Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

DESAFIO A SERVIR

No description
by

clemente matuz

on 24 December 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of DESAFIO A SERVIR

LA AUTENTICA CONDICION DE UN SIERVO
DESAFÍO A SERVIR
Marcos 10:45

¿Podemos vivir como siervos de Dios en la sociedad de
"primero yo"?

Cómo llegar a servir desinteresadamente.
Cómo alcanzar la influencia poderosa del siervo.
Cuáles retos y recompensas podemos esperar del servicio.
Desarrollar el corazón de siervo y nos reta recibir las ricas recompensas prometidas a los que viven una vida de verdadero servicio cristiano.

Una defensa del altruismo
Una perspectiva adecuada
Yo
Mi
Mio
Y yo mismo
No se debe confundir una imagen débil que uno tenga de sí mismo con la humildad como característica del siervo.
El ser cristiano no borra automáticamente la presencia del egoísmo,como cristianos tenemos que luchar contra el egoísmo.
Base Bíblica
Génesis 2 y 3
EL HUERTO DEL EDEN
Indescriptiblemente bello y perfecto
Había absoluta inocencia
No había pecado
Una notable franqueza
¡El matrimonio ideal!
Culparon a Dios
Lanzaron acusaciones el uno contra el otro.
Intentaron esconderse de Dios (Génesis 3:9-10).
Se ocuparon para hacer una cubierta para cubrirse.
Eva tampoco se preocupó por Adán.
Adán no ayudó a Eva.
Comenzaron a buscar satisfacerse así mismos
Génesis 3:8
-Los ojos fueron abiertos
-Se sintieron cohibidos
-El origen del conocimiento de nosotros mismos, de la preocupación por nosotros mismos y el egoísmo.

¿Y cuál fue el resultado?
Génesis 3:7
Hasta que llegó el diablo con su oferta tentadora
(Génesis 3:1-6)
Solo el hijo de Dios fue inmune a la contaminación del pecado Como fue impecable,
vivió como ningún otro hombre haya vivido jamás. Habló como ningún otro hombre haya hablado jamás. Y como Maestro único, él cumplió un nuevo papel. El dio instrucciones que ningún ins­tructor había dado jamás.

Mateo 20:25-28

Tu al igual que yo nacimos en una naturaleza caída.
El siervo como
un dador

El siervo como
un perdonador

El siervo como
olvidador

La manera de pensar
de un siervo

Retrato de un siervo
La influencia de
un siervo

Los peligros de
un siervo

Las consecuencias
de servir

La obediencia de
un siervo

Las recompensas
de servir

¿No hay alguna manera mejor?
“¡Sea usted un siervo, dé a los demás!”
Filipenses 2:3-4
¡Deje usted de permitir que dos fuertes tendencias:
el egoísmo y la vanidad
, lo controlen!
Que ninguna de estas tendencias le dé la posibilidad de ganar un juicio.
Reemplácelas por una
mente humilde
¿Pero cómo?
ayudar, estimular, edificar y animar a la otra persona. Para eso se requiere una actitud que prefiere dar que recibir.
¿ES BÍBLICO TODO ESTO?
Romanos 12:10-13
2 Corintios 4:5
2 Corintios 5:14, 15
Gálatas 5:13
1 Tesalonicenses 2:7, 8; 5:11
Hebreos 10:24
La auténtica humildad no debe confundirse de ningún modo con la incompetencia ni con la falta de estima propia. En realidad, se duda que alguien que esté luchando con una mala imagen de sí mismo pueda dar a otros de manera correcta y adecuada. La inferioridad y el altruismo no pueden coexistir ... en el sentido verdadero en que Cristo describió el altruismo.
¿CUALES SON LOS ELEMENTOS BASICOS?

Dar, perdonar y olvidar
De interesarnos especialmente en los demás
Filipenses 2:3, 4

