadano necesita de una fuerza pública; por lo tanto, esta fuerza ha sido instituida en beneficio de todos, y no para el provecho particular de aquellos a quienes ha sido encomendada.
Artículo 13.- Para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración, resulta indispensable una contribución común; ésta debe repartirse equitativamente entre los ciudadanos, proporcionalmente a su capacidad.

Artículo 14.- Los ciudadanos tienen el derecho de comprobar, por sí mismos o a través de sus representantes, la necesidad de la contribución pública, de aceptarla libremente, de vigilar su empleo y de determinar su prorrata, su base, su recaudación y su duración.

Artículo 15.- La sociedad tiene derecho a pedir cuentas de su gestión a todo agente público.
Artículo 16.- Toda sociedad en la cual no esté establecida la garantía de los derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de Constitución.

Artículo 17.- Siendo la propiedad un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser privado de ella, salvo cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exija de modo evidente, y a condición de una justa y previa indemnización.

Importancia de la declaración de los derechos del hombre y ciudadano
En la declaración se definen los derechos "naturales e imprescriptibles" como la libertad, la propiedad, la seguridad, la resistencia a la opresión. Asimismo, reconoce la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y la justicia. Por último, afirma el principio de la separación de poderes.

El Rey Luis XVI la ratificó el 5 de octubre, bajo la presión de la Asamblea y el pueblo, que había acudido a Versalles. Sirvió de preámbulo a la primera constitución de la Revolución Francesa, aprobada en 1791. La Declaración de 1789 inspirará, en el siglo XIX, textos similares en numerosos países de Europa y América Latina. La tradición revolucionaria francesa está también presente en la Convención Europea de Derechos Humanos firmada en Roma el 4 de noviembre de 1950.
gracias por la atención prestada
Full transcript