Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Planes de Emergencia

No description
by

Cristián Vivanco

on 6 October 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Planes de Emergencia

Interests
Education
Skills
Experience
Planes de Emergencia
Conceptualización del Riesgo

El riesgo está relacionado con la probabilidad de que un sistema sufra daño, lo que no está determinado sólo por la ocurrencia de un evento o incidente externo (amenaza), sino también por la susceptibilidad del sistema frente a este (vulnerabilidad)
Esta relación propicia una visión general, en donde el riesgo puede ser visto como causa, y su efecto vendría siendo la ocurrencia de emergencias, desastres y catástrofes.
Lo anterior plantea un trabajo en el cual se considere un análisis tanto de las amenazas como de las vulnerabilidades, de manera que sea una labor integrada entre estos elementos, a su vez se debe considerar la capacidad de respuesta que una comunidad (sistema) tenga para hacer frente a los riesgos en su integralidad.
.
.
Conceptos
Junto con la clasificación de acuerdo al origen, las amenazas también pueden ser clasificadas de acuerdo a su forma de manifestación:
De manifestación lenta: son aquellos elementos de lento desarrollo, que por su duración, extensión y severidad, terminan traduciéndose en daños materiales y/o humanos con características de emergencia, desastre o catástrofe. Se caracterizan por el daño sistemático producido por un periodo de tiempo. Por ejemplo: sequías, contaminación ambiental, desertificación, entre otras.
Estas últimas son las generadas en la medida que el ser humano es precursor de ciertos procesos o eventos que pueden provocar daños.
Ejemplos de amenazas de origen natural son todos los procesos asociados a la dinámica geológica, geomórfica, atmosférica y oceanográfica, mientras que las explosiones, derrames de sustancias peligrosas y contaminación ambiental, constituyen ejemplos de amenazas de origen humano.
AMENAZA
La amenaza se concibe como un factor externo de riesgo, representado por la potencial ocurrencia de un suceso en un lugar específico, con una intensidad y duración determinadas, no predecible. Algunos ejemplos de amenaza son los siguientes: el desborde de un río; un derrame tóxico; un sismo, etc.
Work Experience
Alerta: Resulta importante mencionar que parte de la etapa de preparación, es la Alerta. Ésta como ya se ha mencionado anteriormente, es un estado declarado de atención, con el fin de tomar precauciones específicas, debido a la probable y cercana ocurrencia de un evento incidente adverso.
Social
SOCIAL
Mitigación: Son todas aquellas actividades tendientes a reducir o aminorar el riesgo, reconociendo que en ocasiones es imposible evitar la ocurrencia de un evento. Por ejemplo: códigos de construcción sismo-resistente de edificios; obras de represamiento o encauzamiento de ríos; construcción de vías exclusivas para transporte de carga peligrosa.
Esta fase considera las etapas de prevención propiamente tal, mitigación; preparación, comprendiendo todas aquellas actividades destinadas a evitar o reducir la vulnerabilidad asociada a determinadas amenazas, y, por ende, las consecuencias adversas que se pudiesen ocasionar a partir de un evento. A su vez considera la implementación de la alerta, como medida precautoria, la cual se explicará más adelante.
El riesgo es el resultado entre la interacción de amenazas y vulnerabilidades, la interrelación de estos elementos como ecuación fundamental del riesgo, genera un abordaje en términos de acciones que tanto los estados, como las instituciones y sistemas debiesen abordar, a esta acción se le denomina la Gestión del Riesgo, la cual, puede ser definida como:
El riesgo de ocurrencia de desastre está dado por la relación entre amenaza y vulnerabilidad.
El riesgo es la probabilidad de exceder un valor específico de daños sociales, ambientales y económicos en un lugar dado y durante un tiempo de exposición determinado. El valor específico de daños se refiere a las pérdidas que la comunidad está dispuesta a asumir, y se conoce como riesgo aceptable.
Esto debido a que resulta impensado concebir un sistema social absolutamente carente de riesgo, ya que se plantea que el Riesgo cero no existe.

Factores económicos: Incapacidad de mantener los procesos productivos, escasez, desorganización o deficiente utilización de los recursos económicos, poca capacidad de reserva, es decir, de acumular excedentes para enfrentar los periodos de escasez.
VULNERABILIDAD
La vulnerabilidad se concibe como un factor interno de riesgo de un sistema expuesto a una amenaza, que corresponde a su disposición intrínseca a ser dañado. Algunos ejemplos de vulnerabilidad son los siguientes: asentamientos en la ribera de un río, inadecuada manipulación de sustancias peligrosas; construcciones no sismo resistentes en áreas sísmicas, entre otros.

Ley 19.537 Artículo 36 Todo condominio deberá tener un plan de emergencia ante siniestros, como incendios, terremotos y semejantes, que incluya medidas para tomar, antes, durante y después del siniestro...
Normativa
LA GESTIÓN DEL RIESGO Y LA REDUCCIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES
Las etapas del ciclo de manejo del riesgo, pueden ser sintetizadas en tres grandes fases: Fase de Prevención, Fase de Respuesta y Fase de Recuperación. La fase de prevención, está compuesta por tres etapas interrelacionadas: prevención propiamente tal (también llamada supresión), mitigación y preparación. La fase de recuperación, en tanto, está compuesta por dos etapas: rehabilitación y reconstrucción.
Fase de Prevención
La prevención involucra todas aquellas actividades previas a la ocurrencia de un evento o incidente adverso, a fin de evitarlo o suprimirlo definitivamente y, de no ser posible, reducir al máximo los efectos que sobre las personas, los bienes y el ambiente pueda llegar a provocar.

