Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

8. PRINCIPIOS DE MAYORDOMÍA

UN VERDADERO LIDER
by

Ruben Perez

on 6 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of 8. PRINCIPIOS DE MAYORDOMÍA

a) Mayordomo = encargado. (epitropos) alguien que cuida
b) Mayordomía = administrar (oikonomia) tesorero y mayordomo. 1. EL ORIGEN DE LA MAYORDOMÍA La mayordomía es inversión de tiempo que requiere sacrificio.
La mayordomía es un estilo de vida que reconoce y acepta el Señorío de Cristo en su vida y trabaja en sociedad con Dios.
La mayordomía es la buena inversión de los bienes, la cual se le entrega el manejo a una persona para su cuidado.
La mayordomía es una posición de deberes y responsabilidades que un mayordomo hace en servicio gozoso y entrega de su vida misma. DEFINICIÓN DE MAYORDOMÍA Desde el principio la Biblia enfatiza la posición divina:
Todo es de Dios.
Nada es nuestro.
Salmos 50:10-12 dice: Porque mía es toda bestia del bosque y los millares de animales en los collados, conozco a todas las aves de los montes y todo lo que se mueve en los campos me pertenece; mío es el mundo y su plenitud. DIOS ES DUEÑO ABSOLUTO No elegimos ser o no ser mayordomos, nacemos para administrar lo que es de Dios. ¿Qué lugar ocupa el hombre? Dios lo puso a administrar sus obras. Salmo 8 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que Tú formaste... Digo: ¿Qué es el hombre y el hijo del hombre para Tu lo visites? Le hiciste señorear sobre las obras de Tus manos, todo lo pusiste debajo de sus pies. EL HOMBRE ES UN MAYORDOMO La mayordomía se originó cuando Dios, desde el principio, nos creó a su imagen y semejanza.
Dios nos hizo socios en el cuidado de la creación.
Nuestro Dios colocó al hombre en la creación bajo su custodia, en un gobierno compartido. El hombre ejerció la mayordomía en el Edén al actuar como agente de Dios.
Recomendaciones de Dios al Hombre:
a) sed fructíferos = procreación biológica
b) multiplicaos = sean una mayoría
c) llenad la tierra = esparcirse en toda la tierra
d) sojuzgadla = administrar la creación
e) tened dominio = dominar y gobernar la creación Para el cristiano, mayordomía significa: Responsabilidad de guardar, velar y administrar todo lo que Dios ha confiado. El uso de esta mayordomía tiene que ver con la vida, el físico, el tiempo, los talentos, dones, posiciones materiales y la creación, etc. La mayordomía abarca el uso sabio y abnegado de la vida en relación a nuestro Dios en todo lo que poseemos. La Mayordomía trata acerca de la responsabilidad del cristiano de administrar sabiamente, tanto su vida como sus recursos. LAS RIQUEZAS QUE DIOS NOS DIO PARA ADMINISTRAR a. El Cuerpo: Hoy es el templo del Espíritu Santo. Debemos cuidarlo, mantenerlo saludable y limpio, darle comida sana y descanso, tratarlo bien y vestirlo con sencillez.
b. La Mente: Llenarla con pensamientos sanos, buenos libros para no estar alterados y llenos de temor; ocupa tu mente en lo que grada al Señor.
c. El Espíritu: Es la parte más importante de nuestro ser y la que menos atendemos. Debemos sacar músculos a nuestro ser interior. Aunque nuestro cuerpo se va desgastando, nuestro espíritu se renueva día a día, 2 Co. 4:16.
Dios nos ha dado riquezas o herramientas para desarrollarnos:
El Espíritu Santo: Nos da fuerzas, dones y ministerios, Hch. 1:8
La Biblia: Un gran tesoro inspirado por Dios, Jn. 5:39
La Iglesia: Donde no debemos dejar de congregarnos, He.10:25
La Oración: Arma poderosa en nuestras manos, 1 Tes.5:17
d. Debemos administrar el tiempo que Dios nos da:
Hay un proverbio que dice que el tiempo es oro. Así debemos valorarlo. Aprovechando bien el tiempo porque los días son malos. Para no vivir el tiempo que resta en la carne, sino conforme a la voluntad de Dios, 1 P. 2:3-7 pues el fin de todas las cosas se acerca; Sed pues sobrios y velad en oración.
1. Matusalén: El hombre que más vivió y no hizo nada importante.
2. Cristo: En tan solo 3 1/2 años no alcanzarían los libros para hablar de tanto que hizo.
MAYORDOMÍA DE LOS BIENES Toda riqueza que tengamos, desde un vaso de agua, hasta una propiedad son de Dios y nosotros debemos administrarlos con sabiduría, poniéndolas a disposición del Señor.
¿Qué es el dinero? Es la expresión de los bienes. Trabajamos una cantidad de horas por día, gastando tiempo y vida ¿Para qué? Para recibir un sueldo. Es parte de nuestra vida; invertimos tiempo, para recibir dinero. El dinero representa vida. Cuando damos dinero, damos parte de nuestro tiempo y vida. Toda riqueza que tengamos, desde un vaso de agua, hasta una propiedad son de Dios y nosotros debemos administrarlos con sabiduría, poniéndolas a disposición del Señor.
¿Qué es el dinero? Es la expresión de los bienes. Trabajamos una cantidad de horas por día, gastando tiempo y vida ¿Para qué? Para recibir un sueldo. Es parte de nuestra vida; invertimos tiempo, para recibir dinero. El dinero representa vida. Cuando damos dinero, damos parte de nuestro tiempo y vida. RECONOCIENDO AL DUEÑO ¡Dar es una gracia! Pablo la coloca en una buena altura (2 Co. 8:1-7), algunos argumentan ¿Para qué dar dinero al Señor?
Porque a El le pertenece todo: Todo es tuyo y de lo recibido de tus manos te damos 1 Cr. 29:14; Hag. 2:8
Porque Dios establece dar: Cada uno de como propuso en su corazón, Dios ama al dador alegre, 2 Co. 9:7.
Porque el hombre necesita dar: Dando... escapa de la codicia y avaricia, Mt. 13:22; Lc. 18:22-24.
Porque Dios quiere bendecir al dador y a su dádiva: porque más bienaventurado es dar que recibir, Hch. 20:35; Ecl. 11:1. Sin forzar a nadie, sin obligació DIOS QUIERE MAYORDOMOS HONRADOS ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me robáis. Y decís: ¿En qué te robamos? En vuestros diezmos y ofrendas…" Malaquías 3:8, 9

