Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Contaminación térmica: GAROÑA

Indescriptible, ¡¡¡Maravilloso!!! .... =P
by

Javier Garay Borrega

on 28 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Contaminación térmica: GAROÑA

Contaminación térmica en el Embalse de Sobrón Nora María González Nolasco
Almudena Pereda Romero
Javier Garay Borrega Soluciones Consecuencias Central nuclear Santa María de Garoña (Burgos) Un nuevo estudio encargado por Greenpeace sobre la contaminación térmica del Ebro en el entorno de la central nuclear de Garoña demuestra que Nuclenor, compañía explo-tadora de esta instalación atómica, está incum-pliendo el permiso de vertido de aguas de re-frigeración otorgado a Garoña por la Confe-deración Hidrográfica del Ebro (CHE). Este informe es el tercero en lo que va de año que demuestra la existencia de este problema.

Una autorización de vertido de aguas de refrigeración de la CHE, otorgada el pasado 18 de octubre de 2007, permite a la central nuclear de Garoña provocar un aumento máximo de 3ºC de las aguas del Ebro res-pecto a la temperatura aguas arriba de la cen-tral. Sin embargo, las mediciones realizadas el pasado mes de agosto a petición de Greenpeace a entidades homologadas por el Ministerio de Medio Ambiente demuestran un incremento de hasta 10ºC. Una tempe-ratura muy por encima de lo legalmente establecido. Greenpeace ha solicitado a la presidencia de la CHE y al Ministerio de Medio Ambiente que revoquen de forma inmediata la autorización de vertido del agua de refrigeración de la central nuclear de Garoña Un informe del Ministerio de Medio Ambiente de fecha 1 de julio de 2009 ya alertaba de los problemas actuales de refrigeración de Garoña. En este documento se manifestaba que “Debe evitarse que se produzcan alteraciones significativas en el estado ecológico de las aguas como consecuencia de la temperatura de salida del agua de refrigeración [de Garoña] "La CHE no realiza controles termométricos propios en el entorno de la central de Garoña “ya que consideran suficientes los que realiza el usuario [Nuclenor], como la Confederación reconoció a Greenpeace en un escrito de fecha 31 de enero de 2011. Conclusiones de Greenpeace

En las mediciones realizadas a solicitud de Greenpeace por entidades colaboradoras de la administración hidráulica el pasado mes de agosto se concluye a partir de los resultados obtenidos, que:”

