Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Variables que influyen en el parto

No description
by

Blanca García

on 18 September 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Variables que influyen en el parto

Estas variables, que reciben el nombre de «las 5 pes que influyen en el parto», engloban diversas características tanto de la madre como del feto. Las cinco pes son: paso, pasajero, potencias, posición y psique.
PASO
La primera P, el paso, comprende las estructuras maternas que ha de atravesar el feto. El tamaño y la morfología pélvicos muestran una amplia variabilidad en distintas mujeres. No obstante, la estructura de la pelvis ha de permitir la salida del feto.
Hacia el final de la gestación, el médico mide las dimensiones de la pelvis con el fin de determinar su adecuación.

En la
desproporción cefalopélvica
(DCP), el tamaño de la pelvis materna es menor que el de la cabeza fetal. En estas pacientes no puede tener lugar un parto por vía vaginal, de modo que se realizará por medio de una cesárea.

El médico comenzará a monitorizar al feto conforme se aproxime la fecha prevista de parto.
Las contracciones uterinas empujan al feto contra el cuello uterino, de manera que el orificio interno del cuello uterino ha de ensancharse para permitir el paso del feto en la vagina.

En la etapa final del embarazo, las arrugas (o pliegues) de la vagina se han ablandado por acción del estrógeno, de tal modo que puede distenderse para acomodar al feto conforme atraviesa esta cavidad.

La musculatura perineal se adelgaza y estira debido a la presión que ejerce el feto contra la misma.
El tejido perineal puede desgarrarse en algunas ocasiones o bien puede requerir una incisión quirúrgica para reducir los daños tisulares. En cualquier caso, el perineo se reparará con puntos de sutura después del parto para favorecer su recuperación.
El término estación se refiere a la relación existente entre el feto y las espinas ciáticas maternas. Cuando el feto alcanza la estación 0, se considera que el encajamiento de su cabeza es completo.
Variables que influyen en el parto
PASAJERO
La segunda P se refiere al pasajero o feto. Su nacimiento depende principalmente de dos factores:
La relación existente entre las partes del cuerpo del feto y la pelvis y el útero maternos.
El tamaño fetal
Relación existente las partes del cuerpo del feto la pelvis y el útero maternos
Es preciso explicar tres conceptos clave para comprender la relación existente entre las partes del cuerpo del feto y el útero y la pelvis maternas, a saber, la actitud fetal, la situación fetal y la presentación fetal.
ACTITUD FETAL.
La actitud fetal es la relación mutua entre las distintas partes del organismo fetal. En teoría, el feto adopta un estado flexionado en el que la cabeza se flexiona hacia el tórax, los brazos se flexionan sobre este y las piernas lo hacen sobre el abdomen. El parto resultará más laborioso si cualquier parte del feto se encontrara extendida y en algunos casos el parto vaginal podría resultar imposible.
SITUACIÓN FETAL.
La situación fetal es la relación existente entre el eje longitudinal (eje cabeza-pie o eje cefalocaudal) del feto y el eje longitudinal de la madre. Cuando el eje longitudinal del feto es paralelo al de la madre, se dice que el feto se encuentra en situación longitudinal.
Si el eje longitudinal del feto se encuentra en un ángulo recto respecto al eje longitudinal de la madre, se considera que se encuentra en situación transversal.
No cabe duda que el parto de un feto en situación transversal entrañará una mayor dificultad que aquel en el que se encuentre alineado con la madre. El parto vaginal resultaría imposible si el feto no adoptara de nuevo una situación longitudinal.
PRESENTACIÓN FETAL.
La presentación fetal, la parte del feto más cercana al cuello uterino, depende de la situación fetal. Al término de la gestación, el feto suele adoptar una situación longitudinal con una presentación cefálica (posición cabeza abajo).

Esta posición es más frecuente debido al peso de la cabeza, que se desplaza hacia la pelvis por acción de la fuerza de la gravedad. Cuando su cabeza se encuentra en la pelvis, el feto dispone de más espacio en el útero para mover sus extremidades.
Las presentaciones cefálicas se dividen en las siguientes con arreglo a la actitud fetal:

Presentación en vértice, en la que el occipucio (corona de la cabeza) se presenta en primer lugar. La cabeza fetal se encuentra en flexión completa.

Presentación de cara (mentón), en la que la cara se presenta primero. La cabeza se halla en hiperextensión completa.

Presentación de frente, en la que el sincipucio (frente o entrecejo) se presenta en primer lugar. La cabeza fetal no está fl exionada ni extendida.

El feto puede adoptar una situación longitudinal con presentación de nalgas.
Las presentaciones de nalgas se subdividen en función de la actitud de las extremidades inferiores del feto:

Presentación de nalgas completa. Las caderas y las rodillas están flexionadas sobre el abdomen. Las nalgas están más cerca del canal del parto.

Presentación de nalgas franca. Las caderas están flexionadas y las rodillas están extendidas, quedando los pies próximos a la cabeza. Las nalgas se presentan en primer lugar.

Presentación de nalgas incompleta. Una o ambas caderas y rodillas se encuentran extendidas y los pies se encuentran más próximas al canal.
Cuando el feto adopta una situación transversal, se presentará en primer lugar el hombro, el brazo, la espalda, el abdomen o el costado. El parto por vía vaginal resulta imposible con un feto en presentación transversal.
POSICIÓN FETAL.
La posición fetal se refiere a la relación de la parte que se presenta respecto a los cuatro cuadrantes de la pelvis materna. Se identifican los puntos anatómicos fetales de referencia en los cuadrantes izquierdo o derecho, anterior o posterior de la pelvis de la madre.
Se suelen utilizar abreviaturas para indicar la posición fetal:

La primera letra se refiere a la derecha o la izquierda de la madre.
La segunda letra refleja el punto anatómico fetal de referencia.
La tercera letra indica el cuadrante anterior o posterior de la madre.