De servir a otros con amor
Gálatas 5:13
En vez de estar pensando siempre en recibir, comenzaremos a buscar maneras de dar. En vez de mantener rencores contra los que nos han ofendido, nos afanaremos por perdonar. Y en vez de llevar la cuenta de lo que hemos hecho, o de las personas a quienes hemos ayudado, nos deleitaremos en olvidar las obras y en que virtual­mente nadie se dé cuenta de lo que estamos haciendo.
¿COMO DEBEN DAR LOS SIERVOS?
2 Corintios 8
De manera anónima
:
no se menciona ninguna Iglesia, ni siquiera se destaca un individuo, ni se registraron los nombres en un libro para que otros se admiraran de ellos.
Generosamente
:
(2 Corintios 8:2)
.
Al aplicar este pasaje a la manera como dan los verdaderos siervos, entendamos que dar envuelve mucho más que el dinero. Ciertamente así es. Incluye entregarnos nosotros mismos. . . nuestro tiempo, nuestra energía, nuestro cuidado y compasión, en ocasiones, aun nuestras pertenencias.
2 Corintios 8:1-5
Personalmente
:
Los siervos de Macedonia primero se dieron a sí mismos, y luego dieron sus ofrendas. El servicio auténtico exige que las personas tengan una pasión de dar lo que sea, sin esperar reconocimiento, sin reservas, y sin restricción.
Voluntariamente:
(2 Corintios 9:7, 1 Pedro 5:2, 3).
¡Qué gran consejo! Si es verdad que los mejores líderes son verdaderos siervos, entonces una de las mejores maneras de dirigir al pueblo hacia un espíritu dispuesto consiste en servir de modelo. Eso envuelve acciones como extender la mano sin que nadie lo invite a uno, y darse cuenta de que alguien pasa por sufrimientos sin que nadie se lo diga.
¿CUÁNTO NOS CUESTA DAR?
“Sea un siervo, dé a los demás”
Lucas 9:23
Los que desean seguirlo tienen que llegar a un acuerdo con la negación de sí mismos. Y en segundo lugar, esta decisión de entregarnos a otros (de tomar nuestra cruz) tiene que ser una práctica diaria
2 Corintios 8:1-5
• ¿Hablo en serio cuando me refiero a seguir en pos de Jesucristo?
• ¿Pienso en los demás a tal punto que la negación de mí
mismo está llegando a ser la regla, y no la excepción en mi vida?
• ¿Mi andanza con él es una práctica diaria?
¿Cómo hacer una evaluación completa de sí mismo?
2 Corintios 8:7-8
Una completa evaluación de sí mismo es uno de los requisitos para seguir a Jesús de cerca. Los corintios abundaban en visión, en dones espirituales, en conocimiento, en celo y aun en amor. Pero Pablo les dice, entonces, que abunden también en generosidad. ¡Que sean dadores! ¡Que sean personas que sobresalgan en altruismo! Este es un consejo oportuno para nuestra generación ... y merece que lo investiguemos por completo.
El cumplimiento del compromiso (2 Corintios 8:9-11)
Lo que Pablo les dice es lo siguiente: “Llévenlo a cabo. Ustedes hicieron la promesa de participar, de dar, de ayudar; ¡ahora, cumplan el compromiso!”
Parece emocionante eso de llegar a ser un individuo dador. Pero cuesta algo. Exige cambio, y ningún cambio significativo comienza jamás sin motivación ni celo.
AL FIN Y AL CABO, ¿VALE LA PENA DAR?
A pesar del alto costo de dar y del reducido número de siervos modelos que podemos ver en nuestro alrededor, a que usted decida ser diferente. Dios nos dice que él “ama al dador alegre” (2 Corintios 9:7); y nos promete que “el ojo misericordioso será bendito” (Proverbios 22:9). ¡Creamos lo que él dice! Yo sé que en lo más profundo de muchos cristianos hay un deseo profundamente asentado de entregar, en vez de guardar ... de dar en vez de sujetar. Cueste lo que cueste, vale la pena permitir que eso comience a ocurrir. ¡vale la pena! Hágase usted un dador ... y observe cómo Dios abre los corazones de otros hacia él mismo. Nunca nos parecemos tanto a Dios como cuando damos.

¡Perdonar (de igual manera que dar) es algo que mejora nuestro servicio!
EL PERDON DE DIOS PARA NOSOTROS
EL PERDONARNOS LOS UNOS A LOS OTROS

Lo que hace posible que perdonemos a los demás es el perdón que Dios nos ha concedido. Cuando Jesucristo pagó plenamente en la cruz la sentencia que nos correspondía por nuestros pecados, la ira de Dios se expresó contra él, contra el que tomó nuestro lugar. Por ese sacrificio trascendental, Dios quedó satisfecho ... y concedió que todos los que acudieran al Hijo de Dios con fe, fueran perdonados totalmente una vez por todas. La sangre de Cristo nos limpió de nuestros pecados. Desde el momento en que creemos en él, estamos perdonados, libres de culpa, ante un Dios que está satisfecho, y que así queda en libertad para derramar sobre nosotros su gracia y amor.
Salmo 103:1-5, 10-12
No pasará mucho tiempo sin que cualquiera que se ponga serio con respecto a servir a otros llegue también a un acuerdo en lo que se refiere a perdonar a otros. Sí, tenemos que hacerlo.
Sólo dos posibilidades
Indican cómo vivir con clara conciencia y así estar libres para servir.
Efesios 4:31-32
Cuando usted ofende
Mateo 5:23-24
1. Detenernos
2. Ir
3. Reconciliarnos
4. Regresar.

El término clave es el verbo reconciliar. Viene de una raíz verbal griega que significa alterar, cambiar. se nos ordena pasar por un proceso que dará como resultado un cambio. Claramente, el ofensor es el que inicia la acción.

¿Pero qué ocurriría si la persona ofendida no perdona?
Lo importante es que yo recuerde que soy responsable de mí mismo y que usted recuerde que es responsable de sí mismo. Con el motivo correcto, el espíritu correcto, en el tiempo correcto, por obediencia a Dios, debemos humillarnos (recuerde usted que lo que estamos desarrollando es la verdadera condición de siervos), e intentar arreglar las cosas. Dios premiará nuestros esfuerzos. Tal vez la persona ofendida necesite tiempo, para permitir que Dios produzca un cambio en su propio corazón. La sanidad algunas veces
necesita tiempo.
¿Y qué, si la situación sólo empeora?
Un ejemplo el rey Saúl y el joven David.
El joven David se convirtió en una amenaza para el paranoico monarca. No importaba cuánto se esforzara el joven por ganarse de nuevo el favor de Saúl, las cosas sólo empeoraban. Se necesitaron años para que el atribulado rey comprendiera que David era sincero en los esfuerzos que hacía para arreglar las cosas. Dios puede necesitar algún tiempo para comunicarse.
¿Qué ocurriría si yo decido arreglar esto solamente delante de Dios, sin pasar por el problema y la vergüenza de hablar con el otro individuo?
Haríamos cualquier cosa para hacer que las cosas fueran más fáciles, ¿no es verdad?
Bueno, en primer lugar, ésa es una voluntariosa contradicción del mandamiento. Ya tenemos lo que Jesús dijo: ¡Deténgase, vaya, reconcíliese y vuelva! El hecho de no ir es desobediencia directa. Eso también puede dar como resultado que las cosas empeoren.
¿Y qué ocurre si me es imposible reconciliarme por cuanto la persona que ofendí ya murió?
Sólo en esos casos se recomienda que comparta su carga de culpabilidad con alguien en quien pueda confiar: un amigo íntimo, su compañero, su consejero o su Pastor. Sea específico y completa­mente franco. Ore en compañía de ese individuo, y confiese abiertamente el mal que hizo y la culpa que siente en su alma. En tales casos, y sólo en ésos, la oración y la presencia de un individuo comprensivo y que lo apoye proveerán el alivio que necesita tan desesperadamente.

