Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

cuento

relato de cuento
by

german kuri

on 12 January 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of cuento

El olor agradable a pastel de manzana y el dulce sonido de las risas llenaron la casa de la señora Oso. Tan pronto como llegaron, los hijos de la señora Oso salieron a recibirlos.
– Choco, te presento a Hipo, a Coco y a Chanchi. Yo soy su madre. – Bueno – dijo la señora Oso –, mis hijos me están esperando en casa. Te invito a comer un pedazo de pastel de manzana. ¿Quieres venir?
La idea de comer pastel de manzana le pareció excelente a Choco. – Pero si tú no eres amarilla. Además no tienes alas, ni mejillas grandes y redondas. ¡Tus pies tampoco son como los míos!
– ¡Qué barbaridad! – dijo la señora Oso – ¡Me imagino lo graciosa que me vería!
A Choco también le pareció que se vería muy graciosa. Después de descansar un rato, la señora Oso le dijo a Choco:
– Choco, tal vez yo podría ser tu madre.
– ¿Tú? – preguntó Choco. – Si… y estoy seguro de que me cantaría una canción y de que me alegraría el día.
– ¿Así? – preguntaron la señora Oso. Y entonces cantaron y bailaron. – ¡Ay! Estoy seguro de que ella me abrazaría – dijo Choco entre sollozos.
– ¿Así? – preguntó la señora Oso. Y lo abrazó con mucha fuerza. Choco se sintió tan triste, que empezó a llorar:
– ¡Mamá, mamá! ¡Necesito una mamá!
La Señora Oso se acercó corriendo para averiguar que le estaba pasando. Después de haber escuchado la historia de Choco, suspiró:
– ¿En qué reconocerías a tu madre? Cuando Choco vio a la señora Oso recogiendo manzanas, supo que ella no podía ser su madre. No había ningún parecido entre él y la señora Oso. Choco se encontró después con la señora Morsa.
– ¡Señora Morsa! – exclamó –. Sus mejillas son grandes y redondas como las mías. ¿Es usted mi mamá?
– ¡Mira! – gruñó la señora Morsa –. Mis pies no tienen rayas como los tuyos, así que, ¡no me molestes! Choco se encontró después con la señora Pingüino.
– ¡Señora Pingüino! – Exclamó –. ¡Usted tiene alas como yo! ¿Será que usted es mi mamá?
– Lo siento – Suspiró la señora Pingüino –. Pero mis mejillas no son grandes y redondas como las tuyas. Primero se encontró a la señora jirafa.
– ¡Señora Jirafa! – dijo –.¡Usted es amarilla como yo¡ ¿es usted mi mamá?
– Lo siento – Suspiró la señora Jirafa – Pero yo no tengo alas como tu. Choco era un pájaro muy pequeño que vivía a solas. Tenía muchas ganas de conseguir una mamá, pero ¿quién podría serlo?
Un día decidió ir a buscar una. FIN Después de aquella pequeña fiesta, la señora Oso abrazó a todos sus hijos con un fuerte y caluroso abrazo de oso, y Choco se sintió muy feliz de que su madre fuera tal y como era. Choco buscó por todas partes, pero no pudo encontrar una madre que se le pareciera. Choco Encuentra una Mamá. Por: Astrid Kuri García.
Full transcript