Para lograr lo anterior, el ciclo de manejo del riesgo, presenta un modelo de acción, que sistematiza las acciones a implementar frente a los riesgos en diferentes instancias, en relación a la ocurrencia de un evento o incidente adverso, logrando una gestión integral del riesgo, para la efectiva reducción de la vulnerabilidad existente.
VALORACIÓN DEL RIESGO:
Si bien la amenaza se define como un factor externo en relación a un sistema, es necesario señalar que las amenazas pueden provenir tanto de la naturaleza como de la organización del sistema mismo, es decir, se pueden clasificar como amenazas de origen natural o como amenazas producto de la actividad humana o antrópica.
Antrópico

Relativo al Hombre.
Que tiene su orígen o es consecuencia de las actividades del hombre.

Referido al efecto ambiental provocado por la acción del hombre

Elementos que se encuentran en el medio natural cuyo origen es la actividad humana
De manifestación súbita: son aquellos eventos de desarrollo intempestivo, las más de las veces violentos generando daños materiales y humanos con características de emergencia, desastre o catástrofe. Por ejemplo: terremotos, tsunamis, entre otros.
La vulnerabilidad se conceptualiza como un producto social que se refiere a la propensión o susceptibilidad, derivada de la estructura y funcionamiento de un sistema social, a sufrir daño, lo cual se va a traducir en la capacidad o no de una comunidad de anticipar, sobrevivir y resistir y recuperarse del impacto de una situación de desastre.
Algunos de los factores o variables que configuran la vulnerabilidad son los siguientes: Factores geográficos y climáticos: Relacionados a condiciones intrínsecas de la zona, como por ejemplo, la erosión.

Factores estructurales: Características de asentamientos humanos, construcciones y redes de servicio, acceso a medios de transporte y comunicación, entre otros.
Factores socio-culturales: Características de las relaciones humanas y de sus organizaciones, participación de la comunidad, relación con las autoridades, actitud de la población y modo en que enfrenta la situación crítica.
De esta manera, el riesgo, producto de la interrelación de amenazas y vulnerabilidades es una construcción social, dinámica y cambiante, diferenciada en términos territoriales y sociales, la cual si no es abordada en mayor o en menor medida, pudiese generar la ocurrencia de emergencias, desastres u catástrofes.
Norma Chilena Oficial 18.001 Of.2004 y OHSAS 18001:2007
4.4.7 Preparación y Repuesta ante Emergencias: La organización debe establecer y mantener planes y procedimientos para identificar el potencial de incidentes y situacipnes de emergencia, y la respuesta ante ellos, para prevenir o mitigar enfermedades, lesiones y/o daños que puedan estar asociados a estos.

DS 594 Articulo 42 El empleador mantendrá disponible permanentemente en el recinto de trabajo, un plan detallado de acción para enfrentar
emergencias...
Es importante comenzar diferenciando el concepto desastre del de catástrofe. La catástrofe es un evento natural (sequía, inundación, huracán) o humano (conflicto armado, accidente nuclear) que actúa como detonante de una crisis. Por su parte, el desastre consiste en el impacto de esa crisis, en sus perniciosas consecuencias humanas, sociales y económicas, tales como: el hundimiento de los sistemas de sustento, las hambrunas, las epidemias, el incremento de la mortalidad, las migraciones forzosas (con el consiguiente abandono de las casas y las actividades económicas, y con la fragmentación de comunidades y familias), la desestructuración de la sociedad, la alteración de sus normas éticas y sociales, etc.
“El enfoque y la práctica sistemática de gestionar la incertidumbre para minimizar los daños y las pérdidas potenciales”


Este enfoque abarca la evaluación y análisis del riesgo (interrelación e interacción entre amenazas y vulnerabilidades), como también la ejecución de estrategias y acciones específicas para controlar, reducir y transferir el riesgo.
La gestión del riesgo como enfoque y práctica debe ser transversal a todos los procesos y actividades humanas, como eje integrador de las fases del ciclo de manejo del riesgo.
Se ha visto que la gestión del riesgo se entiende como el esfuerzo de detección y evaluación del mismo, con el fin de prevenir su derivación en eventos destructivos, (emergencias, desastres o catástrofes), o bien, frente a los inevitables, responder minimizando las pérdidas y potenciando las capacidades de recuperación ante sus consecuencias.
Prevención propiamente tal (Supresión): Son todas aquellas actividades destinadas a suprimir o evitar, en forma definitiva, que sucesos naturales o generados por la actividad humana causen daño. Por ejemplo: erradicación de viviendas de lugares de riesgo; sistema de cierre automático de válvulas para evitar escapes de sustancias químicas.
Preparación: Conjunto de medidas y acciones previas al evento o incidente destructivo, destinadas a reducir al mínimo la pérdida de vidas humanas, y otros daños, organizando las medidas y procedimientos de respuesta y rehabilitación para que éstas sean oportunas y eficaces. Por ejemplo: elaboración y ejercitación de planes de emergencia; inventario de recursos humanos y financieros; capacitación de los equipos humanos de emergencia y de la comunidad.
La activación del sistema de Alertas debe realizarse solamente una vez que es validado el aviso sobre la probable ocurrencia o ya registrado un evento o incidente adverso. El aviso de alerta puede provenir desde un comunicado, o bien, ser recibido por un organismo técnico competente del Sistema de Protección Civil.
A partir de la validación se movilizan de manera inmediata los recursos comunales habituales que se determinen necesarios. El que quede activado el sistema de Alerta, implica mantener atentos los recursos adicionales, por si fuese necesario activarlos
La declaración de alerta debe ser clara y comprensible;
accesible, vale decir, difundida por el máximo de medios; inmediata, sin demora, puesto que cualquier retardo puede sugerir que el evento o incidente no es ni probable ni cercano, coherente, sin contradicciones, oficial y procedente de fuentes autorizadas validadas.
Se tipifican distintos tipos de alertas según gravedad e intensidad del evento o incidente ocurrido, estas se exponen a continuación:

