Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

EL MAESTRO CRISTIANO.

Fundamentos de la Educación cristiana
by

Pilar Espitia

on 7 May 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of EL MAESTRO CRISTIANO.

EL MAESTRO
CRISTIANO Introducción LAS TRES CARAS
DE LA ENSEÑANZA Filosofía de la
Enseñanza Cristiana Práctica de la
Enseñanza Cristiana Teología de la
Enseñanza Cristiana Mientras exista Iglesia para edificar la enseñanza cristiana existirá
En las iglesias siepre se encontrará maestros sin llamado.
Enseñanza es la habilidad que aplica el maestro para incentivar toda la personalidad del Estudiante para que descubra por medio de él mismo las verdades .
El papel del maestro es:
En este caso el maestro jugará un papel directivo y correctivo.
Empleará toda la iniciativa personal de su estudiante.
Lo instará a que forje sus propios conceptos y llegue a las conclusiones finales.
Desde esta perspectiva el estudiante se transforma en un ente activo en toda la actividad cognoscitiva. RESPONZABILIDAD SOCIAL Y DIVINA DEL MAESTRO CRISTIANO Exigencia máxima de conocimientos (estudio) (Hechos 2:42)
Exigencia máxima de experiencia (práctica) (1Timoteo 3:6) (Gálatas 4:19).
Exigencia máxima de cumplimiento (Responsabilidad) (Santiago 3:1). LABOR EDIFICADORA DEL MAESTRO CRISTIANO (Arquitecto) Debe tener definido el objetivo de su “construcción”, porque el “plano” (planeamiento) depende de ello. (Lucas 6:48).
Debe elegir adecuadamente el “terreno”, teniendo en cuenta el objetivo.
Debe elegir adecuadamente el “material”, teniendo en cuenta el objetivo y el “terreno”. LA PERSONALIDAD DEL MAESTRO CRISTIANO (1Tito 2:7). Madurez mental o psíquica Madurez afectiva Debe ser una persona equilibrada.
Debe ser una persona convencida.
Debe ser una persona analítica.
Debe ser una persona flexible. Debe tener dominio propio (templanza).
Debe caracterizarle un espíritu afable y afectuoso. Madurez volitiva (Capacidad de tomar decisiones y hacernos responsables de ellas). (Santiago 1:8) Debe ser persistente y paciente.
No debe dejarse influenciar por las dificultades.
Debe ser capaz de salvar situaciones y sobreponerse a aparentes fracasos. Aspectos:
Interrelación maestro-estudiante.
Correlación maestro-estudiante.
Comunicación maestro-estudiante.
Correspondencia maestro-estudiante.
Actitud del maestro hacia el estudiante.
Debe marcar siempre un límite de confianza, manteniendo su posición.
Debe valorarlos como seres humanos (criaturas de Dios).
No debe denigrarlos ni en presencia, ni en ausencia de ellos.
No debe resaltar sus defectos, ni burlarse de ellos, ni permitir que otro asuma esa actitud, en su presencia. Debe ser defensor.
No debe parcializarse.
Debe ser reservado, sobre todo en relación a las cuestiones privadas de los alumnos.
No debe transmitir sus problemas ni conflictos de carácter personal. La ética del maestro cristiano La Biblia lo describe como un don concedido por el Espíritu Santo (1 Corintios 12:29; Romanos 12:7), y como un ministerio constituido por Cristo (Efesios 4:11) para la edificación del cuerpo de Cristo. La enseñanza en el Antiguo Testamento. En el cap. 7 de Esdras es un ejemplo de lo que un ministerio de enseñanza bien ejercido puede producir a favor del pueblo de Dios. El mismo Esdras, hombre levantado y elegido por Dios para hacer una obra decisiva e impactante en medio de un pueblo que se disponía rehacer su vida nacional, tanto con lo político como en lo religioso. Dentro de su trabajo sacerdotal, era escriba y doctor de la Ley, maestro de su pueblo. 9. La responsabilidad de enseñarla le fue dada: “ A los que no conocen la ley: tú los enseñarás". 1. Estaba preocupado por indagar responsablemente la voluntad de Dios para su pueblo en esos momentos precisos por medio de los cuales estaban pasando: era diligente en la Ley de Moisés. 2. Tenía la gracia de Dios en su vida: “le concedió el rey todo lo que pidió”. 3. Tenía todo el respaldo de Dios: “la mano de Dios estaba sobre él” (Esdras 7:10). 4. Se preocupaba por su vida espiritual: “Preparó su corazón”. 5. Buscaba en la Palabra la solución, la ayuda y la orientación para su tiempo: “Inquirió en la Ley”. 6. Obedecía la Ley: “Para cumplirla”. 7. Tenía capacidad para enseñarla: “era versado en la Ley” (la conocía bien) (v. 11),“La ley estaba en su mano”. 8. Su sabiduría fue reconocida: “Era sabio” (v. 25) El resultado: (Nehemías 8:9): el avivamiento no tardó. La Palabra, predicada y enseñada con poder y respaldada por una vida de santidad y testimonio, cambió una nación entera. La enseñanza
