Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Turismo Sostenible

No description
by

Angel Hernandez

on 19 September 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Turismo Sostenible

Angel Hernández
Leandra Cabral
Clara Javier
Grace Suero
Stephanelly Espinal Ecoturismo y Areas Protegidas

Sistema Nacional de Areas Protegidas en República Dominicana Presentado Por: ¿Qué es el ecoturismo? El ecoturismo y las áreas protegidas Se trata de viajar y visitar áreas naturales, lugares donde la naturaleza aún existe en un estado relativamente inalterado.
1. Tiene límites definidos.

2. Es manejada y protegida por un individuo o entidad identificable.

3. Ha establecido objetivos de conservación que su dirección lleva adelante. ¿Qué son áreas protegidas? “Areas protegidas” una parcela de terreno (o un cuerpo de agua) que se caracteriza por los siguientes rasgos: El turismo y el ecoturismo son, en general, una parte de la estrategia de manejo de un área protegida. El papel del ecoturismo Cada vez más, se considera al ecoturismo como una estrategia de manejo para las áreas protegidas que, si se implementa de modo apropiado, constituye una actividad sustentable ideal porque está diseñada para: • Desarrollarse utilizando un proceso participativo que involucra a todos los actores.

• Ser monitoreada con el fin de detectar los impactos positivos y los negativos. • Tener un mínimo impacto en el ecosistema.

• Contribuir económicamente a las comunidades locales. • Ser respetuosa con las culturas locales. •Generación de ingresos.

•Las cuotas de ingreso y los permisos de uso.

•Las concesiones del sector privado.

