Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El poder de Su Gracia

No description
by

Juan David Holguin Cano

on 26 November 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El poder de Su Gracia

El Poder de Dios en Mi
Debilidad 2 Corintios 12, 9-10 Pero Dios me ha contestado: "Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad". Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí.
Me alegro de ser débil, de ser insultado y perseguido, y de tener necesidades y dificultades por ser fiel a Cristo. Pues lo que me hace fuerte es reconocer que soy débil. ¿Qué son las Debilidades? Una debilidad es cualquier limitación que tengas, o heredaste, y no tienes poder para cambiarla. La debilidad materia prima de Dios La debilidad genera dependencia de Dios y esa dependencia hace que le permitamos a Dios ser trasformados. Dios le gusta usar a los
débiles Moisés ¿Cómo cuáles? Culpa.
Inseguridad.
Dependencia.
Nerviosismo.
Depresión. Miedo.
Resentimiento.
Baja AutoEstima.
Carencias Afectivas.
Complejos. Sin las debilidad, Dios no tendría oportunidad de ayudarnos, por tanto, gracias a ellas, podemos llegar a conocer a Dios más profundamente. Éxodo 4,10-14

(10)–¡Ay, Señor! –respondió Moisés–. Yo no tengo facilidad de palabra, y esto no es solo de ayer ni de ahora que estás hablando con este siervo tuyo, sino de tiempo atrás. Siempre que hablo, se me traba la lengua.
(11) Pero el Señor le contestó: –¿Y quién le ha dado la boca al hombre? ¿Quién si no yo lo hace mudo, sordo, ciego, o que pueda ver?
(12) Así que, anda, que yo estaré contigo cuando hables, y te enseñaré lo que debes decir.
(13) Moisés insistió: –¡Ay, Señor, por favor, envía a alguna otra persona!
(14) Entonces el Señor se enojó con Moisés, y le dijo: –¡Pues ahí está tu hermano Aarón, el levita! yo sé que él habla muy bien. Además él viene a tu encuentro, y se va a alegrar mucho de verte. Jueces 6,11-16

(11) Después, el ángel del Señor fue a donde estaba un hombre llamado Gedeón. El ángel se sentó bajo el roble que estaba en Ofra. Ese árbol era de Joás, el papá de Gedeón, de la familia de Abiezer. Gedeón estaba limpiando el trigo a escondidas en el lugar donde se pisaba la uva para hacer el vino. Gedeón estaba ahí para poder esconder el trigo rápidamente de los madianitas.(12) El ángel del Señor se apareció ante Gedeón y le dijo: —Que el Señor esté contigo, buen guerrero.(13) Gedeón dijo: —Perdón, señor, pero si el Señor está con nosotros, entonces ¿por qué tenemos tantos problemas? Sabemos que él hizo milagros en favor de nuestros antepasados. Ellos contaron que el Señor los sacó de Egipto, pero el Señor nos ha abandonado y ha permitido que los madianitas nos opriman.(14) El Señor miró a Gedeón y le dijo: —Usa tu fuerza y libera al pueblo de Israel del poder de los madianitas ¡Yo te envío a que los salves!
(15) Y Gedeón respondió: —Perdón, señor, pero ¿cómo puedo salvar a Israel? Mi familia es la más débil de todas las familias de Manasés, y yo soy el más joven de todos.
(16) El Señor le dijo: —Pero yo estaré contigo. Podrás derrotar a los madianitas como si estuvieras peleando contra un solo hombre. Gedeón Porque así como el cielo está tan arriba de la tierra, de igual manera mi manera de obrar es tan diferente a la de ustedes. Mis pensamientos son más altos que los suyos.
Isaías 55,9 Pensamos que Dios solo quiere usar nuestras fortalezas, pero también quiere usar nuestras debilidades para su gloria. Dios tiene una perspectiva
diferente de tus debilidades. ...y prefirió usar a los débiles de este mundo para avergonzar a los poderosos.
1 Corintios 1, 27 Tus debilidades no son un accidente. Dios las permitió en tu vida con el propósito de demostrar su poder a través de ti. No tengas miedo de ser debil Las debilidades te ayudan a
ser humilde En vez de vivir negando o dando excusas, toma tiempo para identificar tus debilidades personales. Mientras la fuerza cultiva un espíritu independiente –“Yo no necesito de nadie”- nuestras limitaciones muestran cuánto nos necesitamos unos a otros. Aprende a ir quitándote
tus máscaras Diga el debil:
FUERTE SOY
Joel 3,10
Full transcript