Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Teogonía según Hesíodo

No description
by

egoaute glaukopis

on 16 November 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Teogonía según Hesíodo

Teogonía según Hesíodo
Caos
En el principio era el Caos...
Noche
Gea (la Tierra)
Luego Gea, de amplio pecho, sede siempre firme de todos los Inmortales...
Éter
De la Noche , a su vez, surgieron Éter
Hemera (El Día)
Name
Name
Urano (El Cielo)
Gea, primeramente dio a luz al estrellado Urano, semejante a ella misma, para que la protegiera por todas partes, con el fin de ser asiento seguro para los felices dioses.
Montañas
También alumbró a las grandes Montañas, agradables moradas de las Ninfas que habitan los abruptos montes.
Érebo
Del Caos salieron el Érebo...
Eros
... y Eros, el más bello de los dioses inmortales, desatador de miembros, que en los pechos de todos los dioses y de todos los hombres su mente prudente y su decisión somete.
Ponto (el Mar)
Asímismo trajo a la luz al estéril mar, de impetuosas olas, el Ponto, sin el deseable amor.
Océano
Después, acostándose con Urano, engendró a Océano de profundas corrientes, ...
Hiperión
a Hiperión,
Ceo
a Ceo,
Crío
a Crío,
Jápeto
a Jápeto,
Tea
a Tea,
Rea
a Rea,
Temis
a Temis,
a Mnemósine,
Febe
a Febe, coronada de oro,
Tetis
y a la amable Tetis.
Cronos
(El Tiempo)
Después de estos nació el más joven, el astuto Crono, el más temible de los hijos, y se llenó de odio hacia su vigoroso padre.
Cíclopes
Name
Name
Tártaro
el sombrío Tártaro
... y la negra Noche.
y Hemera, a los que engendró como fruto de sus amores con Érebo.
Mnemósine (la memoria)
Hecatonquires (gigantes de cien manos)
Además nacieron de Gea y Urano otros tres hijos enormes y violentos que no se deben nombrar, Coto, Briareo y Giges, hijos monstruosos, cien brazos terribles salían de sus hombros, y cincuenta cabezas le habían nacido de los hombros a cada uno sobre fuertes miembros.
Por otra parte dio a luz a los Cíclopes de orgulloso pecho, a Brontes, a Estéropes y Arges, de violento ánimo, que le regalaron a Zeus el trueno y le fabricaron el rayo. Éstos eran semejantes a los dioses en lo demás, pero tenían un sólo ojo en medio de su frente.
Pues bien, cuantos nacieron de Gea y Urano, los hijos más terribles, estaban irritados con su padre desde siempre. Y cada vez que alguno de ellos estaba a punto de nacer, Urano los retenía a todos ocultos en el seno de Gea sin dejarles salir a la luz y se gozaba cínicamente con su malvada acción.
La monstruosa Gea, a punto de reventar, se quejaba en su interior y urdió una cruel artimaña. Produciendo al punto
un tipo de brillante acero, forjó una enorme hoz y luego explicó el plan a sus hijos.
Vino el poderoso Urano conduciendo la noche, se echó sobre la tierra ansioso de amor y se extendió por todas partes. El hijo, saliendo de su escondite, logró alcanzarle con la mano izquierda, empuñó con la derecha la prodigiosa hoz, enorme y de afilados dientes, y apresuradamente segó los genitales de su padre y luego los arrojó a la ventura por detrás.
A su alrededor surgía del miembro inmortal una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella.
Afrodita
(nacida de la espuma)
Parió la Noche al maldito
Moros
, a la negra
Ker