Las posiciones ideales para un parto por vía vaginal son la occipitoanterior derecha (OAD) y la occipitoanterior izquierda (OAI).
Tamaño fetal
La cabeza constituye la parte más grande del feto. Los huesos que integran el cráneo fetal no están fusionados, sino que se unen por medio de un tejido conjuntivo fibroso denominado suturas. Unos espacios amplios, conocidos como fontanelas, evitan cualquier presión excesiva para el cerebro.

En la presentación cefálica, los huesos craneales se solapan entre sí para reducir el diámetro cefálico conforme la cabeza fetal va atravesando la pelvis materna.
Esta adaptación de la morfología de la cabeza fetal para adaptarse a la de la pelvis materna recibe el nombre de moldeado. En la presentación de nalgas, la cabeza fetal ha de introducirse en primer lugar en el cuello de la pelvis. Esta dirección de movimiento evita la presión sobre la porción superior de la cabeza fetal, por lo que no ocurre el moldeado. El tamaño de la cabeza fetal podría impedir su paso a través de la pelvis materna, en cuyo caso el pronóstico sería desfavorable.
POTENCIAS
La tercera P se refiere a las potencias necesarias para empujar al feto a través del canal. Entre ellas se cuentan:
1) la potencia de las contracciones uterinas, y
2) la fuerza con que la madre empuja a su hijo.
Potencia primaria
La potencia primaria proviene de las contracciones musculares involuntarias del miometrio. La oxitocina, sintetizada por la hipófisis posterior, desencadena las contracciones uterinas. Las contracciones, que se inician en el fondo, se deben al acortamiento de las fibras musculares.
Las fibras musculares uterinas poseen algunos rasgos peculiares.

1. Las fibras musculares uterinas se contraen y se relajan de manera rítmica. La irrigación placentaria se restablece durante su relajación, lo que mejora la oxigenación fetal.

2. Las fibras musculares uterinas contraídas permanecen acortadas, lo que da lugar a una disminución paulatina del tamaño de la cavidad uterina. El segmento uterino inferior asciende conforme se acortan dichas fibras, de modo que el feto se empuja en sentido descendente. Estas acciones provocan el borramiento (acortamiento y adelgazamiento del cuello uterino) y la dilatación (ensanchamiento del orificio interno del cuello uterino).
CARACTERÍSTICAS DE LAS CONTRACCIONES.
Las contracciones se definen por su frecuencia, duración e intensidad.

La frecuencia
es el tiempo que transcurre desde el comienzo de una contracción hasta el inicio de la siguiente.

La duración
es el tiempo que transcurre desde el comienzo de una contracción hasta su conclusión.

La intensidad
es la potencia máxima de cada contracción.
En teoría, las contracciones deberían producirse cada 3 a 5 minutos y contar con una duración inferior a 90 segundos. De este modo, el organismo materno puede restablecer la irrigación y el feto se puede recuperar durante la relajación uterina. La intensidad de las contracciones ha de ser de moderada a fuerte para poder empujar al feto a través del cuello uterino.
Potencia secundaria
La potencia secundaria procede de la empuja activa del feto a través del canal del parto por parte de la madre. El impulso de empujar, conocido como
reflejo de Ferguson
, aparece cuando la presentación alcanza el suelo pélvico.
Los receptores de distensión localizados en la vagina inducen la liberación de oxitocina, la cual incrementa la intensidad de las contracciones. La mujer no debería pujar hasta que se haya completado la dilatación del cuello uterino con el fin de evitar traumatismos a esta estructura.
POSICIÓN
La cuarta P que afecta al parto es la posición de la madre durante el mismo. La madre puede requerir cambios frecuentes de posición conforme avance el parto, ya que alivian la tensión muscular, sustentan distintas partes del cuerpo y ofrecen una cierta distracción.
Cuando la madre se sitúa en decúbito supino, las contracciones son más frecuentes, aunque de menor intensidad. En decúbito lateral, las contracciones pueden ser menos frecuentes, pero más intensas. Por consiguiente, podría ser conveniente situar a la parturienta en decúbito lateral y utilizar almohadones para sostener su espalda y pierna. Además, esta posición evita el síndrome de hipotensión arterial en decúbito supino.
PSIQUE
La psique, la quinta P que repercute en el parto, se refiere al estado emocional de la madre a lo largo del mismo. Los sentimientos de la embarazada durante el parto dependen de sus experiencias anteriores, sus expectativas, su cultura y su noción del comportamiento adecuado en el transcurso del mismo.

Las ideas y las expectativas del proceso del parto presentan una amplia variabilidad en culturas diferentes.
El temor y la ansiedad pueden influir de manera notable en la experiencia del parto. Estos sentimientos pueden generar un ciclo negativo. El temor y la ansiedad estimulan la liberación de mayores cantidades de adrenalina y noradrenalina por la glándula adrenal materna. Estas hormonas de «lucha o huida» ejercen diversos efectos.

Vasoconstricción (que restringe la irrigación placentaria).
Disminución de la eficacia de las contracciones uterinas.
Contracción de la musculatura esquelética
Al acortarse, la musculatura esquelética de la pelvis no se distiende con facilidad, de modo que el útero habrá de contraerse con mayor intensidad y aumentarán las molestias.

A su vez, estas molestias propiciarán el temor y la ansiedad. Estos tres factores se integran en un ciclo que prolonga el parto y lo convierte en una experiencia menos positiva. El profesional de enfermería puede aportar distracciones (o enseñar al compañero de la paciente a hacerlo) y aplicar medidas encaminadas a potenciar la comodidad, como la aplicación de un masaje en la región sacra de la parturienta.
Full transcript