Alerta verde: se define como el estado permanente que implica la vigilancia continua de la situación general del país para advertir con la máxima prontitud una situación de riesgo. Al advertirse una situación de riesgo que pudiera desencadenar un evento o incidente destructivo, esta Alerta Verde se proyecta al Sistema de Protección Civil como Alerta Temprana Preventiva.
Alerta Temprana Preventiva: constituye un estado de reforzamiento de las condiciones de vigilancia y atención. Constituye un estado de anticipación (en los términos y condiciones factibles), a posibles situaciones de emergencia, e implica el monitoreo riguroso de las condiciones de riesgo advertidas. A su vez, implica determinar estrategias básicas para la movilización de recursos y actividades para guiar y apoyar los esfuerzos locales de administración de la situación.
Alerta Amarilla: Se establece cuando una amenaza crece en extensión y severidad, que no podrá ser controlada con los recursos locales habituales, debiendo alistarse los recursos necesarios para intervenir, de acuerdo a la evolución del evento o incidente destructivo.
Alerta Roja: Se establece cuando una amenaza crece en extensión y severidad, requiriéndose la movilización de todos los recursos necesarios y disponibles, para la atención y control del evento o incidente destructivo. Una alerta roja de acuerdo al tipo de evento o incidente destructivo podrá establecerse de inmediato, sin que medie previamente una alerta amarilla.
El establecimiento de una Alerta debe contemplar la extensión de esta misma, sobretodo pensando en los recursos comprometidos y el área de aplicación de una Alerta, por lo que ésta extensión se encuentra definida por la Amplitud y por la Cobertura.
Amplitud: Puede abarcar a todos los servicios y organizaciones del Sistema de Protección Civil o limitarse sólo a aquellos más directamente involucrados en el evento.
Cobertura: Factor territorial, pudiendo declararse para una o más comunas, una o más provincias, una o más regiones.
PROTECCIÓN CIVIL EN EMERGENCIA (1.4)
La seguridad pública es un principio implícito y explícito en la Constitución chilena, del cual emanan otros conceptos, entre ellos el de Protección Civil.
Supone el aseguramiento de que el Estado de Derecho del país no sea transgredido, es decir, a la protección de las personas y los bienes, al mantenimiento de la tranquilidad u orden ciudadano, a prevenir el ataque a la infraestructura pública, mediante la implementación de la defensa civil y medidas preventivas de emergencia.
La Protección Civil es el sistema por el que cada estado proporciona la protección y asistencia para todos ante cualquier tipo de catástrofes, así como el amparo de los bienes de la comunidad y del medio ambiente.
Es decir, podemos entender la protección civil como la “protección a las personas, a sus bienes y ambiente ante toda situación de riesgo, sea de origen natural o provocado por el hombre, mediante una ejercitada planificación, que considere como sus principios fundamentales la ayuda mutua y el empleo escalonado de recursos”
La tarea de la protección civil comprende la prevención, como supresión del fenómeno, y la mitigación, para reducir al máximo el impacto de un fenómeno catastrófico; la preparación adecuada, mediante Planes concretos de respuesta; ejercitación y clara información, para responder eficaz y eficientemente cuando una emergencia o desastre no ha podido evitarse.
En Chile la protección civil se ejerce a través de un sistema integrado por Organismos, Servicios e Instituciones, tanto del sector público como del privado, incluyendo a las entidades de carácter voluntario y a la comunidad organizada, bajo la coordinación de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (ONEMI).
En este sistema de protección civil, todos estos entes conservan su propia estructura y tienen plena libertad para adaptar su organización, con el propósito de alcanzar la mayor eficiencia y eficacia en el cumplimiento de sus tareas (prevención, mitigación, preparación, respuesta y rehabilitación frente a un fenómeno catastrófico), funcionando cada uno de estos con todos sus recursos, en forma coordinada, según corresponda.
LOS DERECHOS Y LAS EXCEPCIONES Durante ciertas situaciones graves de alteración de la convivencia social se torna posible y se justifica la restricción o suspensión de algunos derechos y garantías constitucionales, con el objeto de preservar el orden democrático como sucede en los Estados de excepción constitucional.
Las constituciones que operan dentro de un Estado democrático y un Estado de derecho autorizan en ciertas situaciones la declaración de situaciones de Excepción, que habilitan para afectar el ejercicio de ciertos derechos y no otros que no sean los autorizados por el orden constitucional y los Pactos Internacionales de los cuales el Estado es parte

