Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El bullying y su relación con la conducta moral prosocial en

No description
by

Sandra Gudiño Paredes

on 12 June 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El bullying y su relación con la conducta moral prosocial en

El bullying y su relación con la conducta moral prosocial en bachillerato
Introducción
El fenómeno del bullying ha sido una constante a nivel nacional.
Concretamente en el entorno escolar y de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México cuenta con el primer lugar en fenómenos de bullying en educación media superior (Comisión Nacional de los Derechos Humanos México, 2013).

Con el análisis de la literatura sobre el tema en cuestión se pretende:
Sentar las bases para el diseño de un programa completo de intervención acorde al contexto actual de la sociedad y de los jóvenes mexicanos que cursan el bachillerato.
Involucrar instrumentos de diagnóstico para medir el estado de convivencia respecto al bullying y a la conducta moral prosocial.
tratando de encontrar una relación que logre implementar la práctica y enseñanza de dicha conducta en los centros escolares como forma de hacer frente a las conductas violentas.

El presente capítulo consta de cuatro apartados:
a) desarrollo moral y conducta moral prosocial
b) redes sociales y tecnología
c) joven y contexto
d) bullying.
Se concluye con el problema de investigación, las preguntas, hipótesis y metodología tentativa a utilizar.


a) Desarrollo moral y conducta moral prosocial
A través de la historia intelectual del mundo el concepto de moralidad ha sido una constante, el primer escrito del que se tenga información al respecto se encontró en Mesopotamia y al parecer se trataba de un pedazo de papel a manera de lista que contenía los datos de quién debía y que era lo que le debía a alguien.
Es así que los escritos morales han seguido su curso histórico pasando por el Código de Hammurabi hasta la Biblia Hebrea. Dentro de la Filosofía Griega los escritos de Platón y Aristóteles refieren cuestiones relacionadas con la naturaleza y el origen de las buenas o malas personas (Haidt, 2008).

Conducta moral prosocial
La conducta Prosocial: puede definirse como lo contrario a una conducta de tipo agresivo y que actúa como un factor de protección inhibidor de
la agresividad (Mestre, 2006)
Durkheim: Otorgaba gran importancia
de los grupos sociales, el valor
de la disciplina estricta y los proyectos conjuntos para un desarrollo óptimo de una comunidad sana y virtuosa(Durkheim1970:1996)
Dewey:
Desarrolla el enfoque cognitivo y reconoce a la educación moral como parte de la educación intelectual.
Su punto central lo constituía el pensamiento activo del niño acerca de temas y decisiones morales (Dewey, J.,1909).
Piaget
Utiliza el enfoque del desarrollo cognitivo.
El juicio moral se encontraba entrañablementeligado a las etapas de crecimiento del ser humano de distintas formas. Pasando de la Heteronomía a la autonomía (Piaget, J.,1985).
Kohlberg
El razonamiento moral es un proceso de tipo interactivo susceptible de aplicarse en forma universal y del cual la cultura no formaba parte (Kohlberg, L.,1992)
Su método empleaba dilemas hipotéticos y solo se ocupó del género masculino.
Vygotsky:
Su modelo de desarrollo demuestra que la
evolución de los procesos psíquicos no
puede separarse del uso de instrumentos
ni del entorno cultural (Vygotsky, 1932:1995).
Gilligan:
Critica a Kohlberg e incluye al género femenino en los estudios de moralidad.
Remarca la importancia otorgada al lenguaje de la moralidad de la vida diaria, el cual sería la llave que guiaría al entendimiento de la experiencia y desarrollo moral.
Identifica las voces de cuidado y las añade a las de justicia (Gilligan, 1985)
Bandura (1982) formula la teoría social cognitiva, y estudia los temas morales con aplicaciones de casos reales, definía la conducta prosocial como resultado del largo proceso
de aprendizaje que experimenta el niño a medida que crece.
Tappan: Las funciones morales están socioculturalmente
situadas, de tal forma que el desarrollo moral sería,
a su vez, moldeado por la fuerza de la cultura,
la sociedad, las instituciones y la historia, (Tappan, 2006)
Haidt:
Introduce la participación de las emociones e intuiciones en este proceso moral.
Busca encontrar un consenso común entre valores morales, dilemas y temas; sosteniendo que mucho del funcionamiento moral del ser humano es intuitivo más que deliberado (Haidt, 2007)
Para González Portal (1992) la conducta prosocial sería "Toda conducta social positiva con o sin motivación altruista"(p 36).
Es hasta hace una década que aparecen
en el escenario de estudio las conductas
positivas a las que se les ha llamado prosociales,
una forma de comportamiento moral
que atañe a brindar ayuda (Moñivas, 1996).
Ya que antes se enfatizaba más en las malas conductas.
Es dentro de los estudios contemporáneos, relativos al desarrollo
moral que Eisenberg, Cumberland, Guthrie, Murphy, & Shepard, (2005)distinguen, especialmente en los jóvenes, una respuesta prosocial que incluye aspectos de ayuda, de cuidado y de
valores que, en general, son apreciados en la mayoría de las culturas.
Para Hoffman (2000), el estudio del desarrollo moral va más encaminado a la consideración que manifiestan las personas por los demás.
Hoffman argumenta que el ser humano no podría haber sobrevivido a lo largo de su historia si solo se hubiera preocupado por sí mismo, lo cual da sustento al argumento evolucionista de que debe existir algo en la genética humana que promueva la ayuda mutua para la supervivencia.
b) Redes sociales y tecnología
La creación de nuevos sistemas educativos, originados por la introducción de las tecnologías de la información y comunicación exige nuevas reglas y conceptos antes no contemplados, así como el desempeño de nuevos roles e intervenciones para hacer de la escuela un espacio donde verdaderamente se dé el aprendizaje y el desarrollo humano.
Se vuelve necesario un nuevo espacio ético que permita la valoración real de un mundo virtual emergente donde el docente asuma la tarea de llevar a cabo una educación en valores dentro de los espacios presenciales, permeando hacia los espacios virtuales, que son ahora, parte del entorno social de sus alumnos (Duart, 2003).

