Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Tema 5: OTROS INTERMEDIARIOS FINANCIEROS

No description
by

Noelia Muñoz

on 3 December 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Tema 5: OTROS INTERMEDIARIOS FINANCIEROS

5.1. COMPAÑÍAS DE SEGUROS
Las compañías de seguros son intermediarios financieros supervisados por la
Dirección General de Seguros y Fondo de Pensiones, que cumplen una
función mediadora dentro del sistema financiero, la cual se caracteriza por
ofrecer una cobertura de determinados riesgos a los tomadores de los
seguros a cambio del pago de una prima.
5.3. SOCIEDADES DE GARANTÍA RECÍPROCA
Las sociedades de garantía recíproca (SGR) son empresas que conceden
avales a las pymes para respaldar aquellos créditos que éstas solicitan a las
entidades crediticias, lo que permite a las pymes acceder al crédito en
condiciones preferentes.

La concesión de este aval también respalda su posición financiera frente a proveedores, clientes y Administraciones Públicas, obteniendo así unas mejores condiciones de acceso a los distintos mercados.

5.4. SOCIEDADES Y FONDOS DE CAPITAL RIESGO
Tanto las sociedades como los fondos de capital-riesgo son empresas
inversoras, que tienen como objetivo proporcionar financiación a las pymes a
la vez que participan en el capital social de las mismas, buscando un
beneficio en dicha operación.


Según la Ley 25/2005 de 24 de noviembre, reguladora de las entidades de
capital-riesgo y sus sociedades gestoras4, las entidades de capital-riesgo son
entidades financieras cuyo objeto principal consiste en la toma de
participaciones temporales en el capital de empresas no financieras y de
naturaleza no inmobiliaria que, en el momento de la toma de participación, no
coticen en el primer mercado de Bolsas de valores o en cualquier otro
mercado regulado equivalente de la Unión Europea o del resto de países
miembros de la OCDE.
5.2. FONDOS DE PENSIONES
Los fondos de pensiones, al igual que las compañías de seguros, son
intermediarios financieros que se hallan igualmente sometidos a la
supervisión de la Dirección General de Seguros y Fondo de Pensiones.
A diferencia de los seguros, los fondos de pensiones se caracterizan por ofrecer cobertura económica en el momento de la jubilación de los partícipes, a cambio de aportaciones periódicas realizadas por los mismos.
5.5. SOCIEDADES GESTORAS DE FONDOS DE
TITULIZACIÓN (SGFT)
Las sociedades gestoras de fondos de titulización gestionan patrimonios sin
personalidad jurídica que son “titulizados” para servir de garantía a una
emisión de activos más adecuados para su comercialización. Tienen como
objeto exclusivo la constitución, administración y representación legal de los
fondos de titulización.
Tema 5: OTROS INTERMEDIARIOS FINANCIEROS
UNIDAD 5. OTROS INTERMEDIARIOS FINANCIEROS

5.1. Compañías de seguros
5.1.1. Concepto y clasificación de los seguros
5.1.2. Mediadores de seguros
5.1.3. Sector asegurador como intermediario financiero
5.1.4. Características principales de la legislación de seguros en España
5.1.5. Importancia económica del seguro en España

5.2. Fondos de pensiones
5.2.1. Concepto y clasificación de los fondos de pensiones
5.2.2. Marco legal en España
5.2.3. Situación actual del sector

5.3. Sociedades de garantía recíproca

5.4. Sociedades y Fondos de Capital-Riesgo

5.5. Sociedades gestoras de fondos de titulización (SGFT)

5.6. Entidades emisoras de tarjetas de crédito

5.7. Sociedades y fondos de inversión inmobiliaria

5.8. Sociedades de tasación

5.9. Agencias de calificación crediticia
OBJETIVOS

• Identificar al resto de intermediarios financieros que forman parte del
sistema financiero español, al margen de las entidades de crédito ya
estudiadas en unidades anteriores.

• Conocer las características principales del sector asegurador español, así
como entender la definición de seguro y las funciones que tiene cada
agente que participa en la contratación del mismo.

• Comprender la función de los fondos de pensiones como medio
canalizador del ahorro privado colectivo, entendiendo su evolución en los
últimos años hacia una inversión de carácter no especulativo.

• Saber diferenciar a las sociedades y/o fondos de capital-riesgo de las
sociedades gestoras de fondos de titulización y de las sociedades y
fondos de inversión inmobiliaria, y a la vez conocer las características de
cada una de ellas.

• Y por último, indagar más sobre otros intermediarios financieros tales
como las entidades emisoras de tarjetas de crédito, sociedades de
tasación o agencias de calificación crediticia.
5.1.1. CONCEPTO Y
CLASIFICACIÓN DE LOS SEGUROS
En términos generales, un seguro es un instrumento financiero destinado a
cubrir las pérdidas económicas o patrimoniales que desencadenen un evento inesperado.
5.1.2. MEDIADORES DE SEGUROS
La gestión de todo tipo de seguros queda reservada con carácter exclusivo y profesional a los mediadores de seguros, que son aquellos que ejercen dicha actividad profesionalmente y tienen a su cargo una cartera de seguros.
5.1.3.
SECTOR ASEGURADOR
COMO INTERMEDIARIO
FINANCIERO
Tal y como se ha analizado en unidades anteriores, las entidades aseguradoras son intermediarios financieros no bancarios que canalizan el ahorro de los asegurados hacia el mercado de capitales.

