Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Siglo XX. Introducción

Siglo XX. Introducción
by

Patricio Vargas

on 23 April 2010

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Siglo XX. Introducción

Siglo XX. Introducción
Con el mismo tono casual, el diario El Colono, anunciaba durante esos mismos días: “En el tren de la mañana pasaron para embarcarse próximamente en Valparaíso veinte y tantos indígenas. Todos estos araucanos serán llevados a Paris para exhibirlos en la Exposición Universal”.
"Es la época la que pone las imágenes, yo tan sólo me limito a ponerle las palabras; aunque, a decir verdad, tampoco será mi destino el tema de mi narración, sino el de toda una generación, la nuestra, la única que ha cargado con el peso del destino, como, seguramente, ninguna otra en la historia."
El mundo del ayer. S. Zweig

Stefan Zweig: Die Welt als Gestern

"Y es que el siglo en que me tocó vivir y crecer no fue un siglo de pasión. Era un mundo ordenado, con estratos bien definidos y transiciones serenas, un mundo sin odio. El ritmo de las nuevas velocidades no había pasado todavía de las máquinas -el automóvil, el teléfono, la radio y el avión- al hombre; el tiempo y la edad tenían otra medida. Se vivía más reposadamente y, si intento evocar las figuras de los adultos que acompañaron mí infancia, me llama la atención que muchos de ellos eran obesos desde muy temprano. Mi padre, mi tío, mi maestro, los tenderos, los músicos delante de los atriles, a los cuarenta años eran ya hombres gordos, "respetables".

Andaban despacio, hablaban con comedimiento, se mesaban las barbas bien cuidadas y en muchos casos ya entrecanas. Pero el pelo gris era una señal más de "respetabilidad" y un hombre "maduro" evitaba conscientemente los gestos y la petulancia de los jóvenes como algo impropio. Ni siquiera siendo yo muy niño, cuando mi padre todavía no había cumplido los cuarenta, recuerdo haberlo visto subir o bajar escaleras apresuradamente ni hacer nunca nada con prisa aparente. La prisa pasaba por ser no sólo poco elegante, sino que en realidad también era superflua, puesto que en aquel mundo burguesamente estabilizado, con sus numerosas pequeñas medidas de seguridad y protección, no pasaba nunca nada repentino, las catástrofes que pudiesen ocurrir en el exterior no atravesaban las paredes bien revestidas de la vida "asegurada"."
“Es cosa no ignorada que en varios países europeos gana terreno cada día el ideal sustentado por algunas bravas propagandistas del sufragio femenino en las elecciones políticas”.…Imaginemos lo que sucedería en Chile toda vez que la mujer tuviera voto en las elecciones… ¡Qué desastre, señores míos! ¡Qué desastre aquél que experimentarían nuestros hogares! ¡Adiós a la santa paz de la familia y adiós a toda nuestra tranquilidad!Pero no, nuestras mujeres son discretas, tanto, que aun cuando vean la justicia de lo solicitado por las señoras europeas, no las acompañarán en ese terreno. Tened por seguro que la apacibilidad de nuestros hogares no ha de interrumpirse tan pronto”.
El Mercurio, 1906
Los primeros movimientos femeninos organizados aparecen hacia 1913: los Centros Femeninos se forman en Iquique, Antofagasta y en las primeras oficinas salitreras, donde se concentraban gran cantidad de familias obreras, y comenzaba a gestarse el sindicalismo chileno, con Luis Emilio Recabarren a la cabeza.
Recabarren pensaba que a las mujeres había que “educarlas, librarlas del fanatismo religioso y de la opresión masculina”. El fundador del partido Obrero Socialista siempre alentó la emancipación femenina. Gracias a él se gestó la visita de Belén de Zarraga a los centros femeninos del norte, española pro liberación de la mujer que dio varias conferencias a lo largo del país.
SIGLO XX. EL SIGLO CORTO
NUEVO ROL DE LA MUJER
LA GUERRA DE MASAS
LOS PARTIDOS DE MASAS
MIGRACIONES EN MASA
MASS MEDIA
LAS VANGUARDIAS
LA INCERTIDUMBRE
LOS MAGNICIDIOS
Full transcript