Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Moral Natural

No description
by

Diego Luis Cardona Ibague

on 7 March 2011

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Moral Natural

Moral Natural

Damaris Sanchez
Eliana Echeverry
Daniel Cano
Pablo Elias Fernandez
Diego Luis Cardona Historia

En los primeros siglos de la era cristiana los Sacerdotes recurren muy frecuentemente a la noción de la Moral Natural. Desde luego, lo hacen refiriéndose sobre todo al concepto filosófico reinante en la cultura greco-romana de la que ellos mismos se alimentan. Historia

Pero, también en la Santa Escritura se encuentran elementos relacionados con la Moral Natural. Los Sacerdotes conciben la Ley Natural, los Diez Mandamientos, creada por Dios, como expresión de la misma voluntad de Dios Creador. Historia

Santo Tomás toma el concepto de Aristóteles y de la tradición cristiana, pero realiza una operación muy interesante e intenta en ponerla en relación con el sujeto humano en cuanto tal. La Ley Moral Natural está necesaria y estrechamente ligada a la razón del hombre. Historia

Distinguiendo , sin separarlos, el orden ontológico y el orden moral -constituido éste por la razón-, entiende que no es la naturaleza en sí misma la que determina la moralidad de los actos, sino la razón práctica del hombre en su relación constitutiva con su propia naturaleza. Existencia de la Naturaleza Humana

El problema fundamental para aceptar la existencia de la naturaleza está en la correcta comprensión del término “naturaleza”. Algunos autores niegan que la persona tenga una naturaleza porque la entienden como una realidad determinante, estática, fija.
Existencia de la Naturaleza Humana

Pero Aristóteles dio al término también otro significado muy diverso: la “naturaleza” designa la “esencia” de algo. Es el sentido “metafísico” de la palabra. Y ese sentido puede ser aplicado a todo lo que existe, tanto al mundo físico como a las realidades espirituales. Existencia de la Naturaleza Humana

La palabra “naturaleza” proviene del vocablo latino natura. Su significado primordial se refiere al nacer, brotar, surgir de algo.

Se refiere, pues, de modo primordial, al estado nativo de un ser, así como nace. Existencia de la Naturaleza Humana

La reflexión metafísica nos lleva a entender que todo lo que es, es algo. Ese algo es su esencia: aquello por lo que un ser es lo que es y no otra cosa. La esencia de un ser hace que obre de un modo específico, diferente al modo de actuar de otro ser que tiene otra esencia. Pues bien, llamamos naturaleza a la esencia de un ser en cuanto que es el principio de su obrar propio. Existencia de la Naturaleza Humana

Visto así el concepto, es evidente que el hombre tiene una “naturaleza”. Desde luego, en cuanto ser corporal, está situado, como los demás seres físicos, dentro del cosmos de la naturaleza física (sentido naturalista). Pero también considerado en su dimensión espiritual, en su capacidad de hacerse a sí mismo con su propia libertad, tiene una naturaleza, un modo de ser que no depende de él mismo (sentido metafísico). Moral Natural

Historia

Componentes de la Moral Natural
Existencia de la naturaleza humana
Universalidad e inmutabilidad de la Naturaleza Humana
Normatividad de la Naturaleza Humana
El dinamismo de la Razón Práctica Universalidad e inmutabilidad de la Naturaleza Humana

Se requiere que la naturaleza humana sea universal e inmutable; es decir, que sea propia de todos los seres humanos, en el espacio y en el tiempo.

Es evidente que muchas cosas cambian con el paso del tiempo, sea en un individuo singular, sea también en los grupos humanos. Pero se trata de modificaciones “accidentales”, no esenciales, de la persona humana, y de cambios “culturales” de los grupos humanos, que siguen estando compuestos de personas con la misma naturaleza humana. Universalidad e inmutabilidad de la Naturaleza Humana

Yo puedo variar en muchas cosas según va pasando el tiempo. Más aún, puedo en cierto modo modificarme a mí mismo, tanto físicamente como psicológica y espiritualmente. Pero me doy cuenta de que hay ciertos límites, más allá de los cuales no podría subsistir mi propia identidad. Esos límites son los marcados por mi propia naturaleza . Universalidad e inmutabilidad de la Naturaleza Humana