y a
Tánato
; parió también a
Hipnos
y engendró la tribu de los Sueños. Luego además la diosa, la oscura Noche, dio a luz sin acostarse con nadie a la
Burla,
al doloroso
Lamento
y a las
Hespérides
que, al otro lado del ilustre Océano, cuidan las bellas manzanas de oro y los árboles que producen el fruto. Parió igualmente a las
Moiras
y las
Keres
, vengadoras implacables: a Cloto, a Láquesis y a Atropo que conceden a los mortales, cuando nacen, la posesión del bien y del mal y persiguen los delitos de hombres y dioses. Nunca cejan las diosas en su terrible cólera antes de aplicar un amargo castigo a quien comete delitos. También alumbró a
Némesis
, azote para los hombres mortales, la funesta Noche. Después de ella tuvo al
Engaño,
la
Ternura
y la funesta
Vejez,
y engendró a la astuta
Eris.
Por su parte la maldita Eris parió a la dolorosa
Fatiga, al Olvido, al Hambre y los Dolores
que causan llanto, a los
Combates, Guerras, Matanzas, Masacres, Odios, Mentiras, Discursos, Ambigüedades, al Desorden y la Destrucción
, compañeros inseparables, y al
Juramento,
el que más dolores propicia a los hombres de la tierra siempre que alguno perjura voluntariamente
Los hijos de la Noche
Hestía
Rea, entregada a Cronos, tuvo famosos hijos: Hestia,
Deméter,
Deméter
Hera
Hera, de áureas sandalias,
Hades
el poderoso
Hades que reside bajo la tierra con implacable corazón,
Posidón
(Ennosigeo)
Zeus
el resonante Ennosigeo
y el prudente Zeus, padre
de dioses y hombres, por cuyo trueno tiembla la anchurosa tierra.
A los primeros se los tragó el poderoso Cronos según iban viniendo a sus rodillas desde el sagrado vientre de su madre, conduciéndose así para que ningún otro de los ilustres descendientes de Urano tuviera dignidad real entre los Inmortales. Pues sabía por Gea y el estrellado Urano que era su destino sucumbir a manos de su propio hijo, por poderoso que fuera, víctima de los planes del gran Zeus. Por ello no tenía descuidada la vigilancia, sino que, siempre al acecho, se iba tragando a sus hijos; y Rea sufría terriblemente.
Lo cogió en sus brazos y lo ocultó en una profunda gruta, bajo las entrañas de la divina tierra, en el monte Egeo de densa arboleda. Y envolviendo en pañales una enorme
piedra, la puso en manos del gran soberano Uranida, rey de los primeros dioses.
Rápidamente crecieron luego el vigor y los hermosos miembros del soberano. Y al cabo de un año echó fuera de nuevo su prole el poderoso Cronos de mente retorcida, engañado por las hábiles indicaciones de Gea, vencido por la fuerza y habilidad de su hijo.
Zeus rey de dioses tomó como primera esposa a Metis, la más sabia de los dioses y hombres mortales. Mas cuando ya faltaba poco para que naciera la diosa Atenea de ojos glaucos, engañando astutamente
su espíritu con ladinas palabras, Zeus se la tragó por indicación de Gea y del estrellado Urano.
En segundo lugar, se llevó a la brillante Temis que parió a las Horas,
Eunomía, Dike y la floreciente Eirene, las cuales protegen las cosechas de los hombres mortales, y a las Moiras, a quienes el prudente Zeus otorgó la mayor distinción, a Cloto, Láquesis y Atropo, que conceden a los hombres mortales el ser felices y desgraciados.
Eurínome, hija del Océano, de encantadora belleza, le dio las tres Gracias de hermosas mejillas, Aglaya, Eufrósine y la deliciosa Talía. De sus párpados brota el amor que afloja los miembros cuando miran y bellas son las miradas que lanzan bajo sus cejas.
Luego subió al lecho de Deméter nutricia de muchos. Esta parió a Perséfone de blancos brazos, a la que Edoneo arrebató del lado de su madre;
También hizo el amor a Mnemósine de hermosos cabellos y de ella nacieron las nueve Musas de dorada frente a las que encantan las fiestas y el placer del canto.
Leto parió a Apolo y a la
flechadora Artemis, prole más deseable que todos los descendientes de Urano, en contacto amoroso con Zeus portador de la égida.
En último lugar tomó por esposa a la floreciente Hera; ésta parió a Hebe, Ares e Ilitia en contacto amoroso con el rey de dioses y hombres.
Hera dio a luz, sin trato amoroso
-estaba furiosa y enfadada con su esposo-, a Hefesto, que destaca entre todos los descendientes de Urano por la destreza de sus manos.

Atenea
Las Horas y las Moiras
Las Gracias
Perséfone
Las Musas
Apolo y Ártemis
Hebe
Ares
Ilitia
Hefesto
También con Zeus la Atlántide Maya parió al ilustre Hermes, heraldo de los Inmortales, subiendo a su sagrado lecho.
Hermes
Y la cadmea Sémele, igualmente en trato amoroso con él, dio a luz a un ilustre hijo, el muy risueño Dioniso, un inmortal siendo ella mortal.
Dioniso
Alcmena parió al fornido Heracles en contacto amoroso con Zeus amontonador de nubes.
Heracles
Atlas
Jápeto se llevó a la joven Clímene, Oceánide de bellos tobillos y subió a su mismo lecho. Esta le dio un
hijo, el intrépido Atlas.
... y parió al muy ilustre Menetio, al mañoso y astuto Prometeo y al torpe Epimeteo, que fue desde un principio siempre ruina para los hombres que se alimentan de pan. Pues él por primera
vez aceptó una joven mujer modelada por Zeus.
Menetio, Prometeo y Epimeteo
Full transcript