Su principal función es ofrecer cobertura de posibles riesgos de los tomadores de seguros que, previo cobro de la correspondiente prima, permite en caso de siniestro, satisfacer las indemnizaciones preestablecidas entre ambos intervinientes.
5.1.4.
CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES
DE LA LEGISLACIÓN DE
SEGUROS EN ESPAÑA
Las empresas aseguradoras ejercen una de las actividades más
condicionadas por el reglamento establecido por la ley, debido a su carácter social y preventivo, y con el paso del tiempo, la normativa gubernamental ha influido en gran medida en la evolución de dicha actividad.
5.1.5.
IMPORTANCIA ECONÓMICA DEL SEGURO EN ESPAÑA
La actividad aseguradora constituye un papel fundamental en la economía de España al favorecer por un lado el desarrollo económico y por otro al
impulsas el desarrollo del seguro.
Los elementos
fundamentales que componen
un seguro son los siguientes:
Los intervinientes
en toda relación contractual de un seguro son:
􀂃 El asegurador: es la persona jurídica que está autorizada a prestar
servicios como tal y además es quien asume el riesgo y se obliga a
indemnizar al tomador o al beneficiario del seguro por el
acaecimiento de un evento previamente determinado, a cambio de percibir una retribución (prima).
􀂃
Respecto a la tipología
de seguros, a grandes rasgos
podemos diferenciar
dos clases de seguros:
Adicionalmente a la clasificación anterior, cabe hacer una mención especial a dos tipos de seguros muy utilizados en el caso de presentarse una cobertura que no puede soportar un solo asegurador:
Coaseguro: el riesgo se distribuye entre varios aseguradores,
estando cada uno de ellos vinculado directamente con el riesgo.
Interés asegurable: es el deseo de que no se produzca un daño o un evento.


Prima o precio del seguro: es un monto que se fija proporcionalmente teniendo en cuenta la duración del seguro, el grado de probabilidad de que el siniestro ocurra y de la indemnización pactada. Esta cantidad es la prestación del tomador.


Riesgo o posibilidad de que ocurra un evento.


Indemnización o prestación del seguro: es la contraprestación a cargo del asegurador de pagar la cantidad correspondiente al daño causado por el siniestro, en virtud de haber recibido la prima.


La compensación de los riesgos conforme a las leyes de la estadística.
El tomador: es la persona natural o jurídica que contrata el seguro y
que abona la prima al asegurador a cambio de trasladarle a éste el
riesgo derivado de que suceda un hecho incierto. En la mayoría de
los casos, el tomador también es el asegurado, es decir la persona
cubierta del daño o pérdida asegurada.

El beneficiario: es la persona que tiene el derecho de percibir la indemnización del seguro en caso de que suceda el evento cubierto por éste. El beneficiario no tiene por qué ser el asegurado ni el tomador del seguro.
Contrato de un seguro

A través del contrato de un seguro la compañía aseguradora, previo cobro de una prima, está obligada a indemnizar al asegurado por el daño sufrido ante el suceso de un evento
cuyo riesgo es objeto de la cobertura del seguro.
􀂃 Seguros contra daños: pueden ser sobre un bien determinado, sobre un derecho a un bien o derivado de un bien.

Por ejemplo las pérdidas pecuniarias (pérdida de beneficios, defensa jurídica), pérdidas patrimoniales (seguro de responsabilidad civil) y pérdidas materiales (daños en vehículos).

􀂃 Seguros de personas: pueden ser sobre la vida humana o que cubren un acontecimiento que afecta a la salud o a la integridad corporal.

Por ejemplo los seguros de vida, los de accidente o los de enfermedad.
Las entidades aseguradoras, recurren a los datos estadísticos para determinar la cantidad que deben de fijar en una prima y medir el riesgo que van a asumir en cada operación.

De esta manera, pueden identificar con qué frecuencia ocurre cada siniestro y cuantificar el coste de gestionar cada riesgo.
Reaseguro: el asegurador ha aceptado un riesgo que excede de sus posibilidades de cobertura y cede dicho excedente a otro asegurador
(reasegurador).
Con arreglo a la Ley Mediación de Seguros y Reaseguros, los mediadores de
seguros se clasifican en:
Agentes de seguros:

Son aquellos que mediante la firma de un
contrato con una entidad aseguradora, se comprometen frente a dicha entidad aseguradora a realizar la actividad de mediación de
seguros.
Corredores de seguros:

Son las personas físicas o jurídicas que
realizan la actividad mercantil de mediación de seguros privados sin mantener vínculos contractuales que supongan afección con entidades aseguradoras, y que ofrece asesoramiento independiente,
profesional e imparcial a quienes demanden la cobertura de los riesgos a que se encuentra expuestos sus personas, sus patrimonios, sus intereses o responsabilidades.
El asegurado dispone de un activo financiero y adquiere el derecho a recibir
una contraprestación en caso de ocurrencia del evento asegurado, y la
entidad aseguradora dispone de un pasivo y de la obligación de indemnizar al
asegurado en caso de producirse el hecho cubierto.
El sector de los seguros facilita la canalización del dinero de
unas unidades económicas con exceso hacia otras que
carecen de capital, y por otra parte, transfiere los fondos
captados de las unidades ahorradoras hacia los sectores
productivos de la economía, a través de la formación de
importantes stocks de capitales (las llamadas provisiones
técnicas).
Desde un punto de vista financiero, el asegurado se convierte en un
prestamista que proporciona crédito a la entidad aseguradora. Ésta coloca
esos fondos en el mercado con el fin de conseguir altas rentabilidades y
poder hacer frente a las devoluciones que vayan surgiendo de entre todos los asegurados.

Adicionalmente, los aseguradores están obligados a realizar
provisiones técnicas y legales destinadas al pago de posibles prestaciones
futuras y al incremento de las provisiones técnicas en la cartera de seguros,
proporcionando así prosperidad a los individuos que invierten su dinero en
estos activos.
El sector asegurador se diferencia del resto de sectores porque su capital fijo
es relativamente pequeño, y su capital circulante está formado por las
dotaciones de los asegurados, ya que éstos pagan por adelantado la
prestación de servicios.

