Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Línea del Tiempo

No description
by

m palma

on 25 November 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Línea del Tiempo

LAS FARC-EP 1964 - 2012 1. INTRODUCCIÓN Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) son un actor protagónico en la historia contemporánea de Colombia. Como fuerza armada irregular ha estado presente en las agendas de los diferentes gobiernos colombianos, desde Guillermo León Valencia hasta Juan Manuel Santos. En su génesis de grupo de autodefensa campesina a guerrilla comunista ha sufrido sendas transformaciones, tanto estratégicas como políticas, que han desembocado en la conformación de un grupo irregular que defiende hasta hoy la “combinación de todas las formas de lucha” para hacerse con el poder Su historia, lejos de ser el espejo de una insurgencia clásica latinoamericana constituida y desaparecida durante la Guerra Fría, es la historia de un grupo que ha permanecido en el tiempo gracias a las especificidades del caso colombiano, las que a su vez y paradójicamente, no han permitido la gestación de condiciones propicias para que este grupo se haga con el poder. Hoy en medio del nuevo acercamiento entre el Gobierno y sus dirigentes, OPEAL presenta la historia de las FARC-EP y su papel como fuente constante de violencia en Colombia. 2.ORÍGENES A fines de la década de 1940 y durante la subsiguiente época de la "Violencia” se gestan focos de autodefensa campesina en diferentes rincones de Colombia. Estos estuvieron matizados por brotes de violencia partidista y binaria (entre liberales y conservadores), que tenían en últimas el trasfondo de los conflictos heredados de la colonización y el modo de explotación de la tierra: el asunto de la tenencia y la producción entre campesinos y terratenientes. Entre los focos de autodefensa más importantes hay que mencionar aquellos liderados en el sur del Tolima y el norte del Cauca por personajes de la historiografía nacional como Isauro Yosa, Ciro Trujillo y por supuesto Manuel Marulanda. Durante los años 50 y 60, estos grupos lograron el establecimiento de focos de resistencia, calificados por Álvaro Gómez Hurtado como “Repúblicas Independientes” entre las cuales se destacaron Riochiquito (Cauca), El Pato (Meta) y Marquetalia (Tolima). Las autodefensas, de afiliación inicialmente liberal, fueron transformándose progresivamente en movimientos abiertamente comunistas, viéndose esto representado en la organización burocrática y social al interior de las “Repúblicas Independientes”, así como una estrecha relación, fortalecida en los primeros años del Frente Nacional, con el Partido Comunista colombiano (PCC). 3. EL HITO FUNDACIONAL “El cerco a Marquetalia constituyó el catalizador que determinó la transformación (…) de las autodefensas campesinas en guerrilla móvil y, poco después, en el nacimiento de las FARC” – Eduardo Pizarro Leongómez El gobierno conservador de Guillermo León Valencia lanzó una ofensiva militar (el “Plan Lazo o Laso) para terminar con el control efectivo de la autodefensa de Marquetalia. El primer combate terminó con la victoria del ejército colombiano en la vereda La Suiza el 27 de mayo de 1964. La resistencia de la autodefensa duró pocos días y terminó con la marcha de sus principales líderes (entre ellos Marulanda) a los llanos orientales. Si bien ya había tenido lugar una Primera Conferencia Guerrillera en Riochiquito en 1964 que trató de agrupar a las autodefensas de Marquetalia, El Pato, Guayabero y otros corregimientos en un único “Bloque Sur” guerrillero, no fue sino hasta su segunda conferencia en mayo de 1966 que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tomaron oficialmente su nombre actual. Las FARC nacieron con unos 350 hombres los cuales comenzaron a ejercer su influencia en el sur del Tolima, el norte del Cauca y Huila y el departamento del Meta. Hay que anotar tres elementos clave que determinaron en buena medida su evolución futura. Por una parte, la guerrilla buscó impulsar el “Programa Agrario de los Guerrilleros”, lo que delimitó al asunto de la tierra como el foco inicial de la reivindicación guerrillera ante los campesinos de las regiones en las que comenzaron a operar. Por otra parte, el grupo se declaró bajo el amparo político del PCC. En Palabras de Ciro Trujillo:
“por una serie de causas es conveniente la unificación de la dirección política y militar, en una sola, personificada en la dirección del partido” Finalmente, hay que tener en cuenta que esta aleación entre el PCC y las FARC respondió en mucho al surgimiento contemporáneo de otros grupos guerrilleros como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL). Éstos en últimas podrían haber “significado una amenaza al dominio [del PCC] en el campo de la izquierda” colombiana. De hecho la “combinación de todas las formas de lucha”, política y militar, legal e ilegal, había sido aceptada por los miembros del partido desde 1961. 4. LOS AÑOS 1966-1982:
LA GUERRILLA CAMPESINA Durante estos años la estructura guerrillera tomó forma, de manera lenta pero relativamente organizada, estableciendo un Estado Mayor con Manuel Marulanda a la cabeza y Ciro Trujillo como su segundo, hasta la muerte de éste en combate. Él fue reemplazado por Jacobo Arenas, quien se constituyó en el ideólogo político del movimiento hasta la década de 1990. La idea de las FARC era pasar de una estrategia puramente defensiva (similar a la de los primeros años de las autodefensas de la década de 1950) a una estrategia ofensiva que pudiera poner en jaque al establecimiento colombiano. Se crearon frentes en el sur del país, en Antioquia, la región caribe y los llanos orientales. Cada cierto tiempo se llevaron a cabo ataques en contra de la fuerza pública en diferentes municipios del país. El establecimiento lento pero progresivo de zonas de influencia, de rutas de abastecimiento y de acercamiento al campesinado se llevó a cabo dentro de una estrategia de “lucha popular prolongada”. Los gobiernos de la época, notablemente el de Julio César Turbay, sin tomar el tema de la existencia de las FARC como marginal, se concentraron en neutralizar una nueva oleada de movimientos guerrilleros de naturaleza urbana como el M-19, que permearon extensamente la opinión pública en las grandes ciudades. Durante este tiempo se sentarían las bases para que las FARC, con un mayor alcance tanto territorial como económico, cambiaran su modus operandi a partir de 1982. 5. LA VII CONFERENCIA DE LAS FARC
(1982) “La cuestión guerrillera cambia de naturaleza y escala. De un fenómeno crónico y marginal enraizado en la tradición de la Violencia y en los conflictos por la tierra, se transforma en un componente de un proceso, que por primera vez, percibe como objetivo la lucha por el poder” –Daniel Pécaut Durante esta conferencia de mayo de 1982 el paradigma de la lucha armada cambia para los miembros de la cúpula de las FARC. Se establece así la “Campaña Bolivariana por una nueva Colombia”, que buscaba tomarse el poder en 8 años… …hay un cambio discursivo hacia la población que buscó legitimar la operación del grupo armado adquiriendo como segundo nombre el de “Ejército del Pueblo” (FARC-EP)… …hay un cambio en el patrón de expansión territorial desde zonas históricas de colonización (como Tolima, Huila y el norte del Cauca) hacia áreas de alto valor económico y político (como zonas productoras de petróleo, oro y banano tales como el las riveras del Cauca y el Magdalena, Urabá y algunas zonas fronterizas como la entonces intendencia de Casanare)… …hay un cambio en el patrón de financiamiento hacia la constitución de una “economía de guerra” sustentada en el gramaje (carga impositiva a los productores de coca), la extorsión y el secuestro… …lo que se sumaría con el tiempo a la expansión y replicación de diferentes frentes de guerra en virtualmente todas las principales zonas del país. Las FARC ocasiones, llegaron a apropiarse de recursos municipales en las zonas de menor control de la fuerza pública. 6. EL PRIMER GRAN INTENTO DE DIÁLOGO:
LOS AÑOS DE BELISARIO BETANCUR Ante este panorama, las FARC se constituyeron en una fuerza renovada que se mostró ante la opinión pública como un ente fuerte y consolidado en el campo colombiano. En este contexto surge el primer gran intento en la historia colombiana por llevar a cabo un diálogo que condujera a la terminación del conflicto, más exactamente durante los años de la presidencia de Belisario Betancur. El 28 de marzo de 1984 se firmó un “Pacto de Tregua y Cese al Fuego Bilateral” (conocido también como "los acuerdos de La Uribe") que duraría 3 años hasta la presidencia de Virgilio Barco. Éste fue utilizado en mucho por las FARC para ganar visibilidad y fortalecer su poder militar dentro de la estrategia que había sido delimitada años antes durante la VII conferencia. El intento de diálogo no condujo a ningún acuerdo formal para terminar con el conflicto. Los enfrentamientos entre fuerza pública y FARC-EP fueron retomados a partir de 1987. Durante estos años de fortalecimiento militar también se abrió una puerta de lucha por el poder dentro de la legalidad. Es así como tanto el movimiento guerrillero como el PCC harían parte de la Unión Patriótica. 7. LA UNIÓN PATRIÓTICA “… si las cosas salían bien [las FARC] dejarían de luchar, entregarían las armas y se enfocarían en un nuevo partido, la UP. La combinación de todas las formas de lucha terminaría y la carnicería podría evitarse” – Steven Dudley La Unión Patriótica (UP) surgió en 1985 como partido político de izquierda en pleno cese el fuego entre el gobierno y las FARC-EP. De éste hicieron parte las FARC, el PCC y otros grupos de la izquierda colombiana como el Movimiento de Autodefensa Obrera y algunos frentes desmovilizados del ELN. Este partido tuvo cierto eco en el electorado colombiano, al punto que en las elecciones de 1986 conseguirían escaños para 5 senadores, 9 representantes, 14 diputados, 351 concejales y 23 alcaldes. Sin embargo, diferentes facciones de la compleja realidad colombiana entablaron una lucha a muerte en contra de los miembros del partido. Los asesinatos más recordados son quizá los de los dos candidatos presidenciales, Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Ossa. Varios dirigentes del partido comenzaron a percibir que la participación de las FARC-EP en política a través de la UP era una de las causas del odio y la campaña de exterminio en contra del mismo. En 1987, el partido declaró que las FARC no hacían ya parte de la fuerza política, lo que no evitó que la matanza continuara. Para las FARC este hecho marcó el fin de la búsqueda de participación en política, por lo menos a través de mecanismos legales. Con el tiempo este hecho marcaría el inicio de la ruptura progresiva con el PCC (oficializada únicamente hasta 1993) y la búsqueda de nuevos mecanismos de participación política desde la clandestinidad (como el Partido Comunista Clandestino o PC3). Este hecho se oficializó a través de la participación de las FARC-EP en la conformación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (1987), como mecanismo de alineamiento de acciones entre los diferentes grupos subversivos que operaban en el país. Al mismo tiempo, las FARC-EP decidieron hacer caso omiso de la invitación hecha por el gobierno colombiano para ser parte de la Asamblea Constituyente que le dio vida a la Constitución de 1991. 