Siendo además una garantía para los derechos de las personas que el establecimiento de los situaciones de Excepción requieran de escenarios verdaderos y comprobadamente excepcionales que constituyan una amenaza presente o inminente contra la seguridad de las instituciones que configuran el Estado de Derecho y Estado Constitucional Democrático y de este modo la regulación de los estados de excepción no sólo es mirada como una atribución del gobierno de potestades extraordinarias, sino también como un riguroso freno a los excesos del poder,
en resguardo de las personas pues si bien los Estados de excepción pueden afectar temporalmente el ejercicio de algunos derechos, por consideración a la dignidad de la persona son sólo ciertos y específicos derechos los que pueden suspenderse o restringirse, únicamente por el lapso estrictamente necesario para superar la situación de excepción y para restablecer el pleno imperio de todos los derechos.
El Pacto internacional de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas dispone en su artículo 2: “1. Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se compromete a respetar y a garantizar a todos los individuos que se encuentren en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción los derechos reconocidos en el presente Pacto, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.
En su artículo 4 expresa: “ 1. En situaciones excepcionales que pongan en peligro la vida de la nación y cuya existencia haya sido proclamada oficialmente, los Estados Partes en el presente Pacto podrán adoptar disposiciones que, en la medida estrictamente limitada a las exigencias de la situación, suspendan las obligaciones contraídas en virtud de este Pacto, siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las demás obligaciones que les impone el derecho internacional y no entrañen discriminación alguna fundada únicamente en motivos de raza, color, sexo, idioma, religión u origen social.
2. La disposición precedente no autoriza suspensión alguna de los artículos 6 (Derecho a la Vida), 7 (Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido sin su libre consentimiento a experimentos médicos o científicos.), 8 (párrafos 1 y 2 Sobre la Esclavitud), 11 (Nadie será encarcelado por el solo hecho de no poder cumplir una obligación contractual.), 15 (Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho nacional o internacional.), 16 (Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.) y 18 (Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.) 3. Todo Estado Parte en el presente Pacto que haga uso del derecho de suspensión deberá informar inmediatamente a los demás Estados Partes en el presente Pacto, por conducto del Secretario General de las Naciones Unidas, de las disposiciones cuya aplicación haya suspendido y de los motivos que hayan suscitado la suspensión. Se hará una nueva comunicación por el mismo conducto en la fecha en que se haya dado por terminada tal suspensión.”
Luego, en relación a los derechos fundamentales, contamos con otro tratado internacional el que se encuentra vigente y ratificado por Chile, este es la Convención americana de derechos humanos, la que en su artículo 27, dispone que: “1. En caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia que amenace la independencia o seguridad del Estado parte, éste podrá adoptar disposiciones que, en la medida y por el tiempo estrictamente limitados a las exigencias de la situación, suspendan las obligaciones contraídas en virtud de esta Convención, siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las demás obligaciones que les impone el derecho internacional y no entrañen discriminación alguna fundada en motivos de raza, color, sexo, idioma, religión u origen social.
2. La disposición precedente no autoriza la suspensión de los derechos determinados en los siguientes artículos: 3 (Derecho al Reconocimiento de la Personalidad Jurídica); 4 (Derecho a la Vida); 5 (Derecho a la Integridad Personal); 6 59 (Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre); 9 (Principio de Legalidad y de Retroactividad); 12 (Libertad de Conciencia y de Religión); 17 (Protección a la Familia); 18 (Derecho al Nombre); 19 (Derechos del Niño); 20 (Derecho a la Nacionalidad), y 23 (Derechos Políticos), ni de las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechos.
3. Todo Estado parte que haga uso del derecho de suspensión deberá informar inmediatamente a los demás Estados Partes en la presente Convención, por conducto del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, de las disposiciones cuya aplicación haya suspendido, de los motivos que hayan suscitado la suspensión y de la fecha en que haya dado por terminada tal suspensión.
LAS CATASTROFES NATURALES Y EL ORDEN JURIDICO NACIONAL
Como se ha señalado precedentemente, las catástrofes naturales no son un fenómeno extraño en Chile, sin embargo, se ha visto a lo largo de la historia, que nuestro ordenamiento jurídico se ha visto en aprietos al momento de la ocurrencia de alguna de estas catástrofes, y se han creado soluciones ad hoc, para enfrentar la situación de catástrofe en particular, y así sucesivamente a lo largo de la historia. Crítica constante ha causado este hecho, y la falta de instrumentos para prevenir las consecuencias más graves de la manifestación de estos hechos.
CUERPOS NORMATIVOS MAS RELEVANTES QUE REGULAN LAS SITUACIONES DE CATASTROFES