En los días de Jesús: ¿Pagó Él los diezmos? ¡¡¡SI!!! De otra manera hubiese sido acusado por los religiosos de su época, quienes lo perseguían para enterarse en qué infringía la ley. Jesús dio a entender que había que pagarlos, y dijo: a César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, Lc. 20:25.

En los días de Jesús no se habló mucho del diezmo porque lo daban con jactancia y lo decían públicamente como aquel que oraba en la congregación: Ayuno 2 veces por semana... Doy diezmo de todo lo que gano, Lc. 18:12.

En los días de la iglesia primitiva, si que eran mayordomos honrados, no sólo el diezmo (10%) hasta el 100% daban a Dios. Vendían sus propiedades y la ponían a los pies de los apóstoles.

Bernabé dio el 100% a la obra del Señor. Daban más allá de sus fuerzas y no había necesitados en medio de ellos. Los que robaban, morían como Ananías y Safira (hoy nos quedarían pocos miembros en las congregaciones si Dios actuara de igual modo). Otros le pedían al Apóstol Pablo les concediera el privilegio de ofrendar. 2 Co. 8:4 Diezmos y ofrendas:

Ofrenda es la que sale de nuestras 9 partes, diezmo es la décima de Dios. Si das ofrenda como diezmo no has aprendido mayordomía; si quieres dar ofrenda no los saques del diezmo, sino de la parte que Dios te dejó a ti.
Diezmo: Es la prueba de Mayordomía
Ofrenda: Es la prueba de amor a Dios.

El dar es una disciplina sistemática que crece en la medida que uno crece.
Empezamos dando nuestra vida. El ofrendar debe de ser el resultado de un corazón dispuesto y porque uno ama al Señor Jesucristo.

No debemos considerar el dar como un deber, sino como un ¡privilegio! Del que gozan aquellos mayordomos honrados que dan. No somos buenos mayordomos porque lo pensamos o lo decimos, lo seremos cuando lo cumplamos, dando al Dueño lo que le pertenece.
CONCLUSIÓN:

1. Mayordomía significa la responsabilidad de guardar, velar y administrar todo lo que Dios nos ha confiado.
2. Debemos saber que Dios es el dueño absoluto de todo lo que está a nuestro alrededor y de lo que tenemos.
3. La administración comienza con nuestra propia vida, debemos administrar nuestro cuerpo, mente, espíritu y tiempo.
4. Dios nos ha dejado riquezas o herramientas para desarrollarnos tales como: La presencia y relación con el Espíritu Santo, la Iglesia, la Biblia y la Oración.
5. Reconocernos nuestra mayordomía siendo fieles con nuestros diezmos y ofrendas ya que le damos a Dios lo que le pertenece.
Full transcript