Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

EL PRINCIPITO

Hecho por: Catarina Isabel Valente Torres, Isabel Fernández Pérez, Marcos Macho Fernández, Sergio Fernández Chamorro, 1º B BACH. I.E.S. Pérez de Ayala, Oviedo.
by

Isabel Fernández Pérez

on 7 April 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of EL PRINCIPITO

¿Actitud?
PLANETA TIERRA
Ser propositivos.
Debemos compartir nuestro conocimiento.
Propondría realizar una campaña al interior de biblioteca, con el fin de crear la cultura del anticipar y no el de corregir.
Participar en talleres formativos.
Fomentar una cultura de trabajo en equipo.

Exigirme y exigirle a mis compañeros.
Reconocer logros y resultados.
Ser más asertivos en la comunicación.
Realizar actividades de integración.
Realizar grupos de trabajo para el desarrollo de servicios nuevos e innovadores para la biblioteca.
Ser parte de la solución y no del problema.
Asumir con humildad y sinceridad cuando cometemos un error.
Explorar, cuestionar las cosas e ir más allá.
“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya…“
Trabajar en superar nuestras propias debilidades, y fortalecer nuestras habilidades.
Una actividad como esta genera diversas impresiones y desafortunadamente nos quedamos sin conocer gran parte de esas reacciones, puesto que no todo el equipo de trabajo de la Biblioteca fue receptivo a realizar esta actividad, solo 36 personas dieron a conocer su opinión y valiosos aportes.
¿Queréis saber cuál es su historia?
Todo comenzará con el relato de una amistad
única que se remonta seis años atrás en el tiempo.
Fortalecer trabajo en grupo, mejorar capacidad de ayuda y colaboración.
El Principito
LOS PERSONAJES
El Aviador: Un adulto que no se encuentra cómodo con sus contemporáneos, y prefiere recorrer el mundo en su avión, alejándose así del contacto con las personas mayores.

El Principito: El único morador de un pequeño asteroide, cuyo más grande placer consiste en observar las puestas de sol, cuidar su árbol baobab y limpiar los cráteres de dos diminutos volcanes. Su rutinaria existencia se ve interrumpida con la llegada y florecimiento de la Flor, que llega a amarlo, pero a la que inicialmente no comprende.

La Flor: Una rosa de gran belleza y personalidad encantadora, aunque bastante orgullosa y algo egoísta, desea que el Principito se dedique solamente a ella.

El rey: Personaje deseoso de poder, no importa sobre qué o sobre quienes. Define su relación con las personas y con las cosas como relaciones de poder, en las cuales el permanece en la cúspide, aunque el único resultado visible es la total soledad.

El vanidoso: Personaje hambriento de reconocimiento y aclamaciones, aún cuando estas son vacías. No le importa si la admiración que le profesen los demás sea sincera o no, lo importante para él es oír los aplausos y las alabanzas, vengan de donde vengan. El único resultado es que, acabado el sonido del último aplauso, el vanidoso se queda solo y tan hambriento de admiración como al principio.

El bebedor: Este personaje bebe para olvidar que tiene vergüenza de beber. Acaso simboliza al ser humano entregado al vicio, por haber renunciado a ser dueño de si mismo, acaso por temor.

El hombre de negocios: Personaje dedicado a realizar sumas, restas y cálculos sobre las estrellas, obteniendo así un beneficio económico, aunque descuidando su salud y su vida afectiva.

El farolero: Se dedica a encender las estrellas. Si bien cumple una función útil para los otros, sus actos carecen de reflexión, pues los ejecuta por el puro deber de cumplirlos. El solo cumple un deber, y aunque aparentemente es bueno o útil, sus actos carecen de trascendencia, incluso para él mismo.

El geógrafo: Un erudito que ha dedicado su existencia al conocimiento, sin importarle su aplicación práctica. Acaso representa al tecnólatra radical, aquel que ha endiosado a la ciencia y a la técnica, sin reflexionar que el conocimiento no es un fin en sí mismo, sino un medio para lograr otros objetivos verdaderamente humanos.

El zorro: Animal contradictorio, es un personaje tanto o más interesante que el Principito. Aparece como un ser despreocupado y acaso egoísta, pero consciente de su capacidad de amar. Al conocer al Principito, decide dejar su naturaleza primitiva o salvaje (y solitaria) para convertirse en un amigo del Principito; o por usar sus propios términos, se deja “domesticar”. Es autor de la memorable frase “Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”.

