Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Letra de cambio

No description
by

Rafael García

on 1 December 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Letra de cambio

La letra de cambio
La aceptación
Origen histórico
Estructura trilateral
El modelo oficial
de la letra

Italia. Edad Media
Librador, tomador y librado
El librado no es obligado cambiario
Imagina que Luca es un comerciante de Verona y tiene que acudir a Florencia a comprar unas mercancías. Los caminos son peligrosos y la moneda distinta en ambas ciudades. Luca negocia con Filippo, un banquero de Verona, y le entrega una cantidad de dinero en la moneda de esta ciudad. La entrega se hace constar en un documento, al que se acompaña una carta ("lettera") en la que Filippo ordena a su corresponsal en Florencia la entrega de ese dinero en moneda de Florencia a Luca. Cuando ambos documentos se funden nos encontramos ante una letra de cambio.
Comprender la letra exige partir de que nos encontramos
ante una orden de pago. Una persona (librador) ordena a otra (librado)
que le pague una cantidad de dinero a un tercero (tomador) o a su orden (es decir, que el tomador puede endosar la letra a sucesivos tenedores; el tomador ordena que se le pague la letra a otra persona, y ésta a otra, etc.). Se habla de librar, libramiento, librador y librado porque en español el verbo librar, en una de sus acepciones del DRAE, significa "dar o expedir algo, especialmente una orden".
¿Por qué el librador ordena el pago al librado? Porque por regla general entre ambos existe una relación que se suele denominar provisión de fondos. Originalmente la provisión solía consistir en dinero que el librador proporcionaba al librado. Hoy en día suele consistir en un derecho de crédito del que es titular el librador frente al librado: si Pepe le debe dinero a María, y ésta le compra un coche a Lucas, María puede ordenarle a Pepe que le pague a Lucas en la confianza de que Pepe, por deberle ese dinero, le pagará a Lucas cuando le presente la letra.
Es obvio que nadie está obligado a pagar la letra por el mero hecho de figurar su nombre como librado de una letra de cambio. Para que el librado quede obligado cambiariamente, es necesario que acepte la letra, es decir, que muestre su conformidad con la orden de pago del librador. ¿Por qué se presenta la letra a la aceptación? Para asegurarnos de que la persona a la que el librador ordena el pago realmente está dispuesta a pagar la letra a su vencimiento. ¿Y por qué aceptará la letra el librado? Normalmente, por la provisión de fondos de la que hemos hablado, que hará que el librado acepte pagar la letra cuando venza.
De tres a dos
Cuando los sujetos cambiarios coinciden
En ocasiones, algunos sujetos cambiarios coinciden. Hace algunos años era frecuente que coincidiesen el librador y el librado (letra girada "contra el propio librador"). Esta letra se asemeja mucho a un pagaré, pero se utilizaba la letra porque sólo ésta permitía tener acceso a un juicio especialmente eficaz para el cobro el crédito. Hoy en día ya no existe esta diferencia de trato a favor de la letra y el pagaré se utiliza con frecuencia.
También es posible la coincidencia del librador y el tomador. La letra entonces se dice que está girada "a la orden del propio librador".
El endoso
O cómo transmitir la letra
El Código Civil y el Código de Comercio regulan la cesión de créditos, pero lo hacen de una manera que no es la idónea para garantizar la transmisión rápida y segura de los mismos. El Derecho cambiario, sin embargo, mediante la ficción de que el derecho se incorpora a un documento, logra abandonar aquel complicado régimen y adopta uno mucho más sencillo: basta rellenar la cláusula de endoso que consta en el dorso de la letra y firmarla. Mediante esta simple fórmula se transiten todos los derechos resultantes de la letra de cambio. El nuevo tenedor, además, podrá volver a endosarla, por lo que se posibilita la transmisión rápida y eficaz de la letra, su paso de unas manos a otras.
Las acciones
cambiarias
Cuando la letra no se paga
La Ley Cambiaria y del Cheque, como dice su propia exposición de motivos, es rigurosa con el deudor. El tenedor de una letra sabe que tiene en su mano un eficaz sistema de acciones y acceso a un proceso especial, el juicio cambiario, para hacer efectivo su crédito. El aceptante es el obligado principal de la letra, por lo que si la letra está aceptada y no se paga a su vencimiento, el tenedor puede ejercitar contra el aceptante y sus avalistas (de haberlos) la
acción directa
. Además, tiene la posibilidad de ejercitar la
acción de regreso
contra el propio librador, los endosantes y sus avalistas (esta acción también procede si el librado no acepta la letra). Ahora bien, en el caso de la acción de regreso es necesario que previamente se haya hecho constar la falta de aceptación o de pago mediante
protesto
que debe levantar un notario (para que así quede constancia fehaciente de que la letra efectivamente fue presentada a la aceptación o al pago y éstos fueron denegados). Hoy en día, lo normal es que este protesto se sustituya (la Ley lo permite) por una declaración equivalente del domiciliatario (el banco) que consta en la propia letra y en la que se deniega el pago.
Derecho de Sociedades y de los Títulos-valores
Universidade da Coruña
Full transcript