El servicio ofrecido por parte de las aseguradoras
siempre se garantiza a todos los clientes aunque no todos ellos finalmente
logren recibirlo.

Como se ha comentado anteriormente, el pago de las primas que realizan los asegurados componen las provisiones técnicas de las entidades aseguradoras, una inversión a largo plazo muy estable y duradera.

De esta manera, las necesidades técnicas de financiación de las
aseguradoras son muy pequeñas teóricamente.

El tiempo juega a favor del asegurador, ya que el coste derivado de la siniestralidad se pospone y reparte, dando lugar a un cúmulo de ahorro formando las provisiones técnicas.
Llegados a este punto, es interesante conocer con mayor profundidad los
componentes financieros del seguro. Dichos componentes son los
encargados de dar sentido a la función financiera de los seguros.
1. Las primas:
2. El capital económico del asegurador y las provisiones técnicas o volumen de recursos que se colocan en el mercado financiero.
La inversión de las
provisiones técnicas
Son flujos de recursos que se obtienen de las unidades
económicas ahorradoras.

Las aseguradoras captan parte del excedente de las unidades económicas (básicamente familias y empresas) que puede
considerarse ahorro.
Las fuentes de
financiación más importantes del sector asegurador son los fondos propios y provisiones técnicas.
Para analizar esta función, se estudian los flujos de ahorro detraídos de las familias y empresas para posteriormente analizar el stock de capital (fondos propios y provisiones técnicas):
En cuanto al “seguro de vida”, prevalece la idea de previsión, al tratar de contrarrestar determinadas situaciones, tales como invalidez, muerte, jubilación, etc.

Esta captación de recursos es pleno ahorro, y
el asegurador está emitiendo pólizas como activos financieros y colocando los excedentes de fondos en sectores productivos, comprometiéndose a conseguir una rentabilidad mínima previamente pactada, otorgando prestaciones al menos equivalentes a las
existentes en el mercado.
Respecto al “seguro de no vida”, prevalece la idea de ahorroinversión,
ya que dichos fondos van destinados a compensar la
pérdida eventual que puede producirse en el patrimonio del
asegurado.
Como resultado, puede decirse que el flujo de ahorro captado por las aseguradoras y, por tanto, detraído de la economía, puede medirse con el volumen de primas recaudado en un período de tiempo.







A continuación se muestra una clasificación de primas de las muchas existentes en el mercado:
Fondos propios
Tradicionalmente, se ha exigido a las aseguradoras
capitales mínimos en función de los ramos en los que operen.

Adicionalmente, con el fin de que ese capital no se consuma
definitivamente se exige la reposición inmediata o la liquidación de la entidad cuando las pérdidas superen el 50% del capital desembolsado.

Dichas medidas sólo aseguran una cuantía mínima
inicial del capital para hacer frente a las inversiones inmateriales.

Para garantizar además la seguridad que se ofrece y se vende, es necesario establecer una reserva patrimonial y dinámica llamada margen de solvencia, que se ajuste en todo momento al volumen del negocio de las aseguradoras, y que crezca a medida que aumente el volumen de las primas.
Las provisiones técnicas
Están formadas por el cobro anticipado del precio de los servicios a prestar y del aplazamiento o distribución en el tiempo de la prestación de éstos.
Como canalización hacia los
diferentes sectores productivos.

Al respecto, la Ley de Supervisión del
seguro privado y su Reglamento establecen qué activos son aptos para la cobertura de dichas provisiones, los porcentajes máximos de inversión en
cada tipo de activo y demás condiciones que deban reunir dichas
inversiones y los criterios de valoración de las mismas.
La regulación del seguro apareció en el Código de Comercio de 1885, y
desde entonces, la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros
Privados, actualmente regulada en el Real Decreto 6/20041 de 29 de octubre,
es la norma jurídica más importante aplicada al seguro español,
contemplando así mismo, las Directivas Comunitarias reguladoras de la
llamada “autorización administrativa única” y del “control único” haciendo
necesaria la colaboración de la autoridades de control de todos los Estados
miembros, base de la armonización en el territorio europeo orientándose
hacia dos objetivos: la ordenación del mercado de seguros y al control de las
empresas aseguradoras.
En cuanto a la ordenación del mercado de seguros, se pretende conseguir los
siguientes fines:

Normalizar el mercado, es decir, que todas las entidades aseguradoras puedan acceder al mercado bajo las mismas restricciones.

Fomentar la concentración de empresas y la reestructuración del sector, con el fin de aumentar la competitividad y disminuir los costes.

Potenciar el mercado nacional de reaseguros.

Reforzar la especialización en el ramo de vida, de acuerdo con las tendencias internacionales sobre la materia.
Respecto al control de las empresas aseguradoras los fines son:

Regular las condiciones de acceso y ejercicio de la actividad aseguradora.

Adoptar medidas correctoras y rehabilitadoras que produzcan el menor perjuicio a los asegurados y aseguradores.

Proteger al máximo los intereses de los asegurados y de los beneficiarios amparados por el seguro.
Adicionalmente, cabe citar la Ley 26/2006 de mediación de seguros privados,
que parte de la anterior Ley 9/1992 e incluye disposiciones comunitarias con
el fin de lograr una mayor armonización de la actividad aseguradora en la
Unión Europea, permitiendo el libre ejercicio en todo el territorio y velando por
la protección de los consumidores del sector.
Esta legislación se sustenta en los siguientes principios:

Regulación de nuevas formas de mediación. Nace la figura del agente de seguros vinculado a varias entidades aseguradoras y el corredor de reaseguros.

Principio de igualdad de trato para todo tipo de mediadores.