La temperatura del río Ebro en E-1 (estación de referencia [aguas arriba de la central nuclear]) el día del mues-treo era de 18,1 ºC; y en ausencia de la actividad de la central lo esperable habría sido encontrar una tem-peratura en el río (y en el embalse) no superior a los 25 ºC. (…) Se trata de un valor normal en Agosto, si bien las precipitaciones en 2011 han sido menores de lo normal, y el río baja con poco caudal.” “A partir de la estación E-4 se observa un progresivo incremento de la temperatura según se desciende hacia aguas abajo [hacia la central nuclear], con un máximo en E-7 [0,8 Kms. aguas debajo de la central] con 30,2 ºC; lo que supone un incremento neto de la temperatura entre E-4 y E-7 de 10,6 ºC. Entre ambas estaciones E-1 y E-7 (separadas por 14,8 Km.) se registró un incremento de temperatura de 12,1 ºC, lo que supone un incremento medio de 0,82 ºC por kilómetro. Este incremento de tem-peratura no puede ser debido a la acción solar y se atribuye, en gran parte, al vertido de la central nuclear.” Protestas de Greenpeace Nuclenor rechazó este miércoles las acusaciones vertidas en una comparecencia pública por una organización antinuclear en la que se afirmaba que la central de Santa María de Garoña incumple la legislación recogida en la autorización de vertido otorgada por la Confederación Hidrográfica del Ebro en 2007. Greenpeace confirma que Garoña genera contaminación térmica Un segundo estudio sobre la temperatura del agua del río Ebro a su paso por la central nuclear de Garoña (Burgos) confirma los efectos negativos que tiene la instalación en las aguas. La organización ecologista Greenpeace difundió ayer los datos que una empresa independiente recogió a finales de mayo, cuando concluía el periodo de parada de la central. Los resultados indican que, tras varios días de inactividad, la temperatura se mantuvo en niveles normales, mientras que los obtenidos en febrero pasado, con la nuclear en plena actividad, muestran diferencias de 14,5 grados, a pesar de que los máximos establecidos por norma en este tipo de vertidos son de tres grados.Garoña es una central gemela a la de Fukushima (Japón), que ha reactivado el debate de la energía nuclear. Los datos confirman la diferencia de la temperatura del agua en función de la actividad de la central y son una muestra, para Greenpeace, de los problemas de refrigeración del reactor de la instalación. Así, en febrero la temperatura del río junto a la central se situaba en 24,3 grados, mientras que en el punto más alejado era de 6,5 grados. En mayo, el agua de la central estaba a 18,1 grados y en la zona lejana a 16,5. Nuclenor, empresa que gestiona la central, "no desmintió los datos", aseguró ayer el responsable de la campaña nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo. La organización ecologista censura que la Conferencia Hidrográfica del Ebro, no realice mediciones de este tipo y se valga de las que hace la empresa, cuyos datos no recogen diferencias de temperaturas como las de su estudio. En estos informes "el agua era incluso más fría cuando salía que cuando entraba", algo imposible a ojos de los ecologistas.
El resultado es "una degradación medioambiental muy notable", censuró Bravo. La organización verde ha pedido ya al Ministerio de Medio Ambiente que abra un expediente sancionador y revoque la autorización de vertido de aguas de refrigeración al incumplir la norma de una diferencia de tres grados.
Bravo solicitó que se pare la actividad de la nuclear, cuya fecha de cierre actual está fijado para 2013, o que se construya una torre de refrigeración. "Ni siquiera en condiciones normales puede refrigerar, ¿qué pasaría con una inundación o una ruptura de la presa?", cuestionó. La entidad subrayó, a través de una nota de prensa, que la actividad de la central nuclear "está sujeta al cumplimiento de la legislación vigente en todos sus extremos", también "en lo referente a las actividades de refrigeración" de las instalacioes. Así lo ratifican, según las mismas fuentes, las "inspecciones y auditorías" a las que periódicamente se somete la planta y los informes que se realizan para la Confederación Hidrográfica del Ebro.
En este sentido, el informe sobre el seguimiento de la descarga térmica de la central nuclear de Santa María de Garoña correspondiente al año 2009 -el último disponible-, elaborado por la consultora URS para Nuclenor y remitido a la Confederación Hidrográfica del Ebro, señala en sus conclusiones que "a lo largo de 2009 se cumple la autorización de vertido de las aguas residuales de la central nuclear de Santa María de Garoña, las temperaturas que se consideran en el cálculo del incremento, tanto en Garoña como en la presa de Sobrón, son muy bajas, por lo que el mencionado incremento carece de significado ecológico en el contexto regional donde se encuentra el embalse y, consecuentemente, no afecta en absoluto al embalse".

El caudal de agua necesario para la operación de la central está asegurado por el propio caudal del río Ebro. Respecto al impacto térmico provocado por el funcionamiento de la instalación, éste "se ve muy reducido" por el elevado volumen de agua presente en los 12 kilómetros del embalse de Sobrón.

Análisis mensuales y anuales

El impacto ecológico de la operación de la central "se analiza mensualmente y también con carácter anual" a través del estudio limnológico que se envía a la Confederación Hidrográfica del Ebro. Este estudio incluye la evaluación del potencial ecológico, como medida de la calidad ecológica de las aguas del embalse de Sobrón. La valoración de este potencial ecológico, EQR, resulta ser "buena o superior" para el caso de las aguas "del entorno de la central", especificaron las mismas fuentes.
Además, Nuclenor puntualizó que desde el comienzo de la operación de la central nuclear de Santa María de Garoña "nunca ha tenido que detener su producción por falta de caudal de refrigeración del río Ebro". "Así lo confirman las sucesivas renovaciones de las autorizaciones de vertido otorgadas por el Ministerio de Medio Ambiente a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro", añadieron. Embalse Sobrón Río Ebro Ebro H O 2 (V) H O 2 (V) Torre de refrigeración Aumentar el recorrido del agua de salida antes de llegar al río Central nuclear BWR (Boiling Water Reactor) La piscina de Garoña se llenará en 2015 La forma más inteligente de ahorrar energía ¿Nuclear? No, Gracias Fin.
Full transcript