La red social virtual podría definirse como un punto de encuentro para personas con intereses compartidos (Flores, 2009). Dicho encuentro se da en un contexto nuevo de comunicación que involucra a diferentes medios como teléfonos móviles, computadoras, laptops, iPod u otra clase de dispositivos digitales que permiten este tipo de interacción.
Las redes sociales tienen como función principal la de contactar usuarios y dotarlos de visibilidad mediante la exposición de sus actividades, intereses y opiniones. MySpace, propiedad de Rupert Murdoch, dueño a su vez del grupo News Corp. el cual controla gran cantidad del sistema de medios del planeta así como Facebook, propiedad de Mark Zuckerberg, se han colocado como principal referente cuando se habla de redes sociales (Flores, 2009).
Tomando la definición de Castells (2006) sobre “modo de desarrollo”, este se refiere al elemento considerado como fundamental para elevar la productividad en un proceso de producción.
Hoy, en el llamado modo de desarrollo informacional dicha fuente de productividad se le atribuye a la tecnología como generadora del conocimiento, en conjunto con la comunicación de símbolos y el procesamiento de información.
Debido a la velocidad acelerada con la que ocurren los cambios tecnológicos no se cuenta con el espacio de tiempo suficiente para la reflexión en torno a las implicaciones y a la adaptación de la sociedad, es por eso que la comunidad global se ve obligada a adoptar políticas inmediatas que conllevan implicaciones éticas y morales como la Declaración de Principios de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información de la UNESCO (Cervantes Galván, 2006)
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la violencia como el uso con intención de la fuerza, poder o amenaza contra si mismo, contra otra persona o contra un grupo, de forma que cause un daño (Orozco, Ybarra, & Guerra, 2012).
La primera persona que utilizó el término "bullying" para definir el acoso escolar fue Dan Olweus (1993). Este término holandés derivó en lo que hoy conocemos como bullying, el cual comprende todos los tipos de actitudes agresivas realizadas con intención, en forma constante o esporádica, las cuales tienen lugar sin un motivo aparente que las justifique.
Olweus enfaliza los roles qu ese asumen en los episodios de bullying: Victima y bully o agresor