Cuando usted es el ofendido
Mateo 18:21-35
El perdón vertical se ve claramente en los versículos 23 al 27.
El perdón horizontal se ve en los versículos 28-34.
razones por las cuales debemos perdonar a otros.
1. Negarnos a perdonar es hipocresía. (V 32-33)
¿quiénes somos para exigir de repente justicia de los demás? La compasión que Dios demuestra a nuestro favor, demanda que hagamos lo mismo con los demás.
2. El hecho de negarnos a perdonar nos inflige un tormento interno.
COMO HACER QUE ESTO SUCEDA
Concéntrese plenamente en el perdón de Dios para usted.
Haga frente directa y sinceramente a cualquier resentimiento que actualmente tenga contra cualquier persona.
Concéntrese plenamente en el perdón de Dios para usted
Piense cuán inmensa, cuán amplia, es la misericordia que él le ha extendido a usted.

(Salmo 103:2-5, 10-12).

Piense en la profundidad de la misericordia de Dios ... en las deudas que él bondadosamente le perdonó a usted.
La medida en que se le dará la capacidad para perdonar a otros será la misma en que comprenda el perdón que Dios le dio a usted mismo.

Haga frente directa y sinceramente a cualquier resentimiento que actualmente tenga contra cualquier persona.
Pero piense en la otra alternativa: tortura, sentimientos agonizantes, agitación interna, la enorme cantidad de energía emocional que usted quema y malgasta todos los días.
Convendrá en perdonar, pero no olvidar.
Si el perdón es el proceso por el cual Dios nos hace pasar para sanar las heridas internas. . . entonces el olvido sería la remoción de las feas cicatrices.
¿PUEDE LA MENTE OLVIDAR ALGUNA VEZ?
“Yo perdono . . . pero jamás olvidaré”.
¿Pueden realmente nuestras mentes permitirnos perdonar?

Los verdaderos siervos, cuando demuestran amor genuino, no llevan cuentas.
El verbo olvidar tiene la siguiente definición:
“Perder el recuerdo de ... no atender o hacer caso omiso de. . . descuidar intencionalmente. Pasar por alto: dejar de recordar o de notar . . . No recordar en el tiempo apropiado”.
Esa es la idea.

• No llevar cuentas (1 Corintios 13:5).
• Ser uno más grande que cualquier ofensa (Salmo 119:165).
• No albergar ninguna actitud juzgadora (Mateo 7:1-5).
UNA MIRADA DETENIDA AL OLVIDO
UN DESAFíO: DOS PREGUNTAS
Las palabras de Pablo En Filipenses 3:12-14 describen la saludable humildad de un siervo. Podemos encontrar las siguientes tres declaraciones:
1. “No lo he alcanzado”.
2. “Olvido lo que queda atrás”.
3. “Me extiendo a lo que está delante”.
En cada una de estas tres afirmaciones se halla una característica de la condición de siervo: vulnerabilidad, humildad y determinación.
Vulnerabilidad
“No lo he alcanzado”. Este concepto lo menciona Pablo no menos de tres veces en Filipenses 3:12,13:
1. “No que lo haya alcanzado ya . . (versículo 12).
2. “Ni que ya sea perfecto ...” (versículo 12).
3. “Yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado . . .”
(versículo 13)

La vulnerabilidad significa estar uno dispuesto a expresar las necesidades personales, admitiendo las propias limitaciones o fallas, mientras manifiesta un espíritu educable; y especialmente manifestarse renuente a presentarse como experto, como el hombre que tiene todas las soluciones, la voz que tiene la autoridad final.
Humildad
Determinación
Howard Butt, hombre de negocios de Corpus Christi, describe:

Si el liderato es cristiano, usted puede abiertamente manifestar sus fallas. Los líderes que son plenamente humanos no esconden sus pecados. Dentro de usted opera el principio de la cruz, el modus operandi de la fuerza en la debilidad.
Este principio nos señala el problema, nosotros queremos más una reputación cristiana que a Cristo. Y sin embargo, nuestro Señor, al hacerse pecado por nosotros, “se despojó a sí mismo . .
¿Estoy dispuesto a esconder mis puntos fuertes y a manifestar mis debilidades? ¿Lo está usted? Al contar nuestros triunfos, nuestros éxitos, nuestros logros, nos glorificamos a nosotros mismos ....
Al hacer alarde de mi bondad, construyo barreras; cuando confieso mis pecados, caen esas barreras. Los incrédulos se alejan a causa de nuestra piadosa exhibición de logros religiosos. Si levantamos nuestros altos muros de intimidación, hacemos que sus amistosos amigos taberneros tengan buena apariencia. Los cristianos no son semi-ángeles que tienen aureolas resplandecientes, sino pecadores realmente vivos y perdonados ....
La muerte de Cristo lo libra de esconder sus pecados. Usted puede ser vulnerable y franco. Cuando es débil, entonces es fuerte. Sacude las tinieblas con golpes irresistibles: la potencia divina de la debilidad. Pega más duro cuando baja la guardia.
Eso de ser vulnerable es parte del siervo que olvida.
“Olvidando ... lo que queda atrás”
Esta es una declaración que nos asegura que Pablo no vivía en el pasado.
Pablo escribió: ...olvidando lo que queda atras...(Fil 3:13)
Quiso decir: Descarto mis propias hazañas como también las ofensas que otros me han hecho. Me niego a extenderme en ese asunto. Para esto se necesita humildad.
(2 Corintios 11:24-27)
Con humildad, él olvidó lo que quedaba atrás. Intencionalmente, descartó todos esos males que le hicieron.
EJEMPLOS
José:
Fue rechazado y odiado por sus hermanos; fue vendido a unos viajeros que en caravana se dirigían a Egipto; éstos lo volvieron a vender allí como un esclavo común en el mercado egipcio; fue acusado falsamente por la esposa de Potifar; fue a parar en un calabozo donde quedó olvidado; su padre lo consideró muerto.
Este hombre finalmente fue promovido a una posición de alta autoridad, segundo después de Faraón. ¡Si alguno alguna vez tuvo razón para recordar sus sufrimientos y despreciar su pasado, ése fue José!
Génesis 41:51
El se negó a recordar las ofensas. De hecho, cuando él y su esposa tuvieron el primer hijo, él lo llamó Manasés, nombre hebreo que significa olvido.
Isaías 54:4, 5
El Señor Dios promete que podemos olvidar porque él personalmente tomará el lugar de esos dolorosos recuerdos. En usted que ha tenido una juventud indecorosa, en usted que ha perdido su cónyuge, el mismo Señor viviente se colocará en el lugar de
esos terribles recuerdos. ¡Qué promesa tan grande! Eso es lo que hace posible olvidar. Por nuestra propia cuenta, ¡no hay reme­ dio! Pero con la promesa de que Dios tomará el lugar del dolor: su presencia, su poder, su misma vida; podemos “olvidar lo que queda atrás”.
“prosigo a la meta” (Filipenses 3:14).
“Prosigo a la meta” (Filipenses 3:14).
Aquellos siervos que se niegan a atascarse y a echar anclas en el pasado son los que prosiguen los objetivos de lo futuro. Están tan preocupadas por lograr que se termine un trabajo que no se ocupan con las heridas y las preocupaciones de ayer.

2 Timoteo 4:7
algunas personas presentan excusas en relación con la amargura que sienten con respecto a pasadas heridas, diciendo: “Es demasiado tarde para cambiar. Se me ofendió, y el mal que se me hizo es tan grande para mí que jamás podré olvidarlo.
1. ¿Me he negado a olvidar algo o a alguien, lo cual
me impide ser feliz y productivo?

2. ¿Soy víctima de la autoconmiseración, lo cual hace que viva mis días emocionalmente paralizado en angustia y desesperación?
NO UNA ESCLAVITUD CONTROLADA POR LA MENTE
UNA MENTE RENOVADA ES ESENCIAL

EL PENSAMIENTO NATURAL DEL MUNDO DE HOY
BARRERAS MENTALES QUE SE OPONEN A LA VOZ DE DIOS
2 Corintios 10
LA CAPACIDAD SOBRENATURAL DE LA MENTE RENOVADA
(2 Corintios 10:3-5)
LA CONDICION DE UN SIERVO COMIENZA POR LA MENTE
El verdadero líder debe buscar conscientemente que la devoción y la adoración del pueblo se vuelvan hacia la cabeza del cuerpo: Jesucristo.
El secreto de su éxito de algunas iglesias no cristianas está en que controlan la mente. Quieren dominar la mente, y no quedan satisfechas hasta que tengan el control absoluto sobre ella. El último control es la modificación de la conducta, lo cual es sólo otro nombre que se le da al lavado cerebral.


Las sectas religiosas falsas convierte al ser humano en un títere, en un esclavo desprovisto de dignidad personal, del privilegio de pensar y hacer preguntas, del gozo de servir a otros voluntariamente, controlado por Jesucristo y bajo su autoridad.
Es el abuso del poder, el exagerado hincapié en la lealtad a un líder humano; una intensa e insaludable concentración de responsabilidad en el líder que usa la intimidación, el temor y la culpa para promover el autoritarismo. Las personas débiles y mansas pueden llegar a ser presas de estos paranoicos mesías que se han proclamado a sí mismos como tales, lo cual no dará como resultado el crecimiento espiritual, sino la explotación y la pérdida de la dignidad humana.

¿Es posible que nos parezcamos tanto en nuestro pensamiento a Cristo que nuestras mentes operen en un plano diferente de aquel en el que operan las mentes de los que nos rodean?
No sólo es posible.
¡Es esencial!
Romanos 12:1, 2
Y no permitáis que el mundo que os rodea os
meta por la fuerza en su propio molde; sino permitid que Dios remodele vuestras mentes desde adentro, a fin de que podáis probar en la práctica que el plan de Dios para vosotros es bueno, satisface todas las de­mandas de él y se mueve hacia la meta de la verdadera madurez

¡Deje usted de permitir que lo metan apretadamente en el molde del mundo! ¡Deje usted de imitar el sistema de pensamiento que lo rodea, su método de operación, su estilo y sus técnicas!


