Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Laudato Si’

Mapa Conceptual realizado por el alumno Oscar Santiago Botero López del curso 1004.
by

on 3 November 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Laudato Si’

Laudato Si'
Capítulo 1 – Lo que le está pasando a nuestra casa
El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. Si el clima es un bien común, de todos y para todos.
Capítulo 3 – La raíz humana de la crisis ecológica
Un primer fundamento del capítulo son las reflexiones sobre la tecnología: se le reconoce con gratitud su contribución al mejoramiento de las condiciones de vida, aunque también da a quienes tienen el conocimiento, y sobre todo el poder económico para utilizarlo, un dominio impresionante sobre el conjunto de la humanidad y del mundo entero.
Capítulo 4 – Una ecología integral
La perspectiva integral incorpora también una ecología de las instituciones. Si todo está relacionado, también la salud de las instituciones de una sociedad tiene consecuencias en el ambiente y en la calidad de vida humana: “Cualquier menoscabo de la solidaridad y del civismo produce daños ambientales”.
Oración por nuestra tierra y Oración cristiana con la creación
La encíclica Laudato Si' del Papa Francisco termina con dos oraciones, una que se ofrece para ser compartida con todos los que creen en "un Dios creador omnipotente", y la otra propuesta a quienes profesan la fe en Jesucristo, rimada con el estribillo Laudato Si', que abre y cierra la encíclica.
Capítulo 6 – Educación y espiritualidad ecológica
El capítulo final va al núcleo de la conversión ecológica a la que nos invita la Encíclica. La raíz de la crisis cultural es profunda y no es fácil rediseñar hábitos y comportamientos. La educación y la formación siguen siendo desafíos básicos: todo cambio necesita motivaciones y un camino educativo.
Capítulo 5 – Algunas líneas orientativas y de acción
Para el Papa Francisco es imprescindible que la construcción de caminos concretos no se afronte de manera ideológica, superficial o reduccionista. Para ello es indispensable el diálogo.
Capítulo 2 – El Evangelio de la creación
Para afrontar la problemática ilustrada en el capítulo anterior, el Papa Francisco relee los relatos de la Biblia, ofrece una visión general que proviene de la tradición judeo-cristiana y articula la tremenda responsabilidad del ser humano respecto a la creación, el lazo íntimo que existe entre todas las creaturas, y el hecho de que el ambiente es un bien colectivo, patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos.
El Papa afirma sin ambages que el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas, y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos.
En el marco de una ética de las relaciones internacionales, la Encíclica indica que existe una auténtica deuda ecológica, sobre todo del Norte en relación con el Sur del mundo. Frente al cambio climático hay responsabilidades diversificadas, y son mayores las de los países desarrollados.
En la Biblia, el Dios que libera y salva es el mismo que creó el universo, y en él se conjugan el cariño y el vigor. El relato de la creación es central para reflexionar sobre la relación entre el ser humano y las demás criaturas, y sobre cómo el pecado rompe el equilibrio de toda la creación en su conjunto.
Al ser humano le corresponde “labrar y cuidar” el jardín del mundo (cf. Gn 2,15), sabiendo que el fin último de las demás criaturas no somos nosotros. Pero todas avanzan, junto con nosotros y a través de nosotros, hacia el término común, que es Dios.
En la raíz de todo ello puede diagnosticarse en la época moderna un exceso de antropocentrismo: el ser humano ya no reconoce su posición justa respecto al mundo, y asume una postura autorreferencial, centrada exclusivamente en sí mismo y su poder.
El Papa Francisco piensa en particular en los pequeños productores y en los trabajadores del campo, en la biodiversidad, en la red de ecosistemas. Es por ello necesario asegurar una discusión científica y social que sea responsable y amplia, capaz de considerar toda la información disponible y de llamar a las cosas por su nombre, a partir de líneas de investigación libre e interdisciplinaria.
El análisis de los problemas ambientales es inseparable del análisis de los contextos humanos, familiares, laborales, urbanos, y de la relación de cada persona consigo misma, porque «no hay dos crisis separadas, una ambiental y la otra social, sino una única y compleja crisis socio-ambiental.
La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común; mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio.
"Nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y con los demás seres vivientes."
la Iglesia no pretende definir las cuestiones científicas ni sustituir a la política, pero el papa invita a un debate honesto y transparente, para que las necesidades particulares o las ideologías no afecten al bien común.
Es necesario un acuerdo sobre los regímenes de gobernanza global para toda la gama de los llamados “bienes comunes globales”, dado que la protección ambiental no puede asegurarse sólo en base al cálculo financiero de costos y beneficios. El ambiente es uno de esos bienes que los mecanismos del mercado no son capaces de defender o de promover adecuadamente.
En este capítulo, el Papa Francisco insiste sobre el desarrollo de procesos de decisión honestos y transparentes, para poder “discernir” las políticas e iniciativas empresariales que conducen a un auténtico desarrollo integral.
Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo. Todo ello será más sencillo si parte de una mirada contemplativa que viene de la fe. Para el creyente, el mundo no se contempla desde afuera sino desde adentro, reconociendo los lazos con los que el Padre nos ha unido a todos los seres.
Después de la Laudato si’, el examen de conciencia instrumento que la Iglesia ha aconsejado para orientar la propia vida a la luz de la relación con el Señor deberá incluir una nueva dimensión, considerando no sólo cómo se vive la comunión con Dios, con los otros y con uno mismo, sino también con todas las creaturas y la naturaleza.
Así la presenta el Papa: “Después de esta prolongada reflexión, gozosa y dramática a la vez, propongo dos oraciones, una que podamos compartir todos los que creemos en un Dios creador omnipotente, y otra para que los cristianos sepamos asumir los compromisos con la creación que nos plantea el Evangelio de Jesús”.
Bibliografía
Santo Papa Francisco. Laudato Si'. "Sobre el cuidado de la casa común". Ciudad del Vaticano. Editorial San Pablo. 2014. ISBN: 9788856648942.
Mapa Conceptual realizado por el alumno Oscar Santiago Botero López.
Curso: 1004
Full transcript