A efectos de suplir parte de las necesidades creadas luego del acontecimiento catastrófico, existen ciertos cuerpos normativos en nuestro ordenamiento jurídico, que nos entregan herramientas para enfrentar la nueva realidad creada en aquella zona en que se ve afectada por la situación catastrófica. Entre estos podemos mencionar:
DECRETO SUPREMO 100/2005 DEL MINISTERIO SECRETARIA GENERAL DE LA PRESIDENCIA, CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA
La Constitución Política de la República es la norma fundamental en un Estado de Derecho, como el de nuestro país. Es aquel cuerpo normativo que encabeza la pirámide de nuestro sistema jurídico. El actual texto de nuestra Constitución quedo fijado por el Decreto Supremo N°100 del año 2005, luego de las modificaciones que se realizaran a través de la Ley N° 20.050 del mismo año.
En la Constitución se encuentran las bases de nuestra sociedad, dentro de esas bases esta un principio que involucra al Estado directamente con aquellos fenómenos que pudiesen provocar una interrupción en la buena convivencia nacional, señalando en el artículo 1 inciso 4°, “ Es deber del Estado resguardar la seguridad nacional, dar protección a la población y a la familia, propender al fortalecimiento de ésta, promover la integración armónica de todos los sectores de la Nación y asegurar el derecho de las personas a participar con igualdad de oportunidades en la vida nacional”.
Además, en la Constitución Política de Republica, se establecen los llamados Estados de Excepción Constitucional, como una forma de controlar situaciones de hecho especiales, como una catástrofe, que llegan a alterar la seguridad pública; esto bajo las hipótesis y en la forma que la misma Constitución y una Ley Orgánica Constitucional sobre los Estados de Excepción Constitucional establecen, e involucran ciertas restricciones al ejercicio de los derechos y garantías que asegura la Constitución. Las hipótesis señaladas por la Constitución Política de República son:
Guerra interna o externa, conmoción Interior, emergencia y calamidad pública, cuando afecten gravemente el normal desenvolvimiento de las instituciones del Estado23 . La Constitución, también, toca el tema de las catástrofes a la hora de la atribuir facultades a los diversos poderes, por ejemplo, en el caso del Presidente de la Republica, en la que en artículo 32, señala “Son atribuciones especiales del Presidente de la República: 5. Declarar los estados de excepción constitucional en los casos y formas que se señalan en esta Constitución; 17. Disponer de las fuerzas de aire, mar y tierra, organizarlas y distribuirlas de acuerdo con las necesidades de la seguridad nacional;
20. Cuidar de la recaudación de las rentas públicas y decretar su inversión con arreglo a la ley. El Presidente de la República, con la firma de todos los Ministros de Estado, podrá decretar pagos no Autorizados por ley, para atender necesidades impostergables derivadas de calamidades públicas, de agresión exterior, de conmoción interna, de grave daño o peligro para la seguridad nacional o del agotamiento de los recursos destinados a mantener servicios que no puedan paralizarse sin serio perjuicio para el país. El total de los giros que se hagan con estos objetos no podrá exceder anualmente del dos por ciento (2%) del monto de los gastos que autorice la Ley de Presupuestos.
Se podrá contratar empleados con cargo a esta misma ley, pero sin que el ítem respectivo pueda ser incrementado ni disminuido mediante traspasos. Los Ministros de Estado o funcionarios que autoricen o den curso a gastos que contravengan lo dispuesto en este número serán responsables solidaria y personalmente de su reintegro, y culpables del delito de malversación de caudales públicos”.
LEY 18.415, ORGÁNICA DE LOS ESTADOS DE EXCEPCIÓN La ley N° 18.415, Ley Orgánica Constitucional de Los Estados de Excepción, se promulgo con fecha 16 de Junio de 1985, y responde a un mandato Constitucional presente en el actual artículo 44 antiguo artículo 41 C de la Constitución Política de Republica, esta disposición señala: “Una ley orgánica constitucional regulará los estados de excepción, así como su declaración y la aplicación de las medidas legales y administrativas que procediera adoptar bajo aquéllos.
Dicha ley contemplará lo estrictamente necesario para el pronto restablecimiento de la normalidad constitucional y no podrá afectar las competencias y el funcionamiento de los órganos constitucionales ni los derechos e inmunidades de sus respectivos titulares”. Esta normativa regula entre otros, el estado de Catástrofe, que es aquel entre los estados de excepción constitucional, que surge de las hipótesis de emergencia y calamidad pública, donde las Catástrofes y/o Desastres Naturales corresponden a este grupo, puesto que luego de producido un fenómeno natural con características de Catástrofe, es necesario realizar ciertos actos tendientes al restablecimiento de la normalidad de la comunidad.
LEY 16.282, QUE FIJA LAS NORMAS PERMANENTES PARA CASOS DE SISMOS Y CATÁSTROFES Esta norma nació luego de la ocurrencia de un sismo el 28 de marzo de 1965, que abarco desde la región de Atacama por el norte, y la región de Los Lagos por el sur, teniendo su epicentro en la actual provincia de Petorca. Esta normativa es la más específica en lo que se refiere a un tratamiento sistemático de las catástrofes naturales.
Entrega las bases para el enfrentamiento de las Catástrofes naturales provenientes de sismos u otros fenómenos naturales. Entre otros puntos que se tocaran más adelante en este trabajo, esta norma por ejemplo da un concepto de Damnificado, concepto importante para determinar entre otras cosas, la cantidad de ayuda a brindar y la forma en que esta se da. En el artículo 2, señala: “Se entenderán por damnificados a quienes hayan sufrido, en sus personas o en sus bienes, daños de consideración provocados directamente por el sismo o catástrofe, y los familiares de éstos que vivan a sus expensas.
También se considerarán damnificados los que por la misma causa hayan perdido su ocupación o empleo, sea por destrucción total o parcial de la empresa u oficina o por la paralización de sus habituales faenas o trabajos”.
LEY 20.444, FONDO NACIONAL DE RECONSTRUCCION La Ley 20.444 del 28 de mayo de 2010, que crea el Fondo nacional de la reconstrucción y establece mecanismos de incentivo tributario a las donaciones efectuadas en caso de catástrofes, creó el Fondo Nacional de la Reconstrucción, que está formado por las donaciones y otros aportes que efectúe el sector privado, para financiar la construcción, reconstrucción, reposición, remodelación, restauración o rehabilitación de infraestructura, instalaciones, patrimonio histórico arquitectónico de zonas patrimoniales o zonas típicas , obras y equipamiento afectados por terremotos, maremotos, erupciones volcánicas, inundaciones, aluviones u otras catástrofes que puedan ocurrir en el territorio nacional, y estableció mecanismos de incentivo tributario a tales donaciones o aportes.
Dichas donaciones y aportes deberán efectuarse dentro del plazo máximo de dos años contados desde la fecha del decreto supremo que señale las zonas afectadas por la catástrofe. El Presidente de la República podrá reducir este plazo mediante decreto supremo fundado. El Reglamento, regula y establece las normas para la administración, destino, registro y control de las donaciones y demás contribuciones que se efectúen de conformidad a la Ley 20.444, y establece el procedimiento para identificar las obras específicas que se ejecuten con el mismo propósito.
DECRETO SUPREMO 156/2002 DEL MINISTERIO DEL INTERIOR, PLAN NACIONAL DE PROTECCION CIVIL El día 12 de marzo de 2002, se dicta el Decreto Supremo 156, de la Subsecretaria del Interior, firmado por el Presidente de la Republica Ricardo Lagos y sus ministros del interior y defensa. Con este decreto se derogo el hasta entonces vigente “Plan Nacional de Emergencia”, Decreto Supremo 155 del año 1977, y entro a tomar su lugar el llamado “Plan Nacional de Protección Civil”.
Este cuerpo legal que viene a reemplazar el anterior que databa de 1977, tiene por finalidad actualizar el sistema de manejo de las emergencias, creando un sistema de medidas, alertas y análisis de los posibles casos de emergencias. Como se menciona en ese cuerpo legal en sus considerandos: “1. Que se hace necesario reemplazar el Plan Nacional de Emergencia por otro, que responda a los actuales requerimientos del país y al avance y desarrollo que han tenido las diversas actividades productivas y de servicios, como así también, se adecue a las iniciativas que se consultan en el proceso de modernidad y rediseño de la Administración Pública en que se encuentra empeñado el Supremo Gobierno.
2. Que es de necesidad implementar un nuevo Plan que consulte los aspectos preventivos, de mitigación, de preparación y alertamiento temprano, respondiendo a los compromisos internacionales suscritos por Chile en la "Década Internacional de Reducción de Desastres Naturales" y a la modernización del propio Sistema Nacional de Protección Civil.” La finalidad u objetivo general de la creación de este Plan Nacional de Protección Civil es “Disponer de una planificación multisectorial en materia de Protección Civil, de carácter indicativo, destinada al desarrollo de acciones permanentes para la prevención y atención de emergencias y/o desastres en el país, a partir de una visión integral de manejo de riesgos”. Y como los menciona el propio Decreto Supremo 156, sus objetivos específicos son:
“1. Disponer de un marco nacional de gestión en protección civil que, bajo una perspectiva de administración descentralizada, sirva de base estructurada para las planificaciones regionales, provinciales y comunales, según las respectivas realidades de riesgos y de recursos.
2. Establecer el ámbito general de las coordinaciones entre los distintos sectores y actores.