La serpiente: El personaje más ambiguo de la historia. Es el único que puede hacer que el Principito vuelva a su mundo, pero a costa de un sacrificio terrible. Sus actos parecen estar más allá del bien y del mal, y se expresa de manera enigmática.

El guardavía: Personaje cuyo trabajo consiste en regular el transporte de pasajeros en los trenes.

El comerciante: Es un vendedor de píldoras para suprimir la sed, las que ofrece como algo útil, pues supuestamente ahorran el tiempo que se desperdicia en el acto de beber.
A pesar de su aparente inocencia esta historia tiene un importante trasfondo que nos transmite algunos de los valores más importantes en la vida, mientras aprendemos de nuestros errores cotidianos, con actividades y actitudes usuales.
El comienzo de la historia de El Principito se sitúa en el desierto de el Sahara, cuando un aviador sufre un accidente en su avioneta y queda abandonado a su suerte en soledad. Apenas tiene agua para sobrevivir unos pocos días, por lo que su vida está en manos de su habilidad para repara la avería.
Este personaje será quien nos narre la historia. Empezará contando como su sueño de aprender a dibujar se vio truncado desde temprana edad por culpa de los mayores que le decían que debía centrarse en cosas más "serias".
Inesperadamente una especie de milagro sucedió. En su plena soledad, en medio de su grave problema apareció un niño de unos ocho años, rubio, y vestido con ropas de su rango.
Le pidió encarecidamente al aviador que le dibujara un cordero, pero como solo le habían dejado dibujar aquella boa a quien confundían con un sombrero, nuevamente dibujó esto mismo para ver si al menos el niño entendía qué era. EL niño comprendió su verdadero sentido pero no era eso lo que quería.
Como el aviador no sabía dibujar corderos, dibujó una caja en la que el niño podía meter al cordero que quisiera y quedó muy satisfecho.

Así, comenzaron a hablar y el aviador descubría detalles de su vida poco a poco.
Fue así como el aviador descubrió que el Principito procedía de otro planeta, identificado por él como el asteroide B 612. Él mismo precisa que este dato está dirigido a las personas mayores, quienes entienden las cosas a partir de las cifras. Con la mención al número del asteroide, el aviador considera que cumple con demostrar la verdad de su existencia.

El Principito le cuenta al Aviador que en su planeta crecen unos baobabs, árbol que en la Tierra alcanza proporciones descomunales, pero que en el planeta del Principito no son sino meros arbustos. El Principito revela así para qué necesita al cordero: para que se coma las hojas de los baobabs y estos no acaben con su planeta.

El aviador relata también otros aspectos de la personalidad del Principito, entre ellos, su soledad, su melancolía y su gusto por ver puestas de sol, sobre todo cuando se siente triste.
El segundo planeta que visita el principito está habitado por un vanidoso, cuyo único deseo es qué lo aclamen y lo admiren.
VANIDOSO
A través de la amistad que ambos van forjando con el trato, el aviador va descubriendo algunos detalles más muy importantes en la vida de el Principito ya que este le revela en su planeta existía una flor muy especial, muy hermosa pero a la vez vanidosa y orgullosa. La flor despierta el ingenuo amor del Principito, pero al mismo tiempo, lo confunde. El amor del Principito hacia la flor se llena de dudas.


