Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LA SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS

LA SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS

PRESUPUESTOS EPISTEMOLÓGICOS Y PROCESOS METODOLÓGICOS
contexto
Bajo las designaciones de sistematización de la práctica, sistematización de experiencias o sistematización "a secas", se ha venido gestando en América Latina, una modalidad participativa de producción de conocimientos sobre las prácticas educativas y sociales.
La sistematización de experiencias no es una metodología unitaria y homogénea.
Desde su emergencia, han coexistido de modo conflictivo diferentes maneras de entenderla, así como razones para justificarla y perspectivas epistemológicas desde las cuales fundamentarla y múltiples maneras de operativizarla.
Exponer los presupuestos epistemológicos y las características y procesos metodológicos de la sistematización plantea la exigencia de explicitar el lugar de enunciación y el punto de vista de los autores que la han abordado.
En consecuencia, la exposición presenta la perspectiva y metodología generada en el marco de la línea de investigación Memoria, identidad y constitución de sujetos, del grupo de investigación "Sujetos y nuevas narrativas en investigación y enseñanza de las ciencias sociales", de la Universidad Pedagógica Nacional.
Se presentan algunas bases históricas, epistemológicas, conceptuales y metodológicas que contextualizan y dan pistas a quienes se interesen en desarrollar procesos de sistematización.
El texto está organizado en cinco apartados:
El primero, se hace una breve reconstrucción histórica de los sentidos que han justificado y orientado la sistematización de experiencias.
En segundo lugar, se presentan las diferentes posiciones epistemológicas desde las cuales se han sustentado.
En tercer lugar, se da cuenta de la conceptualización propia sobre la sistematización de experiencias.
En cuarto lugar, se presentan cuatro rutas metodológicas para el desarrollo de un proceso de sistematización, cada una con sus fases y momentos.
Y finalmente, se definen algunos procesos y criterios para el análisis, la interpretación y la presentación de resultados, en el marco de un proceso de sistematización.
EMERGENCIA DE LA SISTEMATIZACIÓN COMO MODALIDAD INVESTIGATIVA
Los antecedentes se remontan a las alternativas sociales, educativas, profesionales y culturales (1960) que surgieron frente al modelo desarrollista impuesto desde Estados Unidos.
La irrupción en el mundo universitario de teorías críticas de análisis social brindó elementos para fundamentar el cuestionamiento al desarrollismo, a la vez que inspiró prácticas alternativas.
En consecuencia, surgieron diversas prácticas sociales inspiradas en la educación popular en la teología de la liberación, en la comunicación popular, la psicología de la liberación y la investigación acción-participativa, algunos ecos en facultades de educación, sociología y comunicación social.
La primera referencia explicita está en la ponencia del chileno Diego Palma en el IV congreso de la Asociación Latinoamericana de Trabajo Social (en Costa Rica, 1974) referida a la sistematización de las prácticas profesionales de los trabajadores sociales.
La sistematización aparece como una posibilidad de construir conocimiento riguroso de las propias experiencias profesionales, desde el cual mejorar su intervención.
La radicalización de diversos campos de acción social (1970-1980), llevaron a que se expandiera las prácticas orientadas por intencionalidades de transformación y emancipación social.
Surgieron preocupaciones por analizar críticamente estas prácticas alternativas y por recuperar el saber generado desde estas, tanto con el fin de comprenderlas para fortalecerlas, como para comunicar sus aprendizajes a otros colectivos.
Surgieron (1980) propuestas de sistematización dentro del campo profesional del trabajo social, la educación de adultos, la educación popular y el trabajo popular.
Se constituye el Consejo de Educación de Adultos de América Latina (Ceaal) y se convierte en el espacio de intercambio y reflexión en torno a sus problemáticas más relevantes, entre ellas, la Sistematización.
