Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

JESÚS COMPROMETIDOS CON LOS MÁS DÉBILES

No description
by

fredy alejandro giraldo marin

on 4 September 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of JESÚS COMPROMETIDOS CON LOS MÁS DÉBILES

En el siglo I, como en el nuestro, había personas cuya presencia era social- mente indiferente, innecesaria o rechazada, considerados por muchos como una carga que había que mantener o unos “parásitos por alimentar”.
JESÚS COMPROMETIDOS CON LOS MÁS DÉBILES
Eran los marginados, los excluidos, los parias, los miserables, los inservibles, los inútiles y vagabundos, aquellos que, según el pensamiento común, habían abandonado a Dios o habían sido abandonados por Él. Algunos dirán que “Dios no los ha bendecido con la prosperidad, la riqueza, la salud y la bue- na fama pues algo malo habrán hecho para merecer su lamentable destino”.
LAS BIENAVENTURANZAS
LOS MÁS NECESITADOS SON LOS PREFERIDOS DE DIOS
- La Última Cena.
Jesús subió a Jerusalén para celebrar la fiesta de la Pascua con sus discípulos. Durante la cena, Jesús realiza unos gestos de gran trascendencia: al tener cercana su muerte, bendice y reparte entre los discípulos el pan y el vino mientras les dice que ese pan y ese vino son su cuerpo y su sangre. Él les daba “su cuerpo y su sangre” para que comiesen y bebiesen.
Con este gesto, Jesús entregaba su vida (su cuerpo y su sangre) para que fuera alimento y salvación de todos los seres humanos. Desde entonces los cristianos se reúnen para compartir el pan de la Eucaristía. En ella se hace presente el Señor muerto y resucitado.

JESÚS FUE JUZGADO Y CONDENADO A MUERTE
La oración en el huerto y el arresto de Jesús.
Terminada la cena, Jesús y sus discípulos salieron a las afueras de Jerusalén y se dirigieron a un huerto llamado Getsemaní, situado en el monte de los Olivos. Allí Jesús se puso a orar; mientras tanto, sus discípulos dormían. Fue una oración llena de sufrimiento porque presentía lo que le esperaba, pero a la vez llena de confianza en el Padre. Hasta aquel monte llegó Judas Iscariote, el discípulo que lo traicionó, conduciendo a los soldados que iban a arrestarlo.

- Juicio religioso:
Fue juzgado por los sacerdotes de la época, allí lo acusaron de haber hablado en contra del templo y de incumplir repetidamente el precepto del sábado. Allí lo acusaron de haber hablado en contra del templo y de incumplir repetida- mente el precepto del sábado, esto era considerado blasfemia que era causa de muerte.
- Juicio político:
Para condenar a Jesús necesitaban el permiso del gobernador romano Poncio Pilato, por esta razón los Ancianos judíos. En este juicio, Jesús fue acusado de proclamarse rey de los judíos, porque, de esta forma, lo hacía aparecer ante los romanos como un agitador que ponía en peligro el orden público. Pilato condenó a Jesús a morir crucificado, que era la pena des- tinada a los criminales peligrosos y a los miembros de las clases sociales inferiores.
Mientras la sociedad halaga a los exitosos y poderosos, el Reino que Jesús proclama contiene un mensaje contrario: “Dichosos los pobres, los que tienen hambre, los que lloran, los que son aborrecidos” (Cf. Lc 6, 22-23). ¡Ellos son los pre- feridos de Dios! Él no los ha abandonado, tampoco ha causa- do su sufrimiento; está con ellos y “sufre con ellos”. Y si está con ellos, no es porque éstos sean más buenos, justos o fieles que los poderosos o fuertes (de hecho, muchos tienen que recurrir a la delincuencia para no morir de hambre), es por su condición de vulnerabilidad, por ser las víctimas de una estructura social injusta que los excluye, degrada y olvida.
LOS DOS JUICIOS
Full transcript