d) Bullying
El bullying ha existido siempre; sin embargo, es en la actualidad que se le ha dado más difusión gracias a las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) las cuales lo convirtieron en un tema mas recurrente al dar una mayor exposición a los casos de suicidio entre jóvenes victimas de acoso escolar (Fuertes, 2006).
Horton (2011) propone una consideración del bullying encaminada hacia el orden moral y social que enmarca las relaciones de poder, argumentando la necesidad de entender al bullying como un conjunto
de procesos cuya interacción es parte de estas relaciones de poder que sucedende forma espontánea entre el contexto inmediato del entorno escolar y el de la sociedad en general.
De acuerdo a Gamboa y Valdés (2012),
una conducta tipificada dentro del concepto
de bullying tiene las siguientes características:
Es una acción dañina y agresiva
Se produce en forma repetida
Existe un desequilibrio de poder
Tiene lugar sin que la víctima lo haya provocado
Produce daño emocional
Una nueva modalidad de bullying surgida en la presente era del conocimiento, y particularmente gracias a las TIC, es el ciberbullying, llamado así porque se hace uso de los dispositivos móviles y las computadoras para acosar a los demás, generalmente usando las redes sociales (Belsey, 2004)
El problema de investigación
En el congreso de Nuevo León, durante el año en curso, tuvo lugar la primera reunión entre la Comisión de Educación, Cultura y Deporte con diversos especialistas y autoridades educativas con la finalidad de iniciar el análisis de la iniciativa de ley cuyo fin es atender, erradicar y prevenir el bullying (Congreso del Estado de Nuevo León, 2013). En los demás estados solo se ha podido observar una legislación general en el sentido de un entorno escolar libre de violencia y el fomento a una cultura de paz (Gamboa & Valdés, 2012).
Los centros escolares, cuya misión es la de formar ciudadanos con valores y principios, manifiestan actitudes laxas ante los hechos de violencia escolar. El cuerpo de profesores ignora como intervenir y además no está autorizado por sus superiores, ya sean padres de familia e incluso el estado para tomar acciones o medidas de prevención (Fuertes, 2007).

Para Puig (1995), el diálogo es el componente principal de los procedimientos morales, de las emociones y de los sentimientos, es también condición indispensable para el juicio, la comprensión y la autorregulación.
Es por eso que las emociones se consideran una herramienta indispensable en el desarrollo moral (Haidt, 2007; Puig, 1995; Fritz, 1995). La percepción de una situación que se conciba como moralmente conflictiva va a depender en gran medida de la capacidad emocional de la persona y de su conducta prosocial que le permita experimentar la empatía ante otro individuo o hacia una colectividad que sufre.

De acuerdo a Patiño (2006), el análisis de las teorías sobre desarrollo moral proporcionan las bases en las que se pueden sustentar las estrategias que buscan la promoción de la conducta prosocial en los individuos.
Es de aquí que surgen algunas preguntas de investigación del presente estudio, cuyos resultados serían relevantes para conocer el estado actual de convivencia que prevalece en las preparatorias del sur de Monterrey y su escala de conducta prosocial, con la finalidad de que se pueda aplicar una estrategia de intervención, asumiendo a la educación moral como un proceso constructivo y de socialización que implica un pensamiento crítico. Y ello se logra suponiendo un diálogo en condiciones ideales (juicio moral), en situaciones contextuales (comprensión) y consigo mismo (autorregulación) (Puig, 1995).

¿Cuál es la relación entre el resultado del estado de convivencia,
respecto a la violencia y los resultados de la escala de conducta moral prosocial
en los jóvenes de las preparatorias del sur de Monterrey?

Preguntas subordinadas:
1) ¿Cuál es el estado actual de la escala de conducta prosocial en los jóvenes del sur de Monterrey que cursan el bachillerato?
2) ¿Cuál es el estado actual de convivencia en el entorno escolar particular de acuerdo a los docentes?
3) ¿Cuál es el estado actual de convivencia en el entorno escolar particular de acuerdo a los alumnos?
4) ¿Cuál es la relación entre el estado de convivencia con respecto al género?
5) ¿Cuál es la relación los resultados de la escala de conducta moral prosocial con respecto al género?
6) ¿ Que iniciativas se lograron plantear por parte de los jóvenes y los docentes derivadas de la intervención para prevenir el bullying en su escuela?

Hipótesis del estudio
Existe relación entre la escala moral prosocial de los jóvenes de bachillerato y los resultados del estado de convivencia que perciben en su centro escolar, de tal forma que a mayor violencia percibida en el centro se obtiene una escala de conducta prosocial mas baja y viceversa.
Los docentes perciben conductas de bullying en la escuela entre sus alumnos.
La mayoría de los alumnos ha experimentado algún tipo de bullying en su centro escolar.
Las mujeres obtendrían una calificación más alta en la escala moral prosocial respecto a los varones.
Las mujeres han experimentado menos episodios de bullying que los varones.
Los jóvenes son capaces de dialogar y crear propuestas cuando han sido expuestos a una experiencia contextual de bullying (película) .