La universalidad e inmutabilidad de la naturaleza humana se muestra claramente en el fenómeno de la comprensión universal entre todos los seres humanos. Si leo una tragedia griega o un poema de la antigua China, entro fácilmente en sintonía con sus personajes, capto sus sentimientos, me conmuevo con su drama y con sus alegrías. Universalidad e inmutabilidad de la Naturaleza Humana

Dos seres humanos de cualquier latitud, raza, cultura, e incluso de cualquier época, podrían perfectamente entenderse mutuamente y comprenderse profundamente. Con un poco de tiempo podrían hablar un mismo lenguaje, aunque fuera a base de señas. Aprendería uno el lenguaje del otro (por muy extraño que fuera para él), o podrían incluso crear un nuevo lenguaje común.
Normatividad de la Naturaleza Humana

Si cada uno pudiera hacer lo que quisiera con su naturaleza sin rebajarse a sí mismo como persona, sin actuar moralmente mal, no podríamos hablar de Ley Moral Natural.

Podría pensarse, en efecto, que la persona humana, en cuanto sujeto libre, espíritu abierto al absoluto, hacedor de sí mismo, no puede verse sujeta a nada que sea natural, determinado, ya hecho. El hombre, aunque tenga una naturaleza, sería moralmente libre para hacer con ella lo que quisiera. Normatividad de la Naturaleza Humana

Pero esta visión muestra una comprensión equivocada de la naturaleza humana. La contempla como algo ajeno al sujeto personal mismo, algo que él posee como se posee un objeto, del cual se puede disponer libremente. Al contrario, mi naturaleza soy yo. Yo soy lo que soy, soy quien soy, porque existo con esta naturaleza humana. Soy libre, abierto al absoluto, etc. porque soy de naturaleza libre y abierta al absoluto. Por ello mismo, todo el valor que me es propio en cuanto persona libre, trascendente, abierta al absoluto, penetra, permea también a mi naturaleza. El respeto que me debo a mí mismo en cuanto persona se lo debo igualmente a mi naturaleza, que es la que me hace existir como persona. Normatividad de la Naturaleza Humana

PLa naturaleza humana se compone de una dimensión física y otra espiritual. Una composición intrínseca, según la cual los dos componentes forman una totalidad única. Eso significa que el respeto debido a la naturaleza humana se debe tanto al cuerpo como al espíritu. Mi cuerpo no es para mí simplemente un objeto de posesión, del que puedo hacer lo que quiera. En cuanto parte de mi naturaleza humana, es parte también de mí mismo, y me exige moralmente un respeto, en el marco del bien global de toda mi persona. El dinamismo de la Razón Práctica

Toda la naturaleza humana del sujeto tiende espontáneamente a una serie de realidades que para ella son bienes, así como rechaza lo que va contra sus tendencias. Pero como la razón forma parte de esa naturaleza, ella ve también como bueno o malo, razonable o no, lo que concuerda o se opone a esas tendencias. El dinamismo de la Razón Práctica

La percepción por parte de la razón de lo bueno o malo en cuanto conforme o no con la propia naturaleza se realiza ya al inicio de modo espontáneo, incluso irreflexivo, casi como un “sentimiento” natural (que es también racional). Después, la razón irá explicitando y tematizando esos valores espontáneamente percibidos, e irá formulando juicios morales, conectándolos, traduciéndolos en sentencias universales, etc. que constituirán el conocimiento racional reflejo de la Ley Moral Natural. El dinamismo de la Razón Práctica

La percepción por parte de la razón de lo bueno o malo en cuanto conforme o no con la propia naturaleza se realiza ya al inicio de modo espontáneo, incluso irreflexivo, casi como un “sentimiento” natural (que es también racional). Después, la razón irá explicitando y tematizando esos valores espontáneamente percibidos, e irá formulando juicios morales, conectándolos, traduciéndolos en sentencias universales, etc. que constituirán el conocimiento racional reflejo de la Ley Moral Natural.
Full transcript