Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Pasaporte al éxito

Presentación para conferencia "Circulación Internacional del Conocimiento", CINVESTAV, 9-11 de octubre de 2012
by

Leandro Rodriguez Medina

on 10 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Pasaporte al éxito

Leandro Rodriguez Medina
Departamento de Relaciones Internacional y Ciencia Política
Universidad de las Américas Puebla ¿Pasaporte al éxito? La internacionalización de las trayectorias profesionales de politólogos argentinos Si existen centros y periferias, aquellos que estudian sus postgrados allí deben tener una rápida y demanda reinserción en los países periféricos.
No, la reinserción es muy difícil y, en buena medida, azarosa.
Si los centros y periferias no pesan tanto en la estructuración de los campos periféricos, entonces las posiciones dominantes serán ocupadas por académicos con grados obtenidos en el país o en el exterior (sin un sesgo hacia estos últimos)
No, la mayoría de los cargos dominantes son ocupados por académicos con grados obtenidos en universidades metropolitanas. ¿De qué manera el éxito profesional en la ciencia política de un país periférico como Argentina está asociado a la experiencia de internacionalización en la educación de los politólogos? 1. Cualitativa, basada en historias de vida y observación participante.
2. Se realizaron 63 entrevistas en profundidad y se utilizó el software Atlas.TI para procesar la información.
3. A partir de la literatura, se consideró que el cargo en la institución, la pertenencia a instituciones públicas o privadas, el sexo, el lugar de formación de posgrado y el área geográfica de trabajo eran variables importantes que debían usarse para diversificar la muestra. Por eso, se entrevistaron titulares de cátedra (29) y otros miembros de las cátedras (34); académicos que trabajan en Buenos Aires y el área metropolitana (40) y en el interior del país (23), que pertenecen a universidades públicas (35), privadas (26) e internacionales (2); académicos que estudiaron posgrados en el exterior (28) y en Argentina (35); mujeres (21) y hombres (42).
4. Se realizaron entrevistas en cafés (31), oficinas universitarias (19), salas de reunión (6) y oficinas particulares (3).
5. Se evaluó necesario enfocarse en profesores que enseñaran materias troncales de la carrera (como por ejemplo Teoría Política o Política Comparada).
6. Los datos obtenidos permitieron segmentar el grupo entrevistado en tres: (a) ingresantes al campo, (b) consolidados y (c) consagrados. Se estudió también el proceso de formación de los politólogos, lo que en Argentina involucra las carreras de grado. Algunos autores estudian el éxito asociándolo a las prácticas, generalmente institucionalizadas, que llevan a establecer criterios de excelencia académica. Brink y Benschop (en prensa) señalan, por ejemplo, que ésta se refiere a la “productividad, revisión de pares, índice de citas, publicaciones con referato internacional, y membresía a consejos editoriales” (p. 2).
Lamont (2009) agrega que la participación en comités de evaluación de investigación que deciden en materia de financiamiento también debe incluirse entre los indicadores de excelencia y, consecuentemente, de éxito profesional.
En una perspectiva psicológica, Von Stumm et al. (2011) han argumentado que la curiosidad intelectual es el tercer pilar (junto a inteligencia y esfuerzo) que hace al desempeño académico. En un mundo en el que las cualificaciones educativas de cada individuo se han vuelto relevantes, ‘el desempeño académico (academic performance) sigue siendo entendido como un factor preciso para la aptitud y un determinante central de las trayectorias de carrera y de los logros de estatus’ (2011, p.575). Algunos autores han relativizado la idea de éxito profesional en la academia, estudiando cómo los factores del entorno influyen en dicha consideración. Hermanowicz (2009) encontró que científicos con diferentes aspiraciones (basadas en los entornos institucionales donde se educaron y donde trabajan) construyen diferentes nociones de éxito profesional. En un sentido similar, Duberley et al. (2006) mostraron evidencia ‘no sólo de la interrelación entre esos contextos (institucionales), sino también de los diversos modos en los cuales los individuos se comprometen con ellos, a través de la movilización y manipulación de los guiones de carrera’ (2006, p.1145).
