Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El Siglo XVI

Serie de acontecimientos que ocurrieron durante el siglo XVI
by

Valentino Puiatti

on 13 November 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El Siglo XVI

Siglo XVI Durante este siglo, tuvieron lugar diversos hechos que transformaron el mapa político y religioso de Europa. Economía y Sociedad Europa inicia un proceso de recuperacion caracterizado por el crecimiento económico y demográfico. Una de las causas de este crecimiento económico fue la recuperación demográfica que involucró a toda Europa. El incremento de personas aumentó la demanda alimenticia básica, particularmente los cereales. Esta presión de demanda de los cereales generó el aumento del mismo y de otros productos, que produjo una fuerte baja salarial. Esta demanda de productos agrícolas impulsó avances técnicos. La actividad agrícola se organizó de manera diferente según las regiones; en Inglaterra, la agricultura estuvo vinculada al capital comercial, en cambio, en Europa oriental, la expansión agrícola dio lugar a un resurgimiento de las relaciones feudales entre señores y campesinos.
El avance técnico, con repecto a las manufacturas fue muy escaso, solamente se logró cambiar su organización tendiendo a convertirse en un modelo capitalista. Monarquías Modernas A causa del fuerte predominio español en Europa, en el territorio se desarrollaron fuertes guerras para combatir la hegemonía española.
Este predominio se debió gracias al respaldo americano, que finalmente no fue suficiente, ya que España entraría en una profunda crisis a fines del siglo. Predominio Español Después de la ruptura del siglo XVI, tanto el protestantismo como el catolicismo se convirtieron en factores para la formación del nacionalismo moderno. El protestantismo intensificó la resistencia de los holandeses contra los españoles; el catolicismo intensificó la resistencia de los irlandeses contra los ingleses. Pero incluso en estados que ya estaban consolidados en el siglo XVI, la religión fortaleció el patriotismo. A pesar de la existencia de una minoría católica, Inglaterra a partir de Isabel I se proclamó orgullosamente como una nación protestante, con igual orgullo, España se identificó a sí misma como una nación católica. En las guerras de los albores de la Europa moderna, la religión y la política se combinaron de forma inextricable. Monarquías Modernas España: los Habsburgo Francia: los Valois y los Borbones Inglaterra: los Tudor En 1469, se concreta el matrimonio entre Isabel de Castilla y Fernando de Argón, iniciando allí el proceso de unificación de los reinos españoles. En 1476, Isabel hereda el reino de Castilla y en 1479, Fernando el de Aragón. A partir de ese momento, se aplicó una politíca de incorporación de territorios, con el fin de lograr la unidad política y fortalecer el gobierno central.
Esta política no fue bien recibida, generó tensiones y levantamientos: en Castilla los monarcas debieron someter a su autoridad a la nobleza y a las Cortes; en Aragón la política real fue resistida por las ciudades. Unión del territorio Para llevar a cabo la unidad de España, los Reyes Católicos terminaron la reconquista, la cual concluyó con la conquista del reino Nazarí de Granada, incorporandolo al reino de Castilla. Los reyes procuraron extender sus posesiones hacia territorios musulmanes del norte de África para garantizar la seguridad de sus reinos peninsulares. La unificación territorial de España se completó en 1512 cuando Fernando de Aragón conquistó e incorporó el reino de Navarra a sus territorios. Así es cómo ocurrró la conquista de Granada La rendición de Granada Alianzas Matrimoniales A la unificación del territorio sumaron una hábil política de alianzas matrimoniales con otras familias reales europeas. A través del matrimonio de sus hijos se vincularon con los Tudor de Inglaterra, los Avis de Portugal y con los Habsburgo de Austria (vinculados desde 1438 a la corona del Sacro Imperio). La “diplomacia matrimonial” llevada a cabo durante los siglos XV y XVI ofreció mayores ventajas que las que muchas veces ofrecían las guerras de conquista. Los Reyes Católicos concertaron con el emperador Maximiliano I el casamiento de sus hijos la infanta Juana y el príncipe heredero Juan con los hijos del emperador, el príncipe Felipe “el hermoso” y la princesa Margarita de Habsburgo. El heredero de los Reyes Católicos, el príncipe Juan, murió antes que ellos, por lo tanto la herencia de los reyes pasó a la infanta Juana (Juana “la loca”). Juana I de Castilla Isabel de Castilla y Fernando de Aragón Carlos V Del matrimonio de Felipe “el hermoso” y de Juana “la loca” nacieron varios hijos, pero fue el primogénito Carlos, heredó extensos territorios de sus abuelos paternos y maternos, reuniendo en sus manos el mayor poder de
Europa.