El Principito decide entonces dejar su planeta, y aprovecha el vuelo de una bandada de pájaros para dejar su mundo. Antes de irse, limpia los volcanes, poda los baobabs y se despide de la flor, la cual le dice que lo ama y le pide disculpas por no haberse hecho entender, al tiempo que le recrimina al Principito haber sido tan tonto como ella. La flor apura al Principito para que parta sin que la vea llorar.
FAROLERO
Así, comienza la aventura de nuestro Principito.
El quinto planeta, el cual era muy pequeño estaba habitado por un farolero y su farol, que encendía y apagaba velozmente, puesto que su planeta giraba con mucha rapidez. El Principito lo deja con cierto pesar, pues le simpatiza este hombre que cumple su deber sin cuestionarlo
La primera parada de nuestro Principito es en un asteroide habitado por un rey que aparenta ostentar un gran poder pero que al mismo tiempo evidencia carecer de súbditos para ejercerlo. Le pide al Principito que se quede con él, pero el Principito decide continuar su viaje pues le parece muy aburrido y quiere seguir visitando nuevos lugares.
BEBEDOR
El siguiente planeta visitado por el Principito estaba habitado por un bebedor, un ebrio que bebe para olvidar que tiene vergüenza de beber, lo cual deja al Principito perplejo.
EL REY
HOMBRE
DE
NEGOCIOS
El Principito visita luego un planeta habitado por un hombre de negocios, quien trafica con las estrellas: las cuenta, las registra, en fin, las posee. El Principito le increpa que eso no es de ninguna utilidad para las estrellas, dejando al hombre de negocios desconcertado.
GEÓGRAFO
El sexto planeta estaba habitado por un geógrafo, rodeado de mapas y libros. Confunde al Principito con un explorador, y le pide noticias y detalles de su mundo. Al hablarle de la flor, el geógrafo le informa que las flores son efímeras, es decir, están destinadas a desaparecer, lo cual despierta remordimientos en el Principito, por haberla dejado sola.
El Principito llega por fin a la Tierra, el séptimo planeta del cual destaca su gran cantidad de habitantes y el actuar sincronizado de los faroleros de todo el mundo, ocupados en encender y apagar los faroles de todos los continentes.
Al principio el Principito se pregunta por la gente, dado que ha caído en África, donde se encuentra con una serpiente que habla con enigmas, aclarándole al Principito que a pesar de su apariencia, es más poderosa que el dedo de un rey y que puede ayudarlo a volver a su planeta.
El Principito encuentra una flor solitaria, a la que le pregunta por los hombres. La flor le responde que alguna vez vio unos cuantos, pero que nunca se sabe dónde puedes encontrarlos.
El Principito escala una gran montaña, y descubre el eco, que lo lleva a reflexionar acerca de la falta de originalidad de los hombres.

El Principito llega al fin a un camino, junto a un jardín lleno de rosas. Descubre entonces que la flor que dejó en su planeta no era una flor única, sino una más de las tantas rosas que existen. Esto lo entristece mucho.

Al fin, conoce a un zorro, quien también está en búsqueda de un amigo, un ser al cual “domesticar”, es decir, alguien con quien formar un vínculo de amistad. Ambos llegan a ser amigos, y en este proceso, el Principito descubrirá lo que realmente hacía especial a su flor. El zorro y el Principito se separan, luego de que el zorro le revela su secreto: sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.


Siguiendo su camino, el Principito se encuentra con un guardavía, quien le explica su trabajo, consistente en agrupar pasajeros y embarcarlos en trenes. El guardavía ignora los motivos que llevan a la gente a movilizarse de un lugar a otro tan rápidamente.

El Principito conoce a un comerciante, un vendedor de píldoras que evitan la sed. Esto proporciona tiempo extra que, desde el punto de vista del Principito, bien podría emplearse en dirigirse a una fuente para beber.

El Aviador, quien no ha podido reparar su avión, dice al Principito que si no consiguen agua, morirán de sed. El Principito replica que es bueno haber tenido un amigo, aún si se va a morir. Ambos empiezan a buscar un pozo. El Principito se queda dormido pensando en su flor, mientras el Aviador decide llevarlo en sus brazos, hasta que logran encontrar un pozo.

El Principito y el Aviador satisfacen su sed, al tiempo que conversan sobre lo extraños que son los hombres. El Principito ríe al ver los dibujos que ha hecho el Aviador, y recuerda que está por cumplirse un año desde su llegada a la Tierra. El Aviador deja al Principito, pues debe reparar su avión.

Al día siguiente, el Aviador regresa con el Principito, quien se encuentra muy triste debido al paso que va a dar. Le recuerda al Aviador que debe mirar las estrellas, por que él vivirá en una de ellas, con su flor. Le dice además que el podrá oír su risa en todas las estrellas. El Aviador deja al Principito en el suelo, para ser mordido por la serpiente y morir instantáneamente.

Pasados los años, el Aviador descubre que el Principito ha olvidado un bozal dibujado para el cordero, de modo que es posible que en algún descuido, el cordero se pueda soltar y comerse la flor. El Aviador mantiene la esperanza de volver a ver al Principito, pidiendo al lector que le avise si alguna vez vuelve a la Tierra.
Full transcript