Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

UNIDAD DE APRENDIZAJE 3

No description
by

FUNDER GSFEPP

on 5 August 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of UNIDAD DE APRENDIZAJE 3

UNIDAD DE APRENDIZAJE 3
RETOS Y DESAFÍOS
DEL BUEN VIVIR

1. Retos y desafíos del Buen Vivir.
En las unidades anteriores se ha reflexionado sobre la cosmovisión ancestral del Sumak Kawsay o Buen Vivir, hemos establecido los principios y recogido las acciones que para contribuir al mismo se realizan desde las organizaciones populares.

En esta última unidad vamos a reflexionar sobre los retos y desafíos que enfrenta el buen vivir para su futuro. Esta reflexión parte desde los problemas y contradicciones actualmente existentes.
NUESTRO OBJETIVO:
1. Reflexionar sobre el futuro del buen vivir, sus retos y desafíos.

1.1 La difícil armonía entre el desarrollo humano y los derechos de la naturaleza
Ciertamente en la teoría es posible lograr una buena conjunción entre las principales necesidades de desarrollo humano y la conservación de la naturaleza, la práctica ha demostrado que no lo es.
La triste experiencia dice que, cuando se contraponen desarrollo económico vs. Naturaleza, es ésta última la que generalmente pierde.

¿Cómo lograr un equilibrio entre ambos factores?

Sabemos que un desarrollo que no respete la naturaleza y la biodiversidad a la larga no es sostenible, pero tampoco puede dejarse de atender las necesidades urgentes y básicas de las familias por mantener un “coservacionismo” radical. Aquí es donde se vuelve a plantear la cuestión: ¿Dónde debe establecerse el punto de equilibrio?

A nivel de las comunidades y organizaciones en teoría es más fácil llegar a acuerdos por consenso, pero en muchas ocasiones las propias comunidades no tienen la fuerza para oponerse a los abusos de ciertas personas o a la capacidad de corrupción de agentes externos.
1.3 Los derechos colectivos de las nacionalidades y pueblos y los derechos de los otros
Muchas iniciativas de la economía popular y solidaria adolecen de serios defectos y problemas. No son pocas las cooperativas que tienen indicadores económico / financieros que pueden poner en riesgo sus sostenibilidad futura, tampoco faltan iniciativas de transformación de la producción primaria que no cumplen con las buenas prácticas de manejo de los productos.

Son necesarios procesos que permitan superar estas debilidades para que las finanzas populares tengan mayor solvencia y las empresas de la economía popular y solidaria logren la calidad requerida de sus productos. Desde el estado se debe incentivar y favorecer la consolidación de estos procesos.

También en este campo la colaboración público/sociedad civil puede ser muy útil para la consolidación de procesos.

No obstante lo dicho, los principales problemas que enfrentan las iniciativas de la economía popular y solidaria no son sólo ni principalmente técnicos. Los principales problemas y dificultades vienen del campo organizativo y social. Hay cooperativas que de tales sólo tienen el nombre y en su accionar mantienen acciones copiadas de los peores vicios del sistema bancario tradicional.

Es urgente en estos casos reforzar los valores y principios del cooperativismo y fortalecer la asociatividad. Es una necesidad urgente consolidar un tejido social coherente que trascienda los intereses personales i de un grupo minúsculo, que sea capaz de asumir sin subterfugios, medias tintas el buen vivir, cuyo horizonte sea el bien común y la armonía con la naturaleza.

PREGUNTA PARA EL DIALOGO INCIAL:
¿Cómo lograr un equilibrio entre ambos factores desarrollo humano y los derechos de la naturaleza?
1
Un caso tristemente ocurrido algunos comuneros afrodescendientes vendieron a compañías palmicultoras parte de sus tierras y territorios y ahora andan tratando de invadir los territorios de otras comunidades y nacionalidades. Esto actualmente es inconstitucional.
A nivel de Estado el problema se torna un tema altamente político. Desde los Gobiernos se habla de lograr la explotación de los recursos no renovables con “impactos mínimos”, pero la experiencia indica que los impactos en este tipo de actividades extractivas además de ser inevitables son demasiado grandes.