Principio de transparencia que garantice la protección de los consumidores.
5.1.4.1. CONDICIONES DE ACCESO
Y DE EJERCICIO DE LA ACTIVIDAD
Como condición indispensable para que una entidad pueda realizar la
actividad como mediador de seguros debe obtener una autorización
administrativa del Ministro de Economía español, siendo ésta válida para todo
el Espacio Económico Europeo y permitiendo a la entidad ejercer en el mismo
su actividad.
Para obtener dicha autorización deben de cumplirse los siguientes requisitos establecidos por el Real Decreto 1298/2009 de 31 de julio:

1. Ser sociedad anónima, mutua, cooperativa o mutualidad de previsión
social.

2. La entidad sólo puede realizar operaciones de seguro y las relacionadas
con éstas. Además no puede operar en el ramo de vida y de no vida
simultáneamente.

3. Presentar una memoria con las principales actividades que se desean
realizar, la naturaleza de los riesgos a cubrir y el ámbito geográfico de su
actuación entre otros rasgos distintivos que la representen.

4. Los socios y directivos deben ser personas de reconocida honorabilidad y estos últimos debe acreditar experiencia profesional suficiente para
desarrollar dicha función.

5. Poseer un mínimo de capital social o fondo mutual en función de las
características recogidas en el siguiente cuadro:
Cuando una entidad aseguradora española desee establecer una sucursal
aseguradora en otro país miembro del Espacio Económico Europeo deberá
notificarlo a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y
presentar documentación acerca de la actividad que se quiere ejercer y de las
características del mercado en cuestión en el país de destino.

Cuando se reciba un informe de la autoridad del Estado miembro respecto a las
condiciones en las que deba ser ejercida dicha actividad, se podrá comentar
con el ejercicio de la medicación de seguros. Si se desea desarrollar la
actividad en régimen de libre prestación de servicios, se ha de informar
también a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y
comunicar al Estado miembro su intención de ejercicio de la profesión.
Las entidades que por caso contrario, estén domiciliadas en otro país miembro del Espacio Económico Europeo y quieran establecerse en España, deberán realizar el mismo procedimiento descrito anteriormente.
La autoridad pública que ejerce el control sobre la actividad de las entidades
aseguradoras es el Ministerio de Economía y Hacienda, y es la encargada de
velar por el desarrollo ordenado del mercado asegurador, fomentando la
actividad aseguradora, la transparencia, el respeto y la adecuación de sus
instituciones. Para lo cual exige el cumplimiento de las garantías financieras
establecidas en el Real Decreto 6/2004:

Dotación suficiente de provisiones técnicas calculadas según el principio de prudencia.

Disposición en cada ejercicio de un patrimonio propio no comprometido, deducidos los elementos inmateriales, suficiente respecto al conjunto de sus actividades en España y fuera de ella.

El Fondo de Garantía no puede ser inferior a 3 millones de euros para las entidades que ejerzan la profesión en los ramos de vida, caución, crédito y cualquiera que cubra el riesgo de responsabilidad civil o exclusivamente reaseguradora, y 2 millones de euros para el resto. Para las mutuas con régimen de derrama pasiva y las cooperativas, el fondo de garantía mínimo será de tres cuartas partes del exigido para las restantes entidades
5.1.4.2. EMPRESAS QUE
INTEGRAN EL SECTOR ASEGURADOR
El sector asegurador español está formado por tres grandes bloques de empresas:

􀂃 Entidades aseguradoras privadas: pueden tomar forma de
Sociedades Anónimas, Mutuas, Cooperativas o Delegaciones en
España de Sociedades aseguradoras extranjeras.

􀂃 Mutualidades de Previsión Social: anteriormente a la Ley 33/1984 habían funcionado con base a principios de solidaridad y hermandad, sin suficiente base actuarial. A partir de dicha ley, adquieren un mayor grado de garantía y seguridad, exigiéndoles una actuación con criterios técnicos.

􀂃 Consorcio de Compensación de Seguros: se trata de una entidad deDerecho Público con personalidad jurídica propia, adscrita a laDirección General de Seguros, y tiene como función cubrir losriesgos extraordinarios sobre las personas y los bienes y otrosriesgos especiales.
A continuación se enumeran las características del sector asegurador que han hecho posible esta faceta:

􀂃 Anima a la propensión de la inversión productiva de fondos ajenos.

􀂃 El coste del seguro se capitaliza e invierte en la economía nacional, y a largo plazo se consolida como instrumento de fomento y captación de ahorro.

􀂃 Refuerza la posición del acreedor hipotecario, quien en caso de siniestro, se beneficia de la indemnización. Por ello se suele exigir al deudor que asegura el bien que garantiza al crédito.

􀂃 A través de su actividad, el seguro contribuye a elevar la renta nacional.

􀂃 Representa un espíritu de previsión de las consecuencias
desfavorables de un evento.
En la figura 5.1. puede observarse la composición del sector asegurador en España atendiendo al ramo de no vida y vida.

Si bien el primero tradicionalmente ha tenido una mayor presencia en el mercado, en los últimos
años se aprecia un incremento del peso del ramo de vida, dando lugar a una división prácticamente equitativa del mercado entre ambos ramos de seguro.
Por otro lado, en la figura 5.2. se refleja el ranking de las diez primeras
entidades aseguradoras por volumen de negocio en el año 2011 divididas
también por el ramo de vida y no vida.
Figura 5.2. Cuota de mercado del sector asegurador español. Diez
primeras entidades por volumen de negocio en el ejercicio
2011 en cuenta técnica de No Vida y cuenta técnica de Vida.
Fuente: Dirección General de Seguros
FONDOS DE PENSIONES
5.2.1.
CONCEPTO Y CLASIFICACIÓN DE LOS FONDOS DE PENSIONES
Los fondos de pensiones son instituciones que canalizan el ahorro privado colectivo hacia la cobertura de las necesidades económicas de la población retirada y poder ofrecer una remuneración a los titulares.