•Las donaciones. Oportunidades y Amenazas Oportunidades potenciales del ecoturismo Ecoturismo Generación de ingresos Justificación de existencia del área protegida Generación de empleos Mantenimiento / mejoramiento de la biodiversidad Apreciación / Conciencia de los visitantes Intercambio cultural Educación ambiental Apreciación y Orgullo Mejora en los esfuerzos para la conservación Turismo Amenazas Potenciales del Turismo Distorciones culturales Experiencia del visitante degradada Inestabilidad de la industria Aumento del control externo Distorciones económicas Degradación ambiental Inestabilidad Económica Congestión Desarrollo Excesivo Sistema Nacional de Areas Protegidas en República Dominicana Como claramente lo dice la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), en los últimos cuarenta años ha habido un cambio paradigmático respecto al papel de las áreas protegidas; se está reconociendo más y más, la necesidad de proteger ciertas áreas naturales para asegurar el mantenimiento de los procesos ecológicos y servicios ambientales necesarios para el desarrollo y bienestar del ser humano. En ese sentido, son cada vez más valoradas las múltiples funciones que las áreas protegidas cumplen, entre otras: la regulación del clima a través del secuestro de carbono, la producción de oxígeno, la preservación de suelos, el abastecimiento de agua de los ríos y lagos, la prevención de deslizamientos y derrumbes y la mitigación de inundaciones en zonas bajas. Áreas protegidas para la conservación y el uso sostenible El desarrollo turístico en áreas protegidas Las áreas protegidas también resultan cada vez más importantes para el desarrollo del turismo. Al visitar un área pública protegida los turistas, sean estos domésticos o extranjeros, gastan dinero en hospedaje, transporte y alimentación. Esto genera ingresos para los pobladores locales que tienen empresas turísticas, ofrecen servicios hoteleros, tienen restaurantes, o trabajan en empleos relacionados con la actividad turística. Desde luego, estas ganancias son reinvertidas en la economía local donde estimulan el crecimiento y bienestar humano. Como bien señala la Academia de Ciencias de la República Dominicana, en ese país hay por lo menos dos unidades de conservación que están haciendo aportes considerables a la economía del país: el Parque Nacional del Este, cuyos niveles de visitación ya se aproxima al medio millón de personas anuales, y el Santuario de Mamíferos Marinos, que se está convirtiendo rápidamente en uno de los puntos de observación de ballenas jorobadas más importante del mundo. Sistema de categorías para la gestión de las áreas protegidas Al día de hoy, estas categorías han sido aceptadas y reconocidas por organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), y gobiernos nacionales, como punto de referencia para definir, recordar y clasificar las áreas protegidas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) reconoció hace más de 25 años la necesidad de desarrollar un sistema de categorías para la gestión de las áreas protegidas para ayudar a organizarlas y definirlas. Es un conjunto de zonas naturales, coordinadas dentro de sus propias categorías de manejo, y que poseen características, objetivos y manejos muy precisos y especializados. Se basa en la Ley Sectorial de Áreas Protegidas (No. 202-2004). Su objetivo es lograr que su administración funcione como si se tratara de una sola unidad, respetando sus particularidades. La Subsecretaría de Áreas Protegidas y Biodiversidad es el ente encargado de la coordinación del SINAP. Su misión es contribuir a la conservación de la biodiversidad en todo el territorio nacional como base para el desarrollo sostenible y el mejoramiento de la calidad de vida mediante la administración de un sistema nacional de áreas protegidas, y la aplicación de normas y regulaciones en la República Dominicana. En la actualidad, el SINAP está compuesto por 86 áreas protegidas que en conjunto ocupan una superficie terrestre de 10,665 km2, equivalente a un poco más que el 22% del territorio nacional, y una superficie marina de 16,333 km2. Se encuentran distribuidas en todo el territorio nacional, identificadas dentro de ocho categorías: 8 Áreas de Protección Estricta; 15 Reservas Nacionales; 19 Parques Nacionales; 19 Monumentos Naturales; y 25 Áreas de Manejo de Hábitats y Especies. Algunas de las áreas protegidas más destacadas son: (i) el Santuario de Mamíferos Marinos (ballenas jorobadas), (ii) las Reservas Científicas Naturales Villa Elisa, Isabel de Torres, Laguna de Cabral o Rincón, Lagunas Redonda y Limón, Valle Nuevo, Loma Quita Espuela y Ébano Verde, y (iii) los Parques Nacionales Armando Bermúdez, Nalga de Maco, Del Este, José del Carmen Ramírez, Montecristi, Los Haitises, Jaragua, Sierra de Bahoruco (Donald Dod), Isla Cabritos (Lago Enriquillo), Sierra de Martín García (Julio Cicero), Sierra de Neyba (Juan Ulises García Bonnelly), Cabo Francés Viejo, Litoral Norte de Puerto Plata, Submarino La Caleta, y Litoral Sur de Santo Domingo. Bibliografía http://www.dominicanaonline.org/DiccionarioMedioAmbiente/es/cpo_areas_protegidas_bis.asp Tal vez la primera presencia de algún tipo de ‘área protegida’ data de unos 2,500 a 3,000 años antes del presente, cuando los monarcas identificaron zonas para las cacerías reales en ciertas partes de Ásia, incluyendo China. Luego, en las épocas medievales, se establecieron dominios para la cacería en los imperios y reinos europeos en países como Inglaterra, España, Francia y Alemania. Luego, en el Siglo XIX, en los Estados Unidos de América, nació un movimiento ambientalista y naturalista, con líderes visionarios como John Muir. Pero qué es? En los últimos decennios, la cantidad y dimensión de las áreas protegidas en América Latina se ha aumentado de manera exponencial. En este sentido, América del Sur destaca significativamente. El número de áreas protegidas en la región caribeña también aumentó, particularmente a partir de 1950. Tuvo su mayor incremento entre 1980 y 1985 cuando se crearon muchas áreas protegidas en varios países insulares de la cuenca caribeña. Gestión de Áreas Protegidas: Parque Nacional del Este En la ejecución de sus actividades, la Dirección de Áreas Protegidas cuenta con el apoyo
de muchas organizaciones internacionales sin fines de lucro. En ese sentido, la Agencia
Internacional para el Desarrollo, de los Estados Unidos (USAID), financió un importante proyecto dentro del marco de su programa Parques en Peligro (PeP), administrado por la organización no gubernamental The Nature Conservancy (TNC). El proyecto consistió en apoyar la gestión de la protección del Parque Nacional del Este que conserva una enorme riqueza de historia natural y humana en la República Dominicana y atrae más visitantes que todos los demás parques nacionales dominicanos combinados. Ubicado en el extremo suroriental de la isla La Española, el parque incluye la isla costera Saona, que comprende el 30% del área total del parque. Conclusión Para terminar, gestionar el SINAP y manejar la red de áreas protegidas, la mencionada Subsecretaría, a través de su Dirección de Áreas Protegidas se logra coordinar el diseño y la aplicación de la política nacional de desarrollo de las áreas protegidas y la conservación de la diversidad biológica del país; junto con esto se elabora y aplica normas, regulaciones y procedimientos necesarios para la gestión sostenible de las áreas protegidas y la biodiversidad; también, regula el uso y trasiego de los recursos de la biodiversidad.

Se promueve el desarrollo, conservación y manejo de los recursos de flora y fauna silvestres; se administra el sistema nacional de áreas protegidas a fin de que se garantice la integridad de las mismas, la prestación de los servicios ambientales y la interacción ambientalmente sana con los usuarios; y, por último se promueve la participación de las comunidades rurales en planes, programas y proyectos para la conservación de la biodiversidad y las áreas protegidas.
Full transcript