Metodología tentativa parte cuantitativa
La parte cuantitativa de tipo experimental se desarrollaría de tal manera que se escojan al azar 3 centros educativos al sur de Monterrey en los que se aplicaría el estudio.
La población muestra sería asignada por cada uno de los directores de los centros en base a un muestreo de tipo grupal que ellos consideren que pueden realizar las evaluaciones, pretendiendo trabajar con un grupo de cada centro.
El estudio será encuesta de tipo observacional ya que el investigador no tendrá injerencia sobre la prueba ni sabrá en que momento se aplica, solo recogerá los resultados.
Al ser instrumentos ya aplicados previamente se observa que se constituyen por preguntas cerradas que utilizan escala Likert. Se analizarán los datos y se realizarán gráficas de dispersión para cada una de las variables categóricas de los instrumentos en busca de una relación (estado de conviviencia y escala de conducta prosocial)
Para la parte cualitativa se pretende realizar una
intervención con la película “Después de Lucía” para posteriormente introducir una dinámica de reflexión y dialogo mediante “focus groups” de donde se extraigan propuestas generadas por los mismos jóvenes mediante la observación no participante y el registro de los diálogos que tengan lugar al interior de dichos grupos.

c) Jóven y contexto
La estructura social del México actual
se ha visto seriamente modificada debido a las crisis
de tipo político, a los elevados índices de violencia y
al enfrentamiento constante con
una delincuencia que parece estar mejor organizada
que las autoridades institucionales (Pérez, 2010).
De acuerdo a Perea (2008), la violencia surge cuando pierden sentido y efectividad las mediaciones culturales; sin embargo, sostiene que la violencia es una práctica cultural situada, un ejemplo de ello son las pandillas.
Estos grupos se encuentran en un escenario paralelo al de las instituciones organizados en la ilegalidad integrando lo que parece ser una comunidad anómala.
Casal, Garcia, Merino, & Quesada, (2006) categorizan los diversos estudios de la juventud a tres principales enfoques epistemológicos:
Ciclo vital: la historia del ser humano se estructura en ciclos de vida, logrando ciertos objetivos sociales de acuerdo a las cuatro etapas transitadas divididas en infancia, juventud, adultez y vejez.
Nueva Generación: Enmarcado por el conflicto generacional entre jóvenes y adultos, los primeros representando valores de cambios sociales y progreso mientras que los últimos se apegan a la tradición.
Tramo biográfico: Enfoque más reciente,parte de la integración de la elección racional, las emociones, las constricciones sociales y culturales, así como las estrategias del futuro .
El enfoque que enmarca esta investigación es el de tramo biográfico, unido al de Vygotsky (1984), que refiere a la adolescencia como un periodo en el que emerge la personalidad y tiene lugar la búsqueda de la autoconciencia.
En esta etapa las funciones psíquicas y sociales del ser humano pasan de un control externo que se tenía en la niñez a un control interno.
Es entre los 15 y 16 años, cuando el joven adquiere conciencia de encontrarse en un espacio más libre que implica responsabilidad (García, 2007)
La presente generación de jóvenes recibe el nombre de
“Einstein” y está conformada por los nacidos a finales de los años ochenta, estos jóvenes crecen en una sociedad cuya única constante es un cambio acelerado,
la era de Internet ha traído consigo el concepto de información "anywhere, anytime, anyplace" (Boshma, 2008)
El estudio sobre emociones como la empatía, la simpatía y solidaridad, así como la disposición a la ayuda frente a situaciones detonantes llevado a cabo por Eisenberg (2000), concluye que existe una marcada relación entre las reacciones a nivel fisiológico (gestos) y a nivel conductual con el comportamiento prosocial.
Afirma que las personas que pueden regular sus emociones son relativamente propensos a experimentar simpatía en lugar de emociones negativas o angustia y ciertas emociones como el sentimiento de orgullo personal y el de culpa y vergüenza tienen un papel muy importante en el desarrollo moral.
Para Puig y Martinez (1986), la educación moral consiste en un proceso mediante el cual el ser humano construye de forma racional y autónoma sus propias concepciones morales, no solo en función de adaptarse a lo establecido como norma, sino a través del diálogo y de la razón tratando así los temas que pudieran traer consigo un conflicto de decisión respecto a la acción moral.
Para Buxarrais (1997, p. 85) los objetivos de la educación moral son:
• Desarrollo de estructuras universales de juicio moral.
• Adquirir competencias dialógicas.
• Construcción de una imagen del yo y del tipo de vida que se desea.
• Dialogo crítico y creativo con la realidad.
• Adquirir habilidades para hacer coherente el juicio y la acción moral.
• Comprender, respetar y construir normas justas de convivencia
• Reconocimiento y asimilación de valores universales.

Aunado a estos objetivos, Hair (2002) encontró que existen relaciones especialmente significativas que durante la adolescencia ayudan al joven a desarrollar conductas prosociales: Relación con los padres, con hermanos, con otros miembros de la familia, con adultos fuera del núcleo familiar, como los docentes, y con pares.