De sus abuelos paternos heredó, de Maximiliano I el archiducado de Austria, Estiria; Carintia, Carniola y el Tirol y los derechos a la Corona del Sacro Imperio. De María de Borgoña recibió el Franco Condado, Luxemburgo y los Países Bajos. De los maternos, los reinos de Castilla y Aragón, islas Baleares, Cerdeña, Nápoles y Sicilia – anexados a la corona de Aragón – y los enclaves de Norte de África, las islas Canarias y América que pertenecían a la corona de Castilla.
En 1517, heredó los reinos españoles y se consagró como Carlos I, y en 1519 fue elegido emperador, pasando a ser Carlos V deAlemania.
Carlos quiso construir un imperio universal, pero su propósito no logró prosperar y debió luchar contra tres frentes: contra los protestantes de Alemania, contra Francia y contra los turcos.
Carlos se enfrentó contra la Reforma protestante, que dividió a la cristiandad europea, y a los recelos de Francia e Inglaterra frente al poder que reunía el nuevo emperador. La más afectada era Francia ya que su territorio estaba cercado por los dominios de Carlos V. Las tensiones entre el emperador y el rey Francisco I de Francia, llevaron indefectiblemente a una serie de guerras. Carlos debió frenar el avance turco sobre Europa; si bien evito que conquistaran Viena, no pudo impedir su dominio sobre el Mediterráneo.
La paz de Augsburgo demostró a Carlos V el fracaso de su idea de gobernar un imperio universal cristiano. En 1556, cansado y enfermo, abdicó a favor de su hijo Felipe II dejandole toda su herencia, incluyendo a todos los reinos que
poseía. Felipe II Felipe II tuvo una enorme herencia, que lo convería en el monarca más poderoso de su tiempo. Intentó consolidar un imperio centrado en las instituciones del estado y en la unidad religiosa. Quitó libertades políticas y persiguió a los no católicos.
La economía española, durante su reinado pasó por grandes dificultades, las diferentes guerras y deficiente administración causaron en España constantes crisis económicas.
Felipe enfrentó los problemas heredados del reinado de su padre; la guerra con Francia y la firma del tratado de Cateau – Cambresis (1559) por el cual Francia renunciaba a sus pretensiones en Italia.
Con respecto al imperio turco siguió la política paterna, en 1571 en la batalla de Lepanto, derrotó a los turcos poniéndole fin a su poder comercial en el Mediterráneo.
En los Países Bajos tuvo que enfrentar el problema más grande que tuvo en su reinado, ya que le gustaba sostener su dominio en esas tierras, llevó a una insurreción que desencadenó en una larga guerra. En la lucha entre Felipe y los calvinistas, Francia e Inglaterra apoyaron a los calvinistas, que llevó a que Felipe deba enfrentarse a la reina Isabel I de Inglaterra. Cuando Isabel manda una tropa en defensa de los holandeses, Felipe es cuando decide invadir Inglaterra manadando una gran flota conocida como "la Armada Invencible" , operación que no se llevo a cabo con éxito ya que fueron derrotados en el Canal de la Mancha, en 1588, marcando el principio del fin de la preponderancia española, el inicio de la grandeza inglesa en la política internacional, y el paso decisivo hacia la independencia holandesa.
En 1598 murió Felipe II; con excepción de las siete provincias del norte de los Países Bajos, las grandes posesiones que habían sido suyas cuando inició su reinado estaban intactas. En 1580 Felipe había añadido Portugal, por derechos sucesorios y había concretado la unidad de los reinos peninsulares. No obstante, sus más de cuarenta años de reinado habían dejado a su reino agotado, escaso de hombres y dinero, sin energía para atender a las necesidades
de tan vasto imperio. Carlos V Se caracterizó por... Felipe II de España Derrota de la Armada Invencible Después de la Guerra de los Cien Años, Francia comenzó a avanzar a una centralización más eficiente, especialmente en el reinado de Luis XI. Igualmente, Francia tenía el problema que era que todavía no estaba fuertemente unificada.