Para constituir un fondo de pensiones los promotores y partícipes deben realizar aportaciones económicas, que deben invertirse según criterios de rentabilidad, seguridad, diversificación y adaptación al plazo hasta la jubilación.
5.2.2.
MARCO LEGAL EN ESPAÑA
Actualmente el marco legal español que regula los fondos de pensiones se
sustenta en lo dispuesto por el Real Decreto 304/2004 de 20 de febrero, por
el cual se aprueba el Reglamento de planes y fondos de pensiones, y
actualiza, sistematiza y completa la adaptación de la normativa reglamentaria
en esta materia.

Este RD ha sufrido modificaciones por el Real Decreto 1684/2007 de 14 de diciembre.
5.2.3. SITUACIÓN ACTUAL DEL SECTOR
Actualmente, las carteras de los fondos, debido a la cobertura que ofrecen a
la población retirada, están mayoritariamente compuestas por valores de renta fija, dada la aversión al riesgo.

Esta prudencia en la inversión ha
producido una potenciación de la misma en activos a largo plazo, desplazando a las operaciones más especulativas.

Aun así, la cartera de fondos también se compone por títulos de renta variable aunque se limita a la colocación de recursos en valores tradicionales y en muy pequeña cuantía.
La rentabilidad dependerá del tipo de plan que se contrate (con tipos fijos, variables o mixtos).

Se trata de productos sin liquidez, aunque se permite
solicitar préstamos por el 80% del valor consolidado (aportaciones + rentabilidad).

Suelen gozar de buena fiscalidad con independencia del plazo.
Los fondos de pensiones son administrados por una entidad gestora distinta
de los aportantes y de los beneficiarios, debiendo existir además un
depositario y una comisión de control.
El ahorro privado se materializa en los llamados planes de
pensiones, que representan las aportaciones periódicas que
realiza el titular con previsión de ahorro a largo plazo,
vinculadas a la jubilación, a la invalidez y al fallecimiento, y
que sirve de fondo de cobertura en caso de que ocurra un
evento inesperado. Los planes de pensiones se
instrumentalizan a través de los fondos de pensiones.
CLASIFICACIÓN
Fondos de reparto y de capitalización
De acuerdo con los primeros, los partícipes del fondo que están en activo hacen frente,
en cadad periodo, a todas las prestaciones y gastos derivados de ellas que confiere el fondo a sus beneficiarios.

Mientras que en los segundos, los partícipes pagan periódicamente unas cuotas que se
van acumulando dando lugar a un capital que permite cubrir las prestaciones a realizar a los beneficiarios.
Fondos internos y externos.
Los fondos internos son propios de
una empresa, es decir, se generan dentro de la empresa de tal
manera que cuando un trabajador se jubile, exista un capital para
hacer frente a su jubilación.

Sin embargo, los fondos externos son los independientes de la empresa que establece el plan.
Fondos abiertos y cerrados
Los primeros canalizan las inversiones de otros fondos de pensiones y los segundos instrumentan sólo las inversiones del plan de pensiones integrados en ellos.
Fondos asegurados y no asegurados
Los fondos asegurados se
establecen por medio de un contrato con una compañía de seguros y
es ésta quien administra los fondos, y los no asegurados se
administran por una entidad gestora.
Fondos con coberturas totales y complementarias
Los fondos de coberturas totales garantizan a sus beneficiarios unas prestaciones equivalentes a las que recibían cuando estaban en activo,

mientras que las complementarias son precisamente un elemento extra de las
prestaciones que los beneficiarios reciben de la Seguridad Social.
En España los fondos de pensiones se configuran como fondos externos que carecen de personalidad jurídica y están integrados por los recursos afectos a las finalidades predeterminadas en los planes de pensiones adscritos.


Para su constitución se requiere la autorización del Ministerio de Economía y Hacienda, y la inscripción en el Registro Mercantil y en el Registro Administrativo de Fondos de Pensiones.
El activo de los fondos de pensiones deberá ser invertido de acuerdo con los
criterios de seguridad, rentabilidad, diversificación, liquidez y congruencia
monetaria y de plazos adecuados a sus finalidades. Dichos activos se
invertirán mayoritariamente en valores e instrumentos financieros admitidos a
negociación en mercados regulados. Si se materializan en otros valores no
podrán ser negociados en esos mercados y las inversiones deberán
mantenerse dentro de niveles prudenciales.
Las inversiones que se realicen con estos activos deberán estar
suficientemente diversificadas para evitar la excesiva dependencia de un
emisor determinado o de un grupo de empresas.


Los fondos de pensiones además, deberán estar administrados por una
entidad gestora, con el concurso de un depositario, que ha de ser una entidad de depósito domiciliada en España, y bajo la supervisión de una comisión de control.
Pueden ser Entidades Gestoras de fondos de pensiones las sociedades
anónimas que tengan como objeto social y actividad en exclusiva de la
administración de fondos de pensiones y un capital desembolsado de 601.012 euros, incrementado en un tipo de porcentaje aplicado al exceso del activo total del fondo o fondos gestionados sobre diez veces el capital inicial.

Este porcentaje puede variar entre un 0,1% y el 1%.

De igual manera, podrán actuar también como entidades gestoras de fondos de pensiones las entidades aseguradoras autorizadas para operar en España en el ramo de vida, incluidas las mutualidades de previsión social.
Por otro lado, en la tabla 5.3., se recoge los datos relativos al número de
planes, partícipes y patrimonio en dichos fondos para el periodo 1989-2012. A
partir del análisis de dichos datos, puede apreciarse la existencia de una tasa
de variación creciente a lo largo del periodo analizado. Sin embargo, y
enmarcado en el contexto de la crisis financiera y el deterioro económico de la
economía española en los últimos años, puede observarse una paralización
del sector manifestado en la menor tasa de crecimiento de todas las variables
analizadas.
Surgen a raíz de la escasa posibilidad que tienen las pymes de acceder a
fuentes de financiación tales como los mercados de valores o la
autofinanciación.

