Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

JARDÍN MUSULMAN (ISLAMICO)

No description
by

Cynthia Martínez

on 17 September 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of JARDÍN MUSULMAN (ISLAMICO)

JARDÍN MUSULMAN (ISlÁMICO)
Antecedentes
El jardín islámico es la expresión directa del paraíso que promete Mahoma en el texto sagrado del Coran a los musulmanes devotos, donde corre un río que da frescor y se producen deliciosas frutas. Llama a todos los sentidos, el moteado de la cerámica, el perfume de las flores, el murmullo del viento…
Numerosos pasajes del Libro por excelencia evocan este lugar delicioso con una imagen tan precisa que ésta llegó a ser fuente de inspiración para los creadores de jardines.

Características
El agua simboliza la vida y, al mismo tiempo, refleja el cielo. Al hacerla recorrer por las acequias crea el movimiento vital, el transcurso del Hombre por la tierra, al que también contribuye su sonido cadencioso. La luz es muy importante para esta cultura, por lo que el agua, con sus reflejos, produce luces cambiantes.
Heredan la tradición de las antiguas civilizaciones. De los babilonios adopta su geometría y el concepto de jardín como un lugar de placer, de los egipcios el dominio del agua, de los romanos las galerías con columnas, que dan al patio central por una parte y se abren a las diferentes estancias por la otra. Por ultimo de los griegos la cobertura de los caminos con losas.
Por lo tanto, para la tradición musulmana, el arte de la jardinería era una forma de representar el Edén, y por eso los mandatarios, reyes y hombres poderosos no dudaron en esmerarse por conseguir su pequeño paraíso en sus palacios y villas.
Como la mayoría de los países islámicos estaban situados en cálidas y secas regiones con cultura de oasis, uno de los problemas principales del arte de jardín era siempre el del riego.
Tanto el mundo islámico occidental como el oriental habían heredado de Persia el sistema de los qanawat, y lo habían ampliado. Canales subterráneos, es decir, protegidos de la evaporación solar, eran conducidos desde regiones altas donde abundaba el agua hasta regiones lejanas. Se construyeron accesos abiertos a estos canales para facilitar las labores de mantenimiento. Ya a lo lejos se reconocen las instalaciones de los qanawat, que se extienden en el panorama desértico como una larga cadena de perlas. Si el clima lo hubiese permitido, se habrían construido en su lugar canales abiertos.
Están constituidos básicamente por una sucesión de patios rectangulares tapiados en cuyo centro encontramos una fuente o glorieta rodeada de plantas. Los caminos también son fundamentales, ideales para paseos y para unir los diferentes patios.
En esencia, cada patio presenta una estructura dividida en cuatro partes relacionadas por unos caminos en cruz cuyo centro lo constituye la glorieta.
Todo ello se encuentra circundado por galerías abiertas al jardín con espléndidos arcos ojivales. Estas arcadas proporcionan una gran belleza estética a todo el conjunto, al mismo tiempo que contribuyen a crear espacios de sombra y frescor.

La idea de este tipo de jardines es cerrada. Al igual que los jardines medievales, estos espacios de ocio y de relax constituyen una forma de organizar el mundo. Frente al espacio abierto del desierto, los jardines islámicos constituyen un espacio de paz, donde el hombre queda protegido.
Los jardines islámicos tenían diversos usos. El primero era la representación del Edén. Pero más allá de lo estrictamente religioso y literario, los jardines tenían otros usos. Uno era servir como espacio de ocio, en el que galerías de pilares y columnas rodean florecientes y aromáticos arbustos, árboles y parterres llenos de flores.
En amplias zonas del mundo islámico los jardines ofrecen un espacio ideal para fiestas y encuentros, y en el centro tienen una pila cercada por tiestos de flores para disfrute del propietario y de los invitados. Estos jardines, la mayoría de las veces llamados riyad, estaban siempre dispuestos de forma ortogonal, ya fueran cuadrados o rectangulares, o fueran para príncipes o para ciudadanos.
El otro uso era el de servir como espacio de cultivo para flores y plantas con fines medicinales. A menudo, los jardines servían también de lugar de reposo de los muertos. Aquí se podía tratar de paisajes casi sin forma, de cuidados parques dispuestos de un modo bien resuelto, de jardines divididos en cuatro o de riyads.

Este tipo de paisajismo se extendió a otros lugares del mundo, produciendo manifestaciones tan importantes como el Taj Mahal en Agra.
La belleza del edificio debía ser aumentada adicionalmente con la vista hacia el paisaje exterior.
Estas arquitecturas se amoldaban siempre a las tradiciones de construcción de la correspondiente zona y tan sólo son comprensibles partiendo de éstas.
Reciben un denominador común mediante su función como arquitectura de jardín: siempre son edificios abiertos y con vistas a los jardines situados enfrente de ellos o a su alrededor.
La simetría de ejes parece ser la ley básica, incluso cuando los diferentes ejes a veces están sutilmente desplazados (por ejemplo, en el Patio de los Leones de La Alhambra).Todos estos jardines se asemejan en cuanto a la abstracción de motivos procedentes de la naturaleza, tan determinante en el arte islámico. La naturaleza se convirtió en arte, tanto en el arabesco como en los jardines.
Full transcript