La fuerte preocupación que conllevaba la fuerte hegemonía de los Reyes Católicos, no representó un obstáculo para que los reyes, tanto Francisco I como Enrique II, continuen su política de centralización. Durante su reinado casi todo el centro de Francia quedó en manos de la monarquía. Francisco I Enrique II Francisco I Francisco I firmó con el Papa, el Concordato de Bolonia donde la Iglesia reconocía a los reyes en Francia la potestad de proponer candidatos para ocupar los obispados y abadías. También continuó con las reformas en materia de administración interna, la reorganización de la justicia y la modificación del sistema financiero.
Esta situación se mantuvo hasta mediados del siglo XVI, muerto Francisco I y tras el breve reinado de su hijo Enrique II, estallaron las guerras civiles y religiosas, generando un tiempo de crisis que se prolongó hasta finales del siglo. Mapa religioso El mapa religioso de Francia en la década de 1550, mostraba una división por clases y por territorios; si bien el protestantismo casi no tocó al campesinado francés excepto en algunas partes del sur, los hugonotes eran fuertes entre la nobleza y la burguesía. Así se encontraba el mapa religioso Partido Ultra Católico- Partido de los Hugontes La corona pasó sucesivamente a los tres hijos de Enrique: Francisco II, Carlos IX y Enrique III, todos muy jóvenes y bajo la tutela de la reina madre Catalina de Médicis, que se encontraba preocupada por la polarización de la alta nobleza en torno a la cuestión religiosa; la gran familia de los Guisa lideraba el partido ultra católico, y las poderosas familias de Borbón y Montmorency el partido de los hugonotes.
El lider de los hugonotes, el almirante Gaspar de Coligny, obtuvo gran influencia sobre el joven rey Carlos IX, y tenía la esperanza de controlar el gobierno. Aterrada ante el peligro para las pretensiones de sus hijos y de su propia posición, Catalina se puso del lado de los Guisa y persuadió a Carlos de hacer lo mismo. Es tuvo como consecuencia a la Matanza de los Hugonotes. La matanza de los Hugonotes El 24 de agosto de 1572, día de San Bartolomé, 6000 hugortones fueron muertos en París, como consecuencia del apoyo de Carlos IX al Partido Ultracatólico. Así ocurrió la matanza Matanza de San Bartolomé Las luchas civiles y religiosas francesas culminaron en la Guerra de los tres Enriques. Al morir el príncipe de Alençon heredero del rey Enrique III, automáticamente pasó a ser el sucesor al trono Enrique de Borbón, generando tensiones. En mayo de 1588 se produjo una insurrección en París, Enrique III debió abandonar la ciudad, la cual aclamó a Enrique de Guisa como rey. Enrique III respondió apoyando secretamente el asesinato del Duque de Guisa y su hermano, enardecida por estos crímenes, la Liga Católica se levantó en abierta rebelión, y Enrique III debió refugiarse en el campamento de Enrique de Borbón, donde mientras sitiaban París, fue asesinado por un monje. Enrique de Borbón Legalmente la corona le correspondía a Enrique de Borbón, quien en 1590 derrotó a los católicos, pero no logró entrar en París por la acción de las tropas españolas. Ante esa nueva amenaza, Enrique fue persuadido a que si abjuraba de su fe protestante, podría atraerse a los católicos moderados y asegurarles a los protestantes la tolerancia religiosa. Enrique abjuró de su fe en 1593 y recién entonces pudo entrar en París y ser coronado rey de Francia en 1594. En 1598 buscó lograr un acuerdo religioso por lo que dio el Edicto de Nantes, que no trajo la libertad de culto completa, pero sí logro una tolerancia para los hugonotes. La disputa entre los tres Enriques Enrique de Guisa Enrique III Al finalizar la Guerra de las Dos Rosas en 1485, fue coronado rey de Inglaterra Enrique Tudor, fundando allí la dinastía Tudor. Éste consolidó y centralizó la monarquía. Usó la diplomacia matrimonial y estableció lazos con la monarquía española a través del matrimonio de su hijo y heredero, el futuro Enrique VIII. Controló a la nobleza para logar reestablecer el orden interno y transformó al Parlamento en un dócil instrumento que legitimaba su accionar político. Esta concentración del poder político en manos de la monarquía fue un proceso que abarcó todo el siglo XVI y que llevaron a cabo los sucesores de Enrique VII. Pese a todos los conflictos que debieron enfrentar, afianzaron la unidad nacional y consolidaron la futura hegemonía inglesa. Enrique VII Enrique VIII Enrique VIII continuó por el camino trazado por su padre gobernando con un consejo privado y sin el Parlamento, enfrentando a la nobleza tradicional al tiempo que beneficiaba a miembros de la clase alta ennobleciéndolos, estas acciones pronto dieron sus frutos ya que al irse incorporando estos nuevos nobles al Parlamento, los Tudor contaron con su apoyo, ya que le debían a la corona su nobleza.