De manera similar, Sabharwal (2011) ha probado que los científicos que no nacieron en EE.UU. tienen un nivel de satisfacción laboral menor que los nativos, lo que afecta variables como el esfuerzo y reconocimiento. El estudio agrega que los foráneos ocupan menos frecuentemente las posiciones de liderazgo, lo que contribuye a una menor productividad y a menores reconocimientos profesionales (2011, p.163-4) Zin et al. (2011) han ahondado en las estrategias de ascenso profesional, clasificando el éxito en interno y externo, según la fuente de reconocimiento. El primero se refiere a cuestiones individuales y subjetivas, conectadas con las expectativas de cada académico. El externo, a medidas intersubjetivas observables y mensurables, como el salario y premios. Asimismo, explicitan los factores que llevan al ascenso y las promociones: balance, relaciones, reconocimiento y éxito material, que lleva a los autores a señalar que ‘el éxito en la carrera más que “a quién conoces” es acerca de “quién te conoce” y “qué saben de ti”’(2011, p.28). En un sentido similar, las carreras y el éxito académicos también se han estudiado a la luz de procesos de vinculación interpersonal. Cameron y Blackburn denominan ‘sponsorship’ a la ‘selección social a partir de cualquier número de variables [que] juegan un papel en la selección para la iniciación en una profesión’ (1981, p.369). Este mecanismo pretende destacar la dimensión social (sobre la específicamente técnico-profesional) del proceso de iniciación en una profesión. Stenken y Zajicek (2010) estudiaron la importancia de los contactos profesionales para la obtención de reconocimientos y alcanzar el éxito profesional y concluyeron que los elementos claves para el progreso académico son cuestionar, tener mentores y construir redes, destacando el valor de las relaciones con los directores de tesis doctoral como modelos de rol Principales hallazgos
Si uno analiza el campo de la ciencia política argentina se observa que quienes ocupan muchas de las posiciones dominantes han realizado estudios de posgrado en el exterior. El camino que va del momento de la decisión de irse del país hasta el acceso a estas posiciones tiene, a partir de los datos encontrados, cuatro fases: (1) ensamble de la red de partida, (2) ensamble de la red de regreso, (3) acoplamiento de carreras y (4) ensamble de la red internacional. En cada fase hay (re)configuraciones de objetos y personas que toman forma y permiten desplazamientos (en y entre campos) que van armando lo que llamamos ‘carrera académica’. Ensamble de red de partida
“La New School [for Social Research], te aceptaba y te daba una beca. [Para] que te acepte con beca [había que] presentar un trabajo de 15 páginas en inglés. Yo en mi […] vida había escrito una monografía. En el año 1994, la New School me aceptó […] Me acuerdo que recibí la carta de Richard Bernstein, de aceptación […] Yo [había leído] Perfiles Filosóficos Políticos, entonces yo sabía quién era Bernstein. […] El tipo me acepta pero sin la beca. Pero yo escribí una carta sobre las tres versiones de la ética, un paper muy influenciado por MacIntyre […] No me dieron la beca pero ahí me acuerdo que había ido a la casa del profesor de inglés que me daba [clases] en la UBA, [en] el laboratorio de idiomas, para que me corrigiera el trabajo. El tipo me cobró un vagón de guita, para corregirme el trabajo; es decir invertí, mucho tiempo, mucha vida y mucho dinero, del poco que tenía, del que ganaba, en este proceso de aplicación.” “No tenía ningún acuerdo con ninguna universidad y vuelvo. Vuelvo porque quería estar con Eduardo, que era mi conviviente a la lejanía. Vuelvo sin nada, vuelvo con deudas, vuelvo con un doctorado y vuelvo con una tesis y vuelvo sabiendo qué es una carrera académica y vuelvo en la crisis. […] Y regreso con uno de los mejores promedios del doctorado, en un doctorado que era realmente competitivo y vengo a Argentina con eso, con un buen doctorado, con una buena tesis y con relaciones que podían darse o no […] A mí me da la sensación que yo era más una perturbación, que una bienvenida… en el sentido de que mis profesores todavía seguían en el lugar en el que siempre habían estado y yo había