¿Cómo?
Mediante una transformación radical procedente de adentro.

Mediante un patrón de pensamiento renovado que demuestra la auténtica semejanza con Dios.

La vida diferente comienza con un pensamiento diferente.
Una vida que se caracterice por el servicio a los demás tiene que comenzar en una mente que está convencida de tal clase de vida.

Filipenses 2:5
La vida de servicio de Jesús fue la manifestación externa de su mente —que no se dejó presionar por el sistema del mundo con todo su egoísmo—, y sigue siendo, y será para siempre, el ejemplo
que debemos seguir.

Para que nosotros seamos verdaderos siervos, nuestras mentes tienen que ser renovadas.
2 Corintios 10:1-7
Los cristianos de Corinto eran un grupo ingobernable. Aunque habían nacido de nuevo, a menudo operaban en el reino de la carnalidad por cuanto tenían una mentalidad secular.

Ellos estaban metidos “en el molde” del sistema del mundo . . . sus mentes no habían sido renovadas
Pablo señala varias maneras en que manifestaban el pensamiento natural.
1. Ellos estaban prejuiciados en vez de ser
objetivos (versículo 2).
2. Ponían atención a lo visible, y no a lo invisible (versículo 3).
3. Confiaban en la fortaleza humana, y no en el poder divino (versículo 4).
4. Oían a los hombres en vez de oír a Dios (versículo 5).
5. Percibían las cosas de manera superficial y no profunda
(versículo 7).

Cuando nuestra carnalidad está en actividad, los comentarios de Pablo describen muy bien la condición de nuestra mente: juzgamos por encima, pensamos superficialmente, carecemos de profundidad, carecemos de fe, nos cerramos, manifestamos independencia, nos impresiona exageradamente la humanidad, y estamos fuera del enfoque espiritual. Cuando estamos metidos “en el molde del mundo”, éste cumple su función en nosotros, ¿no es verdad?
Pablo usa cuatro términos que necesitamos entender.

fortalezas . . . argumentos
. . . altivez . . . pensamiento
En el tiempo antiguo, para que una ciudad prosperara, necesitaba un sistema de seguridad que la protegiera del ataque enemigo. De primordial importancia era un muro que impedía que las tropas enemigas in­vadieran y que también servía como el principal medio para la defensa en la batalla. Los guardias tenían que estar en constante vigilancia desde sus puestos de centinela situados sobre el muro.
Era necesario que hubiera torres dentro de la ciudad suficientemente altas para que los que estaban dentro vieran por sobre el muro. Y finalmente, cuando se producía un ataque, era necesario que hubiera hombres de astucia militar y conocimiento bélico para que dieran órdenes y dirigieran las tropas en el calor del combate. Estos daban las órdenes protegidos dentro de tales torres.
Primera analogía:
El muro, nuestra “fortaleza” mental
Cuando el Espíritu de Dios intenta comunicarnos su verdad él tropieza con nuestro “muro”, nuestra actitud mental general, la conformación natural de nuestra mente.

el prejuicio
una limitada manera de pensar o una mentalidad negativa.
Sea lo que fuere, es una inmensa barrera mental que se resiste a la penetración divina de manera tan firme como un inmenso muro de piedra resistía en aquel tiempo a las tropas invasoras. Todos nosotros tenemos nuestras fortalezas.

Y ocasionalmente nos volvemos detestables por completo, cuando operamos bajo el control de nuestras “fortalezas” amuralladas.
Segunda analogía:
Los guardias, nuestros “argumentos”
Tercera analogía:
Nuestras “altiveces”

Cuarta analogía:
Los hombres de astucia militar, nuestros
“pensamientos”
Tenemos los argumentos naturales humanistas, que dan al muro una fortaleza adicional:
mecanismos de defensa, explicación racional y otros patrones de pensamiento que nos son habituales.

En Romanos 2:15 leemos acerca de dos de esos guardias:
acusar y defender.

Una autoridad digna de confianza declara que el término griego que se tradujo “argumentos” sugiere “el pensar en acciones como resultado del veredicto de la conciencia”.
Cuando Dios empuja su verdad para que entre en nuestras mentes (a renovarlas), ¡nuestro reflejo habitual “guarda” la entrada de tan extraños pensamientos!

Nos parece mucho mejor echarle la culpa a otra persona que aceptar nuestra responsabilidad. Así son nuestros “argumentos”. Montan guardia contra el cambio, hacen que demos explicaciones racionales y justifiquemos nuestras acciones.
La altivez se refiere a algo que se eleva o se exalta.
¿Qué llega a su mente ahora mismo?

¿Qué diremos del orgullo?

cosas que fomenta el orgullo:
discusión, un espíritu indócil, terquedad y la negación al cambio.
Cuando se declaran los principios de la Escritura, nuestras mentes naturales, no renovadas, no sólo las resisten, sino que preguntan: “¿Quién los necesita?”, o: “Hasta ahora he marchado bien”.
La altivez “se levanta contra el conocimiento de Dios”, dice Pablo
(2 Corintios 10:5).
Las reacciones de altivez que mantienen alejadas las verdades bíblicas, están los
pensamientos reales, las técnicas, los artificios que empleamos para alejar la Palabra de Dios y sus impulsos.