La ruptura de Enrique VIII con el Papado, contribuyó a afianzar todavía más el poder real, se consolidó el concepto de soberanía nacional, ya que Inglaterra se transformó en un Estado que no reconocía más autoridad que el rey y el Parlamento. La secularización de los monasterios fue una importante fuente de ingresos para el tesoro real y para comprar la fidelidad política de muchos nobles que se vieron beneficiados con estas propiedades. Enrique VIII María Tudor Al morir Eduardo VI, hijo de Enrique VIII que murió de pequeño, lo sucedió su hermana María Tudor, quien de inmediato restauró el catolicismo, aun que no logró que el Parlamento revindicara la autoridad del Papa en Inglaterra ni que se restituyeran los bienes confiscados a la iglesia, lo que no pudieron impedir fue el matrimonio de la reina con Felipe II pero si pusieron límites a su participación en los asuntos del estado. En 1554 se inició una vigorosa persecución contra los protestantes, que le valieron a la reina el mote de “María la sangrienta”, que sentaron los cimientos del odio de los protestantes ingleses hacia el catolicismo.
Cuando María murió en 1558, la única sobreviviente de los hijos de Enrique VIII era Isabel, la hija de Ana Bolena María Tudor Isabel I de Inglaterra Isabel I gobernó Inglaterra durante 45 años y durante ese período se convirtió en uno de los símbolos de la grandeza inglesa. Al subir al trono se intensificaron los enfrentamientos religiosos, a eso se sumaba la guerra con Francia y una crítica situación económica. Isabel se rodeó de buenos consejeros que la ayudaron a fortalecer su poder. Manejó el Parlamento al estilo de su padre, convocándolo poco, sin quitarle su prestigio y sus atribuciones. En 1559 logró que sancionara dos leyes fundamentales para el ordenar la vida religiosa del reino; la Ley de Uniformidad, que establecía el ritual anglicano y la Ley de Supremacía, por la cual la reina era la autoridad máxima de la iglesia anglicana.
El reinado de Isabel fue un período de gran despegue económico, a partir del desarrollo de la industria textil y del comercio marítimo atlántico; esto permitió a creciera significativamente el tráfico comercial en el puerto de Londres y fue motivo para el surgimiento de compañías comerciales que contaron con el apoyo de la monarquía a través de concesiones aduaneras. La expansión comercial y el creciente desarrollo naval permitieron a Inglaterra iniciar su expansión colonial en América del Norte.
En 1603 Isabel murió sin dejar descendencia, la sucedió Jacobo Estuardo rey de Escocia, hijo de María Estuardo, quien al asumir el trono inglés reunió en su persona los dos reinos. Isabel tuvo que enfrentarse a las pretensiones de María Estuardo, su prima la reina de Escocia, pero esta no fue un contrincante peligroso para Isabel. Escocia, bajo el liderazgo de John Knox estaba en camino de convertirse en uno de los grandes centros del calvinismo. Una serie de hechos comprometieron a la reina que ante la sublevación de los escoceses se vio obligada a refugiarse en Inglaterra, donde Isabel la recluyó. María Estuardo era una tentación constante para todos los que conspiraban para derrocar a Isabel, por lo tanto en cuanto surgieron sospechas de que María podía estar vinculada con un complot para derrocarla, fue acusada, juzgada y condenada a muerte en 1587. Este hecho precipitó la guerra con España y el triunfo de la flota inglesa sobre la Armada Invencible. María Estuardo La cuestión irlandesa Durante los últimos años del reinado de Isabel se preparaba el escenario para un drama que tendría una larga duración: la cuestión irlandesa. Irlanda estaba vinculada a la corona inglesa desde la Edad Media; todos los intentos por hacer cumplir las leyes protestantes aprobadas por el parlamento inglés indignaron a los irlandeses, que eran católicos en su mayoría. En 1597 se produjo una sublevación en Irlanda que terminó con una brutal represión en 1601, pero la cuestión irlandesa siguió sin resolverse. Isabel I de Inglaterra María Estuardo Enrique de Borbón
Full transcript