3. Delimitar las responsabilidades tanto políticas, legales, científicas, técnicas, como operativas, del Sistema Nacional de Protección Civil, en cada una de las etapas del ciclo del manejo de riesgos. 4. Establecer el marco de acción global para abordar sistematizadamente las distintas etapas de ciclo de manejo del riesgo.
5. Normalizar los elementos básicos a considerar en un Plan de Respuesta ante situaciones de emergencia o desastre”.
Guía 1.5 EVALUACIÓN Y RECONOCIMIENTO
La evaluación inicial es un paso decisivo en la planificación de programas, pues la información que en ella se obtiene constituye la base para la toma de decisiones. Aunque la información de calidad no es garantía de un buen programa, la mala información sí es, casi siempre, sinónimo de un programa deficiente.
Además, la utilización de una metodología estándar permite comparar la información obtenida en una evaluación con los datos recopilados en evaluaciones anteriores.


La evaluación está constituida por varias fases, las cuales se pueden describir, a grandes rasgos, de la siguiente manera:

Evaluación inicial: permite hacerse una idea de la situación, con el fin de determinar los problemas, sus causas y sus consecuencias;
Planificación/diseño: constituye la organización de las actividades de un proyecto/programa;
Implementación: son las medidas que se toman para ayudar a la población;
Seguimiento: verificación continua de los avances logrados en la realización de un proyecto/programa;

Revisión (balance del proyecto): examen exhaustivo de los progresos alcanzados; su realización debería correr a cargo de un miembro de la dirección operacional con experiencia en ese ámbito;
Evaluación final: examen independiente, objetivo y completo de una política, programa, servicio de apoyo u operación de emergencia, así como de su diseño, aplicación e impacto.

Objetivo de una evaluación

El objetivo de una evaluación es entender una situación con el fin de identificar los problemas, sus causas y consecuencias.
La finalidad de una evaluación no es definir un tipo de intervención, sino averiguar si es necesaria o no una intervención.

Tipos de evaluación

Existen tres tipos de evaluación: evaluación rápida, detallada y continua.

Evaluación rápida
Se realiza después de que se presenta un cambio/evento importante –como un terremoto o un desplazamiento repentino de población–, para obtener información sobre las necesidades de la población afectada, los posibles sectores en que se requiere una intervención y los recursos necesarios. Normalmente, la evaluación rápida se realiza en una semana o menos tiempo. Luego de esta evaluación, generalmente se realiza una evaluación detallada.

Evaluación detallada
La evaluación detallada se realiza por cualquiera de las siguientes razones:

Se ha llevado a cabo una evaluación rápida y se requiere contar con información más detallada para formular recomendaciones;
Se piensa emprender actividades en una nueva zona y necesita información detallada sobre la cual basar sus decisiones;
Se tiene indicios de que la situación está cambiando poco a poco –por ejemplo, una sequía que se agudiza lentamente– y necesita más información.
Las evaluaciones detalladas se realizan en aproximadamente un mes, aunque pueden tomar más o menos tiempo según la extensión de la zona evaluada, la complejidad de los problemas y los recursos disponibles.

Evaluación continúa
Se realiza una evaluación continua después que el Movimiento ha efectuado una evaluación detallada y se encuentra implementando operaciones en la zona. Este tipo de evaluación, implica actualizar con regularidad la información sobre la situación y consultar o recibir retroalimentación de los beneficiarios, con el fin de tomar decisiones sobre las actividades, en el largo plazo.

Una evaluación continua es eficaz cuando ayuda a detectar los cambios y, cuando los hay, a emprender una evaluación rápida o detallada. La información recopilada en una evaluación continua será utilizada como información secundaria en las posteriores evaluaciones rápidas y detalladas.
Diferencias entre los tres tipos de evaluación

A pesar de que todas las evaluaciones se basan en un mismo principio (determinar las vulnerabilidades y las capacidades) y siguen un mismo proceso (observación, entrevistas y recopilación de información), la forma de recopilar los datos dependerá de cada tipo de evaluación.