8. CASA VERDE El 9 de diciembre de 1990, el mismo día de la elección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, el Ejército de Colombia ejecutó una operación de gran envergadura que pretendía diezmar al Secretariado de las FARC-EP en el municipio de La Uribe (Meta). Esta operación que terminó con la baja de uno de los históricos del grupo irregular, Jacobo Arenas, se enmarcó en la estrategia de “Guerra Integral” adoptada por el gobierno de César Gaviria (1990-1994). Luego del ataque, las FARC-EP aceptaron iniciar un corto periodo de conversaciones preliminares en Caracas (Venezuela) y Tlaxcala (México) que no condujeron a ningún arreglo tangible. Mientras tanto, la muerte de Arenas, hombre cercano al partido, marcó la ruptura definitiva de las FARC-EP con el PCC. Esto, sumado a la nefasta experiencia con la UP, terminaría por inspirar al Secretariado del movimiento a rediseñar su estrategia para hacerse con el poder. Éste sería el tema de la VIII Conferencia del movimiento en 1993. 9. LA VIII CONFERENCIA DE
LAS FARC Fue durante esta conferencia que el movimiento se alinea con la idea de pasar de una tradicional guerra de guerrillas a una guerra de movimientos. El programa establecido en 1982 había al parecer brindado algunos frutos, por lo menos en términos de financiación y localización territorial de la guerrilla en toda la extensión del país. De esta manera, ya con miembros como Alfonso Cano, alias el “Mono Jojoy” y por supuesto Manuel Marulanda, se establecen los puntos de acción que el grupo guerrillero seguiría durante los próximos años. Se buscaría la descentralización de la estructura armada para así expandir tanto la fuerza de infantería como en logística, luego llevar el conflicto a las ciudades y publicitar una plataforma de 10 puntos para la consecución final del poder. Esta estrategia coincidió con la llegada al poder de Ernesto Samper. Fortalecidas gracias a la diversificación de sus fuentes de ingresos vía narcotráfico y con un gobierno ávido de legitimidad por los escándalos relacionados con los carteles de la droga, las FARC-EP comenzarían con una ofensiva militar que quizá puede calificarse como la más amplia de su historia. Para 1997 “lejos de acercarse a una situación de guerra civil, Colombia parecía acercarse a una de esas características guerras anárquicas propias de los últimos 15 ó 20 años en el mundo” – Peter Waldman 10. LOS AÑOS DEL TERROR La reorganización de la estructura móvil de las FARC-EP pactada en 1993 descentralizando su funcionamiento en unidades de combate, explosivos y logística parecía haber llegado a su clímax para 1996. Puerres, Nariño (1996) Las Delicias, Putumayo (1997) Patascoy, Nariño (1997) El Billar, Caquetá (1997) Miraflores, Guaviare (1997) La Uribe, Meta (1998) Mitú, Vaupés (1998) 11. LOS AÑOS DE PASTRANA, LA ZONA
DE DISTENSIÓN Y UN NUEVO FALLIDO DIÁLOGO La sociedad colombiana, luego de proponer un mandato por la paz y desesperada por el exceso de violencia, se convertiría en la electora de Andrés Pastrana como nuevo Presidente de Colombia. Este fue sin duda el resultado de los acercamientos que éste había llevado a cabo con la cúpula de las FARC para iniciar un proceso de diálogo. La instalación de la mesa de diálogo prevista para el 7 de enero de 1999, previo despeje militar de cinco municipios del Meta y Caquetá, se convirtió en uno de los momentos más recordados por la opinión colombiana al encontrar vacía la silla que había sido destinada para que Manuel Marulanda ocupara. Las expectativas se mantuvieron a ras en torno a la consecución de algún tipo de acuerdo durante los tres años y algunos meses que duró el despeje en la hoy recordada como “Zona de Distensión”. Las consecuencias de este despeje son hasta hoy debatidas por diferentes autores que se sientan sobre dos posiciones concretas, en torno a los efectos que este periodo tuvo en el desarrollo ulterior del conflicto. Por una parte están quienes aseguran que la zona de despeje sirvió como área de oxigenación para la guerrilla lo que sin embargo habría impedido, por otra parte, la expansión de las FARC hacia ciudades intermedias, algo que buscaban ejecutar desde 1993. La zona de despeje, y con ella cualquier aspiración a un diálogo durante el gobierno Pastrana, terminó oficialmente el 20 de febrero de 2002, luego del secuestro de Jorge Eduardo Gechem. Esto precedió la declaración hecha por la Unión Europea y el gobierno de los Estados Unidos sobre las FARC-EP como una organización terrorista. 