en el Nuevo Testamento. El ministerio de la enseñanza cristiana debe ser motivado por una verdadera vocación divina. Por vocación entendemos, entre otros significados, “la aptitud especial para una profesión o carrera”. Lamentablemente, vemos también a muchos enseñando la Palabra de Dios sin ser verdaderos maestros por vocación. Sin embargo, cuando hablamos del verdadero magisterio cristiano, podemos decir que este es mucho más que una vocación. A Jesús le conocían como el Maestro y, como tal, lo reconocían. “Rabí...” lo llamaban; le dio una importancia suprema a la enseñanza de Su Palabra. La Biblia resalta y enseña tanto en el Antiguo Como en el Nuevo Testamento, la importancia de la enseñanza, como pivote fundamental en el plan de Dios para la edificación de la vida espiritual de Su pueblo. Aunque bajo este sistema de GRACIA, muchas cosas iban a cambiar y otras iban a ser abolidas, sin embargo la enseñanza fue confirmada. Ya hablamos del ministerio de Jesús como maestro. Pero antes de Él ascender al cielo, El reunió a sus discípulos y les entregó lo que llamamos la Gran Comisión. La gran comisión Entre sus últimas instrucciones, Jesús ordenó a Sus discípulos: “Id y hacer discípulos a todas las naciones... enseñándoles...” (Mateo 28:19-20). Esto significaba que ellos tendrían que desarrollar un ministerio de enseñanza sobre la base de la preparación que ellos habían recibido. El surgimiento y visión de la Iglesia “perseveraban en la doctrina de los apóstoles” (Hech. 2:42). Los apóstoles sentían el peso de la responsabilidad sobre sus hombros. "Necesidad de la enseñanza
a la iglesia" 1. Porque la Iglesia
necesita ser edificada. Como todo edificio, la Iglesia necesita un fundamento sólido para su estabilidad y permanencia:
Las enseñanzas de Jesucristo
Los profetas que hablaron con anticipación sobre Su venida
Los apóstoles que transmitieron a la posteridad la narración de su vida y enseñanzas y a los cuales se les reveló los fundamentos de la fe cristiana sobre la cual : “todo el edificio... va creciendo...” (Efesios 2:20-21).
“Sed edificados como casa espiritual...” (1 Pedro 2:5)
“niños recién nacidos”(1 Pedro 2:2)
“crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:8)
"la medida de la estatura de la plenitud de Cristo" (Efesios 4:13) 2. Porque las almas necesitan
una enseñanza personalizada. La necesidad de este tipo de enseñanza se establece por el hecho de que muchos, en el transcurso de la vida cristiana. se allegarán a nosotros para “pedir cuenta y razón de lo que creemos” ; oportunidad que Dios nos da para presentar la verdad del Evangelio: “...estad siempre preparados para presentar defensa, con mansedumbre y reverencia ante todo aquél que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15). Un Evangelio mal presentado, producto de la incapacidad para esta tarea, conducirá al menoscabo de la Palabra; y su incompetencia, para hacerlo “poder de Dios para salvar”. 3. Porque los falsos maestros no pierden tiempo. Desde antes de que la Iglesia se manifestara el mundo como tal, ya Jesucristo había previsto la realidad del surgimiento de “los falsos profetas” (Mateo 7:15; 24:11 y 24) que tratarían de engañar a las ovejas. Resultados prácticos de la enseñanza de la Palabra de Dios. 1. Trae vida y eficacia con resultados múltiples en la vida del creyente y de toda la Iglesia en general, porque "la Palabra de Dios es viva y eficaz". 2. Contribuye al crecimiento sano y robusto de la vida espiritual de cada hijo de Dios. La palabra de Dios es “leche espiritual” que nos hace “crecer para salvación” (1 Pedro 2:2). Es alimento sólido para los que han alcanzado madurez (Hebreos 5:14). 3. Pone en capacidad a cada creyente para ayudar a otros. Lo que aprendemos de la Palabra es para ayudar a otros. No podemos convertirnos en meros portadores de conocimientos. Pedro nos dice que si “el conocimiento abunda en vosotros no os dejará estar ociosos ni sin fruto” (1 Pedro 1:5-8). 4. Pone en capacidad al creyente para obedecer a Dios y ajustarse a su voluntad (Hechos 8:26-40). La labor efectiva que Felipe realizó con el eunuco etiope se debió a la capacidad de este siervo de Dios y el conocimiento que tenía de las Sagradas Escrituras. 5. Amplía visión misionera y capacidad para obedecer al llamamiento de Dios.
El conocimiento del propósito de Dios con la humanidad,
El conocimiento de sus planes a través de los siervos de Dios que él usó en la antigüedad, el conocimiento de sus planes a con nosotros y con el mundo que se pierde,
El estudio y conocimiento del trato de Dios con los hombres y mujeres que dijeron “sí” para “ir por todo el mundo”,
El conocimiento de la labor del Espíritu transformando y cambiando a los hombres y mujeres... Todos ellos son un incentivo para levantar la vista y “mirar los campos que ya están blancos para la siega”.
Será la fuerza motriz que nos impulsará a ir. Los Apóstoles previnieron a la Iglesia que dentro de ella misma se levantarían “lobos rapaces que no perdonarían el rebaño”, “que hablarían cosas pervertidas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hechos 20:29-30).
El mismo Pablo previno a Timoteo de la siguiente forma: “vendrá el tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina” y que “se amontonarían maestros conforme a su propia concupiscencias y apartarían de la verdad el oído y se volverían a las fábulas” (2 Timoteo 4:4-5).
Full transcript