Por ejemplo, se nos ha formado el hábito de vengarnos, en vez de pasar por alto el mal que se nos hace.
Cuando nos encontramos con una instrucción bíblica que nos sugiere una alternativa, decimos:
“¡De ningún modo!” Cuando el consejo de Dios nos anima a ser generosos, a entregar en vez de guardar, podemos pensar en una media docena de razones por las cuales eso no funcionaría.
Es como si tuviéramos una mentalidad que está dispuesta a entrar de inmediato en acción.
Esto nos impide que decidamos a favor de Dios.
Hemos sido libertados. ¡Gloriosamente libertados! Antes de ser salvos, no teníamos esperanza. Eramos víctimas de todos los impulsos y defensas que había dentro de nosotros. Pero en la cruz, nuestro Salvador y Señor derrotó al enemigo. El dijo: “Consumado es”.
¡Y consumado quedó! Ya el pecado no reina como vencedor.
Pero, como usted ve, nuestra vieja naturaleza no quiere que crea­mos eso. Se resiste a toda clase de mensaje que nos pueda libertar. Toda información sobre la renovación de la mente debe ser silenciada. Eso es lo que ordena el viejo hombre que está dentro de nosotros. Y con todo esfuerzo, levanta un muro, establece
guardias, torres y pensamientos que alejan todos los impulsos de esa clase.

¿Y se da usted cuenta de que nuestra vieja naturaleza es la que más resiste?
2 Cotintios 10:5
Cuando Jesucristo verdaderamente se encarga de nuestras mentes, y lleva todo pensamiento cautivo a él, llegamos a ser espiritualmente invencibles.
Es entonces cuando operamos con poder sobrenatural.
Es entonces cuando andamos bajo el completo control de Dios.
¿No le gustaría a usted vivir con ánimo a pesar de los obstáculos?

¿No le parece emocionante estar divinamente dotado de poder para la vida diaria?

¿No se afana por llegar a ser auténticamente independiente en este día de estilos remendados y de horrenda presión de los semejantes?
Todo esto comienza en la mente.
El pensamiento correcto siempre precede a la acción correcta.
Realmente es imposible entender el concepto de servir a otros, o de hacerlo con regocijo y sin temor, hasta que nuestras mentes se libren del molde del mundo y sean transformadas por el poder del Señor


El verdadero servicio comienza en la mente. Comienza con una sencilla oración de dos palabras: “Cámbiame, Señor”.
Cuando la verdad de Dios penetra, y desplaza las barreras mentales, recibimos varios beneficios muy emocionantes.
En 2 Corintios 10:
el poder divino (versículo 4)
una auténtica independencia (versículos 11, 12).
Poder divino
Los siervos que tienen mentes renovadas tienen una perspectiva de la vida y un poder para vivir que son absolutamente únicos: divinamente capacitados.
Eso explica cómo se puede perdonar el mal que se nos haga, y cómo pueden olvidarse las ofensas, y cómo pueden perseguirse los objetivos día tras día, sin abandonarlos.
¿Cómo podemos “demoler” aquellas cosas que antes nos dominaban?
Ni siquiera nos sentiremos menospreciados cuando no
obtenemos el mismo trato que damos.
Siervos, recuerden ustedes que no deben llevar cuentas.
No es canción hasta que se cante.
No es campana hasta que resuene.
¡No es amor hasta que se entregue!
Auténtica independencia
2 Corintios 10:11,12
Nada de máscaras de hipocresía. No hay máscaras para competir con otros creyentes en Cristo, ni siquiera caer en la trampa de compararse con otros. Todo esto les viene a aquellos que tienen una mente renovada ... los que deciden permitir que el Espíritu de Dios invada todos los muros y torres, y capture a los guardias que lo han mantenido alejado durante tantos años.
No puedo recordar la fecha precisa cuando estas verdades comenzaron a ocupar su lugar correspondiente para mí, pero clara­mente recuerdo que comenzó a producirse un cambio en lo profundo de mí. Mi cruel tendencia a competir con los demás comenzó a disminuir. Mi insegura necesidad de ganar siempre también comenzó a desvanecerse. Cada vez me fui interesando menos en compararme con otros predicadores y pastores. Esa
creciente y saludable independencia me libró para ser yo, no una mezcla de lo que yo pensaba que otros esperaban que yo fuera. Y ahora, mi corazón siente compasión por otros individuos cuando veo en ellos aquel “síndrome de comparación” que produce des­dicha, el cual me mantuvo en sus garras durante muchos años.
Esta identidad independiente no comenzó a formarse hasta que
comencé a pensar bíblicamente.
¿Qué quieres ser cuando seas grande?
“Quiero que tú seas diferente . . . que seas un siervo”.
Los cristianos deben ser siervos tanto de Dios como de la gente.
EL MANDAMIENTO DE JESUS: “¡SED DIFERENTES!”
En Mateo 6, Jesús explica, además, cómo deben ser diferentes al dar a los necesitados (6:2), al orar (6:5) y al ayunar (6:16).
El versículo clave de todo el sermón es el siguiente: “No os ha­gáis, pues, semejantes a ellos . . .” (6:8). Como usted ve, Jesús vio todo el orgullo y la hipocresía de los demás, y estaba determinado a instilar en sus discípulos rasgos característicos de humildad y autenticidad.
LAS BIENAVENTURANZAS: TRES OBSERVACIONES
1. Estos son ocho rasgos característicos que identifican al verdadero siervo.