Buxarrais (1997) asume una personalidad moral conformada por ocho dimensiones:
autoconocimiento.
autonomía y regulación.
capacidad de diálogo.
capacidad para transformar el entorno.
comprensión crítica.
empatía y perspectiva social.
habilidades sociales y para la convivencia.
razonamiento moral.
En el estudio elaborado por Eisenberg, Cumberland, Guthrie, Murphy y Shepard(2005), cuyo objetivo fue analizar los cambios en la disposición prosocial de adolescentes que se acercan a la edad adulta abarcando aspectos como razonamiento moral, ayuda, simpatía y angustia personal, se encontraron evidencias que permiten afirmar el hecho de que las tendencias prosociales se vuelven mas consistentes con la edad.
Fue, específicamente en el terreno del juicio moral, que se pudo observar un aumento en la tendencia a tomar la perspectiva de otras personas para entender sus reacciones durante la adolescencia, lo cual tenía relación con el incremento del desarrollo prosocial.
Durante la adolescencia tardía la moralidad parece adquirir más importancia como regulador de las interacciones sociales y del sistema de creencias, es debido a esto que el estudio se centra en estudiantes de bachillerato.
Se podría argumentar que el fin último de la educación es cultivar el repertorio de estrategias cognitivas y de comportamiento del niño para ayudarle a reconocer la complejidad de las situaciones y responder a ellas de forma creativa y sofisticada.


En México, la “Encuesta nacional de valores en jóvenes mexicanos” (2012) ofrece un panorama amplio del espectro moral y refleja el pensamiento en torno a situaciones que implican principalmente aspectos de educación, trabajo, construcción de familia, creencias, participación política, visión del país y la sociedad, satisfacción y retos para el futuro entre otros, pero no se refiere al comportamiento prosocial.
En la presente investigación se analizará a detalle y mediante un instrumento el estado de escala moral prosocial de los jóvenes de nivel bachillerato, en algunos centros educativos del sur de Monterrey.
Ortega y Mínguez (2001) manejan el concepto de “entrenamiento afectivo”, dentro de la prácticas de una educación para la compasión, la cual debería resultar en una acción de empatía que se oriente hacia la otra persona y que se traduzca en conductas prosociales que contribuyan a mejorar el bienestar del otro.
Respecto al sentimiento de vergüenza se encontró que este se relaciona con problemas a nivel externo como la agresión, lo cual es relevante ya que la agresión se ha conceptualizado como un comportamiento antisocial (Eisenberg, 2000).
De aquí la importancia del tema de la presente disertación sobre el ejercicio de la conducta prosocial y su relación con el estado de convivencia, respecto a la violencia como un parámetro de predicción para la toma de acciones, respecto al refuerzo en la educación moral prosocial en los centros escolares a nivel bachillerato.
En la sociedad mexicana actual está aconteciendo un fenómeno llamado bono demográfico, el cual consiste en la alteración de la estructura de edad en la población, dando lugar a un mayor número de mexicanos jóvenes que se encuentran en edad de trabajar, excediendo poco a poco a las personas con edad no laborable.
De acuerdo a Pérez (2010) esta oportunidad no tiene aseguradas las condiciones económicas, sociales y laborales necesarias para su aprovechamiento, la oportunidad será desperdiciada y generará subempleo y desempleo que la transformarán en un “pagaré” demográfico (Consejo Nacional de Población Mexico, 2008).
Las expresiones juveniles en México parecen depender de la clase social y nivel económico a la que pertenece la persona, dando lugar a la formación de diversas subculturas que otorgan a estos jóvenes una identidad que los hace diferentes de los demás grupos sociales formando las llamadas culturas juveniles (Mendoza, 2011).
Algunas de las diferentes formas culturales de la juventud mexicana son:
"fresas": Alto poder adquisitivo, su comportamiento denota superioridad.
Nacos: Opuestos a los fresas, sin clase y con poco cuidado personal de su aspecto.
Nerds: Estudiosos con poca interacción social.
Darks, vampiros y punks: Con su forma de vestir, en tono obscuro reflejan el rechazo hacia el sistema social establecido y hacia las instituciones.
Wannabés: No cuentan con el poder adquisitivo pero tratan de parecer fresas imitando el estilo de vestir y la forma de hablar.
X: Pasan totalmente desapercibidos
Una realidad social contemporánea, no solo privativa de México, es que los jóvenes forman parte substancial de las estadísticas de desempleo, del empleo de tipo informal, de desplazamientos migrantes y de las estadísticas de violencia y muertes asociadas a este factor desde diversos escenarios, ya sea como víctimas, soldados o sicarios.
La mayoría de los jóvenes suele regirse por un marco moral de tipo materialista, es decir, centrado en los beneficios que pudiera generar su comportamiento (Weiss, 2006).
Full transcript