Loading presentation...
Prezi is an interactive zooming presentation

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Elementos Esenciales

Descripción de Oligoelementos, Macroelementos y Microelementos
by

Giovanni Cordero

on 9 March 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Elementos Esenciales

OLIGOELEMENTOS Elementos Esenciales MICROELEMENTOS MACROELEMENTOS Si Ni Co Cr Li Mo Mn Hg Se V Importante en la nutrición de los tejidos y formación de nuevas células. Es útil para asimilar el calcio y ayudar a reducir el "colesterol malo". Su déficit puede deteriorar el desarrollo celular, provocar atraso en el crecimiento infantil y afectar huesos y cartílagos. Además dificultad en la curación de fracturas, heridas y quemaduras. Presente en agua potable, cereales, varios vegetales, hortalizas y frutas. Permite el buen funcionamiento del páncreas. El consumo deficiente puede alterar la función pancreática. Un exceso eleva las probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón, nariz, laringe y próstata. Se encuentra en el chocolate, grasas, cereales integrales, espinacas y perejil. Indispensable para el mantenimiento y buen funcionamiento de las células rojas de la sangre. La carencia puede producir anemia. El exceso produce un incremento de glóbulos rojos. Presente en la brócoli, leche, huevos, cereales integrales, y pescado. Participa en el metabolismo de la glucosa y en la síntesis de aminoácidos y colesterol. Transporta proteínas junto con el hierro. Las deficiencias provocan una mala tolerancia a la glucosa por lo que se puede desarrollar diabetes. Presente en vísceras, aceites vegetales, cebollas, papas, y cereales integrales. Es necesario para la regulación del sistema nervioso central. Se ha utilizado para el trastorno bipolar. Un exceso puede provocar trastornos en el feto. Es neurotóxico en personas con enfermedades degenerativas del cerebro y puede afectar la tiroides. Niveles bajos puede causar desequilibrio emocional. Presente en mariscos, pescados, vísceras, hortalizas, y frutas. Activación de enzimas. Es indispensable para la liberación del hierro. Su carencia favorece el desarrollo de anemia y problemas dentales. En cereales, legumbres y vegetales de hoja verde. Activa las enzimas que intervienen en la formación de las grasas y participa en el aprovechamiento de las vitaminas C, B1, y B8. Cuando es insuficiente se presenta un desequilibrio en los lípidos y vitaminas. El exceso produce lesiones a nivel nervioso. Presente en el pescado, mariscos, cereales, frutos secos y legumbres. Oligoelemento tóxico que provoca un envenenamiento. Su presencia produce la degeneración de neuronas entre las personas adultas. En los fetos se presentan diversos efectos neuropatológicos y puede causar un retraso leve, una parálisis cerebral severa o la muerte. En productos marinos producto de la contaminación. Se utiliza en amalgamas dentales (aleación). Es muy importante como antioxidante. Su deficiencia produce dolor y debilidad muscular. El exceso produce caída de cabello, uñas y alteraciones nerviosas. Presente en carnes, mariscos, piña, cebolla, tomate y brócoli. Participa en el metabolismo de lípidos y carbohidratos. En exceso puede causar malestar gastrointestinal ser tóxico. Presente en mariscos, soya, hongos, huevos, cereales, perejil y manzanas. Zn Cu Fe I F Ca P Mg Na K Cl S Regulador hormonal y estimulante inmunológico. Está en más de 100 enzimas. Necesario para el crecimiento y para la reparación de tejidos. La deficiencia afecta el sistema inmunológico. El exceso provoca vómitos y problemas estomacales. Un gramo puede ser mortal. Presente en carne, hígado, leche, huevos y mariscos. Componente de enzimas. Participa en la formación de, glóbulos rojos y huesos. Su deficiencia produce anemia y diarreas crónicas en los recién nacidos. Un exceso provoca lesiones en el hígado. Presente en carnes, frutos secos, cereales, legumbres y pimienta. Necesario para la formación de huesos y dientes. Su deficiencia provoca un aumento de las caries y el adelgazamiento de huesos. Un exceso provoca fluorosis, manchas y picaduras en los dientes. Se encuentra en ciertas marcas de sal y en fuentes de agua. En los glóbulos rojos, sobre todo como componente de la hemoglobina. Además forma parte de muchas enzimas de la cadena respiratoria. La carencia produce anemia y trastornos gastrointestinales. Un exceso produce diarrea, vómitos, dolor de cabeza, fatiga, dolores de estómago, heces negras y vértigo. La retención excesiva puede dañar el páncreas (diabetes), el corazón y el hígado (cirrosis). Hígado, pescado, yema de huevo, frijoles, algas marinas, legumbres y hortalizas de hoja verde. Esencial para la producción de hormonas de la glándula tiroides.
Previene arteriosclerosis. La falta de yodo produce bocio y cretinismo o hipotiroidismo lo que provoca un retardo en el crecimiento físico y mental. Presente en mariscos y sal yodada. Fortalece huesos y dientes. Interviene en la contracción de los músculos y es imprescindible para la coagulación sanguínea. La deficiencia aumenta probabilidad de padecer osteoporosis. El exceso provoca excreción excesiva de orina y necesidad de beber agua. También puede formar cálculos renales. Frutos secos, verduras, leche y productos lácteos, salmón y sardinas. Forma parte de los ácidos nucleicos y el ATP. Ayuda al crecimiento y evita la fatiga física o emocional. Participa también en la formación de huesos y dientes. Trabaja en conjunto con el calcio, por lo tanto la falta de fósforo hace que el calcio no pueda ser asimilado. La carencia se manifiesta a través de síntomas como debilidad muscular, alteraciones óseas, raquitismo, problemas intestinales y renales. Presente en pescado, leche, nueces, legumbres, cereales y carne. Necesario para que muchas enzimas funcionen correctamente. La insuficiencia puede producir inestabilidad emocional, hipertensión, posibilidad de sufrir un infarto, convulsiones y cálculos renales. Un exceso puede ocasionar una disminución en la tensión arterial. Está en semillas, legumbres, cereales, mariscos y vegetales de hoja verde. Participa en el metabolismo celular y en la transmisión de impulsos nerviosos. Actúa a nivel muscular y en el balance de líquidos en el cuerpo. Su deficiencia provoca deshidratación, náuseas, mareos y disminución de la presión arterial.
En exceso puede causar hipertensión, dolor de cabeza, mareos, confusión y retención de líquidos. Presente en la sal de mesa, carnes rojas, pan blanco, jamón, sardinas, margarina y quesos. Necesario para la transmisión de impulsos nerviosos, la contracción muscular y el mantenimiento del ritmo cardíaco y la presión arterial. Su deficiencia produce debilidad muscular, parálisis, estreñimiento, taquicardia, arritmia, adormecimiento de extremidades, niveles bajos de tensión arterial, sed y falta de apetito. Presente en verduras, frutas (sobre todo en el banano), legumbres, en el café y el cacao. Esencial en el equilibrio de los electrolitos. Participa en la formación de sales. La deficiencia produce una alteración del equilibrio ácido–básico. El exceso de cloro se asocia con enfermedades renales y daños hepáticos. Sal de mesa, pescado, quesos y en vegetales marinos (algas). Forma parte de proteínas y vitaminas del grupo B. Es importante en la coagulación sanguínea. La carencia provoca retraso en el crecimiento, problemas en el hígado e intoxicación. El síndrome de Hurler y Morquio se asocia con un exceso. Presente en la carne, pescado, huevo, lácteos, espárragos, ajos y cebolla.
Full transcript