Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La Teoría Conductista y Posconductista en Ciencia Política.

No description
by

ERIK RAUL VILCHIS VALLES

on 11 April 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Teoría Conductista y Posconductista en Ciencia Política.

El Conductismo nace precisamente como movimiento de reacción ante los cortos alcances de la Ciencia política tradicional y ante la insuficiencia de los métodos usados por ella, para explicar fenómenos y dinámicas diferentes en el tema de lo político. Se puso en evidencia la necesidad de empezar a mirar las realidades y dinámicas de interés, haciendo uso de estrategias de contrastación con la realidad y los hechos políticos, además, rigurosamente controlados.
Los orígenes del Conductismo se remontan a la Psicología con los trabajos de J. Watson y de E. Thorndike.
Este trabajo quería poner en evidencia las distinciones entre la “realidad” del comportamiento político, reportada por periodistas, y no como se suponía que se daban las cosas.
$9.25
Friday, March 21, 2014
Vol XCIII, No. 311
Orígenes de la Teoría Conductista
El naciente Conductismo tomó del Positivismo el reconocimiento de la existencia de conceptos o apreciaciones del mundo social, en el sentido de las teorías empíricas y la necesidad de contar con explicaciones que aportaran a la comprensión sobre la causalidad de un fenómeno o hecho.
Como es de notar, los positivistas enfatizaron en la observación empírica y en su comprobación
Frente a esto último, es necesario recalcar que los conductistas:
El cambio de perspectiva que se estaba dando conllevó la amplitud del mismo concepto de política, asociado hasta ese momento a las instituciones públicas y, con posterioridad, cubriendo más ampliamente las dinámicas de la vida en sociedad.
En este mismo sentido, para Dahrendorf, el nacimiento del Conductismo se da como rechazo, principalmente a las formas de actuar (pensar) de la Ciencia Política de ese momento, centradas en la especulación filosófica y argumentos legales, con todo ello, el conductismo
también surge ante el interés de los politólogos por mostrar una aproximación que pudiera ser identificada con dicha disciplina y que le otorgara el carácter de “científica” a la Ciencia política.
En la década del 50, la Teoría política puso en evidencia la crisis que, en términos de Laslet, mostraba que...
La Teoría Conductista y Pos-conductista en Ciencia Política.