2. Estos rasgos abren la puerta de la felicidad interna.

3. A cada rasgo característico está unida una correspondiente promesa.
ANALISIS DE CUATRO BIENAVENTURANZAS
características del siervo.
RESUMEN
PRELIMINAR Y PREGUNTAS
Jesús describe cómo puede ser diferente un siervo, cómo puede ser único en este mundo hostil y perverso.
1. A los que son genuinamente humildes delante de Dios, que
se vuelven hacia él con absoluta dependencia, les asegura que
tendrán un lugar en su reino.
2. A los que muestran compasión en favor de los necesitados,
de los que sufren, recibirán mucha consolación en sus vidas.
3. A los mansos —que son fuertes por dentro y, sin embargo,
se controlan por fuera, que traen una suavizante afabilidad a las
situaciones de irritación—, los hará salir victoriosos.
4. Los que tienen un hambre profunda de justicia, tanto celestial como terrenal, recibirán del Señor una extraordinaria medida de contentamiento y satisfacción personal
“Los pobres en espíritu”
Esta es una actitud de absoluta y sencilla humildad.

Es el retrato de uno que se ve a sí mismo como un individuo que está en bancarrota espiritual, que no merece nada . . . que se vuelve hacia el Dios Todopoderoso con confianza total.
Este espíritu de humildad es muy raro en nuestro día en que las actitudes son fuertes y orgullosas como un pavo real.
Cristo Jesús ofrece una felicidad genuina y duradera.
La condición indispensable para recibir una parte en el reino de los cielos es el reconocimiento de nuestra pobreza espiritual
‘‘Los que lloran”
Da a entender la tristeza de un corazón afligido, el dolor del alma, la angustia de la mente.

¿Y cuál es la promesa para “los que lloran”?
El Salvador promete: “. . . recibirán consolación”. Ellos podrán reclamar consolación. Me parece significativo el hecho de que no se menciona la fuente ni el cauce de esta consolación. Simplemente, vendrá. Tal vez de la misma persona a la cual el siervo cuidó cuando hubo la necesidad. Hay algo que es axiomático: No puede haber una pequeña consolación donde no ha habido aflicción.


“Los mansos”
La mansedumbre incluye cualidades tan envidiables como controlar la fuerza, ser uno calmado y pacífico cuando está rodeado de una atmósfera acalorada, producir un efecto suavizante sobre aquellos que puedan estar airados o fuera de sí, y poseer tacto y una bondadosa cortesía que haga que otros retengan su propia estima y dignidad. Claramente, incluye una semejanza a Cristo, puesto que la misma palabra se usa para indicar el propio carácter de él (Mateo 11:28, 29)
La victoria final no la ganarán los perversos. “Los mansos” la ganarán. Usted que es un siervo en formación, ¡crea eso! ¡Sea diferente del sistema! Confíe que su Padre celestial cumplirá la promesa con respecto a la herencia que le corresponde a usted. Usted será el bienaventurado.
“Los que tienen hambre y sed de justicia”
El verdadero siervo posee un hambre insaciable de lo justo, una inclinación apasionada hacia la justicia. En sentido espiritual, el siervo está empeñado en una búsqueda de Dios ... un ardiente, infatigable y anhelante deseo de andar con él, de complacerlo.
No sólo incluye el mirar hacia arriba, perseguir vertical­
mente la santidad, sino también mirar alrededor y afligirse uno por la corrupción, las iniquidades, la vulgar falta de integridad, las componendas morales que abundan. Jesús promete traer satisfacción a las almas que tengan hambre y sed ... un descanso de espíritu que comunique un contentamiento apacible.

• ¿Soy realmente diferente?
• ¿Tomo yo todo esto en serio . . . tanto que estoy dispuesto a
cambiar?
• ¿Comienzo a comprender el hecho de que servir a otros es
una de las actitudes más parecidas a Cristo que yo pueda tener?
• ¿Qué diferencia significativa producirán en mi vida las ideas expresadas en este capítulo?
La pregunta fundamental no es: “¿Qué quieres ser cuando seas grande?” Sino: “¿Qué está llegando a ser usted, ahora cuando ya es grande?”
En la galería de su inapreciable obra, el Señor incluyó un retrato de inmenso valor. Es el retrato de un siervo, cuidadosa­ mente pintado con palabras.
ANALISIS DE OTRAS CUATRO CUALIDADES
“Los misericordiosos”
Tener misericordia es preocuparse por las personas que tienen necesidad. Es un ministerio en favor de los desdichados. El ofrecer ayuda a los que sufren bajo los perturbadores golpes de la adversidad y las penurias.
Los siervos especiales de Dios que extienden misericordia hacia los desdichados.
En vez de observar a distancia o de mantener alejados a los necesitados, se ponen en contacto con ellos, entran en sus problemas y ofrecen ayuda que alivie algo del dolor.
“Los de limpio corazón”
No se refiere simplemente a hacer lo bueno, sino a hacer lo bueno por la razón correcta. Se refiere a estar uno libre de la duplicidad, de la hipocresía y de la vergüenza. Dios desea que sus siervos sean individuos reales, auténticos hasta la médula.
Expresa la idea de no estar uno contaminado ni mezclado con la corrupción. No tener engaño ... ser sincero y honesto en los motivos.