Número de lugares a visitar. Dado que en las evaluaciones rápidas se visitan menos lugares que en una evaluación detallada, es importante seleccionarlos cuidadosamente.

Número de personas a entrevistar. En las evaluaciones rápidas se entrevista a menos personas que en las evaluaciones detalladas. Ante la limitación que ello supone, es importante que el grupo de entrevistados sea lo más heterogéneo posible.

Hipótesis. En una evaluación rápida, se permanece poco tiempo en terreno. Por ello, en algunos casos, habrá que partir de hipótesis. Éstas se basan en las experiencias adquiridas en emergencias similares y en los conocimientos que se tengan de la zona afectada. En una evaluación detallada o continua, en cambio, se permanece más tiempo en el terreno, y las hipótesis son, por consiguiente, menos importantes.

Información secundaria. En una evaluación rápida se dispone de menos tiempo para recopilar información de primera mano; por lo tanto, la información secundaria tiene mayor importancia.
Cómo recopilar la información
La información se obtiene mediante un proceso de observación y de entrevistas.

Observación
Con frecuencia, se subestima la importancia de la observación como fuente de información, a pesar de que permite obtener rápidamente mucha información. Es importante porque ayuda a hacerse una impresión de la situación mediante los sonidos, los olores y las imágenes que se perciben. Por todo ello es por lo que se va a terreno. A continuación se exponen algunos aspectos importantes relacionados con la observación.

La evaluación comenzará con un paseo por el lugar. Se aprovechará la evaluación para observar todo lo que se pueda. Cuando se hable de agua, se pedirá ver el lugar donde se recoge. Si alguien habla de un alimento desconocido para el entrevistador, éste pedirá que se lo dejen ver (y probar). Se aprende mucho yendo a locales públicos (cafeterías, salones de té, etc.), curioseando y conversando con la gente.
La observación es útil para verificar la información. Por ejemplo, alguien cuenta que todo el ganado ha muerto a causa de una reciente sequía, pero, poco después, se observa un gran rebaño de cabras. Esto no contradice necesariamente la información previamente obtenida (son posibles muchas explicaciones), pero sí es una razón para plantear otra serie de preguntas:
¿A quién pertenecen estos animales? ¿Cómo han sobrevivido a la sequía?, etc.


Pasear por la zona con gente del lugar facilita la conversación.
El ambiente está libre de formalismos y las preguntas se plantean según lo que se va observando. Esto resulta más natural que remitirse a una lista de verificación. Caminar y observar son excelentes formas de descubrir detalles inesperados.

La observación es el método más directo para evaluar la infraestructura y la logística. Recorrer una carretera en un vehículo es una forma evidente de saber si es transitable (pero en las zonas de conflicto, se tendrá especial cuidado, a causa de los eventuales problemas de seguridad que pueden provocar las minas terrestres y los restos explosivos de guerra).
1.6 Inspección del lugar de trabajo
Para la confección de los planes de Emergencias y Evacuación, son varios los aspectos que se deben considerar, entre otros: Entorno, antigüedad del edificio, características constructivas, tipo de ocupación (oficinas, Universidades, Hospitales, Clínicas, otros), si es de empresa (uso corporativo, o si se ocupa solo algunos pisos), o si es habitacional, tecnología de seguridad, prevención y protección contra incendios, Sistemas de alarmas, señalización, áreas críticas, mantención de sus equipos y sistemas.
CARACTERISTICAS DEL EDIFICIO Y SU ENTORNO

EL ENTORNO:
La localización Geográfica:
Se debe considerar la localización geográfica del Edificio, indicando edificios colindantes y distancias a los mismos.

La hidrología:
Se debe hacer una descripción de las características y localización de los cauces de agua más próximos, por ejemplo canales u otros.

La meteorología:
Se debe describir los fenómenos meteorológicos de la zona: lluvias, vientos, régimen de temperaturas, otros.

La sismicidad:
Se deberá considerar la sismicidad de la zona.

Las instalaciones singulares:
Se debe describir de las instalaciones industriales próximas, tales como gasolineras, almacenes de productos tóxicos, líneas de alta tensión y otros.

DESCRIPCIÓN DEL EDIFICIO
Se debe indicar la altura. Si es edificio corporativo o si coexisten varias empresas.
Se deben evaluar las vías de acceso, incluyendo ancho de las mismas y su altura, por ejemplo para la actuación del Cuerpo de Bomberos.

Las características constructivas externas:
Se debe evaluar las características constructivas externas incluyendo una descripción de la estructura.

Las características constructivas internas:
Se debe considerar a descripción de las características constructivas internas incluyendo una descripción de los accesos hasta cada una de las dependencias de los edificios, tales como puertas, pasillos y escaleras, zonas verticales de seguridad, vías de evacuación y vías de escape.
Las instalaciones:
Se deben describir la situación y las características de los elementos tales como: Calderas, transformadores, depósitos, grupo electrógenos, ascensores, montacargas, elevadores y otros.

La ocupación:
Se debe determinar la ocupación real del edificio, la población fija y flotante, indicando las personas que presentan discapacidad, y que requieren ayuda en una situación de emergencia.

DETERMINACIÓN DE LOS RIESGOS POTENCIALES
Para identificar y analizar los posibles riesgos del edificio, según sus características físicas y su localización geográfica, se propone valorar el siguiente listado:
• Inundación.
• Temporal de viento y agua.
• Nevada.
• Sismo.
• Deslizamiento o hundimiento del terreno.
• Incendio.
• Explosión.
• Contaminación.
• Intoxicación.
• Amenaza de bomba
• Caída de nave aérea (en el caso de ser ruta aérea)

La evaluación del riesgo se hará en función de la altura del edificio y del número de personas que alberga el edificio, de acuerdo con la siguiente clasificación:
Nivel Alto:
Edificio de más de 28 metros de altura y con capacidad para más de 2.000 personas.