En oposición al Institucionalismo, el Conductismo centró su mirada en las personas, y su análisis apuntó,
entre otros temas, al estudio de los procesos de elección y toma de decisiones. Si bien, el Conductismo en la Ciencia Política alcanzó su auge entre las décadas del 50 y el 60, sus orígenes se encuentran mucho antes. La literatura señala que fueron los trabajos de Comte y los aportes del Círculo de Viena sobre el Positivismo lógico (finales del siglo XIX), los que dieron la base para el nacimiento de este enfoque.
Aunque no se debe perder de vista que, desde el mismo positivismo:
“todos aceptan inequívocamente el principio de la falsabilidad, toda teoría explicativa debe engendrar proposiciones falsables del tipo si hay A, también hay B; si no hay A, tampoco hay B”
“no todos los aspectos de la teoría deben ser falsables”
Pero el remezón del Conductismo llegó más allá, pues, según Sartori, la transición entre una Ciencia política precientífica y otra de orden científico, se dio precisamente en función de la revolución conductista, con la introducción de técnicas cuantitativas. Es decir, permitió dimensionar la investigación como vinculante del “trabajo de escritorio y el trabajo de campo”
La investigación, más ampliamente, cambió la forma de acercarse a los individuos y a la información (de la indagación histórica a la observación de los hechos-sujetos en campo) y también moldeó el lenguaje, al obligar a los conceptos a transformarse en elementos observables.
Dahl nos dice que “el método Conductista es un intento de mejorar nuestra comprensión de la política buscando una explicación a los aspectos empíricos de la vida política por medio de métodos, teorías y criterios de prueba que resulten aceptables de acuerdo a los cánones, convenciones y presunciones de la moderna ciencia empírica”.
Antes del Conductismo, la Ciencia política era poco sistemática y descriptiva de las estructuras políticas, por lo cual, este nuevo enfoque intenta remediar las debilidades mediante el reconocimiento de la teoría, pero
también con la incorporación y rigurosidad del método científico
Estudiantes de ese continente que se alejaban de la guerra, y que traían consigo una mirada sociológica de la política; el mayor contacto que se venía dando con la realidad política y administrativa, lo cual obligaba a contrastar la teoría y la realidad; los esfuerzos y llamados del Social Sciences Research Council
respecto a la necesidad de “desarrollar un nuevo método para el estudio del comportamiento político, enfocado sobre el comportamiento de los individuos en situaciones políticas con objeto de formular y comprobar hipótesis en relación con uniformidades de comportamiento en diferentes escenarios institucionales”
Cambio de visión...
la creación en 1949 de un nuevo Comité para el estudio del comportamiento político (dependiente del SCRC), encargado de aportar en la construcción de teorías y métodos que permitan desarrollar investigación social sobre procesos políticos; el auge de los métodos para el abordaje directo de los individuos, con la intención de conocer sus preferencias, características y actitudes frente al voto
Poco a poco, y ante la presión de ciertas coyunturas, el Conductismo se fue tomando cada vez más campo en la Ciencia política.
“la tradición de la
Teoría política estaba rota, y la práctica muerta”.
Así, el Conductismo se configuró como paradigma dominante en las décadas de mitad del siglo pasado, como se ha mencionado, en reacción a los reducidos postulados y alcances del Institucionalismo que se enfocaban en las “estructuras formales del gobierno”, desde un “énfasis formal, legal e histórico”, sin proporcionar atención o respuesta más concreta a las coyunturas.
“la política no está separada de la actividad y de la vida pública. Por el contrario, comprende todas las actividades de cooperación y de conflicto, dentro de las sociedades y entre ellas, allí donde la especie humana organiza el uso, protección y distribución de los recursos humanos, naturales y de otro tipo en el proceso de producción y reproducción de su vida biológica y social”.
En esta misma línea de análisis, frente a las teorías explicativas que se utilicen y en concordancia con los fundamentos positivistas se deberán cumplir ciertos criterios, para que éstas sean aceptadas:
a) contar con coherencia interna (la presencia o no de ciertos factores que pueden generar el hecho)
b) estar en concordancia con teorías homólogas, en cuanto a fenómeno en estudio.
c) proporcionar predicciones empíricas, comprobables por observación.
Otra de las principales fortalezas que se atribuye al enfoque en cuestión, es la constante intención de utilizar estrategias de análisis rigurosas, que sean reproducibles.
Dicho de otra forma, las investigaciones enmarcadas en el Conductismo procuran al máximo tener claridad sobre el fenómeno a analizar, el marco o referente teórico para su interpretación y el abordaje operativo–metodológico de los datos empíricos.
Robert Dahl