Mateo 25:21

Los siervos que son de “limpio corazón” se han quitado las
máscaras. Y Dios derrama una bendición especial sobre sus vidas.
“Los pacificadores”
El “pacificador” es un siervo que, en primer lugar, está en paz consigo mismo: que internamente está tranquilo, que no está agitado, ni de mal temperamento, ni en confusión ... y, por tanto, no es áspero.
En segundo lugar, el siervo se esfuerza mucho por arreglar las disputas, no las comienza; está dispuesto a aceptar, a tolerar, no siente placer en ser negativo. Efesios 4:3.

Consejos en relación con algunas de las cosas que hacen los pacificadores.
• Ellos edifican (Proverbios 14:1).
• Tienen cuidado con sus lenguas, y sanan en vez de herir (Prov 15:2, 16:24).
• Tardan en airarse (Prov 15:18, 16:32).
• Son humildes y confiados (Proverbios 28:25).

El siervo como misericordioso, auténtico, como uno que activamente persigue la paz.

“Los que padecen persecución”
Mateo 5:10-12
No dice: “si por mi causa os vituperan”, sino “cuando por mi causa os vituperen”. Y no sólo os vituperarán, sino que os perseguirán y dirán toda clase de mal contra vosotros: mentiras y acusaciones calumniosas. Jesús se refiere claramente a ser uno tratado de manera cruel.
Pero el Salvador dice que seremos bienaventurados cuando lo soportemos, y promete un gran galardón por soportar con paciencia y madurez. Hay ocasiones en que la única manera en que los siervos pueden pasar a través de tan severas pruebas sin amargarse consiste en poner la mirada en las recompensas que se les han ofrecido.

Jesús dice que debemos “gozarnos y alegrarnos”, al pensar en las grandes recompensas que él nos dará en el cielo.
UNA ULTIMA INSPECCION AL RETRATO
Dios quiere que esté, haciendo precisamente lo que él quiere que haga.

Después de ver las ocho características específicas de un siervo los cuales retratan a un verdadero siervo,

¿Puede una persona como ésta influir realmente
en un mundo obstinado, competitivo y de voluntad fuerte? ¿Es posible que los siervos produzcan un impacto?
¿Qué posible influencia pudieran ejercer los siervos que se describen en Mateo 5:1-12, en una sociedad dura y hostil como la
nuestra?
¿Qué impacto pueden producir realmente “los pobres en espíritu”, “los mansos”, “los misericordiosos”, “los de limpio corazón”, “los pacificadores”?
Ellos serían “la sal de la tierra”, y “la luz del
mundo”. ¡Y nosotros también!
EL CUIDADOR DE LA CORRIENTE DE AGUA
Lo que el cuidador de la corriente de agua significó para la aldea, significan los siervos de Cristo para nuestro mundo. El bocado de buen gusto y preservado por la sal, mezclado con el rayo luminoso que da esperanza, pueden parecer frágiles e innecesarios
. . . ¡pero que Dios ayude a cualquier sociedad que intente existir sin ellos! Como ve usted, la aldea sin el cuidador de la corriente de agua es una perfecta representación del sistema del mundo sin sal ni luz.
ESTIMACIÓN CRITICA DE NUESTROS TIEMPOS
2 Timoteo 3.
Peligroso
2 Timoteo 3:1-7
Mateo 8:28

¡Qué descripción tan adecuada del mundo Salvaje, duro, violento.


¿Qué dicen las noticias, los periodicos?

El mundo está en aprietos, desesperados.
Corrupto
2 Timoteo 3: 8-9

Significa en el sentido espiritual que la humanidad ha llegado a ser tan mala hasta donde le ha sido posible.

Isaías 53:6
Isaías 64:6-7
La depravación es una enfermedad universal de la sociedad. Y así estamos segando lo que hemos sembrado. Nuestro mundo se dirige a una gran colisión con una eternidad sin Cristo.
Engañoso
2 Timoteo 3:13

Los expertos en el arrebato violento inundan todas las profesiones. Igualmente abundan los charlatanes religiosos. Muchos políticos de palabra fácil procuran agradar a todo el mundo. Nadie puede negar la falsa fachada de los anuncios y novedades de la propaganda.
Pero nosotros, sus siervos, sus representantes, sus embajadores, hemos sido comisionados para continuar esta obra en representación suya. A nosotros, sus siervos, se nos asignó una tarea.
INFLUENCIAS INDISPENSABLES PARA EL BIEN
Mateo 5 habla de las cualidades del carácter del siervo.
Pero cuando aplica la influencia del siervo en la sociedad, dice: “vosotros”. “Vosotros sois la sal . . .”. “Vosotros sois la luz . . .”.
Una sociedad que se caracteriza por la violencia salvaje
y tenebrosidad de su depravación y engaño, sin la sal y la luz, se deteriorará y finalmente se destruirá a sí misma. Por el hecho de que los siervos somos sal y luz, nuestra influencia es esencial para la supervivencia.
La sal de la tierra
Mateo 5:13
La tierra y todos sus habitantes están en continuo estado de descomposición. Nosotros somos la sal del mundo.
La sal es también un agente sanador. Crea sed. Agrega sabor, y así agrega el gusto deleitoso a la mayor parte de los alimentos.
La advertencia de Jesús no es imaginaria, sino real. Si
se quita la contribución distintiva del cristiano, no queda nada digno de valor. No servimos “para nada”.

El pensamiento secular ha ejercido un terrible efecto en la característica distintiva del siervo de Dios.

• La sal se sacude en el salero y se espolvorea ... no se vierte.
• La sal agrega sabor . . . pero es disimulada.
• La sal no se parece a ninguna otra clase de sazón.
La luz del mundo
Full transcript