Ante esta situación, las pymes siempre han dependido del
crédito bancario a corto plazo como principal forma de financiación, lo que
conlleva unos elevados costes financieros y la supeditación a constantes
renovaciones.

Adicionalmente, la satisfacción de necesidades de financiación
a largo plazo de las pymes se han visto siempre obstaculizadas debido a la
falta de garantías suficientes que ofrecen.

Esta circunstancia impide a las pymes responder adecuadamente antes las entidades financieras, de modo que las operaciones realizadas con pymes garantizadas por SGR permiten superar este obstáculo y beneficiar a la entidades financieras al tener que realizar un menor consumo de recursos propios.
1.
Conceden un aval a un tipo de interés más bajo que el ofrecido por el
mercado.
2.
Ofrecen información sobre dónde obtener ayudas y financiación.
3.
Realizan un estudio de las pymes sobre la viabilidad del proyecto
presentado.
4.
Agilizan la concesión de créditos.
5.
Se asemejan a la figura de un socio del empresario.
6.
Ayudan a aumentar el volumen de concesión de créditos con menor
riesgo.
VENTAJAS PYMES
Las SGR deben de constituir un fondo de provisiones técnicas para asegurar su solvencia, dando que su nivel de riesgo es elevado.

Adicionalmente hay que remarcar su doble funcionalidad: por un lado se constituyen como entidades financieras, en la medida en que tienen que actuar en base a criterios de eficacia y solvencia, y por otro lado, son instrumentos de política
económica al servicio de las pymes, debido a que fomentan la producción y el empleo de la economía de un país.
1.
Las de ámbito regional y carácter multisectorial, que prestan sus
servicios a empresarios de cualquier sector dentro de una región
determinada.
2.
Las de ámbito nacional y carácter sectorial, para empresarios
fundamentalmente de los sectores del transporte y editorial.
3.
Las de ámbito regional y carácter sectorial.
TIPOS
La mayoría de estas empresas son del tipo autonómico y carácter sectorial, y
se dedican a la agricultura, la construcción, la metalurgia, el transporte y el
comercio.
En las SGR existen dos clases de socios. Los socios partícipes, que pueden
obtener la garantía de la SGR, y los socios protectores, los cuales carecen de
este derecho. Ambas clases de socios pueden ser personas físicas o
jurídicas, donde los socios partícipes tienen que pertenecer al sector de la
actividad económica que la SGR mencione en sus Estatutos, estando
localizado dichos socios en el ámbito geográfico delimitado por éstos.
Adicionalmente los socios partícipes pueden pedir para sus operaciones la
garantía de la sociedad dentro de los límites estatutarios, y exigir el
reembolso de las aportaciones.
Es competencia del Banco de España el registro, control e inspección de las
SGR, y de las sociedades de reafianzamiento. Estas entidades están
sometidas a Ley sobre disciplina e intervención de las entidades de crédito,
en la medida en que éstas resulten de aplicación a sus características y
actividad.
Tras el surgimiento de las SGR, se observó la necesidad de
que la administración también apoyara a la pyme y redujera el
nivel de riesgo de las operaciones garantizadas creando una
serie de sociedades que reduzcan la morosidad de la pyme,
reforzando los avales prestados por los SGR en caso de que
las pymes fallen.

La sociedad existente en la actualidad que
persigue este fin es CERSA (Compañía Española de
Reafianzamiento, S.A.).

Esta sociedad no puede prestar avales ni garantías directamente a las empresas, ni concederles crédito.

Sólo puede reavalar las operaciones de garantía realizadas por las SGR.
Estos fondos o sociedades están gestionados por instituciones
especializadas, las cuales deciden en qué empresas invertir y de qué forma
realizar la participación, si directa o indirecta. Por tanto, en función del tipo de
entidad y de su forma jurídica se distinguen estos dos tipos de instituciones:
Sociedades de capital-riesgo (SCR):
Funcionan como
intermediarios financieros que ponen en contacto a inversores y
pymes.
Fondos de capital-riesgo (FCR):
Son fondos patrimoniales que
tienen el mismo objetivo que las SCR pero deben ser administrados
por una sociedad gestora, que es la encargada de gestionar el
asesoramiento a las entidades participadas.
La toma de participaciones en empresas se lleva a cabo según se ilustra en el
siguiente esquema.
El órgano competente para la formulación de los requerimientos y para la
imposición de sanciones de este tipo de empresas es la Comisión Nacional
del Mercado de Valores, que también podrá hacer advertencias públicas
respecto de la existencia de esta conducta.


Este tipo de entidades necesitan una sociedad gestora que les administre y
gestione. Estas entidades deben de presentar la forma jurídica de sociedad
anónima, y tener como objetivo principal la administración y gestión de
fondos capital-riesgo, pudiendo tener como actividad complementaria el
asesoramiento de empresas no financieras que no coticen en el mercado
primario de valores, o tomar la forma de sociedad gestora de instituciones de
inversión colectiva.
Entre las funciones que desarrollan estas sociedades se encuentran:

La redacción del Reglamento de gestión de los Fondos.
La gestión de la contabilidad.
La potestad de establecer el valor de las participaciones y los criterios de inversión del fondo.
Titulización de fondos

Es una operación financiera que trata de convertir activos no
negociables en valores que sí pueden ser negociables en los
mercados financieros organizados.
Los fondos de titulización de activos (FTA) son patrimonios separados,
carentes de personalidad jurídica, cuyo activo está compuesto por los activos
financieros y otros derechos que agrupen, y cuyo pasivo son los valores de
renta fija que emitan, y préstamos concedidos por entidades de crédito.
Fondos cerrados
los cuales, una vez constituidos, no pueden sufrir
variaciones en su activo y pasivo.
Fondos abiertos
a diferencia de los anteriores, estos fondos sí pueden modificarse tras su constitución.