Planteamientos descritos para el Conductismo:
a) Las explicaciones de la Ciencia política deben derivarse de teorías susceptibles de confrontación empírica.
b) El análisis del efecto político de las instituciones no puede darse con el análisis de ellas mismas, por ser “conductas sociales estancadas”.
c) Los datos deben ser susceptibles de cuantificación.
d) Priorizar la investigación aplicada, sobre la considerada como “pura”, con miras a la atención de problemas políticos reales.
e) Cuestiona los juicios de valor (“no se puede demostrar científicamente la falsedad o no de los valores”.
f) Procurar la interdisciplinariedad.
g) Retomar la fórmula psicológica: Estímulo –Respuesta.
h) Involucra y reconoce la importancia de los aspectos subjetivos tales como la cultura o las motivaciones.
i) sus unidades de análisis son los individuos, a partir de categorías tales como grupo, institución, rol.
a) Las teorías deben contar con valor predictivo.
b) Deben ser demostrables.
c) Los resultados obtenidos deben estar sustentados en datos cuantificables.
d) La ciencia política debe estar interesada por comportamientos observables, susceptibles de ser sistematizados.
e) La ciencia política debe aportar resultados investigativos que proporcionen soluciones a los problemas sociales.
f) La ciencia política debe abrirse más a la interdisciplinariedad y a las ciencias sociales.
Rasgos que marcan la diferencia entre la Ciencia política antes y después del Conductismo:
a) Una ciencia política empírica: el investigador, desde esta corriente, centra su atención en lo que es, no en lo que deberá ser;
b) Patrones de evaluación utilizados: cambia el análisis centrado en valores, en la prescripción, en la filosofía, a otro en la conducta;
c) La historia: la tendencia en estudios conductistas asume una mirada diferente de la historia, ya que parte de lo que es “permisible observar en el proceso de la historia”.
d) La teoría general: traducida en que “la sumisión y humildad del científico social, que puede tener plena confianza en sus hallazgos sobre materias menores, pero que puede tener dudas respecto a su capacidad para decir algo en absoluto sobre cuestiones de mayor cuantía”
e) La especulación: invita a un mayor riesgo frente a la especulación e imaginación de los científicos conductistas, como precursoras de los grandes logros de la teoría.
Se hace referencia a que ningún otro paradigma fue tan incontrovertido y gozó de mayor aceptación por los intelectuales de la Ciencia política norteamericana, que el Conductismo; incluso se dice que, para su época de auge, siete de los diez politólogos más destacados de ese país, eran explícitamente conductistas
Según Dahl, la postura conductista desaparecerá gradualmente. Con esta opinión quiero significar solamente que tal postura decaerá lentamente como actitud y perspectiva diferenciadas. Se incorporará, y realmente se está incorporando ya, al cuerpo principal de la disciplina.
La postura conductista no desaparecerá, pues, porque haya fracasado. Desaparecerá porque ha tenido éxito. Como perspectiva separada, ligeramente sectaria y matizada de facción, será la primera víctima de su propio triunfo.
Hoy día, el Conductismo es señalado como “el esquema conceptual y metodológico predominante en la Ciencia política actual; más aun, de él se reconoce que en la actualidad prevalece en los desarrollos investigativos de la Ciencia política de esas latitudes.
Destacan como fundador de esta corriente a B. F. Skinner (1904-1990) y en menor medida Thorndike y Hull. El neoconductismo es la evolución de la corriente conductista que hace del fenómeno del aprendizaje su objeto de investigación principal. Su propósito común es el de elaborar una teoría general del aprendizaje, basada en la experimentación con procedimientos de condicionamiento clásico e instrumental, que pueda extenderse, con las debidas matizaciones, a la conducta aprendida en general y, específicamente, a la conducta compleja que es característica del ser humano.
Surge aproximadamente en 1920 cuando existían psicólogos de inclinación conductista que no estaban de acuerdo con el radicalismo de la formulación de Watson. Muchos estaban dispuestos a aceptar completamente la metodología, pero no estaban de acuerdo en reducir la conducta a la fórmula estricta Estimulo –Respuesta.
Estos Psicólogos abandonan el modelo conductista clásico ya que lo consideran limitado y, en cambio, subrayan que entre los estímulos y las respuestas intervienen procesos mentales capaces de transformar la información proporcionada por aquéllos.

En este último aspecto, Tolman destacó la conducta propositiva (los animales parecen tender hacia metas), la necesidad de los animales de interaccionar con los objetos y la tendencia animal a descubrir y optar por las soluciones fáciles antes que las difíciles.

Su propósito común es el de elaborar una teoría general del aprendizaje, basada en la experimentación con procedimientos de condicionamiento clásico e instrumental, que pueda extenderse, con las debidas matizaciones, a la conducta aprendida en general y, específicamente, a la conducta compleja que es característica del ser humano.
Estos Psicólogos abandonan el modelo conductista clásico ya que lo consideran limitado y, en cambio, subrayan que entre los estímulos y las respuestas intervienen procesos mentales capaces de transformar la información proporcionada por aquéllos.
Este enfoque neoconductista se basa en la analogía mente – ordenador. Estudia lo que ocurre en la mente de una persona cuando realiza una tarea determinada (procesos mentales) y la forma en que almacena y utiliza su conocimiento (estructuras mentales). El ser humano no es un ejecutor pasivo de respuestas, sino un procesador activo de la información que recibe del entorno.
La gran diferencia que hay entre conductismo y neoconductismo es que en el conductismo la situación de aprendizaje se da en la relación que establecen: el estímulo, la respuesta y el condicionamiento. Por tanto el aprendizaje no admite categorías mentales ni conscientes ya que no son observables, importando en última instancia sólo las consecuencias del comportamiento en un sujeto que aparece pasivo.
En cambio el neoconductismo da un papel fundamental al medio ambiente considerándolo como un proveedor de refuerzos, es así que, manipulando los refuerzos se podría predecir y controlar la conducta. De este modo ‘aprendizaje’ equivale a todos aquellos procesos en que el comportamiento del individuo se ve sometido a algún tipo de cambio debido a interacciones con su entorno ambiente.
¡GRACIAS!
Full transcript