Se hace necesario establecer un consenso que establezca unos acuerdos mínimos entre ambas posturas y señale algunos indicadores que, a modo de líneas rojas, no pueden superarse. Otra vez es el diálogo y la capacidad de negociación los que deben primar para lograr acuerdos y consensos nacionales que luego deben ser monitoreados y evaluados desde las instancias de participación, veeduría y control ciudadano.

1.2 El fortalecimiento y difusión de las experiencias locales
Hemos visto que en los sectores populares-sociales han surgido una enorme cantidad de experiencias exitosas relacionadas con el buen vivir, el principal problema es que la mayor parte de estas experiencias se quedan en el ámbito local, no se difunden suficiente y no se sistematizan, lo que les resta una parte importante de su efecto multiplicador.

Muchas de estas experiencias han sido apoyadas por ONG que, en muchas ocasiones, son celosas de sus logros y resultados y evitan mostrarlos, difundiéndolos a nivel social.

Entre las organizaciones y ONG hay una gran cantidad de redes e instancias de coordinación interinstitucional, pero en raras ocasiones estas coordinaciones se traducen en acciones conjuntas y en una colaboración mutuamente enriquecedora.

Otra alternativa para lograr impactos mucho más amplios es la colaboración entre organizaciones e instituciones de la sociedad civil y el estado, ya sea a nivel de los gobiernos locales o los gobiernos nacionales. Las experiencias de colaboración en este tipo de alianzas resultan sumamente beneficiosa tanto para las instituciones públicas como para las organizaciones e instituciones de la sociedad civil. Esto puede hacerse siempre que haya concordancia en los objetivos finales a conseguir.

El compartir reflexiones, trabajos y metodologías siempre enriquece a los que se animan a unir esfuerzos y, si hay la suficiente apertura de las partes, se logrará una mayor conjunción de ideas y un mejor servicio a los socios y socias de las organizaciones.
Esta es otra realidad que en muchas ocasiones genera conflictos.

Los derechos de los pueblos y nacionalidades en muchas ocasiones son ignorados o preteridos por las autoridades que todavía no han comprendido ni asimilado la rica diversidad de la realidad nacional, en muchas ocasiones se siguen haciendo las obras o acciones de desarrollo sin respetar la consulta previa, sin tener en cuenta las diferentes cosmovisiones, culturas, identidades, etc. Son muchos los gobiernos que tienen como principales beneficiarios de sus trabajos a la población dominante, incluso en jurisdicciones donde la población indígena o afrodescendiente es mayoritaria.

Como reacción al maltrato y exclusión de siglos, en algunas ocasiones (afortunadamente, son muy pocas) la reacción de algunas comunidades y pueblos generan un racismo a la inversa que excluye y margina a los otros.

Es necesario que desde los Estados y los gobiernos locales se realicen campañas para que desde los planes educativos todas las personas conozcamos la enorme diversidad de pueblos y nacionalidades que habitamos el América Latina, que desde los principios que ya hemos señalado de respeto y valoración de las diferencias, de la defensa de la identidad propia, de vivir en complementariedad e igualdad conozcamos mutuamente los derechos de los otros y nos comprometamos a respetarlos.

1.4 El fortalecimiento de las iniciativas de la economía popular y solidaria
EL SUMAK KAWSAY
O BUEN VIVIR
ES MUCHO MÁS QUE UN MODELO DE DESARROLLO, ES TODA UNA FILOSOFÍA DE VIDA Y UNA PRÁCTICA QUE DEBEMOS CONSTRUIR EN UN ESFUERZO COMUN COMPARTIDO ENTRE TODOS Y TODAS.
ES UNA OPCIÓN DE AMOR A DIOS, A LAS DEMÁS PERSONAS Y A LA NATURALEZA
LUCHEMOS POR
HACERLO REALIDAD.
Full transcript