tratado de hacer otra cosa (énfasis añadido).” “La universidad no les puede garantizar la reinserción. Lo que sí mantenemos el contacto durante todo el tiempo que están fuera. […] Por ejemplo, una de nuestras estudiantes que se fue a hacer una maestría en el LSE, volvió y trabajó en un proyecto de investigación que estábamos haciendo sobre ese tema. No es una inserción en la universidad totalmente pero sí es probable que dé algunos cursos sueltos o algunas clases sobre un tema, una cosa así. Después por ejemplo uno de nuestros profesores ahora full time es alguien que fue ayudante de cátedra, antes de irse […] se fue a hacer su doctorado, volvió y ahora es profesor full time.” “Y volvimos teniendo donde tirarnos (dormir), pero no teniendo nada de laburo, y habiéndonos morfado (consumido) una parte muy importante de nuestros ahorros. Y en la UBA, donde había renunciado a todo, no me devolvieron todo amablemente, tuve que empezar de nuevo: el primer semestre conseguí un ad honorem, el segundo semestre conseguí una simple, el tercer semestre conseguí una simple (énfasis añadido).” Ensamble de la red de regreso Acoplamiento de carreras
“Cuando yo llegué, vine con ese acuerdo con Marcelo, que para mí era muy beneficioso, no económicamente pero si operativamente. […] Cuando Marcelo abrió la escuela, buscaba gente que fueran profesores, investigadores, gente que tuviese doctorado. No todos eran de E.E.U.U., pero casi todos eran del exterior, o gente que estuviese terminando su doctorado en EE.UU. Nunca hablé de esto con Marcelo, pero imagino que esto debe haber sido una estrategia de él. Entonces fuimos cuatro personas las que estuvimos en esas condiciones. Yo fui creo que el último, gente a las cuales la universidad les pagaba un salario que supuestamente era menor al que se le pagaba a un full-time, aunque difería caso a caso, mientras terminaba la tesis. […] La única obligación [era] que terminasen la tesis, porque era supuestamente una especie de inversión. Tuvo problemas Marcelo con eso, porque sólo dos nos quedamos, los otros dos que no se quedaron; se fueron mal, después que defendieron la tesis.” La gran mayoría de los académicos – incluyendo muchos que logran plazas de tiempo completo – no llega a la fase 4. El sesgo docente del sistema de educación superior, el incremento del tiempo que demandan las tareas administrativas, la superpoblación estudiantil y las dificultades infraestructurales (por ejemplo, la escasez de bibliotecas actualizadas) hacen que sólo pocos puedan destinar tiempo y esfuerzos (materiales y simbólicos) a la construcción de conocimiento y la consolidación de redes de alcance internacional. La fase de ensamble de la red internacional comienza durante las anteriores y en muchos casos no acaba jamás. La evidencia de nuestra investigación refuerza la idea de que existen colegios invisibles que conectan internacionalmente a académicos y de que esta red debe ser analizada como entramado de humanos y no humanos.
Los académicos consagrados entrevistados para este estudio argumentaron que sus conexiones internacionales se objetivaron de tres formas: (a) tiempo en el exterior, (b) enrolamiento de actores del exterior para fines estratégicos en el campo local, y (c) acceso a fondos de investigación (Rodriguez Medina, 2010a). Ensamble de la
red internacional CONCLUSIONES
1. Más importante que la educación recibida en el exterior, el “roce” internacional lo que brinda es un conocimiento de prácticas útiles a la hora de elevar la calidad de la producción académica (por ejemplo, invitaciones a investigadores de prestigio mundial) y un hábito que se vuelve estándar para evaluar la propia actividad académica y la de los colegas y las instituciones.
2. El éxito de los politólogos argentinos parece estar sujeto a cumplir tres condiciones:
A. Condición intelectual: habilidad para encontrar un nicho temático
B. Condición de construcción de redes: habilidad para remplazar la debilidad institucional con
redes más o menos estables y sólidas.
C. Condición internacional: habilidad para establecer, mantener y ampliar vínculos
internacionales, lo que significa comprender y compartir estándares y características de
otros campos.
Full transcript