Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Untitled Prezi

No description
by

Andreu Rom Queral

on 9 April 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Untitled Prezi

Dalí y la calavera; Philippe Halsman, 1951. Simbología de los nombres
en "Luces de bohemia" Cómo se trata la antroponimia Nombres propios Relación nombre-carácter Tres tipos de personajes:

·Nombres propios (reales o recurrentes en la obra del autor):

Dorio de Gadex, el Marqués de Bradomín, Zaratustra, Basilio Soulinake.

·Nombres inventados (para esta obra en concreto):

Máximo Estrella (y Alejandro Sawa), don Latino de Hispalis, Madame Collet, don Serafín, don Filiberto.

·Otros (principalmente tratados por la facilidad con la que se observa la importancia de los nombres):

Buey Apis, el Capitán Pitito, Benito el Garbancero Nombres propios Basilio Soulinake: el apellido Soulinake fue utilizado por Valle-Inclán en otros personajes en las obras : “La lámpara maravillosa", "Ejercicios espirituales” y anteriormente en la narración “La corte de Estrella”.

Soulinake señala la procedencia extranjera del personaje, y todos los personajes de Valle con este apellido se identifican con Ernesto Bark: un ruso refugiado que escribió sobre personajes de Madrid de entonces.

Ernesto Bark no es un desconocido, sino que también lo cita Alejandro Sawa en sus memorias y lo evocan Pío Baroja y Azorín en sus escritos.

El propio nombre denomina, en muchas ocasiones, la caracterización de los personajes, su condición social, el lenguaje... (ejemplos claros son La Pisa Bien o don Serafín).

En otros casos, en cambio, es necesario documentarse en distintos aspectos intelectuales, tales como la propia literatura, la historia o incluso la filosofía (Zaratustra, el Marqués de Bradomín).

Sin embargo, algo que no necesita ser señalado es el hecho de que Valle-Inclán recurrió a la ironía e incluso la sátira en diversas ocasiones en esta obra de teatro, algo que se ve reflejado en los nombres de sus personajes.



Intención del autor El objetivo de Valle-Inclán en esta obra es puramente crítico, se podría afirmar que se une a los escritores de la generación del 98 en la protesta contra la España de su época.

Así pues, no se trata de una simple crítica a la política o la bohemia, sino que se trata de una burla grotesca de la sociedad manipulada en la que vive el autor.

Pero no es la manifestación de un deseo destructivo, sino que su única pretensión es la de ayudar al país a mejorar. Dorio de Gadex: seudónimo del escritor Antonio Rey Moliné, nacido en Cádiz y fallecido en Madrid. Era un representante de la bohemia literaria española y firmaba sus obras como "Dorio de Gades".

El Marqués de Bradomín: es un personaje que aparece en otras obras de Valle-Inclán, concretamente en "Memorias del Marqués de Bradomín" y las cuatro "Sonatas". Se trata de un aristócrata afín a la causa carlista que evoca con nostalgia sus aventuras amorosas.

Zaratustra: el nombre está sacado del profeta persa Zoroastro, pero también de la obra de Nietzsche, otro filósofo importante para la época. En "Luces de bohemia" se adivinan muchas de las tendencias filosóficas de fin de siglo XIX (Nietzsche, Schopenhauer, Kierkeegard, etc.) que mostraban bastante pesimismo o escepticismo frente a la condición humana y el futuro de su existencia.

Nombres inventados Máximo Estrella (verdadero nombre, el tipo de persona que Valle-Inclán considera ejemplar):

Es un personaje destinado a la cumbre, eso nos cuentan su nombre y su apellido. Teniendo en cuenta que la "luz" aparece como algo simbólico de lucidez en la obra, no es una mera coincidencia.

Su apellido hace referencia a la capacidad de Max para iluminar la verdad en un mundo en que la actitud general es mantener los ojos cerrados de forma consciente.

Su ceguera contribuye a este simbolismo, y es que en el mundo antiguo los invidentes eran considerados los más sabios. Nombres inventados Mala Estrella (seudónimo, el tipo de persona que la sociedad quiere):

Max es un soñador perdido en un ambiente injusto, en un Madrid absurdo, y su vida está presidida, como la de los héroes en la antigua tragedia, por la fatalidad.

El personaje es sometido a una continua degradación que comienza en la primera escena y que desemboca en la muerte; aún incluso después de muerto se le sigue quitando dignidad: se cree que está borracho y después en estado de catalepsia. Nombres inventados Alejandro Sawa: fue la inspiración de Valle-Inclán para crear el personaje de Max Estrella. Dicho escritor fue asediado por la pobreza, la ceguera, el hambre y la enfermedad.

Presentó en el mundo literario a varios y significativos poetas como Rubén Darío. De forma contrastada, fue escasamente conocido y murió olvidado en la más absoluta miseria a los cuarenta y siete años de edad.

Sawa fue insobornable y se atrevió a señalar en voz alta la corrupción de los políticos y la ineptitud de los gobernantes.

El fracaso de todos los intentos de Sawa por publicar su último libro “Iluminaciones en la sombra” lo volvieron loco los últimos días de su vida.
Nombres inventados Don Latino de Hispalis: el acompañante del ciego, un lazarillo que funciona como anti-héroe, siempre se
mueve en el ámbito de lo material: el dinero, la bebida, la comida, la comodidad, etc. Sería una parodia de la pareja Dante-Virgilio, que visitan el infierno en la Divina Comedia del primero. Esta pareja se ha relacionado en ocasiones con el ciego y el lazarillo de Tormes, y también con don Quijote y Sancho.

Madame Collet: tiene origen francés, que nos remite a la vida cultural de París (referente máximo en la época) y al mundo de la bohemia parisina. Que los vecinos la llamen Madama, en lugar de Madame, indica
seguramente la incomprensión del artista entre sus convecinos incultos.

Nombres inventados Don Serafín: el uso de “don”, debería ser algo que denote grandeza y respeto, pero Valle-Inclán juega con la ironía. Así pues, su verdadero nombre acabará siendo “Serafín el Bonito”. se reduce notablemente la dignidad de los personajes mediante el uso de diminutivos. Es una forma de degradar el poder del gobierno.

Don Filiberto: es otro burgués que en la obra representa la servidumbre de la prensa a la política, sin ningún respeto por una verdadera actividad intelectual: sólo se publica lo que no atenta a la posición política del director. Además, Valle-Inclán eleva la ironía a niveles altísimos si tenemos en cuenta que el nombre Filiberto tiene origen germánico, y significa “fili”, “behrt”, es decir, “muy ilustre”. Otros Buey Apis: el editor que rechaza los escritos de Max. Son frecuentes las referencias a la mitología para algunos personajes, como este Apis, sacado de la cultura egipcia, el cual se representa como un toro con cabeza de hombre (así debía ver Valle-Inclán aquellos que no publicaban sus obras).

El Capitán Pitito: nueva burla de los personajes a través del nombre simbólico. El capitán decide llevarse a Max a la “delega” (Delegación... equivalente de la comisaria) por borracho y porque no entiende lo que dice el ciego.

Por último, Dorio menciona a don Benito el Garbancero, una apelación despectiva hacia Benito Pérez Galdós,
máximo representante del realismo español del siglo XIX y situado en las antípodas de la estética
modernista.

Full transcript