En la década del 90, la Sistematización ha sido adoptada por diversas instituciones:
El Centro Latinoamericano de Trabajo Social (Celats)
El Consejo Regional de Fomento a la Educación de Adultos (Crefal, México)
La Red Alforja (Centro América)
El Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Educación (Cide, Chile)
La Asociación Dimensión Educativa (Colombia)
En este período se generaliza la realización de encuentros, seminarios, talleres, libros, revistas, antologías y manuales de sistematización
La década concluyó con un seminario latinoamericano en Medellín sobre sistematización organizado por la Fundación Luis Amigó y el Ceaal.
En el marco de estas reflexiones, ahondar en las motivaciones y justificaciones de la sistematización, cuyas principales argumentaciones podrían sintetizarse:
Contribuye a comprender y mejorar las prácticas.
Permite generar enseñanzas de la práctica, compartirlas y discutirlas con otros colectivos.
Posibilita recuperar y ordenar el saber generado desde la práctica.
Enriquece las reflexiones y discusiones de los colectivos que agencian las prácticas, lo que contribuye a superar el activismo.
Puede servir como base para elaborar conceptualizaciones y teorías emancipadoras.
Permite reconocer y apropiarse de metodologías de cambio social.
Busca empoderar a las organizaciones y contribuir en la transformación de las relaciones de poder.
Se constituye en sí misma en una nueva experiencia formativa y enriquecedora de las subjetividades de los participantes.
TENDENCIAS EPISTEMOLÓGICAS DE LA SISTEMATIZACIÓN
La sistematización como producción de conocimiento implica una reflexión en torno a preguntas como:
¿Qué tipo de conocimiento se produce desde la sistematización?
¿Cuál es el alcance teórico de la sistematización?
¿Cuáles concepciones de realidad y conocimiento sustentan la sistematización?
Responder estas cuestiones conduce necesariamente al ámbito epistemológico.
Por lo anterior Diego Palma, ratifica la existencia de la sistematización como una práctica específica y distinguible de otros esfuerzos de generar conocimiento sobre las prácticas sociales.
Concluye que existe unidad fundamental entre las diversas posiciones, con respecto a su oposición flagrante a la orientación positivista que predomina en las ciencias sociales y a su identificación con la epistemología dialéctica (Palma).
Pero tal unidad epistemológica no existe, el método dialéctico es imaginario proveniente del momento fundacional de la educación popular, que sirve para legitimar y dar coherencia a prácticas educativas e investigativas; Dice Torres: "más bien, para ese momento, lo único que unificaba a los sistematizadores era la ausencia de discusión epistemológica".
Luego de dos décadas de ese estado del arte, se ratifica la pluralidad de posturas epistemológicas frente a la sistematización:
Desde aquellas que exigen la producción de conocimiento asuma procedimientos del método científico, los que no se despegan de las invocaciones al método dialéctico, los inspirados en en teorías fenomenológicas, hermenéuticas y posestructuralistas.
Ejemplos: donde se hace referencia (para explicar la perspectiva epistemológica que respalda la concepción de prácticas de sistematización):
María de la Luz Morgan y María Luisa Monreal del Celats asumen la sistematización como "una forma de obtener conocimiento científico a partir de la realidad"
razón por la cual la propuesta metodológica corresponde a los pasos del método científico "guardando las distancia que impone el objeto y los objetivos" de la sistematización.
para estas investigadoras, el objeto de la sistematización es el proceso objetivo de la experiencia, en la que intervienen la práctica profesional y la práctica del grupo popular;
los pasos buscan recuperar analíticamente este proceso.
A partir de preguntas, de una explicitación de los referentes conceptuales producidos desde la experiencia y de una definición de indicadores, se recolecta la información necesaria, se analiza y se sintetiza.
El conocimiento resultante de la sistematización son hipótesis que pueden ser confrontadas de nuevo con la práctica; esta podrá ser verificada o modificada si accede a niveles de generalización mayores.