En el caso del pasivo cuando esté prevista la emisión sucesiva de valores ó la concesión de nuevos créditos, y en el caso del activo, cuando tenga carácter renovable o por ampliación del mismo.
La Comisión Nacional del Mercado de Valores es la encargada de registrar y regular a los FTA.
5.6. ENTIDADES EMISORAS DE TARJETAS DE CRÉDITO
Las entidades emisoras de tarjetas de crédito, se dedican a la
comercialización de tarjetas de crédito como medio de pago y puede tratarse
de entidades bancarias o de entidades no bancarias, dependiendo de la
actividad propia de las mismas y de los servicios que lleven asociadas las
tarjetas emitidas.
Tarjeta de crédito

Se trata de un instrumento que sirve como medio de pago que acredita a su titular para disponer de bienes o servicios, sin pago inmediato en dinero efectivo.

Su objetivo es identificar al
emisor de la tarjeta y al portador de la misma, con el fin de facilitar transacciones comerciales y financieras y proporcionar datos para el tratamiento de estas transacciones.

Las tarjetas de crédito también sirven para disponer/ingresar dinero en
efectivo en los cajeros automáticos.
http://cincodias.com/cincodias/2013/11/15/mercados/1384539852_401742.html
http://cincodias.com/cincodias/2013/11/16/mercados/1384608575_519027.html
https://www.bankinter.com/www2/particulares/es/fondos/planes_de_pensiones
http://www.elblogsalmon.com/productos-financieros/que-es-una-epsv
http://www.sgr.es/web/pages/quienes-somos.php
http://www.cersa-minetur.es/seccion/avales-para-pymes/donde-solicitarlos-y-operativa
http://www.oinarri.es/
http://www.avalmadrid.es/inicio
http://www.ascri.org/
https://www.cnmv.es/portal/Consultas/MostrarListados.aspx?id=0
https://www.cnmv.es/Portal/Consultas/FTA/ListadoGestorasFTA.aspx
el primer hito del fenómeno de la titulización se constriño en España a los créditos hipotecarios en los que dichos fondos se caracterizaban por ser patrimonios cerrados sin personalidad jurídica que transformaban flujos hipotecarios en valores de renta fija- los denominados bonos de titulización hipotecaria- con el objetivo principal de contribuir a abaratar los prestamos para la adquisición de viviendas.

Los valores creados en este proceso son la cédula, el bono y la participación hipotecaria, residiendo la diferencia fundamental entre los tres, en el grado de vinculación con la cartera hipotecaria presente en el balance de la entidad : desde la garantía económica de respaldo ( cédulas) hasta la cesión jurídica segmentada de los préstamos hipotecarios concedidos ( participaciones).

Las tarjetas bancarias
Son tarjetas emitidas por entidades de depósito o
asociaciones de éstas, que ofrecen una amplia gama de servicios a sus titulares cuando las utilizan en los sistemas de autoservicio bancario.

Son por ejemplo Visa y Mastercard, los dos grandes sistemas bancarios emisores de tarjetas a nivel internacional.

Son sociedades multinacionales, con una gran descentralización en la toma de decisiones
y una absoluta autonomía de sus miembros respecto a la relación con sus clientes.

Estos dos sistemas bancarios gozan de una amplia existencia de redes de transmisión de datos y de sistemas de autorización y compensación muy avanzados.
Las tarjetas financieras
Son tarjetas emitidas por entidades no bancarias ni comerciales, propietarias de una marca de tarjeta que conciertan con establecimientos y entidades bancarias la admisión de las mismas para efectuar pago de compras realizadas por sus titulares, o el suministro de efectivo a éstos.

Un ejemplo sería American Express, Diner’s, etc.
Las tarjetas comerciales
Son tarjetas emitidas por entidades que se dedican a la explotación de un determinado negocio con objeto de permitir a los titulares la adquisición de los bienes comercializados en la propia empresa.

Por ejemplo la tarjeta de El Corte Inglés.
Existen tres tipos de entidades emisoras de tarjetas de crédito, que se
distinguen en función de las características de las tarjetas emitidas:
La principal clasificación que puede hacerse en las tarjetas de crédito es en función del pago del dinero consumido de la propia tarjeta:
• Tarjetas de débito: el cargo de las compras/disposiciones realizadas se
realiza de manera inmediata en la cuenta del poseedor.

• Tarjetas de crédito: permiten aplazar el cargo de las compras realizadas.

Además funcionan como un crédito que concede la entidad emisora al
titular de la misma, estableciendo una cantidad máxima de disponibilidad dentro de un plazo estipulado (generalmente un mes).

