Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Análisis filosófico de "El Principito"

No description
by

Anita Mejias

on 28 May 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Análisis filosófico de "El Principito"

La obra
El autor conoce a un pequeño príncipe y, en las conversaciones que comparten, se muestra la estupidez humana y la sencilla sabiduría de los niños. Ahí es donde se incluyen las críticas sociales y la comparación entre las prioridades que poseen los distintos tipos de personas.
Análisis filosófico de "El Principito"
El autor (1900-1944)
“El Principito” es un cuento infantil que se ha convertido en uno de los fenómenos literarios más importantes de este siglo debido a su gran originalidad que lo ha hecho universalmente famoso.
Antoine de Saint-Exupéry fue el autor y el ilustrador del cuento poético “El Principito”, que se publicó en el año 1953 en Francia con el título “Le Petit Prince”.
Capítulos I-IX
Se plantea un problema básico en el problema de la verdad: el enfrentamiento entre
dogmatismo
y el
escepticismo
.
Esto se debe al proceso de socialización al que las personas son sometidas para resultar más racionales.
Capítulo X
El Principito visita a un
rey
, símbolo de las personas que se obsesionan con el poder y abandonan su lado más humano.
Muestra la autoridad ejercida ideal: no ordena cosas irrealizables y sus mandatos están acordes con la competencia y las posibilidades que tiene a quien lanza la orden, por lo tanto el soberano sólo pide lo posible.
Esto corresponde a la base del
positivismo jurídico
, por lo cual las órdenes no pueden tener validez universal.
Capítulo XI
Conoce a un
vanidoso
, símbolo de la avaricia y los efectos del
capitalismo
en las personas.
Este personaje manifiesta las consecuencias directas de una obsesión por el reconocimiento social: arrogancia, soledad y una notable imposibilidad de valoración de su persona por sí solo.
Capítulo XII
Se encuentra a un
bebedor
, que con gran dificultad le confiesa al Principito la razón de su ebriedad: bebe para olvidar la vergüenza que le produce el hecho de beber.
Cuando una persona siente pudor o miedo de mostrar algo por terror a cómo se lo tome la
sociedad
, se esconde en sí misma. Esto sucede por pánico a la exclusión social, lo que está en parte relacionado con la vanidad.
Capítulo XIII
Se topa con un
hombre de negocios
cuya obsesión es poseer, ser rico y poseer más al ser más rico.
Presenta un claro fanatismo por las cosas intangibles, sin apreciar las que puede percibir a través de sus sentidos, debido a su extremo
racionalismo
. Otro rasgo indiscutible es la avaricia. Lo único que le preocupa son las cosas que tiene y las que quiere tener, sin apreciar lo que pueden aportarle sus posesiones.
Reflexión
Sufre una crisis emocional, representada por la avería. Conoce al Principito y sus actitudes resultan contradictorias: la parcialidad inducida por la sociedad y el típico egocentrismo infantil que aún no ha sido reprimido por la sociedad.

Progresivamente, se va conociendo más sobre el extraño personaje, su procedencia y su apegada
rosa
, símbolo del "ser amado” y cuyas espinas son las imperfecciones y defectos de quien se ama.
El choque entre la ingenuidad del chico y la concepción utilitarista y pragmática de los adultos es notable.

El
utilitarismo
considera la función como base para distinguir lo correcto o no moralmente, basándose en sus consecuencias.

El
pragmatismo
es similar: se considera verdadero a lo que aporta ventajas y resultados prácticos, por lo que no importa el hecho, sino el efecto.

