Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Trayectoria literaria de Antonio Machado

Trayectoria literaria de Antonio Machado
by

Marta Llamas

on 14 November 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Trayectoria literaria de Antonio Machado

Trayectoria literaria de Antonio Machado
Primer ciclo poético
Últimos poemas
Estos poemas están dedicados a varios temas: su preocupación patriótica, el amor a la Naturaleza y la meditación sobre los enigmas del hombre y del mundo.
El paisaje aparece tratado de forma subjetiva, en él proyecta sus sentimientos sobre esas tierras y destacando: lo recio, lo austero y todo aquello que le sugiere soledad, fugacidad o muerte.
Segundo ciclo poético: Campos de Castilla (1912)
Aquí encontramos poemas parecidos a los anteriores y otros de tipo popular, breves en los que intenta huir de la poesía de carácter confesional del libro anterior.
Destacan el centenar de Proverbios y cantares.
Tercer ciclo poético: Nuevas Canciones (1924)
A partir de 1924 su producción poética es muy escasa.
Machado no comparte el tipo de poesía deshumanizada que se escribía entonces.
Durante la Guerra Civil escribe veinte poemas en defensa del bando republicano. Destaca su elegía a la muerte de Federico García Lorca.
Machado publica su primer libro de poesías titulado Soledades (1903) que después amplía en Soledades, galerías y otros poemas (1907).
Se aprecia un modernismo intimista influenciado por la poesía de Bécquer y de Rosalía de Castro.
Encontramos ya los símbolos de sus poesías:
la tarde, el agua, la fuente, el sueño...
El problema de España se presenta bien con un tono crítico y amargo o como un reflejo en la esperanza en el futuro, en las nuevas generaciones que se opondrán a la España del pasado.
Lamento por la decadencia de España. Hay una visión muy negativa de Castilla, de su paisaje, de su historia y de sus gentes. Marcada por la violencia, por la envidia, por la soberbia.
Su concepto de religión choca con el tradicional, Machado creerá en una religión de la vida, que dé sentido a la vida; creerá, por tanto, en la religión de Cristo resucitado, no en la del Cristo muerto en la cruz
Obras en prosa
Para expresar sus reflexiones y sus inquietudes filosóficas crea a dos personajes: Abel Martín y Juan de Mairena
La tarde simboliza el declive. Se carga de los sentimientos del poeta.
Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales
Puede tener varios significados:
El agua que mana simboliza la vida.
También significa monotonía, el tedio de la vida y la eternidad del dolor.
Adiós para siempre la fuente sonora,
del parque dormido eterna cantora.
Adiós para siempre; tu monotonía,
fuente, es más amarga que la pena mía.
El sueño es la única forma de conocimiento.
¿Mi corazón se ha dormido?
Colmenares de mis sueños,
¿ya no labráis? ¿Está seca
la noria del pensamiento,
los cangilones vacíos,
girando, de sombra llenos?
La madre en otro tiempo fecunda en capitanes,
madrastra es hoy apenas de humildes ganapanes
[...]Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora.
Abunda el hombre malo del campo y de la aldea,
capaz de insanos vicios y crímenes bestiales,
que bajo pardo sayo esconde su alma fea,
esclava de los siete pecados capitales.
Los ojos siempre turbios de envidia o de tristeza,
guarda su presa y llora lo que el vecino alcanza:
ni para su infortunio ni goza su riqueza...
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.
Señor, ya me arrancaste lo que más quería.
Oye otra vez, Dios mío, mi corazón clamar.
Tu voluntad se hizo, Señor, contra la mía.
Señor, ya estamos solos mi corazón y el mar.
Poemas dedicados a Leonor
Una noche de verano
-estaba abierto el balcón
y la puerta de mi casa-
la muerte en mi casa entró.
Se fue acercando a su lecho
-ni siquiera me miró-,
con unos dedos muy finos,
algo muy tenue rompió.
Silenciosa y sin mirarme,
la muerte otra vez pasó
delante de mí. ¿Qué has hecho?
La muerte no respondió.
Mi niña quedó tranquila,
dolido mi corazón.
¡Ay, lo que la muerte ha roto
era un hilo entre los dos!
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en la mar!
.
El ojo que ves no es
ojo porque tú lo veas;
es ojo porque te ve
Busca a tu complementario,
que marcha siempre contigo,
y suele ser tu contrario
Se miente más de la cuenta
por falta de fantasía:
también la verdad se inventa
Para dialogar,preguntad, primero:después… escuchad.
-Nuestro español bosteza.
¿Es hambre? ¿Sueño? ¿hastío?
Doctor, ¿tendrá el estómago vacío?
-El vacío es más bien en la cabeza
Caminante son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.
Más fuerte que la guerra -espanto y grima-
cuando con torpe vuelo de avutarda
el ominoso trimotor se encima
y sobre el vano techo se retarda,
hoy tu alegre zalema el campo anima,
tu claro verde el chopo en yemas guarda.
Fundida ira´la nieve de la cima
el hijo rojo de la tierra parda.
Mientras retumba el monte, el mar humea,
da la sirena el lúgubre alarido,
y en el azul el avión platea,
¡cuán agudo se filtra hasta mi oído,
niña inmortal, infatigable dea,
el agrio son de tu rabel florido!
Siempre al mundo viejo
-trabajo y fatiga-
el niño lo salva
con sus ojos nuevos.
Preguntadlo todo, como hacen los niños. ¿Por qué esto? ¿Por qué lo otro? ¿Por qué lo de más allá? En España no se dialoga porque nadie pregunta, como no sea para responderse a sí mismo. Todos queremos estar de vuelta, sin haber ido a ninguna parte. Somos esencialmente paletos. Vosotros preguntad siempre, sin que os detenga ni siquiera el aparente absurdo de vuestras interrogaciones. Veréis que el absurdo es casi siempre una especialidad de las respuestas.
Hay hombres que nunca se hartan de saber. Ningún día -dicen- se acuestan sin haber aprendido algo nuevo. Hay otros, en cambio, que nunca se hartan de ignorar. No se duermen tranquilos sin averiguar que ignoraban profundamente algo que creían saber.
Estos días azules y este sol de infancia
Full transcript