Este límite se fija en función de una evaluación de riesgo previa que realiza la entidad emisora sobre el titular de la tarjeta.
En España existen tres sociedades de medios de pago, entre las cuales
existe un alto grado de cooperación:
Servired: integrado por entidades de depósito.
• 4B: compuesto por bancos que no son miembros del grupo anterior.
• Euro6000: formado en gran parte por Cajas de Ahorros.
5.7. SOCIEDADES Y FONDOS DE INVERSIÓN INMOBILIARIA
Las sociedades y fondos de inversión inmobiliaria son aquellas instituciones
de inversión colectiva de carácter no financiero cuyo objeto exclusivo es la
inversión en cualquier tipo de inmuebles de naturaleza urbana para su
arrendamiento5, con el fin de favorecer el desarrollo del sector de la vivienda.
Ambas entidades están sometidas a la inspección y a la supervisión de la
CNMV.
Por un lado, las sociedades de inversión inmobiliaria toman el carácter de
sociedad anónima que sólo pueden constituirse mediante un capital fijo,
representado mediante acciones nominativas, en forma de títulos o
anotaciones en cuenta, que tienen el mismo valor nominal o confieren los
mismos derechos. Estas sociedades deben valorar sus activos al menos una
vez al año, y esta valoración debe realizarla una sociedad de tasación inscrita
en el Registro Oficial del Banco de España, en lo que a bienes inmuebles se
refiere. La valoración de los activos mobiliarios se ajustará en función de los
criterios vigentes para las sociedades de inversión mobiliaria.
Por otro lado, los fondos de inversión inmobiliaria deberán estar compuestos
por participaciones representativas de iguales características, siendo valores
negociables y pudiendo representarse mediante certificados nominativos sin
valor nominal o mediante anotaciones en cuenta.
http://www.expansion.com/diccionario-economico/fondo-de-inversion-inmobiliaria.html
5.8. SOCIEDADES DE TASACIÓN
Las sociedades de tasación son entidades que se encargan principalmente de

valorar bienes inmuebles, aunque también puede ser que valoren bienes incluidos en la cobertura de las reservas técnicas de las compañías de seguros,

en la determinación del patrimonio de las sociedades de inversión
colectiva inmobiliaria y de los fondos de pensiones,

y que efectúen la valoración de bienes de las sociedades cotizadas en Bolsa.
Este tipo de sociedades revisten la forma de sociedad anónima de fundación
simultánea domiciliada en el territorio nacional.

La tasación de bienes inmuebles se realiza para conseguir, entre otras, las
siguientes finalidades:
Como garantía hipotecaria de préstamos.

Como cobertura de las previsiones técnicas de las entidades aseguradoras.

Para formar parte del patrimonio de las instituciones de inversión inmobiliaria o de fondos de pensiones.
5.9. AGENCIAS DE CALIFICACIÓN CREDITICIA
Las agencias de calificación crediticia son entidades independientes cuya
actividad se basa en calificar la calidad de las empresas y la solvencia de los
emisores de determinados activos financieros para afrontar el pago de sus
obligaciones (como el pago de intereses, la devolución del principal, el pago
de dividendos, etc.).
Rating


Opinión emitida o evaluación otorgada por las agencias de calificación a cerca de la capacidad de un emisor de deuda de hacer frente a sus compromisos de pago en su debido plazo.
Por tanto la calificación de un rating puede establecerse a empresas multinacionales, empresas locales, municipios, países, estados, etc., y sobre
activos financieros tales como públicos o privados, depósitos bancarios, bonos, pagarés, préstamos sindicados, titulizaciones hipotecarias, etc.
Existen agencias de calificación de ratings locales, cuyo ámbito de actuación
se reduce a un país o a una región, lo que les otorga un amplio conocimiento
sobre las características del mercado de la zona, aunque presentan el
inconveniente de no poder realizar comparaciones de calidad frente a otros
países o regiones. Por otro lado, existen las agencias de calificación
internacionales, que tienen una visión más amplia de las tendencias
económicas globales y por tanto tienen instrumentos más sólidos para realizar
comparaciones entre emisores de distintos países.
Los criterios a tener en cuenta para establecer la calificación de rating sobre
entidades o activos, son entre otros:
El entorno económico y político de los mercados.

El sector de actividad en el que se opera.

Posición en el mercado respectivo.

La calidad de la información ofrecida, gestión y dirección de la entidad.

Condiciones financieras tanto las pasadas como las previsiones futuras (rentabilidad, liquidez, solvencia, cash flow, etc.).
Esta calificación se revisa periódicamente en función de las circunstancias
que rodean al emisor. De esta manera, las agencias suelen solicitar a sus
clientes que realicen reuniones anuales con el fin de mantener actualizada la
documentación que sustenta la calificación otorgada.
Aunque la evaluación que realizan estas agencias de calificación hace
referencia a una fecha determinada y no tienen en cuenta eventos
inesperados que puedan modificar la calidad de las emisiones de las
empresas evaluadas, pueden considerarse numerosas ventajas
1.
Evaluar el riesgo de una manera rápida y sencilla.
2.
Establecer criterios homogéneos en la clasificación de todas las
entidades evaluadas, con el fin de permitir a los inversores acceder a
todos los mercados internacionales.
3.
Servir de medida a los órganos de inversión de las entidades para
que presenten su perfil de riesgo a los inversores particulares y para
evaluar las acciones de los equipos directivos de las empresas en
cuyos títulos invierten.
4.
Servir de punto de referencia para que las autoridades puedan
establecer límites de inversión a las instituciones financieras que
supervisan.
5.
Ser un elemento adicional para fijar precios y disponibilidad de
fondos de los emisores.
Los ratings emitidos por las agencias de calificación vienen expresados por
letras, números y signos, englobados en diferentes categorías, que describen
una situación diferente en relación al riesgo de crédito que afrontan
(probabilidad de default ó impago). Las de mayor probabilidad de impago se
sitúan en el tramo inferior de la escala y se describen como categorías
especulativas, y las de menor probabilidad de impago (las que gozan de
buena calidad crediticia) en la escala superior, que se denominan categorías
de inversión.
Dentro de las tres agencias internacionales con mayor reconocimiento,
Standar&Poors, Fitch y Moody’s, resulta necesario establecer una
equivalencia entre sus calificaciones ya que cada una de ellas establece unos
criterios diferentes. En el siguiente cuadro puede observarse la comparación y
la definición de cada grupo de calificaciones:
Full transcript