Nivel Medio:
Edificio de entre 14 y 28 metros de altura y con capacidad de entre 1.000 y 2.000 personas.

Nivel Bajo:
Edificio de menos de 14 metros de altura y con capacidad para menos de
1.000 personas.
Aquí se recomienda aplicar Matriz de Riesgos.

Los planos.
El número y la información que deberá recoger cada uno de ellos será la siguiente:

Entorno y Riesgos especiales:
Evaluar la construcción del entorno, para ver la potencialidad de propagación del fuego desde el exterior, y aquellos riesgos especiales en un radio de 100 metros, así como, las características de los mismos.

Emplazamiento:
Recoger el emplazamiento de las edificios o instalaciones con las vías de acceso circundantes, distancias de los edificios a las mismas y anchuras de las mismas.

II. MEDIOS DE PROTECCIÓN.

En el capítulo de Medios de Protección se recogerá la información sobre los medios de que dispone el Centro para hacer frente a una emergencia, así como un estudio de las ayudas exteriores que se puedan solicitar y del diseño de la organización para realizar la evacuación de los edificios.

CATALOGO DE MEDIOS DISPONIBLES
Los extintores portátiles.

Se señalarán el número, el tipo y su ubicación.
Un extintor portátil es aquel aparato que contiene un agente extintor que está diseñado para ser usado en un amago de incendio y evitar que el fuego de convierta en un incendio, son fundamentales en la primera etapa.
Los extintores, según la carga que contienen, pueden ser de agua, polvo químico, anhídrido carbónico, y otros, y estos deben ser seleccionados de acuerdo al tipo de fuego que se pueda presentar.

Red Seca:
Se señalarán el número de gabinetes, sus características y ubicación,. La
Red Seca Incendios, que son sistemas de extinción que se abastecen desde el exterior de los edificios, conectadas al sistema de abastecimiento de agua del Cuerpo de Bomberos.

Red Húmeda:
Se señalarán el número, sus características, su abastecimiento y su ubicación.
Es importante señalar, entre otros aspectos: sus características técnicas; el número de estas, la operatividad, la mantención; si tiene abastecimiento de la red pública o si está conectada a estanques propios del edificio; el respaldo de la bombas eléctricas y si estas tienen un grupo electrógeno que las respalde.

El Sistema de Rociadores de Agua.
Se señalarán el número, sus características, su abastecimiento y su ubicación.
Los rociadores de agua o sprinkler es un sistema de detección y extinción de incendios, activados automáticamente en caso de incendios.

Sectores de Incendio y Puertas Cortafuegos.
Se describirá los sectores de incendio en que se ha dividido el edificio, así como las puertas cortafuegos y todos los elementos que limiten la propagación de los daños.

El Sistema de Detección y Alarma.
Se describirá el tipo, la ubicación de la central y la de los puntos de detección y pulsadores.
Los pulsadores de alarma sirven para señalar acústicamente una emergencia en el interior del edificio.

El Sistema de Comunicación:
Se describirá el tipo y puntos de ubicación, y si se puede lograr comunicar en casos de emergencias, incluso estando apagado En caso de ausencia o de fallo, se describirá el tipo de sistema de alarma instalado ( Sirena, campanas, u otros ) que se utilizarán como alternativos.

El Sistema de Iluminación de Emergencia.
Se debe describir la iluminación de emergencia existente, características de los aparatos instalados, líneas de suministro y fuentes de alimentación, indicando el número y ubicación de los aparatos instalados.

La iluminación de emergencia es un sistema especial de iluminación que tiene una doble misión, por un lado hace visible las señales de evacuación y, por otro, proporcionar un nivel adecuado de luminosidad en caso de fallo de la red pública.

La Sala de Primeros Auxilios.
Se debe señalar el lugar de ubicación y material que contiene el botiquín.

El botiquín a título de referencia, deberá disponer de material para atender las pequeñas incidencias: Guantes desechables, tijeras, pinzas, gasas estériles, vendas, esparadrapo, tiritas, batea de curas, analgésico de efecto local, sueros fisiológicos (para limpieza de heridas), yoduro, pomada para quemaduras, una manta.

El Equipo de Rescate.
Se señalará su emplazamiento y deberá estar compuesto por un megáfono portátil, una palanqueta, una escalera, un martillo y una linterna.

Llaves de emergencia:
Estará situado en un lugar seguro pero accesible en caso de emergencia y contendrá una copia de las llaves de cada una de las cerraduras del edificio.

Medios Humanos.
Se reflejará la disponibilidad de los medios humanos que dispone el edificio, teniendo en cuenta: turnos, jornada laboral, vacaciones, festivos, y otras variables.

DIRECTORIO DE MEDIOS EXTERNOS.
En las llamadas de emergencia se ha de indicar:

• Ubicación del edificio.
• La descripción del suceso.
• La localización y los accesos.
• El número de ocupantes.
• La existencia de víctimas.
• Los medios de seguridad propios.
• Las medidas adoptadas.
• El tipo de ayuda solicitada.

DIRECTORIO DE MEDIOS EXTERNOS.
En las llamadas de emergencia se ha de indicar:

• Ubicación del edificio.

• La descripción del suceso.

• La localización y los accesos.

• El número de ocupantes.

• La existencia de víctimas.

• Los medios de seguridad propios.

• Las medidas adoptadas.

• El tipo de ayuda solicitada.
Full transcript