12. LAS FARC-EP Y LA POLÍTICA DE SEGURIDAD DEMOCRÁTICA Durante la posesión de Álvaro Uribe, las FARC-EP dejaron en claro su postura ante el nuevo inquilino de la Casa de Nariño, al ser esta última el blanco de un ataque con rockets el 7 de agosto de 2002. La voluntad de guerra fue confirmada con atentados de envergadura como la bomba en el Club el Nogal. El gobierno no demoraría en responder estas muestras de violencia indiscriminada con el diseño del “Plan Patriota”. El Plan Patriota significó un ataque frontal en contra de las FARC-EP comenzando con la desarticulación de las unidades militares de la guerrilla establecidas en Cundinamarca, terminando así con el cerco a Bogotá que el grupo irregular había venido estableciendo desde los años 90. Esta operación fue conocida como Libertad I. Al tiempo, el gobierno Uribe se encargó de diezmar los pocos recursos políticos y de legitimidad de las FARC-EP en las grandes ciudades pero también en el campo colombiano, así como en el contexto internacional. Una serie de operaciones militares exitosas erosionó la capacidad ofensiva de las FARC-EP y provocó un cambio en la relación de fuerzas y en la dinámica de la confrontación claramente favorable al Estado colombiano. Operación Fénix (2008) Operación Jaque (2008) Operación Camaleón (2010) Fue en este contexto de derrota que las FARC-EP diseñaron su más reciente estrategia de lucha armada, denominada “Plan Renacer Revolucionario de las Masas”, ya teniendo en cuenta el cambio generacional que significaron las bajas de alias “Mono Jojoy”, “Raúl Reyes”, posteriormente la de “Alfonso Cano” ya durante la administración Santos, sumándose a la muerte por causas naturales del histórico líder Manuel Marulanda. El nuevo secretariado se fue configurando hasta tomar la forma con la que cuenta hoy en día. Sus miembros son hoy por hoy Timoleón Jiménez, Iván Márquez, Pastor Alape, Joaquín Gómez, Pablo Catatumbo y Mauricio Jaramillo. 13. EL GOBIERNO SANTOS
Y EL NUEVO DIÁLOGO Con la llegada al poder en Colombia del antiguo Ministro de Defensa de Uribe, Juan Manuel Santos se propinaron nuevos golpes a la estructura del secretariado (como la operación Odiseo). A fines de agosto de 2012 se conoció la existencia de ciertos acercamientos entre el gobierno y las FARC-EP, para comenzar con un proceso de diálogo. El 4 de septiembre del mismo año, el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las FARC-EP, alias Timochenko, le comunicaron oficialmente al país y a la comunidad internacional, la conformación de una mesa de diálogo para llegar a un Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera. La mesa fue inaugurada en Oslo, Noruega, a mediados de octubre del mismo año, y se espera que su continuación se produzca a partir de la segunda mitad de noviembre, en La Habana, Cuba. Lo cierto fue que durante los años del despeje, el gobierno colombiano logró negociar los términos del “Plan Colombia” que en últimas fue el catalizador de la modernización de las fuerzas militares del país, sentando así una de las bases para que la arremetida del posterior gobierno en contra de la insurgencia, enmarcado dentro de la Política de Seguridad Democrática. UNA FUENTE CONSTANTE DE VIOLENCIA Las imágenes utilizadas en esta infografía fueron
tomadas de distintos medios y se reproducen con fines únicamente ilustrativos y educativos.
OPEAL reconoce expresamente los derechos sobre las mismas. Las FARC-EP se han caracterizado desde entonces por ser un uno de los mayores infractores del Derecho Internacional Humanitario, siendo artífice de un sin fin de crímenes como reclutamiento forzoso de menores, desaparición forzada y persecución entre otros.
Full transcript