Otro ejemplo:
La propuesta inicial de Félix Cadena (mexicano, 1987) tampoco se sale del esquema cientificista. Aunque tiene el mérito de plantear el problema de la necesidad de producir saber de liberación desde la práctica de los sectores populares y del educador, el proceso sistematizador tiende a ser esquemático.
Según este autor, se pone en juego tres tareas en el proceso de sistematización: descripción de los hechos y procesos de la realidad, explicación de estos e instrumentación para la acción.
Los pasos secuenciales para llevar a cabo las tres tareas confirman esta mirada lineal empírico-analítica de producir conocimiento.
Desde otra perspectiva:
La trayectoria propia en la Universidad Pedagógica Nacional en el campo de sistematización, se ha asumido una perspectiva interpretativa crítica, como investigación cualitativa y participativa.
La sistematización se enmarca en un horizonte cualitativo crítico que comparte los siguientes rasgos:
Producción de conocimiento desde los sujetos de la experiencia
La sistematización en perspectiva crítica, se constituye en sistema autoobservador en el que los actores/observadores problematizan su realidad a través del diálogo con otros actores de la experiencia.
En esta perspectiva, los investigadores/actores reflexionan sobre el carácter interpretativo y constructivo de su labor, desplazando el principio de objetividad por el de reflexividad.
La sistematización como modalidad participativa crítica posibilita la emergencia de sistemas autoobservadores.
Así, contribuyen a la formación de los actores observadores en sujetos de saber y de poder, en sujetos sociales críticos, reflexivos y conscientes de su capacidad constructiva y transformadora de los sistemas de los que hacen parte.
Noción de realidad y papel de la ciencia social
Para los enfoques cualitativos, la realidad es una construcción social compartida por sus miembros; ser compartida determina una realidad percibida como objetiva, viva y reconocible para todos los participantes en la interacción social.
Desde una perspectiva crítica, ese orden de significados se construye a través de relaciones de poder; por lo tanto no hay lecturas de realidad neutrales y la propia construcción de significados es una arena de conflictos.
Estrategias de abordaje del problema
El abordaje de un proceso investigativo desde esta perspectiva, combina diversas modalidades de acercamiento a los objetos de análisis para captarlos en su complejidad como síntesis de múltiples relaciones y potencialidades.
Al reconocerse tal complejidad, se busca analizar de diversas formas lo estudiado con el fin de reconocer y comprender las maneras como los sujetos se representan, interactúan y construyen realidades sociales específicas, enmarcadas en unos contextos y estructuras sociales y culturales más amplias.
Se reconoce que la producción de conocimiento es resultado de la interacción entre quien investiga y los sujetos que hacen parte de la situación investigada;
por ello, en el marco de los procesos de sistematización, interesa volver objeto de reflexión cuanto hay de sujetividad en la investigación y en lo investigado, a su vez que reconocer cuanto hay de determinación en quien investiga, en la investigación y en lo investigado.
Papel de quienes investigan y su relación con los sujetos
Desde una perspectiva crítica, investigadores y colectivos sociales se forman y se transforman en el proceso de investigación.
En consecuencia, quienes hacen este tipo de abordajes son sensibles a los efectos que produce su presencia en el contexto de estudio.
La sistematización como reconstrucción de sentidos de la experiencia
Las prácticas sociales y educativas a sistematizar como realidades complejas, como construcciones históricas y de sentido en las que confluyen factores y dinámicas objetivas con procesos e interacciones subjetivas;
las prácticas poseen una institucionalidad y a la vez son una construcción simbólica intersubjetiva, que le confiere sentido a las acciones, relaciones y experiencias de sus agentes.
La sistematización busca dar cuenta de esa interacción entre contextos, prácticas y sentidos.
Apunta a reconocer aquellos procesos que provienen de las relaciones y significaciones institucionalizadas, como aquellas relaciones y significantes instituyentes que inciden en el contexto, a la vez que instituye nuevas significaciones a las prácticas estudiadas.
CÓMO SISTEMATIZAR
Full transcript