Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La Sentencia

No description
by

Felipe Doria

on 3 August 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Sentencia

Análisis
Wu Cheng'en (1500 – 1582 o 1505-1580) era un escritor chino de la dinastía Ming. Nacido en Huai'an, en la provincia actual de Jiangsu, estudió en la Nanjing Taixue (la antigua Universidad de Nankín) durante más de 10 años. Es considerado el autor de Viaje al Oeste, una de las cuatro grandes novelas de la literatura clásica china. Esta novela cuenta una versión mítica de las aventuras del monje budista Xuanzang (602-664) en una peregrinación a la India para conseguir unos textos religiosos.

El minicuento La sentencia fue publicado por Wu Cheng’en en el siglo XVI formando parte de Viaje al Oeste. A través del cuento, el concepto del mundo onírico es utilizado para describir las interacciones entre el emperador y Wei Cheng, el ministro, con un dragón.
Para comenzar, se podría considerar que el narrador en tercera persona es un narrador tradicional omnisciente, debido a que el narrador conoce no sólo el comportamiento externo de los personajes, sino también sus sueños y procesos mentales. Esto puede ser observado en varias instancias, tales como “En el sueño, el emperador juró protegerlo”, donde se puede advertir que el emperador se encuentra en el mundo onírico.

Con respecto al cronotopo, todos los personajes se encuentran en un palacio de China. El tiempo interno de la narración se reparte entre la noche del sueño, entre las 23:00 y la 1:00 ya que era “la hora de la rata”, hasta el día siguiente por la tarde, “antes de la caída de la noche”. El tiempo externo no aparece fechado con claridad: podría reflejarse un ambiente contemporáneo del escritor de la China del siglo XVI o incluso pertenecer a un tiempo anterior no concretado. El ambiente legendario del relato hace que no sorprenda la falta de concreción temporal.

En lo que concierne al subgénero, el minicuento es claramente fantástico, debido a la aparición del mundo onírico y del dragón.

Se podría pensar el paratexto de este cuento como sugestivo, debido a que insinúa algún tipo de castigo de un personaje a otro. Este ‘castigo’ es dado por Wei Cheng, quien mata al dragón.
Para concluir, a través del minicuento fantástico La Sentencia, el poder de los sueños es descripto mediante una trama principalmente narrativa donde el mundo onírico y el mundo real se entrelazan.
La Sentencia
Wu Ch'eng-en


La brevedad del relato impide caracterizar a los personajes con precisión si bien podemos señalar que junto a los tres personajes principales aparecen dos personajes secundarios, los capitanes.

Por otro lado, un tema que podría ser considerado es el poder de los sueños. Mediante el mundo onírico, el dragón le pide ayuda al emperador, debido a que iba a ser asesinado por Wei Cheng el día siguiente. A su vez, Wei Cheng asesina al dragón en sus sueños, lo cual tiene una repercusión en el mundo real. Asimismo, un subtema que podría ser considerado es la compasión, debido a la intención del emperador de ayudar al dragón e impedir su muerte.

La estructura del relato es muy simple: el planteamiento desarrollado en el primer párrafo expone el sueño del ministro, que será el desencadenante de la acción, el desarrollo (que podría considerarse presente en el segundo y parte del tercer párrafo hasta las palabras de los capitanes) y el desenlace (la respuesta de Wei Cheng, en las dos últimas líneas), que cierra el relato con un giro sorprendente. Llama la atención la condensación temporal del relato: se seleccionan unos pocos datos, sin apenas desarrollarlos, lo que va en beneficio de la capacidad del relato para sorprendernos.
A través del cuento, predomina la trama narrativa, la cual es usada para relatar la mayoría de la acción en el cuento. Esto puede ser observado en varias instancias, como por ejemplo en “lo tuvo atareado el día entero, para que no matara al dragón”. Solo aparecen dos instancias de diálogo en estilo directo, en “-¡Cayó del cielo!” y “-Qué raro, yo soñé que mataba a un dragón así”, mientras que aparecen varias instancias de diálogo en estilo indirecto, como “le pidió amparo.” También surgen algunas instancias de trama descriptiva, tal como “en la oscuridad caminaba por el jardín, bajo los árboles en flor” y “una inmensa cabeza de dragón empapada en sangre”.

El poder de los sueños y los efectos que tienen en la vida real pueden ser observados en varios recursos de estilo. En primer lugar, se puede observar una imagen visual en “el emperador […] en la oscuridad caminaba por el jardín, bajo los árboles en flor”, donde se puede observar la aparición del mundo onírico. Una imagen táctica puede ser advertida en “Un estruendo conmovió la tierra”, donde un evento importante es prefigurado mediante el uso de vocabulario excepcional y comienza el entrelazamiento entre el mundo real y el mundo onírico. Por otro lado, en la imagen auditiva “Lo arrojaron a los pies del emperador y gritaron” la transición del mundo onírico al mundo real es finalizada, debido a que aparece el dragón de los sueños en el mundo real.
En el nivel léxico, por otra parte, encontramos elementos propios de la narración como la abundancia de verbos de acción (“se arrodilló”, “cortaría”…). No faltan las palabras relacionadas con referencias temporales (“noche”, “hora”...) y espaciales (“palacio”, “jardín”). En el nivel morfosintáctico, es característico del texto narrativo el uso del pretérito perfecto simple (“soñó”, “se arrodilló”…). Abundan los complementos circunstanciales de lugar (“En el sueño”, “en el palacio”…) y de tiempo (“aquella noche”, “en la hora de la rata”…).

Finalmente, en el nivel textual, es característico el uso de marcadores del discurso con valor temporal como “poco después”. Asimismo, para referirse a los personajes, no faltan las repeticiones léxicas (“Wei Cheng”, “el emperador”, “dragón”), en ocasiones evitadas mediante sustituciones con la misma referencia: “el ministro” por “Wei Cheng”.
Aquella noche, en la hora de la rata, el emperador soñó que había salido de su palacio y que en la oscuridad caminaba por el jardín, bajo los árboles en flor. Algo se arrodilló a sus pies y le pidió amparo. El emperador accedió; el suplicante dijo que era un dragón y que los astros le habían revelado que al día siguiente, antes de la caída de la noche, Wei Cheng, ministro del emperador, le cortaría la cabeza. En el sueño, el emperador juró protegerlo.

Al despertarse, el emperador preguntó por Wei Cheng. Le dijeron que no estaba en el palacio; el emperador lo mandó buscar y lo tuvo atareado el día entero, para que no matara al dragón, y hacia el atardecer le propuso que jugaran al ajedrez. La partida era larga, el ministro estaba cansado y se quedó dormido.

Un estruendo conmovió la tierra. Poco después irrumpieron dos capitanes, que traían una inmensa cabeza de dragón empapada en sangre. La arrojaron a los pies del emperador y gritaron:

-¡Cayó del cielo!

Wei Cheng, que había despertado, la miró con perplejidad y observó:

-Qué raro, yo soñé que mataba a un dragón así.
Texto
Full transcript