Debido a la sintonía interior de ambos se inicia una evolución retrospectiva en la manera de pensar, observar y actuar del adulto.
“La autoridad reposa, en primer término, sobre la razón.”
Capítulo XIV
Descubre un farol y un
farolero
que lo encendía de noche y lo apagaba de día. El farolero, es símbolo del trabajador.
Este personaje es el más humano. Siente una fidelidad hacia su trabajo y su labor, pero también desea ser perezoso y tener tiempo para él mismo.
Capítulo XV
Halla a un
geógrafo
cuyo planeta es mayor en representación a que se dedica al conocimiento.
Posee un interés por satisfacer la curiosidad del ser humano ante lo que le rodea y una actitud crítica, al igual que el Principito. Pero no es capaz de dejar de ser una persona
racionalista
y salir a experimentar lo que su planeta le ofrece.
Capítulos XVI-XX
Por fin, llega a la
Tierra
en búsqueda de los hombres.
En el transcurso de su camino en el planeta se aprecia una
evolución
en la actitud del Principito.
Así, va dejando atrás el egocentrismo infantil con el que comenzó su viaje, comenzando a ser consciente de lo insignificante que resulta un solo ser. Se debe a que pasa a formar parte de un nuevo sector de la sociedad y sus criterios colisionan. Este cambio le resulta excesivo y por eso sus emociones se exteriorizan enormemente.
Capítulo XXI
El
zorro
, que representa al amigo verdadero y sabio consejero, quiere que le domestique, en el sentido de "crear lazos" de amistad.
“Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo…”
“Hubiese sido mejor venir a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón… Los ritos son necesarios."
El amigo le ha aportado la sensatez suficiente como para darse cuenta de la
particularidad
que adquieren las cosas una vez que se les dedica tiempo, paciencia y cariño.

De esta manera, contrasta radicalmente con la forma de vida frívola y acelerada de los adultos.
“Sois bellas, pero estáis vacías. No se puede morir por vosotras. Sin duda un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece. Pero ella sola es más importante que todas vosotras, (…) porque ella es mi rosa.”
“He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.”
El guardagujas y el mercader siguen siendo personajes solitarios y estereotipos que manifiestan modos de comportamiento que aunque socialmente estén normalizados, resultan extraños y ficticios.

El
guardagujas
es más realista ya que comparte el punto de vista sobre los niños y su curiosidad por lo sencillo y cotidiano. Sin embargo, el
mercader
, que es símbolo de la mentalidad pragmática y consumista, es otra mente adulta seria y racionalista.
Capítulos XXII-XXIII
Capítulo XXIV
La avería aún no ha sido solucionada, por lo que el sentido y la razón en la vida del autor tampoco.
El piloto acaba por percatarse de la pureza e inocencia que irradia el muchacho mientras lo lleva en brazos, y se da cuenta de la inmensa fidelidad que le guarda a la rosa, lo que le crea un fuerte sentimiento de protección hacia un ser tan indefenso.
Capítulo XXV
El piloto ha terminado siendo domesticado por el Principito, y eso le asusta ya que se percata de que se acerca su partida y al igual que el zorro y la rosa, corre el riesgo de llorar un poco. Esto demuestra el afecto que le ha cogido al chico y lo agradecido que le está por haberlo conectado con su niño interior.
Capítulos XXVI-XXVII
Tras preparar su marcha, un año después de su llegada, el Principito vuelve a su estrella, dejando a su nuevo amigo muy apenado. Sin embargo, el viaje del piloto también ha llegado a su fin, al igual que la búsqueda de sentido en su vida.
"Y cuando te hayas consolado (siempre se encuentra consuelo) estarás contento de haberme conocido. Serás siempre mi amigo."
El principito escudriña en el interior del piloto, del adulto, con el fin de provocar la salida al exterior esas ideas, como un sofista que revela a través de la
mayéutica
el saber olvidado.
Lo que faltaba en la vida y en la profesión del piloto era un
sentido
y dejar atrás las ideas racionalistas que le inculca la sociedad. El amor aporta aporta
valor
a todas las cosas, incluso a las más inútiles y terribles.
“La arena, al nacer el día, estaba de color de miel. Me sentía feliz también con ese color de miel.”
El alejamiento y la
muerte
no son un verdadero final. La muerte simboliza en el fondo un retorno que deja una huella tras de sí. Para el que sabe ver las cosas con amor, nada es como para el que las ve de forma frívola.





Por otra parte, es el
amor
lo que falta en la vida de los personajes que visita el Principito. Estos le tratan por la utilidad que podían obtener de él, invalidándolo para amarlo y conocerlo.
"Es bueno haber tenido un amigo, aun si vamos a morir.”
"Parecerá que he muerto y no es verdad.”
Las personas adultas tienen el mismo problema: su vida está vacía, están absortas en las cifras y en miramientos utilitaristas, pragmáticos, superficiales y excesivamente racionales que no les permiten percibir “lo esencial”.
Full transcript